Skip to content

Nochebuena en familia

Bueno, pues ya hemos gastado la primera parte de nuestras "vacaciones" de Navidad.

La Nochebuena este año la hemos pasado con la familia de Fredi; ha sido una visita corta pero bien aprovechada: viernes por la tarde avión a Madrid, sábado por la mañana coche a León, tiempo con la familia (y un poquito también con los amigos), domingo por la tarde vuelta a Madrid y lunes por la mañana vuelta a Dublín... buf.

Pero ha merecido la pena, en serio. La primera alegría nos la llevamos al bajar del avión y encontrarnos en Barajas a dos amigos nuestros: Juancar, que llegaba desde Londres, y Raquel, desde Stuttgart. Parecíamos todos un anuncio de turrones El Almendro.

Después, andando por Madrid o por León nos daba la sensación de no habernos ido nunca... aunque también es verdad que sólo llevamos dos meses fuera, supongo que más adelante será distinto.

Y en cuanto a las flestas... ¿no os da un poco de rabia que todo el mundo tenga que estar contento estos días por narices, sólo porque es Navidad? Estoy convencida de que en estas fechas hay más familias que lo pasan mal que las que lo pasan bien; cualquier problema parece ahora más grave que nunca, y eso nos hace sentirnos peor precisamente porque se supone que deberíamos estar alegres, o al menos parecerlo.

Este año las Navidades están siendo muy distintas para mí, se me están haciendo un poco cuesta arriba por varias razones (la distancia es solamente una de ellas, y no es ni siquiera la más importante). Y después de darle unas cuantas vueltas al asunto y pasar por todo tipo de estados de ánimo, he conseguido llegar al siguiente planteamiento: ya que en realidad todos sabemos que la vida no es tan de color de rosa, y que en el fondo no somos más que personas intentando tirar para adelante lo mejor que podemos... dejemos de engañarnos, no intentemos que sea perfecto, porque NUNCA lo va a ser; en vez de eso, aprovechemos para dar un fuerte abrazo a esas personas que queremos, disfrutemos de su compañía mientras podamos, y demostremos que las queremos de verdad intentando aceptarlas tal y como son.

Hala, y ahora que ya nos sabemos todos la teoría, toca empezar a cumplirla...