Skip to content

El Principito y los blogs

Escribiendo ayer el post de aniversario del blog me acordé de haber leído en el blog de Kwin (en el blog antiguo, que el nuevo es éste) un relato muy bueno de homenaje a El Principito. Lo he tomado prestado de PsicoByte, seguro que si escribís un blog os pasará como a mí, que me siento identificada...

En el siguiente planeta que encontró el principito vivía un bloguero. Tecleaba sin parar en su ordenador cuando le vió llegar.

-Ah! ¡Un visitante! ¡Buenos días! ¿Vienes a dejar un comentario?

-Buenos días -saludó el principito- No estoy muy seguro ¿Qué es un comentario?

- Un comentario es la respuesta que tú dejas tras leer uno de mis posts.

-¿Ah, si?- respondió el principito sin comprender nada. ¿Y qué son tus post?

-Son las cosas que escribo, como esta conversación, para que las lean otras personas y puedan hacer comentarios. Es como hablar con miles de personas.

-Yo poseo una flor con la que hablo todos los días. Y ella me responde y habla conmigo. ¿Para qué quiero tener miles de personas con las que hablar si ya tengo a mi flor?

-Podrías, entonces, hacer un blog sobre tu flor, y hablar cada día de ella y de lo que haces.

-Yo -respondió- riego mi flor todos los días, la protejo con un biombo cuando hay corrientes de aire y la cubro por las noches con una camapana. Además deshollino los volcanes todas las semanas, incluso el que está extinguido, arranco lo brotes de baobabs antes de que crezcan y me gusta ver puestas de sol cuando estoy triste. Pero no creo que quisiera escribir nada de eso. ¿Qué haces tú para luego contarlo en tu blog?

-Yo... -dudó el blogero- Yo escribo un blog.

-¿Escribes un blog para hablar de que escribes un blog?- Dijo el principito mientras se marchaba -¿No te parece un poco tonto?

-¡Dejame un comentario! Gritó el bloguero con desesparación al verlo marchar.

-Sin duda, dijo el principito.