Skip to content

¡Irene ya gatea!

Iba a esperar un poco para contar la primicia, porque todavía le falta pulir un poquitín la técnica, pero como Fredi ya lo ha comentado os lo confirmo: ¡¡¡Irene ya gatea!!!

Pero no os creáis, que cuesta pillarla "in fraganti". Hay que ingeniárselas para poner algo que le guste relativamente cerca, pero fuera de su alcance para que tenga que ir gateando a por ello (como por ejemplo el portátil de papá y mamá, que es lo que mejor funciona, aunque lo suyo es que sea un juguete). Y hay que calcular bien la distancia, porque si dejamos el objeto sólo un poquito más cerca, intenta alcanzarlo solamente poniéndose a gatas o tumbada y estirándose, lo coge y se vuelve a sentar a jugar. Y si está demasiado lejos, directamente ni lo intenta: se queda mirándolo, se pone a lloriquear y te mira para que se lo alcances :-)

En fin, seguiremos poniéndole retos a ver si se anima, ¡se aceptan sugerencias!