Skip to content

Irene cumple dos semanas (y un día)

Ayer al final no saqué ningún ratito para contaros de la segunda semana de Irene, pero hoy he conseguido convencer a mis hermanas de que me dejen escribir un poquito antes de descansar (Irene acaba de comer ahora, y entre toma y toma mi familia siempre me manda a dormir, aunque yo no siempre les hago caso, me cuesta mucho dejarme cuidar)

Irene ya come mucho mejor, se despierta ella solita cuando le toca comer, y va ganando peso: el jueves ya pesaba 2.920 gr, un pelín menos de su peso al nacer, y estamos muy muy contentos :-)

El jueves también descubrimos que se le había caído el cordón umbilical por la noche, ¡bieeeeeen! Aunque el caso es que el ombligo no está del todo cicatrizado todavía, le falta un pelín, pero nos dijeron que en unos días estaría completamente bien.

El viernes me acompañó mi hermana Cristina al GP, a la revisión de las dos semanas, que es simplemente un chequeo muy por encima del bebé y unas cuantas preguntas para la madre. Todo estupendo: la volvieron a pesar y ya superaba en un pelín su peso de nacimiento. El médico me volvió a recalcar que pusiera a la niña al pecho todo lo posible para que se alimentara bien (que es lo que estoy haciendo) y me recetó una cremita para darle porque tiene la piel un poquito seca.

Ayer empezamos a darle la cremita, justo después del baño: a Irene lo del baño todavía no le convence mucho y a ratos le da por llorar un poquito... hasta ahora la bañábamos un día sí y otro no porque no nos daba tiempo todos los días, pero espero que ya vayamos cogiendo práctica y empecemos a disfrutarlo los tres.

Otra cosa que vamos incorporando a la rutina diaria (bueno, llamarlo rutina es todavía mucho decir, hasta ahora cada día es distinto) es el paseo: como la sacamos el jueves y el viernes para ir a pesarla y al médico y fue muy bien, empezamos a sacarla todos los días a dar un paseíto, y la tía se queda dormida nada más salir a la calle, aunque un minuto antes haya estado berreando con toda su alma. Ayer la sacamos Fredi y yo un ratillo por Henry Street y alrededores, y hoy la hemos sacado mi hermana Mamen y yo pero nos hemos tenido que volver pronto porque ha empezado a llover... ¡esto es Irlanda! :-D

Y en cuanto a las fiestas... dicen que hoy es Nochevieja, pero es que yo ni me estoy enterando. En Nochebuena y Navidad hicimos una comida un poco más especial, y hoy será lo mismo, y tenemos uvas y todo e intentaremos comérnoslas con TVE internacional, pero la verdad es que en el fondo estamos tan concentrados en la niña que ni nos enteramos de que son las fechas que son...

Entonces, ¿seguro que hoy es 31 de diciembre? ¿ya?

¡¡¡FELIZ AÑO NUEVOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!

Irene cumple una semana

¡Hola a todos!

Esta es la primera vez que me conecto a internet desde que nació Irene, ¡que hoy cumple su primera semanita! Aprovecho que ahora me da un respiro en brazos de su abuela para escribir este mini-post.

Tengo muchíssssimas cosas que contar, ahora que todavía lo tengo reciente, pero me gustaría escribirlas con más tranquilidad: el parto fue muy muy bien, tardé en empezar a dilatar pero una vez que estuvimos en marcha fue todo muy rápido, y al final "el gran empujón" fue mucho más fácil de lo que esperábamos... además, tuve la gran suerte de que las dos comadronas del turno de noche que me atendieron son dos chicas españolas majísima, Bea de Salamanca y Encarna de Murcia: ¡muchísimas gracias por todo! :-)

Luego nos quedamos en Rotunda hasta el martes, donde por cierto nos trataron fenomenal. En principio nos íbamos a haber ido a casa el lunes, porque yo me encontraba muy bien, pero la niña había perdido un poco más de peso de lo habitual, y como aquí un bebé de tres kilos justos lo califican como "bebé pequeño" (la media irlandesa al nacer está entre 3.5 y 4 kg), querían tenerla vigilada.

Y ahora estamos, como decía Fredi en el post anterior, en "mode breastfeed on": Irene todavía anda bajilla de peso, y tiene que mamar todo lo que pueda... lo que más nos cuesta es despertarla para la toma cuando se queda durmiendo, pobrecita, al principio nos daba pena y no lo hacíamos, pero ya sabemos que no podemos dejar que esté sin comer más de tres horas seguidas. Incluso por la noche le ofrecemos un biberoncillo de leche materna (exprimida previamente por la mañana) por si se ha quedado con hambre acumulada a lo largo del día, y se suele tomar un poquito.

Bueno, pues ése es más o menos el resumen. Muchísimas gracias por vuestros comentarios y felicitaciones, de momento he leído los del blog pero el correo electrónico ni lo he abierto siquiera, y seguramente no tenga tiempo de abrirlo en bastantes días. Así que os tengo que pedir un poquito más de paciencia... a medida que nos vayamos organizando digo yo que nos quedará algo más de tiempo para respirar :-D

Y por cierto, si no nos vemos antes... ¡FELIZ NAVIDAD!

Mode Breastfeed on

Bea no puede ponerse en este momento.

Bea me ha pedido que actualice el blog comentando que una vez arrancado el modo breastfeed, esto no se puede parar.

Digamos que su rutina en este momento consiste en despertarse, dar de mamar a Irene, dormirla, comer algo y dormir un poco para volver a empezar aproximadamente 3 horas mas tarde.

De momento no ha podido ni abrir el correo para leerlo.

En nombre de los tres, ¡feliz navidad!

¡Irene ya nació!

Este es un post pregrabado, si lo estáis leyendo... ¡es que Irene ya nació!

Día: 16 de Diciembre
Hora: 0:20
Peso: 2.950 Kg

Es preciosa.

Así que... ¡ya somos una familia de tres! De momento nos encontramos muy bien, aunque un poco desbordados, en cuanto podamos os contaremos más detalles de cómo fue todo :-)

Queremos aprovechar para daros las gracias a todos por los mensajes de ánimo que nos habéis estado mandando en estos días, significan muchísimo para nosotros, especialmente estando tan lejos de casa... ¡gracias!

Muchos besos y hasta pronto,

Bea, Fredi e Irene

Irene

Empieza la aventura

Parece que esto ya ha empezado.

Al parecer por lo que esperaba la niña era por el aniversario de sus padres (hoy hace 5 años que Bea y yo empezamos a salir).

En fin, que os tengo que pedir paciencia. Esto puede llevar mucho tiempo y lo mejor es tener la mayor calma posible.

A la espera

Bueno, pues llevamos un par de diítas de retraso e Irene todavía no ha querido asomar la cabecita :-)

Yo todavía no siento dolores. Lo que sí noto es movimiento, presión (sobre todo cuando voy andando), y de vez en cuando que la tripa se pone durilla... vamos, que digamos que estamos en una fase de preparación.

Esta mañana hemos ido al ginecólogo; según él todo va fenomenal y en los próximos días ya me va a tocar dar el "el gran empujón" (lo que no se sabe es exactamente cuándo, claro). Y de todas formas, como "plan B", hemos dicho que si para el miércoles que viene todavía no ha pasado nada, me voy para el hospital por la mañana tempranito y me quedo ya ingresada, que para entonces llevaré casi diez días de retraso.

Así que aquí seguimos, esperando... para distraernos un poco hemos decidido ir hoy al cine, ya os contaremos cuando haya más novedades.

¡Semana 40!

¡Hoy salgo de cuentas!

Pero no, todavía no estamos de parto, parece ser que Irene se encuentra muy a gustito y todavía no quiere salir... gracias a todos por vuestro interés, seguiremos informando :-)

Todo preparado (casi casi)

Bueeeno, pues ya llegaron la cuna y el cochecito, al fin :-)

Al final la entrega se retrasó un día más por despiste mío; resulta que yo no me esperaba que me llamaran ayer a las ocho y media de la mañana para preguntar a qué hora hacían la entrega, y no oí el teléfono. Un rato más tarde, cuando oí el mensaje en el buzón de voz y les llamé a las nueve y algo, resultaba que el transportista ya había salido y que ya hasta el día siguiente nada; quedaron en venir hoy de nueve a once de la mañana.

Y hoy han venido, efectivamente, a las once y media... aunque otra cosa "graciosa" ha sido que el chico ha dejado los bultos en el portal, diciendo que no podía subirlos porque tenía la furgoneta mal aparcada... así que entre Maripaz y yo nos las hemos arreglado para subir las cajas hasta el quinto (gracias a Dios el ascensor estos días funciona bien, que ésa hubiera sido otra)

En fin, lo importante es que ya estamos preparados: tenemos la bolsa para el hospital (a falta de un par de detallinos que trae mi madre mañana), la cuna ya con sus sábanas y todo, el cochecito montado, y casi nos hemos tenido que salir de casa para que cupieran todas esas cosas :-D

Ahora a esperar a Irene tranquilamente...

Semana 39: ultimando preparativos

¡Huy, qué poquito queda ya para ver a Irene...!

Por cierto, este fin de semana ha nacido una de sus futuras amiguitas, Daniela :-)

Nosotros ya a estas alturas estamos un poquillo impacientes, contando los días, aunque todavía queden unos cuantos para salir yo de cuentas, porque ahora sí que ya nos da la sensación de que queda muy poquito... aunque quién sabe.

Mientras tanto seguimos de preparación: el domingo estuvimos Fredi y yo todo el día en el seminario sobre Active Birth en The Elbowroom, el estudio de yoga al que voy todas las semanas, y nos dieron un montón de información e ideas útiles sobre el parto, sobre cómo relajarse durante las contracciones, etc. También vimos un vídeo de un parto de una chica australiana, impactante pero muy educativo :-D

Y luego está el tema de las bolsa para el hospital, que ya está casi casi preparada (falta meter las cosas propiamente en la bolsa, pero ya está preparado lo que hay que meter), y el tema compras, que ya está también casi finiquitado: tenemos la bañera/cambiador, el esterilizador de biberones, el sacaleches, y hemos decidido el interfono (aunque nos falta ir a por él).

¿Y la cuna y el cochecito? Ahhh, intriga... El caso es que cuando fuimos a verlos a la tienda hace unos meses nos dijeron que el reparto tardaría unos diez días, por lo que esperamos a pedirlo una semana antes de mi baja para que lo trajeran cuando yo estuviera ya en casa, y luego nos llevamos un pequeño susto cuando nos dijeron que el fabricante andaba con retrasos y que tardarían en tener la cuna unas ¡tres semanas! Pero ahora ya no hay problema: en teoría tenían que traérnoslos mañana, pero hoy nos han avisado de que la entrega se retrasa hasta el jueves, para hacerlo más emocionante, aunque ya echando cálculos se ve que no pasa nada: aunque me pusiera de parto ahora mismo ya daría tiempo a tener la cuna preparada para cuando volviéramos del hospital :-D

Y ya está, por lo demás, a esperar... mañana voy otra vez al ginecólogo, a ver qué me dice. Y mientras espero, me han recomendado varias cosas:

- Descansar y dormir sobre el costado izquierdo: creo que es por cuestiones de circulación, pero no sé la explicación exacta.

- Tomar infusiones de hoja de frambuesa (raspberry leaf), que por lo visto son buenas para poner a tono la musculatura del útero.

- Ponerme un rato cada día a cuatro patas para ayudar a que la niña esté en buena posición (esto no lo he hecho todavía, siempre se me olvida)

- Pasar un buen rato al día sentada en la birth ball: me he comprado una de esas bolas gigantes para hacer ejercicio, tipo como aquéllas con cuernos que había para que los niños pegasen botes, pero sin cuernos. Son muy buenas para hacer ejercicios de cadera hacia el final del embarazo, o simplemente para sentarse y mantener una buena postura, y luego también vienen bien durante las contracciones para reclinarse sobre ellas y descansar. Yo la encuentro muy divertida y la verdad es que se está cómodo sentado en ella...

El peto vaquero: ese gran invento

Este post está dedicado especialmente a Hernán...

Cuando le contamos hace unos cuantos meses que íbamos a ser papás, una de sus primeras reacciones fue: ¡y te pondrás un peto vaquero, como todas las embarazadas! Y yo le contesté: ¡por supuesto!

Bueno, pues ya tengo mi peto vaquero, como podéis ver en la foto. Me lo he tenido que comprar ayer de urgencia porque NO ME ABROCHA NINGUNO DE LOS PANTALONES DE PREMAMÄ QUE TENGO. Bueno, si me empeño sí que abrochan, pero no estoy precisamente cómoda con ellos... y es que sigo echando barriga (ya llevo en total 18 kg de barriga :-D)

Y ahora comprendo por qué todas las embarazadas del mundo acaban llevando un peto vaquero... ¡es comodísssimo! Yo había heredado uno de mi hermana, pero no era de pantalón sino de falda (lo que de pequeñas llamábamos un pichi, que no sé si la palabra existirá en el diccionario) y yo la verdad es que no me veía bien con él, no me gustaba cómo me quedaba... y encima Fredi cuando me veía se partía de la risa de mis pintas, y empezaba a llamarme Mary Lou, a poner acento sureño y a decirme que si nos íbamos al campo a recoger maíz... en fin.

Aparte de eso, hace unos meses ya había intentado yo comprarme un peto en Mothercare, que lo vi de rebajas, pero por aquel entonces yo tenía muy poca barriga y al probármelo me quedaba enooorme, y no sabía ni qué talla coger porque con todas me sobraba un montón de tela. Y hasta hace poco yo pensaba que iba a poder aguantar hasta el final con la ropa de premamá que tenía, pero la cosa se fue forzando, forzando... y ayer ya me di por vencida y después de comer me fui otra vez directa al Mothercare.

Por cierto, parece que en Mothercare SIEMPRE tienen petos vaqueros, sea la época del año que sea, lo cual demuestra que es un artículo que se vende fenomenal. Si me hubiera pillado el final del embarazo en verano hubiera sido más fácil porque hubiera podido llevar vestiditos y falditas, que son más cómodos, pero aquí en invierno con el frío y la humedad no es plan de llevar vestidito... Así que hasta ahora me las he apañado a base de pantalones, pero a partir de ayer mi uniforme para salir a la calle es el superfantabuloso peto vaquero, ¡qué gran invento! :-D