Skip to content

La BBC

No recuerdo a quién se lo oí decir, fue hace ya tiempo: con el paso de los años nos vamos desperdigando, cada vez va siendo más difícil juntarnos, y al final ya casi sólo nos vemos para la BBC: bodas, bautizos y comuniones.

Y en esas estamos precisamente ahora, nuestros tres próximos viajes a España van a ser:

- La B: la boda de los Morenos este fin de semana

- La B: el bautizo del primito Pablo a finales de marzo

- La C: la comunión del primo Javier a mediados de mayo

Y este año además tenemos de bonus otra B: la boa de los Txemas en junio

Si al final va a resultar que es verdad... en fin, iremos haciendo las maletas, ¡nos vemos a la vuelta!

Ta-ta

Eso es lo que te dice Irene cada vez que te da alguna cosa para que la cojas: ta-ta.

Ahora que está empezando a hablar, tenemos mucha curiosidad por qué palabras utilizará, si serán en español o en ingles. Dicen que los niños bilingües tardan un poquito más en empezar a hablar, pero que cuando lo hacen distinguen perfectamente entre los dos idiomas. También dicen que si una palabra la conocen en los dos idiomas, normalmente elegirán la que sea más fácil; por ejamplo: entre decir zapato y decir shoe, seguramente digan shoe, que es más corta y más fácil de pronunciar... tenemos muchas ganas de comprobar si es verdad.

De momento Irene la mayoría del tiempo lo que habla es en su propio idioma, les suelta cada parrafada a los muñecos... y cuando estamos leyendo cuentos, ¡ella también lee en voz alta! :-D

De entre las pocas palabras inteligibles que dice, la mayoría son en español, pero ya va alternando un poco: además de las clásicas agua y papá (mamá no la cuento porque no la dice prácticamente nunca, o nunca, vamos), ahora dice con mucha frecuencia ¡hala! (imitándonos a nosotros, que muchas veces lo decimos al enseñarle cosas) y a veces también tapa, porque le encanta ponerle la tapadera a cosas, como a su vaso para beber. Y para saludar es curioso, ella normalmente sólo saluda con la mano pero luego con los muñecos juega a decir hola y adiós, que traducidos al Ireneo son ha-laa y ba-ba (bye-bye, suponemos), esta mañana le cogía la manita a Nico y le hacía saludar :-D

Y después está el famoso ta-ta, que nosotros pensábamos que era una versión simplificada de gracias, y sí que lo es en realidad, pero no como pensábamos. Resulta que aquí en Irlanda es lo que les enseñan a los niños para dar las gracias, suponemos que porque thank-you es muy difícil, así que simplifican diciendo ta-ta... y lo gracioso es que algunos irlandeses lo siguen utilizando de mayores, o algunos lo dejan en un solo ta.

Curioso, esto de los niños y los idiomas...

Embarazos en Irlanda I: dos rayitas

Hace ya tiempo que tengo pendiente escribir una miniguía sobre este tema, basada sobre todo en mi propia experiencia, por si sirve de ayuda a alguien (y de paso a ver si consigo animar a alguna amiga Spaniard a unirse al club de mamis en Irlanda ;-))

Andábamos por abril de 2006 cuando Fredi y yo vimos aparecer las dos rayitas en el Predictor, ¡Yupiiiii! Estamos embarazados... ¿y ahora qué hacemos?

No teníamos ni idea de por dónde empezar; llevábamos seis meses en Irlanda y nunca habíamos necesitado ir al médico, sabíamos que teníamos seguro médico por la empresa pero nunca habíamos hecho uso de él... Pues bien, para ahorraros un poco de todo ese despiste inicial, aquí están los pasos que hay que seguir:

Lo primero que hay que hacer es ir a ver a un GP (General Practicioner) para confirmar que en efecto estás embarazada. El GP sería más o menos el equivalente al médico de familia, en el sentido de que es el punto de partida desde el que luego si hace falta te mandan a un especialista, pero de entrada hay que ir siempre al GP. ¿Y cómo se busca un GP? Pues a diferencia de como funcionan los médicos de cabecera en España, no te corresponde uno por zona, simplemente te buscas uno y ya está. Yo en aquellos tiempos no conocía ese link y lo que hice fue preguntarle a un compañero de trabajo, y él me indicó un GP cerca de mi casa.

Una vez en el GP, te toca pagar unos 50€ por la consulta (otra diferencia con respecto al sistema español), pero es sólo la primera visita, a partir de ahí puedes rellenar un formulario del sistema público de salud que te da derecho al seguimiento gratuito del embarazo por parte del GP, y esto incluye: seis revisiones antenatales, un chequeo de la madre y el bebé a las dos semanas de nacer, y otro chequeo del bebé a las seis semanas. La idea es repartir un poco la tarea entre el ginecólogo y el GP, de manera que se alternen las visitas al uno y al otro y así se descongestionen un poco los hospitales de maternidad, que es donde están la mayoría de los ginecólogos. En algunos centros de salud además del GP hay una comadrona, con lo cual el servicio es mucho más completo.
(ACTUALIZACIÓN: más información sobre el Maternity and Infant Care Scheme)

Otra decisión que hay que tomar es en qué hospital quieres dar a luz, pues allí es donde te van a hacer también un seguimiento desde el embarazo (normalmente desde la semana 12 o 14). Yo fui a Rotunda entre otras cosas porque me caía al ladito de casa, pero no hay obligación de ir a ninguno determinado por zona; las tres maternidades que yo conozco en Dublín son:

- The Rotunda Hospital, en el centro (al norte del Liffey)
- The National Maternity Hospital, más conocido como Holles Street, también más o menos céntrico (al sur del Liffey)
- The Coombe Women & Infants University Hospital, hacia el sur, en Dublín 8.

Todos estos hospitales son públicos, pero cuentan también con servicios semiprivados y privados, con lo que hay varias opciones con distintos precios; y para terminar de completar el abanico, también existen servicios llevados únicamente por comadronas, para las mujeres con embarazo de bajo riesgo que quieren dar a luz en su casa, o bien dar a luz en el hospital pero luego irse a casa unas horas después del parto... todo esto lo explicaré más en detalle en el próximo capítulo.

ACTUALIZACIÓN: Además de los tres hospitales públicos que menciono más arriba, existe también en Dublín una clínica privada con maternidad, el Mount Carmel Hospital. El único comentario que he oído sobre ellos es que no tienen unidad de cuidados intensivos, (UCI o UVI), por lo que si hay cualquier complicación al final acabas en una ambulancia camino de la maternidad pública más cercana. Sinceramente, no creo que ésta sea una muy buena opción, por muy bonitas que sean las habitaciones :-)

Operación blog: replanteamiento

Bueno, pues en vista del éxito obtenido con la Operación Blog, he decidido replantearme todo el asunto.

Está visto que no es realista la idea de escribir todos los días, porque hay días (últimamente muchos) que simplemente no dan de sí lo suficiente, así que voy a reducir un poquito mis expectativas: voy a concentrarme en escribir, aparte de los posts habituales de "día a día", al menos uno a la semana de los que tengo en la cola de "ideas para posts", y así al menos voy avanzando algo, aunque sea más despacio de lo que me gustaría.

Así que hala, allá vamos...

Operación blog: de momento, un desastre

Bueno, pues ya lo veis, no voy muy bien en eso de cumplir el compromiso de escribir todos los días...

Está visto que la semana no me da de sí para escribir a diario, pero bueno, seguiré intentándolo. Y por si tenéis curiosidad, éstas han sido mis "buenas razones" (léase excusas) para no escribir los días que no he escrito:

- El viernes estaba un poco saturada después de la semana de trabajo y me apetecía vaguear, así que Fredi y yo nos pusimos a ver un par de series (qué gran invento el cable que va desde el portátil a la tele :-D). Resulta que ahora me he enganchado a dos series muy raras que no conoce casi nadie: una es JPod (apunta, Hernán), que es básicamente una frikada como una casa (la estrenan en España en marzo, y aviso, es muuuy rara), y la otra es Mad Men, ambientada en Nueva York a principios de los años sesenta, muy curiosa.

- El sábado también me sentía un poco vaga, así que después de cenar me tumbé en el sofá... y me quedé frita. Me levanté a las doce de la noche para ir directa a la cama a seguir durmiendo.

- Y ayer lunes fue un día un poco raro: a mediodía tuve que ir a buscar a Irene a la guarde porque tenía fiebre (nada grave, un catarro como de costumbre, el GP le ha recetado antibióticos), y pasamos la tarde en casita las dos, ella a ratos jugando tranquilamente pero otros ratos un poco tontina porque no se encontraba bien. La verdad es que luego el baño la relajó bastante: su papi le ha comprado un gel que hace muuucha espuma y cuando la metes en la bañera se le pasan todos los males... y cuando Irene ya estaba dormidita, su papi preparó otro super baño de espuma, esta vez para que se relajara mami, ¡qué gozada! :-)

Tres detalles para hacer que un matrimonio funcione

Jooo, nuestros amigos han estado este finde de despedida de solteros allá en España, ahora estamos viendo las fotos, qué envidia... éste es uno de los fastidios de vivir tan lejos, que podemos hacer escapaditas para ir a las bodas, pero las despedidas de soltero nos las acabamos perdiendo (y ya van dos, los rubios y los morenos :-))

Por lo que veo ha sido una despedida diferente, como también lo fue la mía; y precisamente recordando la mía, en la que por cierto lo pasamos genial (¡gracias, chicas!), me he acordado de un consejillo sobre el matrimonio que alguien dejó caer aquel fin de semana, que me pareció una gran verdad en su día y hoy me lo sigue pareciendo:

Para que un matrimonio funcione tiene que tener tres cosas:

- Buen hablar
- Buen f***ar (sorry, esto es un blog para todos los públicos :-D)
- Y proyectos en común

Como digo, me parece una gran verdad (y donde digo matrimonio léase cualquier relación de pareja a largo plazo), así que ahí va, dedicado a los novios y novias de este año, ellos ya saben quiénes son... y a los que cualquier día nos darán la sorpresa, que en el fondo también saben quiénes son ;-)

Pasito a pasito

¡Irene ya da algunos pasitos ella sola!

Le encanta practicar sus dotes de andarina, la tía no se cansa de dar paseos por todas partes, pero todavía necesita puntos de apoyo, ya sea que le demos la mano Fredi o yo (o cualquiera que pase por allí, de hecho el otro día en un centro comercial le dio la mano a una señora un ratito :-)), o si no se va agarrando a los muebles, sus preferidos son las mesitas bajas del salón y los sofás.

Y luego ya para "largas distancias" (básicamente de una punta a otra de la casa) se coge su andador correpasillos y hala, a tirar millas... es impresionante el control que tiene para doblar las esquinas, y cada vez va mejorando más la técnica de conducción, aunque a veces se le sigue atascando el bólido en algunos rincones. Y lo que más le gusta es que le hagamos "puentes" con las piernas para pasar por debajo, se lo pasa bomba.

En la guardería llevan ya tiempo diciéndonos que está a puntito de soltarse a andar, y yo no sé si hasta ensayarán con ella lo de dar pasitos sola, porque el caso es que hace unos días que "se tira" a por nosotros en cuanto ve que estamos más o menos cerca, y se pone contentísima si la ponemos un poquito lejos y la llamamos para que venga... es una gozada verle la carita cuando consigue llegar a darnos un abrazo.

Y otra cosa que le ha dado por hacer es soltarse de las dos manos estando de pie, un ratito para practicar el equilibrio, y luego volver a agarrarse... lo cual estaría muy bien si no le diera por hacerlo en sitios como la bañera o el cambiador, que parece que a la moza le gustan los deportes de riesgo :-D

Dentro de poco nos la vemos haciendo carreras con sus amiguitas...

Operación blog

Esto no puede ser.

Acabo de recopilar en una lista todas las "ideas para posts" que tenía por ahí apuntadas en distintos sitios: de momento tengo nada menos que treinta y dos, y cada vez que me pongo a pensar se me ocurren un par más...

Así que he decidido poner en marcha la operación blog: voy a ver si consigo escribir todos los días durante unas cuantas semanas, hasta que me ponga al día. Y así de paso compruebo si funciona una técnica que he leído hace poco para cuando uno se propone cambiar un hábito: contárselo a cuanta más gente mejor, y luego obligarse a informar sobre los progresos, de forma que acaba uno esforzándose más por conseguirlo aunque sólo sea por no pasar mucha vergüenza :-D

¡Vaya semanita!

Pues ya veis, se me ha pasado una semana entera sin postear, y no por falta de temas precisamente... todas las noches en cuanto Irene se dormía me proponía escribir un post, pero luego entre unas cosas y otras me acababa dando la hora de ir a dormir (sí, me he tenido que poner hora de ir a dormir, a las once me voy para la cama, sin excusas) sin haberme podido sentar a escribir.

- El tema de la semana se podría resumir como the Spanish connection, empezando el domingo pasado que fuimos a tomar un café a casa de Ana María y Sergio, antiguos vecinos de cuando vivíamos en el centro, y a conocer su nueva casa.

- El lunes me encontré con la sorpresa de que mi compañero David hizo un llamamiento para juntarnos a comer todos los españoles de la empresa, que somos (que nosotros sepamos) siete, cuatro chicas y tres chicos, cada uno de una punta distinta de España; al final faltó una de las chicas pero los demás lo pasamos fenomenal, ¡esto hay que repetirlo de vez en cuando!

- El martes nos fuimos a despedir de Sofía y sus papás, Víctor y Magda, que al día siguiente se iban para España a comenzar una nueva etapa... Sofía es la amiguita más antigua de Irene, ¡se conocieron antes de nacer! Les vamos a echar de menos, pero gracias a las maravillas de internet podremos seguir en contacto.

- El miércoles y el jueves... buf, mucho trabajo, pero muy contenta :-)

- El viernes había organizada una night out con la gente de mi empresa, pero la verdad es que yo estaba bastante vaga (y en la calle hacía un frío que pelaba), y decidí quedarme en casita a disfrutar una vez más de la curiosa película Once (Once)... el pobre Fredi se la tragó también por hacerme compañía, y eso que no le gustan nada los musicales, ¡gracias!

- El sábado habíamos quedado para ayudar a unos amigos con una mudanza... ¡o eso creíamos nosotros! Resulta que nos presentamos a las diez y media de la mañana en su casa y nos dicen que no, que la mudanza no es hasta el día siguiente :-D Dedicimos aprovechar para ir a hacer la compra y volvernos a casita a jugar con Irene.

- Y hoy domingo, cómo no, hemos ayudado en la famosa mudanza (bueno, Carlota y yo concretamente nos hemos quedado en la retaguardia con las dos peques mientras el resto del mundo cargaba cajas), y luego hemos pasado la tarde al más puro estilo Spaniard, o sea, de cháchara y tomando café en casa de los Jimenas, que a los pobres siempre les invadimos la casa... ¡gracias, chicos!