Skip to content

El día del blog

Gracias a mi amiga Pi (a la cacereña, que tengo dos amigas Pi) me he enterado de que este domingo es el Día del Blog:

Los organizadores del IV Día Internacional del Blog quieren aprovechar la cita para dar a conocer (e interconectar) cuantas más bitácoras mejor al mayor número de personas posible. Para ello, han pedido a todos los bloggers del mundo que el próximo domingo, día 31, creen un post en el que recomendar cinco blogs de su interés.

Noticia original de El País

Así que este domingo ya sabéis: preparados... listos... ¡a bloguear! ;-)

Cambio de planes

Esta mañana Irene ha amanecido contenta y feliz pero con un ojo hinchado, casi no lo podía abrir la pobre, así que hemos hecho un cambio de planes y en vez de seguir el horario habitual de guarde-trabajo, nos hemos quedado en casa haciendo tiempo hasta que abriera la consulta del GP.

El GP nos ha dicho que es una infección, nos ha recetado antibióticos y gotitas para el ojo, y nos ha dicho que volvamos el martes a ver qué tal progresa. También nos ha dicho que es contagioso, como suele pasar con estas cosas, así que de momento nada de volver a la guarde ni jugar con otros niños :-(

Lo cual nos lleva al otro cambio de planes: mañana teníamos pensado pasarnos por la quedada de Spaniards, y nos apetecía mucho porque nos la llevamos perdiendo como desde marzo o así, por unas cosas o por otras... pero en fin, qué le vamos a hacer, el mes que viene será. Para los que vayáis a ir, ¡pasadlo bien!

Minivacaciones III y IV: más Irlanda del Norte

Pues resulta que de las minivacaciones en Irlanda del Norte sólo os había contado la mitad (días uno y dos); con un poco de retraso pero aquí van las fotos de los dos últimos días:

El sábado amanecimos en Derry (o Londonderry, según si estás hablando con un irlandés "republicano" o uno "loyalista", o sea, británico), que es la segunda ciudad en importancia de Irlanda del Norte. La noche anterior sólo habíamos visto un poquillo del recinto amurallado, en busca de un sitio para cenar (y por cierto, acabamos cenando "de tapas" en el sitio más extraño que os podáis imaginar), con la idea de a la mañana siguiente dar un buen paseo y conocerlo bien... pero ante la lluvia persistente que caía decidimos cambiar de opinión, montarnos en el coche e irnos derechitos al castillo de Dunluce.



Este castillo (Dunluce Castle) es una fortaleza medieval enclavada en la roca de un acantilado, que nos pareció impresionante a pesar de estar en ruinas. Impresionantes también, y preciosas, eran las vistas desde el castillo, y no menos impresionante fue el chaparrón que nos cayó mientras estábamos visitándolo, menuda carrera nos tuvimos que dar para resguardarnos :-D



Después de Dunluce nos fuimos a otro sitio también precioso pero mucho menos conocido: el Mussenden Temple & Downhill house. Es un templete circular situado al borde mismo de un acantilado; lo mandó construir un noble (que además era obispo de Derry) en el siglo XVIII, junto con un palacete muy cerca de allí.



Se notaba que tanto el templete como el palacete fueron grandiosos en su tiempo; hoy en día el palacete está casi totalmente en ruinas, pero el templete se conserva, aunque sin ninguna decoración en su interior. Aquí tenéis a Irene disfrutando de las vistas al mar:



Al caer la noche nos fuimos para Enniskillen, donde dormimos, y el domingo nuestra idea era coger un ferry por el lago Erne hasta la isla de Devenish (Devenish Island, en la versión inglesa vienen unas fotos muy chulas). Es una islita donde se encuentran los restos de una antigua abadía medieval. Pero una vez más los horarios turísticos irlandeses nos la jugaron: llegamos a coger el ferry como a las once de la mañana y resultó que sólo había uno al día y que no zarpaba hasta las dos o así... no quisimos esperar, nos conformamos con sacar una foto desde la orilla:



Ya de vuelta a casa, paramos por el camino a conocer Newgrange, que lo teníamos pendiente desde aquel intento fallido del año pasado. Esta vez cumplimos con la norma y nos dirigimos como niños buenos al centro de visitantes, desde donde nos montaron en un autobusito para llevarnos a ver el monumento propiamente dicho.



Y la verdad es que nos gustó, acabamos el viaje con buen sabor de boca... y con esto y un bizcocho damos por terminada la serie de mini-vacaciones de este año :-)

Pequeñas grandes hazañas de Irene

Hace mucho que no os cuento las nuevas habilidades de Irene, hagamos un repaso:

- Quitarse la chaqueta: cuando llegamos a casa por las tardes se quita la chaqueta ella solita, a no ser que la cremallera se ponga tonta...

- Ponerse los calcetines: con mucha paciencia y tiempo consigue ponérselos ella solita, aunque a veces se desespera un poco si ve que tarda. También intenta ponerse los zapatos pero eso es más complicado, de momento llega a enganchárselos en la punta del pie :-)

- Beber de un vaso: aprendió este verano en casa de su bisabuela, allá en Valdeón; le llenábamos de agua un vasito de los de vino y ella se lo bebía la mar de bien. Aquí en casa lo tiene más complicado porque no hemos encontrado vasos de plástico en ningún sitio (¿alguien sabe dónde los venden aquí en Irlanda?) y no es plan de darle uno de cristal...

- Comer con los mayores: la parte de comer la lleva muy bien; lo que no lleva bien es lo de utilizar los cubiertos, ¡es tan divertido comer con las manos! Su plato favorito: la pasta con tomate, para qué ser originales.

- Hacerse entender: cada vez va diciendo más palabras, y de momento más en español que en inglés: Jimena (mena), leche (cheche), petit suisse (shishi), vámonos (ápoto), zapatillas (ptillas), pato (pato, ésa le sale muy bien), y sobre todo repite un montón lo que tú le dices.

Pero lo mejor de todo es ver cómo se le ilumina la cara cada vez que consigue una de sus pequeñas grandes hazañas :-D

ACTUALIZACIÓN: me recuerdan los abuelos de Irene que también sabe subir y bajar escaleras ella sola, y es cierto, me había olvidado de contarlo. Si tiene una barandilla o pared a la que agarrarse, allá que va, escalón por escalón, hasta arriba del todo, y al llegar arriba, media vuelta y a volver a bajar :-)

Parece que fue ayer

Hoy hace un año y un día que volví a trabajar después de mi baja maternal, parece que fue ayer...

Desde entonces han cambiado pocas cosas y muchas a la vez: seguimos viviendo en el mismo sitio, con los mismos trabajos y la misma guarde, y nuestra rutina diaria es más o menos la misma... solo que Irene ya no es un bebé pequeñito sino toda una señorita, que se sienta a cenar con nosotros y nos da un beso de buenas noches antes de irse a dormir.

La verdad es que ha sido un año muy bueno para los tres, tanto en lo personal como en nuestros trabajos (el de fuera de casa y el de dentro, y para Irene la guarde); los tres hemos aprendido mucho, hemos ido evolucionando, y aunque a veces (por no decir siempre) acabamos agotados al final del día, y este "pluriempleo" nos deje poquito tiempo libre, en el fondo estamos contentos porque sabemos que merece la pena.

Como dicen por ahí, one day at a time. Y para el año que viene... ya se verá ;-)

Pequeño post para dar señales de vida

Pues eso, que sigo viva :-)

Después de la semana de "vuelta a la normalidad" tras las vacaciones, llega la semana de ponerse realmente al día con todo en casa, y hay muuucho en casa con lo que ponerse al día, así que creo que en unos días seguiré escribiendo poco...

Entre tanto, aquí hay una frasecita de Martin Luther King Jr para días como éste:
Take the first step in faith. You don't have to see the whole staircase. Just take the first step.

Traducción libre hecha por mí: Da el primer paso con fe. No pasa nada si no ves todo el camino, adelante, da el primer paso.

Coleccionando amigos

Ayer, después de varios meses haciéndome la remolona y "aprovechando que no tenía nada que hacer" (más bien todo lo contrario, pero ya sabéis, es dura la vuelta de vacaciones), finalmente me abrí una cuenta de Facebook.

Me había estado haciendo la remolona porque ya tengo unas cuantas cuentas en unos cuantos sitios que en teoría sirven para cosas distintas pero también son un poco más de lo mismo, redes sociales: Plaxo, LinkedIn, Flickr, Xing (antiguamente Neurona), y por supuesto, Spaniards ;-)

La idea que hay detrás de todas estas webs me parece estupenda: compartir información, mantener el contacto aunque estés lejos. Pero el problema es que si no controlas un poco acaban siendo un gastatiempo: una vez que te conectas se te pueden ir las horas... Y resulta que el tiempo no es algo que a mí me sobre precisamente, yo con mi ración diaria de blogs para leer (sólo los imprescindibles, no os vayáis a creer) y un ratito de Skype para charlar con la familia, ya voy sobrada la mayoría de los días.

Aun así, me di de alta en Facebook por buscar a un par de personas difíciles "de encontrar" de otra manera, y la verdad es que me llevé una agradable sorpresa con la cantidad de gente conocida que me encontré... Así que, aunque sólo sea para echar un vistazo rápido cinco minutos al día, creo que es una buena idea para mantener el contacto con cierta gente (sobre todo ahora que hace siglos que no aparezco por el MSN Messenger, y que no me esperen allí que ya me mudé a Mac y ahora no uso de esas cosas)

Pero eso sí, tengo el firme propósito de no caer en la tentación de ponerme a "coleccionar amigos", o sea, de ponerme a añadir a mi red social a cuanta más gente mejor, aunque no los conozca de nada o casi nada. Cada uno es libre de administrar su red como quiera; la mía va a ser sólo otra forma de decir ¡hola! a los amigos de vez en cuando :-)