Skip to content

Se aceptan sugerencias

Vaaaya, ahora que ya teníamos decidido el nombre para "bolita", se nos destrozan los planes.

Me explico: nuestra idea era buscar nombres que se escribieran igual en español que en inglés, para que nuestro hijo/a no tuviera que pasarse la vida deletreando su nombre tanto si nos quedamos en Irlanda como si nos volvemos para España. Para niña siempre nos gustó Irene (en eso nos pusimos de acuerdo enseguida), y para niño no lo teníamos tan claro, pero de momento se había quedado la cosa en dos finalistas: Daniel (que me gusta a mí) y Víctor (que le gusta a Fredi, y que además técnicamente no se escribe igual en los dos idiomas porque en español lleva tilde, pero bueno)

Todo esto lo habíamos pensado entre nosotros y lo habíamos comentado con la familia y los amigos... pero no se nos había ocurrido consultarlo con nadie irlandés. Pero ahora resulta que mi hermana Cristina, hablando con unos amigos irlandeses, se ha enterado de que Irene por ejemplo lo consideran un nombre horrible aquí en Irlanda, que les suena fatal, y que Victor no les gusta nada de nada tampoco. Así que ahora tenemos que hacer una investigación más a fondo de qué es lo que pasa aquí con esos nombres; quiero preguntarles a los compis de trabajo, pero todavía no he tenido ocasión.

Claro que a ellos lo que les gusta son los nombres irlandeses, y les ponen esos nombres a sus hijos, pero claro, eso para nosotros no vale, porque ya me dirás tú el pobre muchacho o muchacha cuando vaya a España llamándose Declan, o Sinead (¡¡¡y eso eligiendo nombres facilitos!!!)

Total, que ahora estamos otra vez estrujándonos la cabeza en busca de nombres. Se aceptan sugerencias... en principio de todo tipo, aunque nos reservamos el derecho de descartar todos los que no nos gusten ;-)

Por cierrto, si tenéis curiosidad por los nombres irlandeses, aquí van unos cuantos.

Ya queda menos lunes

Bueeeno, pues ya es lunes otra vez, qué le vamos a hacer :-(

Ya se han ido nuestros amigos... estos días se han pasado muy muy deprisa, pero han merecido la pena, lo hemos pasado genial.

El jueves al final no fuimos al Temple Bar, en vez de eso nos tomamos una cerveza (yo sin alcohol (que sí que las hay, hermana, por cierto, qué alegría me dieron)) en un pub que tenemos cerca de casa y que es una iglesia antigua reformada; es un sitio muy curioso, lo llamamos la iglesia-pub. Luego nos fuimos a casita, y nuestros invitados tuvieron el detalle de cocinar la cena para nosotros, ¡qué rico!

Luego ya el viernes (después de un par de partidas de "trenecitos", cómo no) sí que salimos a dar una vuelta como Dios manda, para que Jon, Cris, Merche y Nacho conocieran "Dublín la nuit". Nos dimos una vuelta por el Temple Bar, por Grafton y Dawson Street, y entramos en un par de bares pero como estaba todo petadísimo no nos apeteció quedarnos. Les gustó mucho el ambientillo que hay por la noche en las calles de Dublín.

El sábado tocó la primera excursión al aeropuerto: nos fuimos a despedir de Jon y Cris, y luego los que quedamos nos acercamos a St. Anne´s Park, a ver si ya habían florecido las rosas... pero mala suerte, todavía no. Luego nos fuimos a comer por ahí, a andar otro poco y para cuando llegamos a casa ya no nos quedaban ganas de más paseo, así que tocó derrumbarse en los sofás delante de la tele.

Y el domingo, ¡segunda excursión al aeropuerto! Esta vez se fueron Merche y Nacho, y los pobres tuvieron bastante mala suerte porque se retrasó su avión (cosa rara en Aer Lingus) y por lo visto llegaron a casa a las mil de la noche, pobrecitos. Nosotros dedicamos el resto del día a hacer un par de compras y a vaguear todo lo que pudimos ;-)

En resumen: todo genial, nos hizo mucha ilusión (como siempre) recibir visitas, y pudimos disfrutar de un tiempo muy muy bueno (sobre todo teniendo en cuenta que las previsiones habían sido pésimas). Además, hemos comprobado que cabemos perfectamente seis personas en casa, durmiendo cuatro en la habitación grande (con la ayuda de una cama hinchable) y dos en la pequeña, y de momento sin tener que tocar el salón. Así que...venga, ¿quién más se anima a venir?

Y mañana viernes

¿Se nota de que tengo ganillas de que llegue el fin de semana? :-D

¡Ya tenemos la casa llena! Anoche llegaron Merche, Nacho, Jon y Cris, y esta vez sí estuvimos a tiempo en el aeropuerto (no cuando llegaron los pobres Inma y Lo) Llegamos a casa, dejamos las maletas y nos fuimos a cenar al Eddie Rocket´s, que es una franquicia tipo "hamburguesería americana años 50" que nos gusta mucho y además está al lado de casa. Luego otra vez para casa, una infusioncita y... ¡a dormir!

Esta mañana no les hemos visto, porque (lógicamente) nosotros hemos madrugado más y hemos salido antes de casa, pero hace un rato les he llamado al móvil y parece que se las están apañando muy bien con el plano y las guías que les dejamos, hasta han ido a ver sitios como la National Gallery, que nosotros no conocemos todavía (qué desastre somos). Claro que Dublín no es que sea una megaurbe como Londres o Madrid; es muy manejable y se puede ir a casi todas partes andando... aunque a veces pasa que te pones a andar y cuando te das cuenta estás hecho polvo de la caminata que llevas encima...

Esta tarde hemos quedado en llamar a ver por dónde andan cuando lleguemos de trabajar; seguramente iremos a dar una vuelta por el Temple Bar, para que vean la movidilla por los bares y demás. La suerte es que el tiempo al final está acompañando bastante (cruzo los dedos) y como además los días son ya bien largos, parece que dan un montón de sí :-)

Más visitas

Mañana por la noche llegan de visita nuestros amigos Merche, Nacho, Jon y Cris: ¡¡¡bieeeeeeeen!!!

Se quedan hasta el fin de semana. La pena es que nosotros no hemos podido coger días esta vez, así que los pobres se tendrán que patear Dublín ellos solitos el jueves y el viernes durante el día, y luego ya por la tarde nos juntaremos todos y nos iremos a tomar algo por ahí :-)

A ver si tenemos suerte y el tiempo acompaña... ya les hemos avisado de que se traigan unos buenos jerséis e impermeables, que aquí no es verano como en España, que hace frío y llueve... como sigamos así les va a tocar conocer la verdadera Irlanda: verde y lluviosa.

Y cambiando de tema: la "bolita" y yo seguimos muy bien: ya hemos entrado en la semana 11 y seguimos creciendo (aunque todavía no demasiado, la gente no se me queda mirando ni nada, si no les digo yo que estoy embarazada no se dan cuenta). Es más, todavía me puedo poner mi ropa, lo cual está fenomenal; ¿os conté que mi hermana Cristina me pasó el otro día su ropa de premamá? Me ha venido superbien, la la tengo ahí preparadita para cuando haga falta (claro que tendré que complementarla con algo más de abrigo, porque es toda de verano y aquí eso "no se lleva", jajaja)

La siguiente visita al médico la tenemos el día 7 de junio; yo la verdad es que me encuentro muy bien, sólo un poco cansadilla y bastante harta del bus, aunque no me puedo quejar porque ahora la mitad de los días me trae Paul, un compañero, en coche hasta el LUAS (más o menos a mitad de camino) Aparte de eso, como es lógico, vivimos toda la semana deseando que llegue el viernes, pero yo creo que eso nos pasa a todos... ¿verdad? :-D

Mayo... ¿florido y hermoso?

Hoy hace un día de perros.

Llover no es que llueva con excesiva fuerza, eso ya lo hizo ayer domingo durante casi todo el día, pero hoy sigue haciendo viento y bastante frío para esta época del año... o para lo que yo creía que era esta época del año.

Es curioso cómo damos por hecho en España que en primavera y verano hace buen tiempo. Ayer estuve hojeando un suplemento que vino el otro día en el periódico, que básicamente era un folleto publicitario de la empresa Home España!, que se dedica (como su propio nombre indica) a vender casas españolas a británicos e irlandeses; las zonas donde construyen son las típicas: Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía.

Lo que me pareció curioso de esa publicidad (aparte de que intentaban explicar conceptos como las 17 autonomías y las lenguas oficiales y metían la pata en casi todo, pero bueno) es que por cada provincia que anunciaban te daban estadísticas de la gran cantidad de sol del que disfrutan (algo así como doscientos y pico días al año) y de lo poquísimo que llueve (sobre todo en Almería, claro), y de que siempre hace un tiempo estupendo para jugar al golf, para ir de picnic a la playa, etc.

Yo quizá en otras circunstancias hubiera pensado que eran unos exagerados... pero precisamente en aquel momento veía por la ventana cómo llovía con toda su alma en pleno domingo de mediados de mayo y la verdad es que entendí por qué esta gente es tan feliz cuando va para allá a disfrutar un poquito del sol. Nosotros mismos cuando fuimos el fin de semana pasado de Madrid a Cáceres nos sorprendimos de lo que disfrutamos haciendo un alto en el camino y tomando un heladito al sol, ¡al sol! ¡A mediodía!

Por cierto, no os cuento mucho de nuestro fin de semana porque ya véis que no hay mucho que contar: metiditos en casa limpiando un poco, vagueando otro poco, y ayer viendo la peli de Shrek en versión original que nos trajo Víctor, un amigo del trabajo de Fredi al que invitamos a comer Fabada Litoral (porque sí, ayer el día invitaba a fabada, con eso os lo digo todo) ;-)

Actualización: he estado hablando con unos compañeros en el desayuno y me han dicho que este tiempo tampoco es muy normal ya en esta época del año, que así es como suele estar en marzo-abril. O sea, que igual en teoría es un poco como España, con lo de marzo ventoso y abril lluvioso... Lo que sí es verdad es que nosotros vinimos por primera vez a Irlanda hace un año por estas fechas, y no hacía tan malo.

Ay, qué larga se me está haciendo la semana...

Hoy la verdad es que no tengo nada interesante que contar... esta semana se me está haciendo muy larga, no sé por qué.

Bueno, al menos ya estamos a miércoles. Igual lo que pasa es que estoy un poco aburrida, porque ahora tengo varias cosas entre manos en el trabajo, pero ninguna de ellas es especialmente emocionante (ya se sabe, esto va por rachas).

Además, he dejado de ir a las clases de yoga de la empresa porque son demasiado fuertes para mí, ahora se supone que no debo hacer yoga hasta que no esté de cuatro meses (momento en el cual me apuntaré a una clase semanal para embarazadas que tengo ya fichada en Smithfield, un sitio que me cae de paso volviendo a casa en el LUAS). De momento lo mejor que puedo hacer es pasear, y eso he empezado a hacer: hoy me he ido después de comer a dar un paseíto con Mark, un compañero, y me ha sentado bastante bien para desconectar y airearme; a ver si consigo mantener la costumbre.

Por lo demás, me encuentro bastante bien; después de pegarme la panzada de dormir el lunes ya se me pasó el cansancio, y ya no llego a casa tan hecha polvo como al principio. Lo único es que si intento leer en el bus o en el LUAS (como hoy) acabo un poco mareada, así que lo daré por imposible y me dedicaré a escuchar la radio hasta que me quede medio frita, como siempre.

En fin, menos mal que el fin de semana se acerca :-)

Fin de semana cacereño

Otra vez se me han pasado unos cuantos días sin escribir nada en el blog... sorry.

El jueves iba a contaros que el fin de semana nos íbamos a España en otro viaje relámpago de los nuestros: cogimos el viernes de vacaciones para poder volar el mismo jueves por la tarde, y así llegar a Madrid un día antes.

El motivo era la primera comunión de nuestra sobrina Blanca. El viernes por la mañana, después de aprovechar que estábamos en Madrid para hacer unos cuantos recados (qué maravilla es El Corte Inglés, en un ratito se puede comprar de todo...) cogimos un coche de alquiler y nos fuimos para Cáceres, parando a comer por el camino.

Como de costumbre, la tarde del viernes y casi todo el sábado fueron para la familia, y luego el sábado por la noche quedamos en una terracita con los amigos: fue una buena ocasión para celebrar que volvíamos a vernos, y por supuesto para enseñar la "foto" de nuestra "bolita" :-)

Lo pasamos genial. Y el domingo por la mañana... ¡hala, de vuelta a Barajas! Esta vez al menos íbamos directamente a la T4, con lo que pudimos remolonear un poco más en Cáceres. Es un buen invento esto de los coches de alquiler: lo sueltas en el aeropuerto y te vas a facturar.

Llegamos a casita el domingo como a las diez de la noche; ayer lunes la verdad es que me costó ponerme en marcha por la mañana, por eso nada más llegar a casa por la tarde cenamos y yo me fui a acostar. ¡A acostar! ¡Yo! ¡A las ocho de la tarde! Increíble pero cierto, aunque la verdad es que me vino de maravilla :-D

Primera ecografía



El viernes fui al médico... ¡Ya tenemos la primera "foto" de nuestro bebé! :-)

Mide 19,9 mm (o eso medía el viernes, supongo que ahora ya medirá los dos centímetros), y va todo muy bien: estoy casi de 9 semanas. Me impresionó mucho ver el corazoncito ya latiendo tan deprisa, a pesar de ser tan chiquitito... y por supuesto, me hizo mucha "ilu" que me dieran una foto, aunque como siempre pasa con estas cosas, hay que echarle un montón de imaginación ;-)

Ah, y para aquellos que preguntaron: es sólo UN bebé, o a lo mejor UNA bebé, pero vamos, que no van a ser gemelos, ni mellizos, ni nada. Yo no sé por qué esa obsesión que tienen casi todos los hombres por los gemelos, es que no falla... yo creo que de momento con uno está muy bien para empezar, ¿no?

¡Ya estamos de vuelta!

Hola, chicos, perdonad mi silencio estos últimos días... entre unas cosas y otras llevo más de una semana sin escribir en el blog.

A ver, os hago un resumen: el fin de semana pasado vinieron Inma y Lo y lo pasamos superbien, estuvimos haciendo un poco de turismo:

- El viernes anduvimos por Dublín, enseñándoles sitios que ya conocíamos y aprovechando para conocer nosotros alguno nuevo, como por ejemplo la biblioteca del Trinity College, que es chulísima, pero no dejan hacer fotos así que no tenemos pruebas :-(

- El sábado alquilamos un coche y nos fuimos de aventura: visitamos primero Rock of Cashel, un castillo medieval con una catedral en ruinas, muy chulo, y luego fuimos hacia otro castillo, el Bunratty Castle, pero lo pillamos cerrado. De ahí nos fuimos a Ennis, un pueblecillo cercano, cenamos en un restaurante siciliano (¡qué buenos estaban los espaguetis carbonara!), y dormimos allí en un Bed & Breakfast bastante majo (y la señora que lo llevaba también era muy maja)

- El domingo por la mañanita volvimos al Bunratty Castle & Folk Park, un complejo donde además del castillo del s. XV hay una recreación de un pueblo irlandés del s. XIX, con sus granjas, su iglesia, su escuela, etc. Es muy chulo, y fue una buena idea la de ir para allá temprano, porque es bastante grande y nos llevó más de tres horas recorrerlo. De ahí fuimos a los Cliffs of Moher, que ya habíamos visto con mi hermana Mamen, y también visitamos Ailwee Cave, una gruta muy famosa de la zona del Burren (pero que sinceramente no tiene mucho que ver, sobre todo si ya conoces las cuevas de Nerja o en las del Águila, en Arenas de San Pedro).

De ahí ya nos volvimos a Dublín, a casita, e Inma y Lo se volvieron a Madrid a la mañana siguiente. Y ése fue básicamente nuestro fin de semana largo... muy completito y muy interesante :-)