Skip to content

Miniexcursión a Kerry (I)



Bueno, pues aquí va un resumen de nuestra miniexcursión de fin de semana: estuvimos en el condado de Kerry, en el extremo sudoeste de Irlanda.

El objetivo del viaje era por un lado desconectar un par de días de la rutina diaria, y por otro comprobar si se pueden hacer viajes más o menos largos con Irene y aprovechar para hacer un poquito de turismo.... con esa idea nos pusimos en camino el viernes por la tarde, sin prisas. El viaje de ida fue bastante bien: Irene se quedó frita nada más subir al coche en su nueva y flamante sillita grupo uno Maxi-Cosi Tobi. A media tarde hicimos una parada técnica (que a falta de bares de carretera en este país, tuvo que ser en un McDonalds, pero tengo que admitir que estaba superbien equipado para bebés/niños), y otra vez al coche. Irene hubo un rato que se aburrió un poco y protestó, pero para cuando llegamos a Killarney ya estaba dormidita otra vez. Total: cinco horitas de viaje, y eso que la carretera estaba más o menos bien.

Habíamos reservado en el hotel Arbutus sin tener ni idea de si era bueno o malo, y al llegar nos pareció un sitio muy curioso: es un hotel bastante antiguo, o al menos decorado al estilo antiguo (según ellos, celtic decó :-)), pero muy acogedor. Irene abrió un poco un ojo cuando la trasladamos del coche a la cunita de la habitación, pero inmediatamente cogió la posturita y se quedó frita otra vez, momento que nosotros aprovechamos para cenar los bocadillos que habíamos traído... y ahí se acabó el viernes: todos a dormir. Es lo que tiene viajar con niños pequeños...

Mañana más.