Skip to content

Primer ratito de guarde

¡Irene ha ido hoy a la guarde por primera vez!

Sólo ha sido un ratito para ir tomando contacto, una horita más o menos, y yo no me he separado de ella: la hemos sentado en una colchoneta con otro bebé y un montón de juguetes, y se lo ha pasado genial enredando mientras yo aprovechaba para charlar con las cuidadoras, que me han parecido muy majas (o mejor, "mu salaínas", que se note que soy extremeña ;-))

Mañana volvemos de nuevo, y esta vez saldré un ratito de la habitación para que se vaya acostumbrando a estar sin mí; durante toda esta semana y la que viene la idea es ir aumentando progresivamente el tiempo que pasa en la guarde, hasta que llegue el día 20 que yo empiezo a trabajar y tendrá ya que quedarse el día entero... yo creo que no va a haber ningún problema porque la verdad es que a la pobre Irene, con el trajín que nos hemos traido este verano, la hemos acostumbrado a estar con un montón de gente distinta, a ratos conmigo y a ratos no, y a estar en muchos sitios distintos también, así que no es como si estuviera acostumbrada a pasar siempre el día en casa conmigo.

Lo único malo es que precisamente por habernos traido este trajín y haber llegado apenas hace una semana a la casa nueva (esto me recuerda que tengo pendiente un post sobre el tema de la "vuelta a casa"), todavía la rutina diaria no la tenemos muy bien establecida, y sobre todo las siestas las estamos haciendo cada día de una manera, pero esperemos que poco a poco se vaya asentando todo y cojamos otra vez el ritmo.

Por cierto, aprovecho para comentaros todo lo que se ha espabilado Irene en estos dos meses que hemos estado fuera, ¡madre mía! Fredi dice que nos habíamos llevado un bebé y nos trajimos de vuelta una niña... yo creo que a tanto no llega, pero casi :-)

El caso es que la moza está enorme, pero ENORME y tan regordeta como siempre, ya debe de andar cerca de los nueve kilos (la pesamos en León en una farmacia y con ropa pesaba 8.770 kg). Sus abuelos la han enseñado a hacer palmitas, y las hace cuando se pone muy muy contenta. Come la mar de bien, un poquito de todo: verduras con carne a mediodía, fruta de merienda y cereales para cenar, y todo parece que le gusta, sobre todo cuando le dejamos una cuchara para que vaya practicando el metérsela en la boca. Y el baño le sigue encantando, ahí lo que practica es la técnica de sacar toda el agua de la bañera a salpicones :-D

Si la ponemos en el parque se queda sus buenos ratos jugando sentadita, y cuando ve un juguete que le gusta un poco más allá se lanza en plancha... ya tiene una movilidad increíble, sólo se atasca cuando se queda boca arriba o en algún rincón donde no pueda maniobrar. Todavía no gatea pero sí se impulsa con los brazos para arrastrarse boca abajo y girar o desplazarse, y fuera del parque ya empieza a ser un peligro porque se tira a por las cosas y como la cabeza pesa más que el resto, pues de cabeza que va...

Total, que viéndola así "tan mayor" me da la sensación de que no va a tener muchos problemas en adaptarse a la guarde, y que se lo va a pasar superbien, igual (¡seguro!) lo paso yo peor que ella con la separación, pero en fin... ya os iré contando qué tal evoluciona el asunto.