Skip to content

Ya se casaron Los Morenos

(Post atrasado, para variar)

Bueno, pues el año pasado se casaron Los Rubios y este año les ha tocado a Los Morenos, ¡enhorabuena Kwin y Lo!

Para nosotros tres fue un fin de semana estupendo: llegamos el jueves por la noche a Madrid, y el viernes anduvimos de ruta por Extremadura: en Navalmoral de la Mata vimos a los primitos Isabel y Pablo (¡cómo han crecido los dos!)) y sus papis, luego en Cáceres a casi todo el resto de la familia, y finalmente nos fuimos a Trujillo para pasar allí­ la noche. Los novios se pasaron un ratito a vernos al hotel, y nos hizo mucha ilu :-)

El sábado nos levantamos tempranito (ya sabéis que Irene no perdona) pero no os creáis que nos sobró mucho tiempo, porque la boda era a las doce y entre desayunar, arreglarnos los tres y demás enredos al final acabamos llegando a la iglesia con el tiempo justito... a decir verdad no sé cómo nos las apañamos para llegar a tiempo, sobre todo teniendo en cuenta lo fácil (ejem) que es aparcar en Trujillo, pero el caso es que llegamos, y allí­ nos encontramos con el resto de los amigos, ¡qué guapos estaban todos!

¡Y qué guapos y qué felices estaban los novios! Después de la ceremonia volvimos al hotel para la comida, que estaba bien rica, y ahí fue donde Irene empezó a pasárselo bomba de verdad: para empezar nos habían puesto en la misma mesa que a su amiguita Daniela y sus papis, y además en la boda había muchos niños más, y un montón de titos y titas (los amigos de papá y mamá) que no paraban de jugar con ella y hacerle monerías, ¿qué más se puede pedir?

Ahora, que nosotros también nos lo pasamos bomba, que conste: además de poder charlar con compañeros de la universidad que no veíamos desde hace años, nos hizo mucha ilusión el reencuentro con los amigos de siempre, el poder estar de cháchara como en los viejos tiempos... aunque bueno, igual los temas de conversación han cambiado un poco, últimamente los dos principales son quién será el próximo en casarse y quién tendrá el próximo niño :-D

Y después de la comida llegó el baile, momento que algunos estábamos esperando porque sabíamos que había una sorpresita para los novios: Jon y Cris (Los Rubios) les habían preparado un montaje chulísimo con fotos antiguas... fue un momento inolvidable, yo creo que a casi todos se nos escapó alguna lagrimilla, snif...

Pero todo lo bueno se acaba, y a mitad del baile Irene estaba ya que no podía con su alma (la tía seguía queriendo bailar pero ya casi ni se tenía en pie), y tuvimos que subir a la habitación a bañarla, darle la cena y acostarla. Después lo que hicimos fue turnarnos para bajar a cenar con los amigos en la cafetería del hotel, y de ahí un rato más de charla y a la camita nosotros también, mientras el resto de la boda se iba de juerga por ahí.

El domingo nos levantamos (como no, tempranito) y desayunamos todos juntos antes de irnos para Navalmoral, donde habíamos quedado con mi familia para comer, y de ahí a Madrid para pasar la noche y salir el lunes para Dublín. Irene se portó bastante bien en el viaje de vuelta, igual que en el de ida, pero no durmió naaada de nada ni en el uno ni en el otro... me parece a mí que eso de la siestecita en el avión ya es historia... ¡para los tres!

Irene y sus padrinos

Estos dí­as están en casa con nosotros los abuelos Alfredo y Maripaz, que como buenos padrinos, han venido a traerle a Irene su mona de Pascua (en versión huevo de chocolate: Irene ahora ha descubierto que le encaaanta el chocolate :-D)

Desde el viernes, que fue cuando llegaron, hemos tenido tiempo para hacer un poquito de todo: el sábado fuimos a dar una vuelta por el centro de Dublí­n, a tomar la pintita de rigor en Temple Bar y pasear por Grafton Street y St. Stephen´s Green (lo que nos dejaron el viento y el frí­o, ya sabéis cómo va esto del clima irlandés, por mucho que sea primavera); el domingo tocó ir a "culturizarnos" a la fábrica de Guinness, otro gran clásico de las visitas turí­sticas (y no pongo enlaces porque ya los he puesto otras veces, para más detalles preguntadle a San Google), y el lunes nos quedamos por la zona y fuimos a elegir este triciclo para Irene, que por cierto le encantó, a ver cuándo empieza a hacer bueno y podemos sacarla a dar vueltas por la calle en lugar de por el pasillo :-)

Ayer lunes y hoy martes Fredi y yo hemos trabajado, e Irene ha estado disfrutando de los abuelos full-time. Yo no sé quién se lo ha pasado mejor, si los abuelos o la nieta... de momento la nieta se nos está volviendo cada día más pillina, ya no sólo tiene una soltura increí­ble andando sino que ha aprendido a correr, sobre todo cuando alguien la persigue para hacerle cosquillas ;-)

Qué rápido se ha pasado esta semana... Y mañana nos vamos todos para España, ellos de vuelta a León y nosotros a Cáceres de BBC, ¡hasta pronto!

Viernes Santo (y yo en la ofi)

Hoy es Viernes Santo y me ha tocado trabajar; aquí en Irlanda lo llaman Good Friday y no es fiesta oficial, aunque por supuesto los niños están de vacaciones (dos semanas, nada menos) y muchas empresas irlandesas dan el día libre a sus empleados, así que digamos que es medio fiesta... la pena es que yo no trabajo para una empresa irlandesa sino para una godless American company, como dicen por aquí de broma :-)

Otros años he conseguido escaquearme de trabajar tal día como hoy: hace dos años andaba por ahí de excursión con Fredi y mi hermana Mamen, y el año pasado estaba de baja maternal y también vino Mamen a vernos unos días. Este año quienes vienen son los abuelos Alfredo y Maripaz, de hecho a estas horas ya están en Dublín... seguramente viendo llover por la ventana (ya sabéis, el maravilloso Irish weather)

Pero bueno, no me voy a quejar porque aunque hoy no es fiesta, el lunes sí (Easter Monday, el Lunes de Pascua), así que al menos tenemos un fin de semana largo para disfrutar con los abuelos... seguro que por muy mal tiempo que haga encontramos cosas divertidas que hacer con Irene :-D

Correcaminos

Para variar ando con un montón de retraso en los posts pero quería contaros esto antes que nada: ¡Irene ya se soltó a andar!

Ahora ya no sólo sabe andar perfectamente ella sola sino que no nos permite que le demos la mano salvo en caso de emergencia, la muy gamberra sale huyendo en cuanto ve que nos acercamos :-D

Es supergraciosa, ahora le hace tanta ilusión andar que se pasa todo el día de acá para allá, trayéndonos cosas, o simplemente dando vueltas por la casa evitando tocar las paredes o los muebles... nosotros de broma decimos que se está entrenando para que en la guarde la pasen de la clase de bebés a la de toddlers que es su gran ilusión (todas las mañanas se queda un buen rato mirando por la ventanita hasta que consigo convencerla para que entre en su clase), y la verdad es que en nada de tiempo ha avanzado muchísimo, sólo en este fin de semana yo no sé cuántos metros se habrá hecho la tía.

Aunque claro, eso de que no se quiera agarrar de la mano está muy bien cuando estamos en casa, y por la calle de momento todavía la llevamos en la sillita casi todo el rato, pero en los centros comerciales ya tenemos que andar con cien mil ojos... eso sin contar que su último gran descubrimiento son ¡las escaleras mecánicas! Le gustan tanto que nada más volver a "tierra firme" se quiere dar la vuelta para volver a montar... y como no la dejamos, se pilla un berre de campeonato :-)

Otro tema curioso es el de los supermercados: ayer estuvimos haciendo la compra primero en Boots, e Irene se dedicó a "reorganizar" la sección de comida infantil... al final tuvimos que llevarnos una botellita de leche adaptada (curiosamente, para su edad) que no hubo manera de conseguir que soltara. Acto seguido fuimos al Tesco y tratamos de minimizar los daños sentándola en el carro de la compra como hacemos siempre, pero ahora ya sólo aguanta un rato y luego empieza a pedir que la bajemos al suelo, así que buscamos una zona donde al menos no hubiera nada rompible... y esta vez tocó "reorganizar" los botes de suavizante :-D

Así que ya no tenemos ninguna duda: nuestra pequeña Irene se ha convertido en una toddler. o lo que es lo mismo, ¡en un peligro andante! Por eso no he dudado ni un segundo esta mañana y he comprado un ejemplar del New Toddler Taming, algo así como "Cómo domar niños de uno a cuatro años", que un poquito de ayuda nunca viene mal... de momento me he leído los dos primeros capítulos y tiene muy buena pinta.

I´m thirty and proud (Treintañera y a mucha honra)

Por fin llegó: ¡la treintena! Hoy puedo decir oficlalmente que he entrado en la era de los taitantos :-D

Y el caso es que me hace ilusión, la verdad es que hace bastante tiempo que me siento ya treintañera, supongo que porque siento que mi vida ya está más o menos "encarrilada": he aprendido mucho en estos últimos años y ahora me encuentro en una etapa distinta, tengo más responsabilidades, mis prioridades han cambiado... curiosamente, siento que mi vida es a la vez más tranquila y más ajetreada.

Este año mi cumpleaños ha ido a caer en lunes, un lunes cualquiera, un día que hay que trabajar (y seguramente mucho) y que no dejará tiempo para muchas celebraciones. A lo mejor lo celebro el fin de semana, o quizá no, porque al fin y al cabo poco importa un año más que un año menos, lo importante es sentirse a gusto con el paso de los años... así que, por adelantado, ya me doy por felicitada (muchas gracias a todos), y a otra cosa, mariposa.

Hasta arriba de trabajo

Aprovecho la pausa del desayuno para dar señales de vida, que ya hace tiempo que no escribo.

Ya estamos de vuelta en Irlanda y yo ando muy liada en el trabajo, porque resulta que el plazo de entrega para mis dos proyectos se ha adelantado una semana, y ahora tengo que tenerlo todo preparado para el lunes 10 (que por cierto, curiosamente, es el único lunes que me tocará trabajar en marzo, entre bank holidays y vacaciones varias)

Así que como de costumbre tengo muchas cosas que contar, como la boda de Los Morenos y lo andarina que se nos ha vuelto Irene, pero tendrán que esperar a la semana que viene :-(