Skip to content

Fin de semana madre-hija

Hoy ha sido fiesta en Irlanda: el bank holiday de octubre, que en realidad es algo así como la fiesta de Halloween pasada al lunes anterior (hey, wikienlaces en español por una vez, ¡¡¡bieeen!!!)

Así que Irene y yo hemos tenido puente, o más bien fin de semana largo; pero el papá de Irene no ha tenido esa suerte y hoy le ha tocado trabajar... es más, el pobre no ha tenido ni siquiera fin de semana, le ha tocado trabajar la mañana del sábado y la del domingo (en parte por culpa del dichoso cambio de hora, que cualquiera que tenga niños estará de acuerdo conmigo en que no es una buena idea). Total, que el pobre se ha pegado una buena paliza, porque además este fin de semana teníamos dos citas a las que no podíamos faltar: el sábado la quedada de octubre de Spaniards, y el domingo la castanyada en casa de los Txemas... qué bien que lo pasamos los dos días, ¡y qué corto se nos hizo! :-D

Y el resto del fin de semana, mientras papá trabajaba, Irene y yo hemos tenido muuucho tiempo para estar juntitas, y la verdad es que lo hemos disfrutado un montón. Me lo he pasado en grande viéndola recorrerse el salón de casa de punta a punta, parándose a jugar con todo lo que encontraba por el camino. Me han encantado los ratos que hemos pasado jugando en el suelo las dos, los ratos en que le he dado de comer ¡y ella me ha dado de comer a mí! (es genial ver su carita de satisfacción cuando te ofrece la cuchara y haces como que comes), y los ratos que hemos pasado "cada una por nuestro lado", ella entreteniéndose sola y yo ocupada con otras cosas pero siguiéndola con el rabillo del ojo a ver qué hacía... Hoy me he vuelto a dar cuenta de lo mayor que está y de lo rapidísimo que crece (snif, snif). Y hoy me ha parecido oír que decía... ¿será verdad que lo decía..? ¿o serán ilusiones mías...? Me ha parecido que decía...

¡Mamá!