Skip to content

Semana 25: y Bolita es...

Hoy hemos ido a otra ecografía, esta vez en lugar de Fredi me ha acompañado su madre, Maripaz :-)

Y claro, hemos vuelto a preguntar si era un niño o una niña. Y otra vez el señor doctor se ha arriesgado más bien poquito... al final después de darle unas cuantas vueltas y repetir que no andaba muy claro, soltó un "it looks female to me", que más o menos quiere decir que a él le parece que es niña.

Así que (siempre a riesgo de llevarnos luego una sorpresa), de momento todo indica que... ¡¡¡vamos a tener una IRENE!!! :-D

Por lo demás todo sigue muy bien, en la ecografía nos han enseñado hasta la arteria aorta, la vejiga y cosas así, y por supuesto el corazón, que se veía latir perfectamente. El bebé (¡Irene!) se movía un montón, y otra vez el señor doctor me ha apretado en la tripa para verle (¡verla!) reaccionar.

Dentro de cuatro semanas me toca hacerme una curva de glucosa, que por lo visto consiste en ayunar desde la noche antes, llegar allí, que me saquen sangre y luego me den una bebida isotónica para que me la tome, y luego que me vayan sacando más sangre a intervalos, como unas cuatro o cinco veces, para ver el nivel de glucosa en sangre y comprobar si tengo diabetes gestacional. Total: cuatro horas allí en el hospital, toda la mañana. Seguramente pida el día libre en el trabajo.

Bueno, pues ésas son las novedades. Ahora estamos otra vez en fase de absorber información (el otro día en el aeropuerto de Alicante nos compramos tres revistas de bebés :-)) y de preguntar todo lo que se nos ocurre a las comadronas o al doctor. Por ejemplo, leímos sobre la prueba del estreptococo, y pregunté por ella; la respuesta fue la misma que cuando pregunté por la toxoplasmosis al principio del embarazo, y que me temo que es la respuesta estándar que tienen aquí para todo: "no se la hacemos de rutina a todo el mundo, pero si la pides expresamente te la podemos hacer".

En fin... parece que aquí la gente se preocupa bastante menos por las posibles complicaciones del embarazo y demás, y si te ven bien dan por hecho que efectivamente va todo bien, y yo la verdad es que me encuentro estupendamente. Eso sí, cuando haya alguna prueba que consideremos importante, nos pondremos pesados hasta que la consigamos :-D

Skip Lunch

Ayer tuvimos un Skip Lunch en el trabajo.

¿Y eso qué es? Pues básicamente se trata de pasar un rato medio informal con el jefe, pero no el jefe inmediato, sino alguien más jefe todavía, varios niveles por encima (de ahí lo de "skip", o sea, "salto")

En este caso quien nos acompañaba era el jefe del jefe del jefe de mi jefe (he tenido que contarlos varias veces pero sí, es el número correcto de jefes, cuatro niveles por encima de mí), que es el CIO de la compañía. CIO significa que es el jefazo a nivel del mundo mundial de toda el área de informática de la empresa, creo que las siglas son por Chief IT Officer, o algo así.

Se llama Kevin y es muy buena gente, muy bromista y muy accesible, siempre se puede hablar con él. Siempre que está, claro, porque el pobre se pasa la vida viajando a California a la oficina central y volviendo a Irlanda todos los meses (él es irlandés, de Cork para más señas)

Total, que éramos él y siete chicos y chicas de distintos grupos dentro de IT, nos llevaron la comida a una sala de reuniones (buffet de ensaladas, entremeses, etc.), y mientras comíamos nos fuimos presentando brevemente (aunque todos nos conocíamos ya, pero bueno). Luego Kevin nos estuvo contando cosas sobre él, sobre la empresa, sobre IT, etc. Y luego hubo una ronda de preguntas, con la idea de que nadie se quedara con dudas sobre ningún tema... la verdad es que es una gozada que te den la oportunidad de preguntar lo que quieras, de pedir explicaciones de por qué la empresa hace esto o lo otro, o de qué perspectivas tenemos para el futuro, etc. Y por supuesto, lo que es más gozada todavía es que te contesten a esas preguntas cara a cara, y te expliquen, y así entiendas un poco más de cómo funciona todo.

Aunque yo tengo que decir que para mí todavía es muy complicado todo este mundillo de las empresas grandes, y de los números, y de las acciones que suben y bajan por cualquier cosa, y de las previsiones de los números que vamos a hacer el trimestre que viene, y que aunque lo estemos haciendo bien si no llegamos a los números que hemos dicho que íbamos a llegar tampoco es bueno, y bla bla bla... y mira que a fuerza de escuchar explicaciones ya voy pillando algo, pero todavía me queda muy grande todo esto.

En fin, que aunque no lo entienda todo agradezco que la empresa se esfuerce en compartir toda esta información con nosotros, y que las personas que tenemos por encima se preocupen de escucharnos. Ni que decir tiene que yo antes de llegar aquí pocas veces había hablado con nadie por encima de mi manager (o gerente, como se dice mucho en consultoría), y esas pocas veces habían sido poco más una presentación, una sonrisa forzada, cuatro frases de compromiso y ya está.

Creo que sería muy bueno que las empresas españolas aprendieran la técnica del Skip Lunch, ¿os lo imagináis? :-D

Semana 24

Otra semana más, ya vamos por la 24.

Bolita y yo seguimos encontrándonos fenomenal... la verdad es que creo que estoy teniendo un montón de suerte con el embarazo, porque normalmente quien más y quien menos tiene alguna cosilla: molestias de algún tipo, o le mandan reposo, o algo, y yo en cambio no me puedo quejar absolutamente de nada.

El fin de semana estuvo muy bien, en nuestra línea tranquilita: el viernes fuimos al cine (para variar :-)) a ver My Super Ex-girlfriend, otra típica película chorra con la que te ríes y pasas un buen rato (no sé con qué nombre llegará a España, la prota es Uma Thurman)

Y entre el sábado y el domingo quedamos con varios amigos, bien para salir a tomar algo o para estar tranquilamente en casa charlando: Hernán y Rafa, Elisa y Juan (a quienes conocimos gracias a los blogs), y Víctor y Magda. Hemos aprovechado para hacer un poco de vida social aquí porque ahora nos esperan unas semanitas un poco ajetreadas:

- Yo cojo vacaciones desde el jueves, ¡¡¡yujuuuuu!!! :-D

- Fredi llega el mismo jueves desde Holanda, que le han mandado allí por trabajo esta semana, y a la mañana siguiente nos vamos para Alicante a la boda de mi primo Carlos.

- Volvemos a Dublín el lunes que viene, y ese mismo día llega también Maripaz, la madre de Fredi, que viene a visitarnos una semanita. Fredi no puede coger más vacaciones pero yo sí, así que aprovecharemos para hacer un poco de turismo y a ir mirando ya cunitas y demás... por cierto, la siguiente ecografía toca el día 30, el miércoles.

- Maripaz se vuelve para España al lunes siguiente, y ese mismo día mandan a Fredi otra vez para Holanda, creo que para cuatro o cinco días... y a mí el martes ya se me acaba el chollo y me toca volver a trabajar.

Anda, que van a ser un par de semanas de lo más moviditas...

Semana 23: un experimento

Buenas, ya sé que últimamente no escribo mucho, y además tengo pendiente una renovación completa del blog, pero de momento el post de actualización semanal que no falte...

¡Bolita y yo ya hemos entrado en la semana 23! Nos seguimos encontrando fenomenal los/las dos, y cruzamos los dedos para que siga siendo así ;-)

Y en el mundo exterior... se acabó el verano. Irlanda ya vuelve a ser la de siempre: viento, lluvia, humedad... todavía no hace frío, pero lo que sí se nota es que los días se van acortando cada vez más, y nos cuesta más levantarnos por la mañana porque ya no hay tanta claridad. Pero bueno, qué se le va a hacer, esto ya lo sabíamos cuando llegamos aquí, habrá que irse acostumbrando.

Y hablando de acostumbrarse, este fin de semana pasado he empezado un experimento, y de momento estoy muy contenta con los resultados, aunque habrá que esperar un poco más a ver qué tal funciona. Os cuento: llevaba unos meses que me encontraba bastante cansada en general, y sé que en parte se debe al embarazo (sobre todo los tres primeros meses, eso lo dicen en todas partes y es normal), pero por otra parte, cuanto más descansaba más cansada me encontraba... ¿sabéis de estas veces que te quedas durmiendo hasta las mil y luego es peor porque estás todo el día como si te hubieran pegado una paliza? Pues el fin de semana pasado fue exactamente lo que me pasó: me quedé durmiendo los tres días hasta tarde (el lunes era fiesta) y el martes me encontraba más cansada que nunca.

Así que este fin de semana cambié de estrategia. Llevaba ya unos días leyendo en distintos blogs de desarrollo personal (ahora me he vuelto muy aficionada, gracias sobre todo a mi amigo Gleb) que una buena manera de mantenerse con energías y además aprovechar el tiempo es levantarse todos los días a la misma hora... y digo TODOS los días, fines de semana incluidos, porque al cuerpo le resulta mucho más fácil habituarse a despertarse siempre a la misma hora. Así que tomé la decisión de probar, y tanto el sábado como el domingo seguí poniendo el despertador a la misma hora de siempre... es decir, las 5:30 :-D

Como os digo, estoy muy contenta con los resultados: el sábado no me costó nada de nada levantarme, de hecho ya estaba despierta un par de minutos antes de que saltara el despertador; me sentía con mucha ilusión y energía y aproveché un montón el día. El domingo me costó un pelín más, porque entre otras cosas el sábado había ido a Yoga y siempre al día siguiente ando un poco más apalizada, pero me levanté igualmente y otra vez aproveché un montón. Pero lo mejor fue que el llunes no me costó levantarme tampoco, durante el día estuve muy activa y no llegué a casa tan cansada como otros lunes ni mucho menos, así que al menos de momento ¡funciona!

Pero claro, para que pueda funcionar bien también hay que acostarse a una hora decente todos los días, incluidos fines de semana. Yo ahora me acuesto siempre alrededor de las diez de la noche (quién lo hubiera dicho de mí hace tan siquiera un año, ¿eh?), y así descanso lo que tengo que descansar, y si durante el día me apetece echarme un ratito (que hasta ahora no me ha pasado), también lo puedo hacer. Así que de momento voy a seguir así, ya os contaré a ver cómo sigue saliendo la cosa.

Pero por acostarnos temprano no dejamos de hacer vida social ni de quedar con la gente, ¿eh? Lo único es que ahora intentamos quedar a mediodía o por la tarde en lugar de por la noche. Por ejemplo, el viernes fuimos con Hernán al cine a ver Nacho Libre (que está fenomenal, es una chorrada de película pero te ríes un montón) a las siete y media de la tarde, y así disfrutamos igual sin tener que quedarnos por ahí hasta las mil.

Por cierto, que si alguien tiene interés en el tema de los blogs de desarrollo personal, que me lo cuente y escribo un post con los links que conozco, ¿ok?

Semana 21: ¡Bolita se mueve!

¡Ya noto cómo se mueve Bolita! :-D

El caso es que llevaba ya un par de semanas que todo el mundo me preguntaba si ya sentía las pataditas, y yo no sabía muy bien que contestar. Algunas veces me había parecido sentir algo... algo indefinido... que tanto podían ser mis propias tripas como cualquier otra cosa. Así que decidí estar muy muy atenta a ver si se notaba algo más.

Y desde hace unos días, que estoy más atenta, ya sí que noto movimientos. Son casi siempre en la misma zona de la tripa, más abajo de donde yo creía que lo sentiría y más bien hacia la izquierda. Cuando estoy sentada en el trabajo o tumbada en la cama, que estoy más quieta y más tranquila... ¡ras! Lo que se nota no es propiamente una "patada" todavía, es como algo que se remueve por ahí dentro (se estará dando la vuelta o algo así, digo yo), y va como por ratos, se pasa moviéndose un rato y luego ya para.

El caso es que ¡hace una ilu! Ahora estoy a ver si en una de ésas anda Fredi cerca y le digo que me ponga la mano en la tripa para sentirlo también. Pero ya sabéis que esto es la ley de Murphy, o si lo preferís, el efecto demo: cuando voy a enseñárselo, deja de moverse :-)

Ahora habrá que probar eso que dicen de que cuando comes fruta o dulce el bebé se vuelve más activo y se mueve más (¿verdad, hermana? ¿verdad, Vicky?): seguiremos la estrategia de la tostada con nocilla (sorry, a mí no me gusta la mermelada) y a ver qué pasa.