Skip to content

Posts atrasados: jueves

El jueves fue un día muy entretenido en el trabajado: me dio tiempo a hacer de todo menos trabajar.

Ya os había contado lo del concurso de decoración de cubículos: como los de mi equipo no habíamos hecho nada, se presentó mi jefe con una bolsa llena de adornitos navideños (marca Tesco), nos la dejó bien a la vista y se fue a una reunión. Pues hala, vamos allá... Nos teníais que haber visto a los cuatro que estábamos deambulando por allí en busca sitios donde poner las lucecitas, espumillones y bolas doradas, peleándonos con el celo (que no pegaba nada) y el blu-tak (que al mínimo peso que le pusiéramos ya tampoco pegaba). Había hasta un peluche-muñeco de nieve que cantaba cuando le apretabas en un pie.

Una vez que acabamos me tuve que ir al banco a intentar otra vez abrir una cuenta, a ver si daba tiempo a cobrar ya por ahí mi primera nómina (si no, maravillas de este país, sólo podría cobrar el cheque en la misma sucursal donde la empresa tiene su cuenta, que es en un pueblo por ahí que no sé ni dónde está). Afortunadamente, en el permanent TSB me abrieron la cuenta en el momento, una vez que entregué toda la documentación necesaria (lo que me faltó la otra vez fue un extracto bancario de tres meses de una cuenta anterior, la española en este caso... vamos, que por poco no me piden la talla de calcetines)

Lo del banco, entre autobuses para ir y volver al pueblo y demás, me llevó como hora y media. Llegué justo a tiempo para el Christmas Lunch.

El Christmas Lunch no era, como yo me había imaginado, un buffet libre con camareros, sino que era bien parecido al menú de todos los días, con algunas diferencias: era gratis, había manteles de papel en las mesas, sonaban villancicos, y la comida era la típica del día de Navidad, o sea, pavo. Les pregunté qué más tenían de típico para comer y no me supieron decir nada.

Casi inmediatamente después del Luch vino el Quiz, allí mismo en el comedor. Nos sentábamos cada equipo a una mesa, nos iban leyendo las preguntas e íbamos apuntando las respuestas... o más exactamente en nuestro equipo, contestaban los cuatro irlandeses mientras los dos "fuereños" (el chico indio y yo) callábamos prudentemente.

Para ilustrar mejor por qué callábamos, ahí va un ejemplo de pregunta: ¿Cuáles son los tres renos de Santa Claus cuyo nombre empieza por D?

Bueno, la verdad es que alguna respuesta sí que supe (las de Harry Potter, por ejemplo), y además tuvieron el detalle de meter unas poquitas preguntas para los "internacionales": mi compa acertó una sobre la liga india de criquet, y yo ¡gané camisetas para mi equipo por saber el nombre de la princesita Leonor! (lo cual demuestra que cualquier conocimiento que se tenga, por inútil que parezca, nos puede venir bien en un momento dado)

Al final no ganamos más que las camisetas, pero estuvo divertido, y me vino muy bien para congeniar con los compañeros. Y además, con la tontería nos habían dado las tres y media... Ya sólo nos quedaba hacer tiempo hasta las cinco ;-)