Skip to content

Semana 38: en casita

Hoy hemos vuelto a la consulta del ginecólogo: Irene está hecha una campeona y ya pesa más o menos 2.8 kg :-)

Como ya me dijeron hace tiempo, la niña está cabeza abajo, lo cual es muy bueno. Pero todavía no parece que esté a punto de nacer ni nada, todavía tiene que bajar más y encajarse en la pelvis (de momento tengo la barriga muy alta). Nos han dado la próxima cita para la semana que viene, a ver qué novedades hay.

Y después de la consulta nos hemos vuelto para casita. Hoy es mi tercer día sin trabajar, es un poco raro pero lo llevo bien: por la mañana me despierto cuando está Fredi vistiéndose, me levanto a desayunar (que ya me suenan las tripas después de haber cenado a las ocho la noche anterior), y luego me vuelvo a echar otro rato. Cuando ya avanza un poco más la mañana, tranquilamente, salimos Maripaz (la madre de Fredi) y yo a dar una vuelta por Dublín y hacer recados, la compra, etc. y luego hacemos la comida y comemos las dos tranquilamente...

...y los que me conozcan habrán sospechado enormemente de la frase "hacemos la comida", y con razón, porque lo cierto es que yo no sé cocinar (como se suele decir, ni siquiera un huevo frito, qué vergüenza). Lo que pasa en realidad es que Maripaz hace la comida y yo aprendo por observación, a ver si se me pega algo, porque me he propuesto aprender a cocinar aunque en principio sólo sea para hacerle las papillitas a Irene. Así que estos días me estoy entrenando en el arte de usar la olla exprés :-D

Luego después de comer normalmente me echo un ratito la siesta (como una hora o así, ya veis que estoy durmiendo un montón), y luego ya por la tarde da mucha pereza salir porque se ha hecho de noche, y nos ponemos a leer, o nos conectamos a internet, y luego ya llega Fredi y hablamos por el Skype un rato y cenamos. Luego un rato de charla y ¡a dormir!

Como veis, llevo una vida muy tranquilota. La verdad es que los días se me hacen más largos ahora, lógicamente, que tengo mucho tiempo para leer y para descansar, comparado con antes que me pasaba el día fuera trabajando. Hoy además el paseo ha sido corto porque otra vez ando un poco fastidiadilla con la espalda, pero descansando un poco más seguro que se me pasa.

Y ya está, de momento no hay mucho más que contar... salvo que anoche estuve viendo unas cuantas fotos de cuando Fredi era un bebé, ¡y era monísimo! Bien gordito, con la cara redondita, igual que era yo también de pequeña, así que está claro que Irene tiene todas las papeletas para ser también una pepona :-D

Españoles en Dublín

El sábado se había organizado una quedada de Spaniards en Dublín, para conocernos los que andamos por los foros irlandeses de Spaniards. La cosa empezaba a partir de las doce; Fredi se fue para allá desde primera hora con varios de nuestros amigos, mientras mi amiga Magda y yo nos íbamos a clase de yoga para embarazadas, y cuando luego llegamos al Market Bar ya había como unos treinta españolitos hablando animadamente y tomándose sus raciones (o lo más parecido a raciones que hemos encontrado aquí en Irlanda). Había de todo: gente que ya llevaba aquí varios años (creo que Alfonso, que llegó hace nueve, era el más veterano) y gente que había llegado hacía tan sólo unos días; gente que conocíamos ya en persona, gente que habíamos conocido a través de internet y gente que nos conocía a nosotros por los blogs (u otras cosas) y nosotros a ellos no :-)

La verdad es que hablando con la gente nos hemos dado cuenta (otra vez) de la suerte que tuvimos cuando llegamos aquí. En aquel momento nos recibieron nuestros amigos Hernán y Rafa, nos quedamos en su casa (encima nos dejaron la habitación más grande) y nos dieron toda clase de consejos sobre la vida en Irlanda. Si hubiéramos estado completamente solos al llegar, como le pasa a mucha gente, no ya es que nos hubiera resultado muchísimo más difícil, sino que igual ni siquiera lo hubiéramos intentado (con lo miedica que yo soy...), y fíjate la oportunidad que hubiéramos perdido... por eso ahora intentamos ayudar a otra gente que se viene para acá sola y pide orientación a través de los foros de Spaniards, o de los blogs: a nosotros no nos cuesta nada contar nuestra experiencia, y en cambio para el que llega puede ser un consejo muy útil.

Y el día se pasó volando, hablando con unos y con otros, hasta que nos dieron ¡las nueve de la noche! Ni siquiera habíamos cambiado de bar ni nada, de lo bien que se estaba en aquel sitio (y habiendo llegado temprano, el grupo tenía cogidas tres buenas mesas desde el principio), y la verdad es que todos quedamos tan contentos que el comentario general fue "a ver cuándo lo repetimos"... así que seguramente se intentará hacer una quedada mensual o algo parecido. Lo único es que yo las quedadas de los próximos meses me las tendré que perder, pero en cuanto Irene crezca un poquito, para allá que nos vamos las dos :-D

Se acabó el trabajar (de momento)

Bueeeno, pues hoy ha sido mi último día en el trabajo por una temporadita.

Ha sido un día raro. Bueno, en realidad toda la semana ha sido rara: por un lado, Fredi ha estado trabajando unos días también en Citywest, el mismo parque empresarial donde estoy yo, y hemos podido comer y volver para casa juntos en el bus.

Y por otro lado, me he pasado toda la semana intentando cerrar temas, reuniendo información para hacer el "handover" a mis compañeros (o sea, traspasarles mis tareas sin acabar) y haciéndome a la idea de que voy a estar ¡ocho meses! sin pisar la oficina. Y ya sabéis, siempre se juntan cosas para última hora, y siempre hay cosas que te gustaría terminar pero no hay manera de tenerlas a tiempo... aunque la verdad es que estoy muy contenta, incluso ha habido tiempo para pasar hoy a producción una pequeña herramienta web en la que he estado trabajando :-D

Total, que hoy en realidad no he trabajado casi nada, como era de esperar: hoy ha sido el día de cerrar todo lo cerrable, traspasar lo traspasable, hacer una buena limpia en el correo y despejar el escritorio... y por supuesto... ¡celebrar la despedida!

Lo hemos celebrado saliendo a comer fuera todo el equipo (¡a cuenta de la empresa!), incluido mi jefe y el jefe de mi jefe. Hemos ido a una tienda/restaurante nuevo que han abierto los de Avoca, y que la verdad es que está fenomenal (la tienda un poco bastante pija, pero total, no íbamos para comprar...) La comida estaba buenísima, sobre todo los postres: mi mousse de chocolate estaba de verdad im-presionante.

Pero antes de eso me ha tocado pasar un poco de vergüenza, no en el restaurante, sino antes, en la oficina: he tenido ese típico momento en que TODO el departamento de informática (CIO incluido) se reúne alrededor de tu cubículo y se te queda mirando... y te empiezas a poner colorada y no sabes adónde mirar porque sabes lo que se te viene encima... tu jefe suelta un discursito, te da una bolsita con regalos de parte de todos... y ¡entonces te toca hablar a ti! Bueno, salí como pude del paso (la verdad es que ya me imaginaba que iba a pasar esto), le di las gracias quince mil veces a todo el mundo y abrí los regalitos: una mantita para Irene, unos jaboncitos y tal para su mamá, y un par de vales de ésos que sirven para comprar casi de todo en un montón de tiendas :-)

Y así se ha pasado el día, superrápido, y cuando me he ido a dar cuenta ya estaba recogiendo para irme a casita... en fin, creo que nadie se lo ha creído mucho cuando he dicho que lo voy a echar de menos, pero yo creo que sí lo voy a hacer, por lo menos al principio, hasta que llegue Irene y se nos olvide todo el resto del mundo ;-)

Semana 37: tres días más en la ofi

Ya sólo me quedan tres días para coger la baja maternal, tachán tacháaaannn...

Bueno, la verdad es que tampoco es que me esté matando a trabajar precisamente, ya casi que voy a trabajar como quien va de paseo, para distraerme un rato... vuelvo a repetir que agradezco un montón el ambiente tan tranquilo que hay en la oficina, y que me cuiden tanto y me animen para que me tome las cosas con calma ;-)

Ya me encuentro mucho mejor de la espalda, y el catarro se ha ido completamente. Lo que me quedan todavía son unas cuantas flemillas, pero estamos empezando a sospechar que esto ya es más por cuestión de alergia que de cualquier otra cosa, porque también a veces me gotea la nariz y me sale algún estornudo de vez en cuando; el caso es que llevo toda la vida siendo superalérgica, el año pasado por estas fechas estaba tomándome las pastillas todos los días, y este año Fredi se las está tomando también... Así que creo que está bastante claro, y frente a eso no hay mucho más que hacer aparte de tomarlo con filosofía y esperar a que se pase.

Por lo demás todo estupendo: ahora ya todas las semanas voy al médico, alternando entre el GP (el médico de cabecera, a quien me ha tocado ver hoy, por ejemplo) y el ginecólogo de la consulta privada. Se van complementando: hoy he vuelto a escuchar el corazón de Irene, pero sin verla, y la semana que viene me toca verla en la eco pero sin oírla :-D

Calorcito

Bueno, pues hoy he vuelto al trabajo después de tres días en casita de baja.

Me lo he tomado con muuucha caaalma, aprovechando que tengo razones para ello: he salido de casa con tiempo, he cogido el LUAS en vez del autobús (que está más cerca y pega menos botes, aunque tiene la desventaja de que te despiertan para pedirte el billete) y he llegado al trabajo tranquilamente. La mañana ha ido muy bien, salvo algún momento de tos en el que la espalda ha vuelto a quejarse un poquillo, pero en fin, ya sé lo que tengo que hacer cuando me molesta: sentarme bien pegadita al respaldo para hacer un poco de presión sobre las dorsales, respirar con calma, y ya está.

Y luego a mediodía me he vuelto para el centro, que tenía cita en el departamento de fisioterapia del hospital. Me ha atendido una señora muy graciosa, ya bastante mayor, que me ha dejado a cuadros cuando al preguntarme de qué parte de España era y yo contestar como siempre que "del oeste, de una ciudad pequeña poco conocida", me ha dicho: "¿Extremadura?". ¡Increíble! Aquí normalmente la gente de España sólo conoce las zonas de playa, pero esta señora está yendo a clases de español porque tiene una casa en Nerja y se va para allá de vez en cuando...

...Pero volviendo al tema: después de charlar un rato y examinarme, la fisio me ha confirmado que efectivamente lo que tengo en la espalda no es el típico del embarazo sino un dolor muscular, que esos músculos están trabajando a destajo cuando yo toso y que en realidad no hay mucho que hacer salvo esperar a que pase el catarro, tal vez hacer algunos estiramientos y aplicar calor, a ver si eso me alivia. Allí mismo me ha puesto una lámpara de calor durante un ratito (y mientras seguíamos charlando, la señora la verdad es que era supersimpática), y como parece que me ha sentado bien, al salir me he ido directamente al Argos y me he comprado una de esas almohadillas eléctricas (como una manta eléctrica pero más pequeñita, de unos 30x40 cm). Esta tarde ya la he estrenado y sí que me sienta bien el calorcito, sí :-)

Y mañana ¡vierneees!

Dos kilitos y pico

Hoy he ido al ginecólogo, y según los cálculos Irene ahora pesa... ¡casi dos kilos trescientos! ¡Bieeeeeeeeenn!

Hace tres semanas me dijeron que pesaba un kilo seiscientos cincuenta... ¿de verdad puede un bebé crecer tanto en tan poco tiempo? ¡Más de medio kilo! ¿O será que los cálculos estos no son muy fiables?

El caso es que el otro día en la clase de yoga había una madre comentando que le habían dicho que el bebé era relativamente grande para ella (y eso que ella es bien alta, pero al parecer su marido lo es todavía más), y otra le dijo que estas cosas pasaban, que a ella en una visita le dijeron que el niño era grande y en la siguiente que era pequeño, o sea que el niño había "encogido" :-D

Total, que como orientación está bien pero tampoco hay que obsesionarse con estas cosas, lo importante es que todo sigue estupendamente.

Y yo ya me encuentro mejor, creo que mañana ya estaré bien para ir a trabajar. Dicen que los antibióticos tardan 48 horas en empezar a hacer efecto, y ayer la verdad es que durante el día no noté casi mejoría, pero luego por la noche he dormido fenomenal (fenomenal para lo que es una embarazada de ocho meses, es decir, levantarse dos/tres veces al baño ;-)), y como ya toso mucho menos tengo la espalda mejor. Así que después de dos días de dedicación exclusiva al sofá y la mantita, hoy por lo menos cogeré papel y lápiz y me sentaré a hacer la lista de cosas que todavía necesitamos comprar para cuando venga Irene, por ejemplo pañales, y ya de este fin de semana no pasa completar la bolsa para llevar al hospital.

No vaya a ser que al final Irene decida adelantarse y nos pille desprevenidos...

Semana 36: las muñecas de Famosa...

... se dirigen al portal...

No, no voy a hablar de la Navidad, que todavía es muy pronto... por mucho que la televisión y los centros comerciales nos estén ya machacando con la musiquita y las luces (¡por Dios, que estamos en Noviembre, déjennos en paz!)

El título es porque resulta que todavía sigo con el dichoso catarro, y después de todas las semanas que llevo ya tosiendo, he empezado a tener agujetas en la espalda. Me sigue costando mucho toser y echar las flemas, y anoche en una de éstas estando en la cama debí de toser con demasiada fuerza... y me dio un pinchazo en la espalda. Total, que ahora me duele cada vez que me muevo, y tengo que andar muuuuy despaciiiiiiiito... ¡¡como las muñecas de Famosa!! :-D

Esta mañana no me veía yo muy bien para ir a trabajar, así que en vez de eso me fui al médico. Parece ser que van a hacer falta antibióticos: me han recetado amoxicilina, que por lo visto a estas alturas del embarazo ya es inofensiva, y si me duele la espalda, como eso es un dolor muscular, puedo tomar paracetamol. Y de paso me han dado la baja para tres días, para que me quede en casa y descanse; hasta el jueves no tengo que volver a trabajar :-)

No sé, es curioso... es la primera baja que cojo en toda mi vida, no estoy muy segura de si es porque he tenido suerte y casi no me he puesto enferma en muchos años, o si es porque, como dicen los que me conocen, soy muy brutita y nunca me quejo de que me duele nada. El caso es que ahora todo ha cambiado, porque ya no se trata sólo de mí, ahora también tengo que cuidar de Irene, y quizá por primera vez soy consciente de que no soy superwoman y tengo mis limitaciones, de que puedo llegar hasta donde puedo llegar y ya está. Así que, a pesar de que al principio me sentí mal por faltar al trabajo, ya he asumido que tengo que descansar y cuidarme, y hacer todo lo que pueda por recuperarme, en este caso, pasarme tres días en el sofá con una mantita.

Por cierto, a todo esto Irene sigue muy bien, el médico de cabecera no tiene aparato de ecografías pero sí tiene uno para escuchar el corazón, y se le oía latir con fuerza :-)

Y el miércoles me toca otra vez ir al ginecólogo, si hay alguna novedad ya os contaré...

Semana 35

Vaya, pues ya se ha pasado otra semanita, Irene y yo estamos ya en la 35.

Todo sigue muy bien... eso sí, yo me voy sintiendo cada vez más grande y más torpe, pero eso es normal, es que ya tengo un buen barrigón :-D

Ayer fuimos (Irene y yo, es que ahora siempre hablo en plural) al GP (el médico de cabecera), que nos tocaba visita de seguimiento, y aproveché para preguntarle por la tosecilla que sigo arrastrando todavía del catarro. Me auscultó y dijo que todo estaba bien, que sólo era cuestión de terminar de echar todas las flemas (la verdad es que esto de las flemas me pasa muy a menudo), así que aquí ando, tomando remedios caseros a base de miel y limón, que la verdad es que me están viniendo muy bien para "expectorar", como dicen los médicos. Lo que no hemos intentado todavía ni Fredi ni yo, ni creo que lo hagamos, es el remedio típico típico irlandés, que también lleva miel y limón, agua muy caliente... ¡y whisky!

En fin, el caso es que ya estoy mucho mejor, aunque todavía toso un poco de vez en cuando, a Irene la pobre la debo de tener ya frita con tanto vaivén, encima de que se está quedando sin sitio para moverse... ahora la siento moverse sólo a ratos, supongo que el resto del tiempo estará dormidita :-)

De mudanza

Os escribo desde mi nuevo escritorio, tres cubículos más acá de donde estaba el antiguo :-)

Hoy ha habido reorganización de planta en el trabajo, y unos cuantos hemos tenido que movernos de sitio; para mí ha sido fácil porque hace relativamente poco que llegué y no tenía casi nada que trasladar, pero otra gente tenía muuuchas cosas acumuladas de años y años y ha tardado un poquillo más. Ha estado muy bien porque los ordenadores no hemos tenido que moverlos nosotros, ha venido gente a cambiarlos de sitio y también a configurar los teléfonos, ¡ha sido superrápido!

Mi nuevo sitio es un pelín peor que el antiguo, tiene algo menos de luz, pero es lógico que me lo hayan asignado a mí porque al fin y al cabo dentro de tres semanas me voy para no volver hasta agosto del año que viene (¡¡ocho meses sin pisar la oficina!!). Y en vista de que ya no me queda mucho por aquí, el calendario de pared para guiris que me consiguió mi hermano lo he dejado donde estaba, y a partir de ahora será Paul quien disfrute cada día de las fotos typical Spanish de las distintas regiones españolas (este mes, Barcelona)

Bueno, ya sólo quedan dos horitas de viernes, ¡buen fin de semana!