Skip to content

Fin de semana de cambios

Bueno, pues pasó el fin de semana con todas sus novedades.

La primera novedad, como os contaba el viernes, es que Irene ya duerme solita en su cuarto... ¡prueba superada! :-)

Las tres noches que llevamos han estado muy bien, la niña se ha desperdado sólo para las tomas, que normalmente son alrededor de las doce, las tres o tres y media y las seis y media o siete. Cuando la oímos empezar a revolverse, me voy para allá y le doy de mamar sentada en la cama, como hacía antes, apoyada en el cabecero (Blanca, he probado varias veces lo de darle tumbada pero ni ella ni yo estábamos cómodas, tragaba mucho aire y se ponía a llorar). Y después de la toma engancha bastante bien el sueño otra vez, incluso cuando hay que cambiarla de pañal (no puedo estar dos tomas seguidas sin cambiarla porque tenemos comprobado que "rebosa", jajaja). Luego, cuando ya está dormidita otra vez, yo me vuelvo para la cama y la verdad es que consigo dormir profundamente, a pesar de que tenemos el interfono puesto y se oye hasta el más mínimo ruido. La verdad es que estamos descansando muy bien por las noches; esperemos que dentro de no mucho Irene empiece a aguantar más horas sin comer y vayamos espaciando las tomas.

De la segunda novedad no os hablé el otro día: como a Fredi le hacía mucha ilusión dar de comer a Irene de vez en cuando (como a todos los papás del mundo mundial, supongo), hemos cambiado la rutina de por las tardes, y después del baño yo me saco leche y Fredi se la da a Irene con un biberón (así de paso probamos a ver si hay suerte, se llena más y aguanta más para la noche). El problema es que de momento... ¡prueba no superada! :-(

A la pobre le cuesta muchísimo lo del biberón, no está acostumbrada a las tetinas y no le gusta nada (por cierto, que chupetes tampoco quiere, tardamos bastante en intentar darle uno por aquello de que interfería con la lactancia, y ahora ya no los coge ni a la de tres). El primer día empezamos probando con un biberón de Avent de los que nos venían de regalo con el sacaleches, y no había manera, a la pobre le daban arcadas; luego probamos con el biberón de Chicco que nos regalaron Miguev y su madre (al final no escribí para daros las gracias, ¡gracias!) y con ése ya come un poquito, pero no os creáis que mucho. Y esta noche, por recomendación de mi hermana Cristina, vamos a probar con un biberón de Nuk, que supuestamente las tetinas son las mejores, y a ver si la cosa mejora. Por cierto, que esta mañana compré unas cuantas tetinas de Nuk sueltas, tanto de silicona como de caucho, y resulta que justo ésas eran más estrechas y no encajaban en los biberones que teníamos, así que le he pedido a Fredi que comprara un biberón... ¡y ha traído uno que lleva las tetinas más anchas, podríamos haber comprado sólo la tetina! En fin...

Así que en esas estamos... por lo demás todo fenomenal, Irene y yo hemos pasado el día estupendamente, ella ha dormido más bien poquito pero ha aguantado varios ratos de media hora o más en la hamaquita, así que yo he podido desayunar, comer y hasta planchar un poquito mientras hablaba con ella y le cantaba... madre mía, estoy recordando todas las canciones de cuando era pequeñita, las de los dibujos animados y demás, y estoy disfrutando un montón cantándoselas a Irene, lo malo es que sólo me sé las letras a cachos :-D

Primer día solitas

Bueno, pues ya volvemos a ser tres en casa... Los padres de Fredi se marcharon ayer, la visita ha sido cortita pero bien aprovechada :-)

Hoy ha sido el primer día que hemos pasado Irene y yo solitas, sin ayuda de nadie hasta las siete de la tarde que ha llegado su papá. En general el día ha estado bastante bien, la niña ya pasa muchos ratos en la hamaquita y cuando le entra sueño tarda menos en dormirse, aunque todavía hay que cogerla un ratito en brazos para tranquilizarla y luego mecerla hasta que se duerme en el cochecito. Y yo he aprovechado un par de sus siestas para echarme también en el sofá :-D

Por cierto, que esta mañana el paseo lo hemos dado hasta la embajada española, a recoger el pasaporte de Irene y el libro de familia, ¡ya somos una familia de tres! Ha sido el primer viaje de Irene en DART, pero ella ni se ha enterado porque iba dormidita...

Y hablando de dormir: a partir de esta noche y aprovechando que ya estamos solos en casa, Irene va a empezar a dormir solita en su cuarto. Lo curioso es que al final los que nos mudamos de habitación somos nosotros, porque la pequeña también tiene cama de matrimonio y no vemos muy claro que quepan bien la cuna y el cambiador, así que va a ser menos lío que Irene se quede donde está que tiene más espacio. Supongo que esta noche no dormiremos mucho por estar pendientes de si la oímos quejarse, pero así es mejor porque no la despertaremos con nuestros ruidos... mañana os contaremos qué tal fue

Segundo cumplemés

¡Irene ya tiene dos meses!

Ayer lo "celebramos" yendo al GP a ponerle la vacuna...

La pobrecita se portó fenomenal, lloró muy muy poquito. El médico le dio un pinchazo en cada muslo y luego otro más de propina en la primera pierna, porque queríamos que le pusieran también la vacuna de la hepatitis, que en España está en el calendario pero aquí no; ya me habían advertido que me dolería a mí más que a ella, pero como vi que sólo lloraba un momento y luego se calmaba no lo pasé demasiado mal, ¡ufff!

Después de los pinchazos la puse a mamar y se quedó bien tranquilita, pobrecita mi niña, y luego ya en el cochecito (después de rabiar un rato cuando la metimos en el buzo, pero eso lo hace siempre), se quedó dormidita. Más adelante empezaremos la tradición de llevarla después del médico a tomar chocolate con churros, como nos llevaban a Fredi y a mí nuestras respectivas madres... aunque ahora que lo pienso, aquí tendrá que ser chocolate con muffins :-)

Por cierto, hablando de muffins, el papá de Irene se está volviendo un experto en esto de hacer muffins caseros, le salen buenísimos. Anoche hizo otra hornada en honor de mi hermana Cristina :-)

Mamen y Cristina, mis dos hermanas, están aquí hasta el lunes, aprovechando que es carnaval. Se nos ha pasado volando el mes que ha estado Mamen aquí... luego el martes vienen los padres de Fredi a hacernos una visita relámpago, y a partir del jueves volveremos a estar solitos; a ver qué tal nos apañamos Irene y yo durante todo el día...

Caminito de los dos meses

Irene está hecha una campeona, ¡el viernes cumple ya dos meses!

Ahora mismo está tan feliz sentadita en la hamaca que le ha prestado su amiguita Jimena, y que ha llegado justo a tiempo, porque ahora ya pasa muchos más ratos despierta durante el día y le gusta estar entretenida mirándolo todo.

Esta semana pasada también ha estado muy bien: Carlota y Jimena se han apuntado también a yoga; esta vez yo pude seguir un poco más la clase, incluida la relajación final (aunque en el rato de en medio me tocó darle otra vez de comer a Irene), y luego nos fuimos las cuatro a comer por ahí con otras madres y sus bebés, que está muy bien porque así charlas un rato, aunque no mucho porque cada mamá tiene que atender a su bebé y es difícil coordinarse...

... Porque así es como es nuestra vida social ahora, todo va un poco sobre la marcha según los horarios (o los no-horarios) de la niña; por suerte nuestros amigos lo comprenden, sobre todo los que también tienen niños porque están poco más o menos igual, como Víctor y Magda (a los que visitamos el sábado) o Jorge y Carlota (a los que visitamos el domingo). Además, las conversaciones casi siempre giran en torno a los niños también... esto de ser padres es un trabajo a tiempo completo :-D

Pero la verdad es que poco a poco nos vamos acostumbrando a cuidar de ella, y ya se nos hace más fácil... en gran parte gracias a la ayuda de la familia que ha venido a echarnos una mano, y en parte también porque ya va siendo más mayorcita, lo cual se nota por ejemplo en que duerme mejor por la noche y por el día se pasa ratos entretenida ella sola.

Este viernes, que es su segundo cumplemés, nos toca llevarla al GP para ponerle la vacuna, a ver qué tal... y ese mismo día llega mi hermana Cristina a pasar unos diítas con nosotros, ¡qué bien!

Siete semanas y contando

Bueno, chicos, pues aquí va mi resumen de la semana pasada. Siento no escribir más a menudo pero de verdad que todavía no me da tiempo, últimamente casi ni he tocado el ordenador...

El martes fuimos Irene y yo a nuestra primera clase de yoga Mum & Baby en The Elbowroom, y nos gustó un montón. Es una muy buena idea: las mamás recuperan un poco la forma después del parto y además juegan con sus bebés y hacen ejercicio con ellos. Éramos como unas ocho o nueve madres, con bebés de hasta seis o siete meses; yo creo que la más pequeña era Irene (admiten a partir de las seis semanas); lla enana al principio se lo pasó bien: las esterillas estaban puestas en círculo con los bebés en el centro, y se entretuvo un montón mirando a su alrededor... pero después de unos veinte minutos le entró hambre y empezó a quejarse. Total, que acabé la clase dándole de mamar allí mismo, y es que claro, los que mandan son los peques, y las madres también siguen la clase los ratos que pueden, pero a veces toca dar el biberón, o consolar al niño cuando empieza a llorar. Yo esta vez sólo pude seguir la clase los primero veinte minutos, pero aun así me gustó un montón y pienso volver todos los martes, y además me enteré de que todas las madres se van después a comer juntas por allí cerca, y a partir de mañana yo también me apuntaré.

Por lo demás, seguimos supercontentos con la pequeñaja, entre otras cosas porque ya nos da mejores noches: se despierta para las tomas y luego casi siempre vuelve a coger bien el sueño, aunque todavía de vez en cuando le da por llorar, normalmente porque ha tragado aire al comer y luego le cuesta echarlo y le duele la tripilla.

Durante el día ya va pasando más ratillos despierta, y sonríe un montón (todavía no se ríe a carcajadas pero todo llegará...) De vez en cuando la ponemos en su cunita con el móvil musical, o en el salón en una especie de mini-parque que tiene con juguetes, y se entretiene ella solita un rato, ¡es de buena! Todavía no tenemos una rutina propiamente dicha pero poco a poco las tomas van siendo a horas parecidas, y ya con eso nos organizamos para los paseos, el baño, etc.

Y el fin de semana ha estado muy bien, ha habido tiempo para distraerse: el sábado estuvimos los tres de compras por la mañana, luego volvimos a casa para la toma, y luego como Irene se quedó dormidita aprovechamos y nos fuimos a comer a la iglesia-pub que hay cerca de casa; Irene no se despertó en todo el rato y pudimos comer tranquilamente. El domingo lo pasamos en casita, por la tarde vinieron varios amigos a tomar café: por un lado Pilar y Tony y por otro Ana María y Sergio, unos vecinos que hemos conocido hace poquito.

Y ya es lunes otra vez... esta semana toca otra revisión, esta vez con el pediatra que la vio en Rotunda, ya os contaré si seguimos batiendo récords en la báscula :-)