Skip to content

Se acabó el verano

Ahora ya sí, definitivamente :-(

Entre ayer y hoy, Irlanda ha vuelto a su cielo gris habitual: frío, lluvia, viento... Pero bueno, al menos septiembre se va dejándonos muy buen sabor de boca: tres fines de semana seguidos, ¡tres! de buen tiempo, algo casi inaudito en Irlanda.

Y puede que no los hayamos aprovechado al cien por cien, pero al menos hemos podido darnos unos cuantos paseos chulos con Irene: al parque, a la playa (bueno, más bien a caminar a la orilla del mar, en Sandymount Strand, aunque algún valiente vimos metiendo los pies e incluso bañándose), de picnic a los lagos de Glendalough, ¡y hasta hemos montado en descapotable!

Ahora, a preparar la nueva casa para el invierno, que ya mañana nos dan las llaves.

Morning person, evening person

Esta mañana, gracias a las maravillas del mundo moderno, he tenido una reunión de trabajo a las siete de la mañana. Asistentes: servidora desde Dublín, Irlanda, unas cuantas personas de otra empresa desde Japón (supongo que Tokyo pero no estoy segura), y la jefa del proyecto desde Austin, Texas.

Y charlando con la jefa de proyecto mientras esperábamos a que "llegaran" los japoneses (o sea, que se unieran a la conferencia para empezar la reunión), ella me estuvo dando las gracias por acceder a conectarme tan temprano (claro que para ella era mucho peor, ¡en Texas era la una de la madrugada!), y yo le contesté que no importaba, porque de todas formas yo normalmente me levanto todos los días a las seis de la mañana. Y entonces ella dijo: "ah, así que eres una morning person..."

¿Una morning person? ¿Yo?

Continue reading "Morning person, evening person"

Adamstown, allá vamos

Ya es oficial: ¡nos mudamos!

Sí, sí, otra vez, y parece que fue ayer cuando llegamos a donde estamos ahora... pero donde estamos ahora, pese a todas sus ventajas, no nos llega a convencer del todo, así que hemos decidido dar el siguiente paso.

Por un lado, habíamos empezado ya a darle vueltas al tema de las escuelas, y parece ser que por esta zona no hay demasiadas opciones... Igual pensáis que somos unos exagerados al ponernos a buscar escuela tan pronto, pero es que resulta que aquí en Dublín, ¡la gente apunta a sus niños a la lista de espera nada más nacer! O incluso en algunos casos antes de nacer, y no estoy exagerando, esto lo sé de primera mano :-)

Y por otro lado, íbamos buscando ya un piso de tres habitaciones, más que nada para no tener que andar moviendo a Irene cada vez que venía alguien a visitarnos, que la pobre se merece tener ya su propio cuarto con sus cosas, sus juguetes y demás. Pero por desgracia, el concepto de vivienda que tienen los irlandeses no contempla el modelo de "piso de tres habitaciones para una familia"; las únicas opciones disponibles en tres habitaciones son:

- Un piso para compartir entre varios (normalmente extranjeros), con una cocina minúscula sin lavavajillas y un salón igualmente minúsculo.

- Una casa, la opción favorita irlandesa, por supuesto con escaleras, y a veces incluso en tres alturas.

- O bien un dúplex, con escaleras también, pero ya formando parte de un edificio, a veces a nivel de la calle o a veces un dúplex encima de otro, pero sin ascensor para subir al de arriba... en fin.

Y al final después de mucho buscar (o no tanto, sinceramente, tuvimos suerte y acabamos pronto) nos hemos decidido por un bonito dúplex a nivel de la calle en Adamstown, un barrio completamente nuevo a las afueras de Dublín que tiene muy buena pinta, nos pilla bien a los dos para trabajar y tiene una bonita guardería y una bonita escuela a tiro de piedra de nuestra futura casa... estamos muy contentos porque una vez más somos los primeros inquilinos (siempre da gusto estrenar tú las cosas) y sobre todo porque una vez más hemos conseguido librarnos de la moqueta :-D

Así que ya veis, dentro de un par de semanas toca mudanza, ya seguiremos informando.

Pocoyó forever

Bueno, pues ya estamos de vuelta al cole, en este caso vuelta a la guarde, cruzamos los dedos :-)

Durante estos días en casa, Irene se ha aficionado un montón a Pocoyó, unos dibujos animados graciosísimos, que aquí en Irlanda no son muy conocidos pero en España y en otros mucho países están causando furor.

Los dibujos son super curiosos, y curiosa también es la historia que llevan detrás: los creadores de la serie son españoles, pero como nadie en España quería poner dinero para producir su idea, tuvieron que irse al Reino Unido, por eso los capítulos originales están grabados en inglés... y ahora claro, la serie es un éxito también en España, ¡a buenas horas mangas verdes! Está claro que muchas veces nuestro problema no es falta de talento...

Desde entonces Pocoyó se emite en un montón de países y se ha traducido (o mejor dicho, doblado) a un montón de idiomas, sólo tenéis que echar un vistazo a su página web. Nosotros se lo ponemos a Irene en español, para que practique un poquito, que en inglés ya tiene todos los programas de CBeebies (un canal de la BBC para niños que está genial, entre otras cosas porque no emite nada de publicidad)

Así que ahora toda la familia estamos en una especie de "etapa Pocoyó", porque además, como suele pasar, la musiquilla es superpegadiza...

- ¡Pato!
- ¡Elly! (Elly es el que mejor le sale a Irene)
- ¡Loula!
- ¡Pajaroto!
- ¡¡¡POCOYOOO!!!

Irene y sus ojos, segunda parte

Bueeeno, pues no se había acabado la historia de los ojitos de Irene: acabamos el capítulo de la celulitis periorbital y empezamos el de la conjuntivitis.

Ayer por la tarde, al recogerla de la guardería, noté que tenía los ojos un poco colorados, y eso era muy raro porque el día anterior ya habían estado completamente normales, así que la volví a llevar al GP. Resultado: cambio de medicación (más antibióticos, pero esta vez sólo en gotas) y un papelito firmado para mi empresa diciendo que me tengo que quedar a cuidar a mi hija hasta el fin de semana. Menos mal que mi jefe es un sol y que estas cosas no sólo no le sientan mal sino que todo son facilidades :-)

En fin, esta es la vida de la mamá trabajadora. Por cierto, Irene está como una rosa, tan feliz, lo único es que veremos a ver cómo hacemos para que no se aburra estos cuatro días en casa...

Irene y sus ojos: ¡prueba superada!

Muchas gracias a todos los que habéis preguntado por Irene estos días, deseando que se recupere pronto... la verdad es que sí, se ha recuperado pronto, parece ser que lo pillamos muy a tiempo: en cuanto empezamos con los antibióticos el viernes se le empezó a bajar la hinchazón, aunque aún tenía el ojo un poquito rojo, y luego en un par de días también se le ha ido quitando el enrojecimiento.

Teníamos cita para ir mañana por la mañana al GP, pero resulta que esta tarde pasábamos paseando por delante de la consulta e Irene se ha ido toda decidida hacia la puerta, así que hemos probado suerte y hemos entrado hoy; el GP ha confirmado que ya está recuperada y que puede ir a la guarde, ya sólo queda terminar la semana de antibióticos y asunto resuelto :-)

En total han sido cuatro días muy caseros pero muy divertidos, y como siempre que paso mucho tiempo con Irene, me he quedado alucinada unas cuantas veces con lo mayor que se está haciendo y todo lo que sabe ya... me encanta ver cómo sus juegos van reflejando todo lo que aprende día a día.