Skip to content

Mayo... ¿florido y hermoso?

Hoy hace un día de perros.

Llover no es que llueva con excesiva fuerza, eso ya lo hizo ayer domingo durante casi todo el día, pero hoy sigue haciendo viento y bastante frío para esta época del año... o para lo que yo creía que era esta época del año.

Es curioso cómo damos por hecho en España que en primavera y verano hace buen tiempo. Ayer estuve hojeando un suplemento que vino el otro día en el periódico, que básicamente era un folleto publicitario de la empresa Home España!, que se dedica (como su propio nombre indica) a vender casas españolas a británicos e irlandeses; las zonas donde construyen son las típicas: Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía.

Lo que me pareció curioso de esa publicidad (aparte de que intentaban explicar conceptos como las 17 autonomías y las lenguas oficiales y metían la pata en casi todo, pero bueno) es que por cada provincia que anunciaban te daban estadísticas de la gran cantidad de sol del que disfrutan (algo así como doscientos y pico días al año) y de lo poquísimo que llueve (sobre todo en Almería, claro), y de que siempre hace un tiempo estupendo para jugar al golf, para ir de picnic a la playa, etc.

Yo quizá en otras circunstancias hubiera pensado que eran unos exagerados... pero precisamente en aquel momento veía por la ventana cómo llovía con toda su alma en pleno domingo de mediados de mayo y la verdad es que entendí por qué esta gente es tan feliz cuando va para allá a disfrutar un poquito del sol. Nosotros mismos cuando fuimos el fin de semana pasado de Madrid a Cáceres nos sorprendimos de lo que disfrutamos haciendo un alto en el camino y tomando un heladito al sol, ¡al sol! ¡A mediodía!

Por cierto, no os cuento mucho de nuestro fin de semana porque ya véis que no hay mucho que contar: metiditos en casa limpiando un poco, vagueando otro poco, y ayer viendo la peli de Shrek en versión original que nos trajo Víctor, un amigo del trabajo de Fredi al que invitamos a comer Fabada Litoral (porque sí, ayer el día invitaba a fabada, con eso os lo digo todo) ;-)

Actualización: he estado hablando con unos compañeros en el desayuno y me han dicho que este tiempo tampoco es muy normal ya en esta época del año, que así es como suele estar en marzo-abril. O sea, que igual en teoría es un poco como España, con lo de marzo ventoso y abril lluvioso... Lo que sí es verdad es que nosotros vinimos por primera vez a Irlanda hace un año por estas fechas, y no hacía tan malo.

En la oficina: contarlo o no contarlo

En estos tiempos en que vivimos, cuando una se queda embarazada no sólo tiene que plantearse cómo contarlo a la familia y los amigos... también tiene que decidir cómo y cuando contarlo en el trabajo.

Éste es un tema delicadillo, porque aunque en teoría no debería haber ningún problema por el hecho de que una empleada se quedara embarazada, tuviera a su niño/a y disfrutara de la baja maternal correspondiente, en la práctica todos sabéis que hay cierto miedo, y por desgracia muchas veces ese miedo es justificado.

Para mí ha dado la casualidad de que esta situación se me ha presentado trabajando ya en Irlanda; yo la verdad es que he preferido avisar a mi jefe cuanto antes, por una parte porque me apetecía, ya que hay bastante confianza, pero sobre todo por si acaso empezaba a encontrarme mal y tenía que faltar alguna vez, me parecía mejor que se supiera el porqué. Así que, si hace dos viernes supimos "oficialmente" lo del embarazo, ese mismo día llamamos a la familia, a lo largo del fin de semana llamamos también a los amigos, y al lunes siguiente yo ya di la noticia en la oficina.

Todo fue muy bien, mi jefe se alegró y me felicitó sinceramente, y en ningún momento vi una cara rara ni oí ningún comentario extraño. Es más, yo me esforcé en recalcarle que me encontraba perfectamente y que esto no iba a afectar a mi rendimiento en el trabajo, y él me miraba y me decía: "claro, ¿por qué iba a afectar?" Y cuando le mencioné que sentía que tuvieran que buscar un sustituto para cuando cogiera la baja maternal, me dijo que no había problema, que todo el mundo tiene derecho a la baja maternal igual que todo el mundo tiene derecho a sus vacaciones. Un par de días después aproveché una reunión del equipo para comentar la noticia a mis compañeros, que también se alegraron mucho, y al día siguiente hasta el jefe de mi jefe se acercó todo sonriente a felicitarme; después de eso, ni un comentario más, seguimos trabajando como siempre. Vamos, que yo sabía que no se lo iban a tomar nada mal, pero aun así me sorprendió que se lo tomaran tan tan bien...

Después, pensándolo ya más despacio, me di cuenta de que en mi entusiasmo se me había olvidado tener en cuenta dos factores bastante importantes, que toda persona normal habría considerado en esta situación:

1) Todavía no ha terminado mi periodo de prueba de seis meses en la empresa, y

2) El proceso anual de evaluaciones se está llevando a cabo precisamente ahora.

Al darme cuenta de esto, yo misma me sorprendí de mi propia tranquilidad; seguramente lo suyo hubiera sido esperar un poco antes de soltar la noticia, pero es que sinceramente estaba segura de que mi embarazo no iba a afectar a mis condiciones laborales ni a mi evaluación... y en efecto, así ha sido: hoy mismo he tenido una reunión con mi jefe, y me ha comunicado lo siguiente:

1) Ya he superado oficialmente mi periodo de prueba en la empresa, aunque técnicamente sólo llevo cinco meses trabajando en ella, y

2) Mi evaluación ha sido buena, están muy contentos conmigo.

Luego... una vez más tengo que decir que he tenido mucha suerte de caer en la empresa en la que he caído: desde el primer día me he sentido valorada en mi puesto de trabajo, y las noticias de hoy sólo vienen a confirmarlo :-)