Skip to content

Irene ya tiene DNI

Hoy se ha pasado Fredi por la embajada a recoger el primer DNI de Irene :-)

Me ha llamado la atención que tenga el mismo periodo de validez que los DNIs de adultos, cinco años, ¡con lo que puede cambiar un niño en cinco años! Pero si ya se la ve cambiada desde que le hicieron esa foto en el mes de mayo... Y es que la moza ya tiene casi ocho meses, los cumple mañana.

Aquí en Irlanda se les suele hacer a los bebés una revisión general y un test de audición hacia los siete meses, pero nosotras como estábamos fuera no hemos ido a ver a la enfermera hasta ayer; en teoría, como hemos cambiado de zona de residencia, tendríamos que haber ido ya al nuevo centro de salud, pero yo tenía ganas de ver a nuestra amiga Deirdre, que es salaísima (la voy a echar de menos) por última vez y así despedirnos de ella.

Lo peor es que fue un poco odisea el llegar hasta el centro con Irene en el autobús (todavía no tenemos el segundo coche), sobre todo porque tuve la mala suerte de pillar uno de los que no tiene sitio para cochecitos, y tuve que plegar el nuestro y llevar a Irene en brazos todo el trayecto (menos mal que, como dice el primo de Fredi, en todas partes hay gente buena, y me ayudaron con los bártulos tanto en la subida como en la bajada). Irene se portó muy bien en la horita de viaje a pesar de que tenía sueño, y la pobre cayó frita en cuanto la volvi a poner en el cochecito; cuando diez minutos después llegamos al centro de salud tuvimos que despertarla para la prueba de audición, y la pobre estaba tan zombi que a veces no reaccionaba, hubo que esperar un buen rato a que se espabilara para repetirle la prueba :-)

Pero todo salió bien, y Deirdre pudo comprobar que la niña oye estupendamente, además de estar muy sana y muy activa: 8,970 kg. de peso y 70 cm. de altura (hace poco ha pegado un estirón, lo sé porque la ropa le queda mejor que antes, un poco menos ajustada y las mangas no tan largas). Se mueve un montón, ya parece que quiere gatear pero de momento sólo consigue impulsarse hacia atrás presionando con los brazos, todavía no sabe moverse hacia delante. Y ya va aprendiendo juegos de gestos sencillos, como los cinco lobitos, o las palmitas cuando le apetece, o hacer "tope" con la cabecita (aunque todavía no calcula bien y a veces nos pegamos un "cosqui" :-D)

Mañana, además de su cumplemes, es el último día de adaptación a la guarde, a partir del lunes ya irá a tiempo completo (snif, snif). Pero yo estoy tranquila porque veo que allí la cuidan bien y ella se lo pasa fenomenal: juega un montón, está contenta, come muy bien y duerme las siestas bastante bien, aunque protesta un poco cuando la acuestan... lo único es que mi leche no la quiere en biberón, sólo la quiere en el envase original, jajaja, así que tendremos que apañarnos con las tomas de la mañana, la tarde y la noche, que en teoría serán suficientes, y que durante el día le den las comidas sólidas.

En fin, que como veis Irene, a sus ocho meses, es ya toda una señorita; cualquier día nos pide las llaves del coche para irse por ahí de pintas con su amiga Jimena :-D