Skip to content

Harry Potter, el desenlace

Harry Potter and the Deathly Hallows

¡Acabé! ¡Hoy he acabado de leer Harry Potter and the Deathly Hallows! :-D

Y me ha encantado, como no podía ser menos. Lo he disfrutado un montón, porque siempre me ha gustado mucho Harry Potter, porque me parece que la autora lo ha bordado en esta última entrega, y además porque hacía muchísimo que no me tomaba el tiempo necesario para engancharme a un buen libro y disfrutarlo de principio a fin.

Así que recomiendo el libro a todo el mundo... aunque ahora que lo pienso es una recomendación un poco inútil, la verdad: a quienes les guste Harry Potter no hay que decirles que lo lean, porque ya estarán enganchados a la historia, y a quienes no les guste (o no le hayan dado una oportunidad, como uno que yo me sé), pues no saben lo que se pierden, pero no creo yo que ya les vayamos a convencer. Así que sólo dar mi opinión sobre el tema Harry Potter: me parece que la historia es buenísima, que la señora Rowling tiene una imaginación increíble, y que por mucho que quieran en las películas no pueden meter ni la décima parte de lo que es la trama (ya de los detalles ni hablemos), así que merece la pena leerse los libros. Y ya que estamos, si se puede es mejor leerlos en inglés, que es como ella los escribió... pero eso reconozco que es un poco manía mía, heredada por cierto de mi hermana Cristina, que curiosamente fue quien me regaló el primer libro de Harry Potter cuando en España nadie había oído hablar todavía de él, ¡gracias, Sis! ;-)

Claro que este último libro he tardado un poco más en acabarlo de lo que tardé en acabarme los anteriores, que los devoraba, sobre todo a partir del cuarto... han sido más o menos diez días, pero no porque yo haya querido, sino porque no he tenido tiempo material para acabarlo antes; esto de ser madre no es que deje mucho tiempo libre, así que yo aprovechaba para leer por la noche, cuando Irene ya estaba dormidita, o por la mañana temprano (¡muy temprano!) antes de que se despertara. Pero el problema de leer en la cama es que a la mínima te quedas frita, sobre todo cuando estás muy cansada, y había días que no había manera, no era capaz de leer más que un par de páginas porque se me caían los párpados.

Pero el viernes y hoy, como Irene se ha quedado un buen rato en la guardería, he aprovechado para darle un par de buenos empujones al libro, hasta que esta tarde por fin he llegado al final. Y ahora la buena noticia es que vuelvo a ser una mujer con tiempo, pero la mala es que a la vez soy una mujer con muuuuuchas cosas que hacer, que el lunes que viene empiezo a trabajar y la casa sigue todavía patas arriba... aunque por lo menos me he dado el gustazo de disfrutar de la emoción de un buen libro con la misma ilusión que cuando era pequeña :-)