Skip to content

Clase magistral de economía

Creo que estamos todos de acuerdo en que históricamente estamos viviendo un momento de incertidumbre económica, a nivel mundial según muchos expertos, pero también a nivel nacional, y esto se aplica tanto para España como para Irlanda.

Aquí en Irlanda, por ejemplo, el gobierno ya está alertando de que el sistema público de pensiones no va a aguantar como para pagar la jubilación a todos los que estamos trabajando actualmente... esto ya lo sabían desde hace bastante tiempo, y de hecho llevan años aconsejando a los ciudadanos que se hagan su propio plan de pensiones privado, pero ahora que el problema es realmente evidente están poniendo mucho más énfasis todavía.

Las empresas, por supuesto, también lo saben, y la mayoría cuentan con un plan de pensiones en su paquete de beneficios sociales; en la mía, por ejemplo, estamos obligados a contribuir a la pensión con un 5% de nuestra nómina (lo cual a muchos les parecerá una burrada), pero a cambio la empresa contribuye con otro 7% del sueldo a la pensión de todos los empleados. En otros sitios lo que hacen es que el empleado puede contribuir o no, en más o menos cantidad, y la empresa responde con otro tanto. A mí me parece que todas esas medidas están muy bien, porque ya se sabe que esto de prever para el futuro es una de las cosas que siempre andamos dejando "para mañana"... hasta que de repente un día el mañana nos pilla desprevenidos.

Pero parece ser que todavía existe otro problema, y es que por mucho que la empresa nos ponga un plan de pensiones y "nos obligue" a guardar para mañana, resulta que luego la mayoría de nosotros no nos preocupamos de mirar adónde se está yendo el dinero: qué tipo de inversión es, si es más o menos segura, etc. Por eso mi empresa decidió traer a un economista para que nos diera una charla sobre o importante que es planificar para el futuro. Pero no a un economista cualquiera: nos ha traído nada más y nada menos que al señor David McWilliams.

David McWilliams, como bien dice la Wikipedia, es un economista y comunicador irlandés muy conocido. Yo había leído unos cuantos de sus artículos semanales en el Irish Independent (si llegas pronto a la oficina te puedes llevar el periódico gratis), y había visto las dos miniseries de televisión basadas en sus libros, The Pope´s Children el año pasado y The Generation Game hace unas cuantas semanas; en general me gusta mucho cómo explica las cosas, consigue hacer entender los fenómenos económicos de una forma entretenida y sencilla. Y a Fredi, que anda mucho más metido que yo en estos temas, le gusta también un montón, qué pena que se haya perdido la charla de hoy...

Yo la verdad es que estaba ilusionada con la charla de hoy, porque estaba segura de que iba a ser muy interesante, pero no me esperaba que fuera a ser tan divertida. Nada de powerpoints ni de cifras macroeconómicas: el tío se ha pasado tres cuartos de hora contándonos anécdotas, historias que reflejan la sociedad tal y como es ahora mismo (en concreto la irlandesa pero muuuchas cosas se pueden aplicar a la española), para hacernos ver que no nos podemos dormir en los laureles, que tenemos que mirar un poquito más allá y preocuparnos un poco por asegurar nuestro futuro, porque nadie lo va a hacer por nosotros.

Muy interesante, sí señor.