Skip to content

Cinco minutos más, mamá

Hoy ha sido el primer día que al sonar el despertador he pensado no, por favor, todavía no, un ratito más. Me ha debido de pillar la alarma en medio de un ciclo de sueño, completamente atontada.

Así que "me he dado permiso" para quedarme un cuarto de hora más en la cama, y después he puesto en marcha el plan de optimización de tiempos que ya llevaba pensando desde hace unos días. El plan consiste en cambiar de orden las cosas que hago, sobre todo encender la tetera nada más levantarme para que el té se vaya preparando mientras me visto, y así desayunar después en menos tiempo; ya lo hacía así cuando vivíamos en Madrid, pero al llegar aquí medio pereza por subir y bajar tantas veces las escaleras.

Por cierto, a todos los que os gusten el té y las infusiones, os recomiendo comprar una tetera eléctrica (electric kettle) si no la tenéis, son una maravilla y ya se van viendo también mucho en España (la nuestra la compramos en Carrefour)