Skip to content

Ali-semana 27: mocoseando

¡Alicia y yo ya estamos de 27 semanas! O dicho de otra manera, de seis meses menos un día (para quien se aclare mejor por meses, que le pasa a mucha gente).

El título del post es porque llevo unos días con catarro, con la nariz muy congestionada y sonándome cada cinco minutos, aunque la verdad es que ya estoy mucho mejor (el fin de semana estaba para el arrastre, como si me hubieran dado una paliza). Pero esta vez no me puedo quejar, porque es un catarro sólo de nariz y no de garganta como aquella otra vez hace dos años, que las toses me dejaron como las muñecas de Famosa :-D

Y la otra novedad de la semana es que ¡el número de mamis españolas en Dublín va en aumento! En estos días me he enterado de dos amigas que están embarazadas, ¡enhorabuena, chicas, y bienvenidas al club!

Irene superparlanchina

Ya llevamos casi un mes de vuelta en casa después de las vacaciones de Navidad, y estamos alucinando con lo bien que se ha adaptado Irene a su nueva rutina: por las mañanas se va para la guarde toda feliz (dando un paseo con Mamá, para variar, al menos ella se libra de ir en coche a diario), según nos cuentan el día lo pasa estupendamente, y luego por la tarde vuelve a casa como una moto, contentísima y llena de energía :-)

Pero lo que más nos sorprende es todo lo que ha espabilado en estas últimas semanas, y lo parlanchina que se ha vuelto: está en esa fase tan graciosa en que repite casi todo lo que dices (a su manera, claro, con su lengua de trapo, pero cada vez le va saliendo mejor), y viene a decirte cosas como una personita mayor, poniendo un tono de voz muy convincente, y tú que la mitad de las veces no consigues descifrar lo que te ha dicho (¿habrá sido en inglés?), le sonríes y contestas lo mejor que puedes...

Total, que como siempre, nos lo estamos pasando bomba viéndola crecer e ir consiguiendo superar sus pequeños retos: empezar a vestirse sola (o intentarlo), lavarse las manos, ponerse una cinta en el pelo, hacer puzzles, subir las escaleras sin ayuda de nadie... cualquiera de esos logros es para ella un mundo, y ¡se la ve tan feliz cuando lo consigue! Aunque claro, a mayores retos también mayores frustraciones, y de vez en cuando nos toca luchar con alguna que otra rabieta, pero en fin, ya pasarán, son cosas de la edad.

Y la edad se va notando, ¡mi niña ya es una niña grande! En las comidas se sienta a la mesa como una más (en su trona o en una silla de mayores con elevador, si estamos fuera de casa) y come de lo mismo que comamos nosotros, la verdad es que hay pocas cosas que no le gusten (así está ella de redondita, con razón ;-))

Otro de los momentos más graciosos del día es la hora de levantarse por la mañana, tenemos dos versiones: los fines de semana, como no hay prisa, Irene se despierta sola y viene a vernos a nuestra habitación, ¡a sacarnos de la cama! Es una gozada escuchar sus pasitos corriendo por el pasillo, y cómo al llegar a la habitación se asoma despacito para ver si estamos dormidos o despiertos... En cambio los días de diario, como hay que levantarse entre las siete y las siete y cuarto, casi siempre toca despertarla, pero normalmente no hay problema: el sistema suele ser jugar con ella un poco a "la hormiguita" (hacerle cosquillas como que es una hormiguita que va subiéndole por el cuerpo), y cuando ya está más o menos espabilada salir de la habitación, para dejar que ella tranquilamente se levante y venga a buscarnos como los otros días :-D

Ali-semana 26

Una semana más, y nada nuevo que contar...

Todo sigue viento en popa, mis amigos comentan que en las dos últimas semanas me ha crecido bastante la barriga... ¡ya queda menos! :-)

Proverbio árabe

De vez en cuando me gusta poner en el blog citas o frases que me han llamado la atención y me han hecho pensar... este proverbio árabe lo tenía yo en mi vieja habitación en un póster:
No digas todo lo que sabes,
no hagas todo lo que puedes,
no creas todo lo que oyes,
no gastes todo lo que tienes;

Porque: el que dice todo lo que sabe,
el que hace todo lo que puede,
el que cree todo lo que oye,
el que gasta todo lo que tiene;

Muchas veces: dice lo que no conviene,
hace lo que no debe,
juzga lo que no ve,
gasta lo que no puede.

Warming party

¡Lo conseguimos! Ayer al fin tuvimos la warming party en nuestra nueva casa, con sólo tres meses de retraso ;-)

Después de la mudanza
habíamos dicho que quedaba pendiente una fiesta como Dios manda, una vez que la casa dejara de ser un caos... y bueno, aprovechando que las zonas de caos ya están bastante controladas (y se van reduciendo poquito a poco), y que yo todavía no me encuentro demasiado grande ni pesada para juergas, ayer sábado invitamos a unos cuantos amigos a comer-merendar con nosotros.

Y como era de esperar, lo pasamos fenomenal, aunque esta vez no nos faltaron los retos: para empezar, no podíamos recurrir a nuestra solución habitual de hacer barbacoa, porque el pronóstico del tiempo era malo malísimo y por cierto se cumplió al pie de la letra: frío, viento, lluvia y hasta algo de nieve ya por la noche. Así que tuvimos que apañárnoslas dentro de casa con una comida tipo buffet libre (forma fina de decir que comimos todos de pie porque no había suficientes sillas :-D)

Total, que pusimos al límite la capacidad de nuestro salón, ¡más de veinte personas! Pero aún nos faltaba otro reto sorpresa, el "más difícil todavía": cuando ya estábamos todos acomodados (más o menos) y empezando a comer, ¡plaf! ¡Se fue la luz! En toda la zona, aparentemente, no sólo nuestra casa. Y al principio no nos preocupamos demasiado porque todavía había mucha claridad fuera y no hacía demasiada falta la electricidad, pero a medida que pasaba el tiempo y la luz no volvía (o volvía unos segundos para volver a marcharse, como hizo un par de veces), ya nos pusimos a sacar velas y a pensar cómo íbamos a hacer para la hora del café, porque claro, no tenemos ni cafeteras ni kettles que vayan a pilas... y sí, nuestra cocina es de gas, pero la bomba que trae el gas hasta la casa debe de ser eléctrica, porque después de unos minutos el gas también dejó de funcionar. Y un rato después hasta el agua del grifo parecía que empezaba a dejar de llegar...

...Pero al final tuvimos mucha suerte y justo a la hora del café, ¡plaf! ¡Volvió la luz! Pudimos disfrutar sin problemas de la merienda, y al final fue un día como los que nos gustan a nosotros: buena comida y buena conversación. Irene también se lo pasó bien, aunque andaba un pelín pachuchilla (estos días anda un poco afónica, la pobre, pero ya se le va pasando), y es que además de sus amigas habituales, Jimena y Laia, tuvimos también la visita de Dana (¡bienvenida Dana!), que tiene tres mesecitos, y de Álex y Robin, dos gemelas de casi cinco añitos que se lo pasaron bomba coloreando con Irene y Jimena. Cada vez más niños en casa... bueno, mejor dicho, niñas ;-)

Dos cosillas que quiero dejar claras

Últimamente me toca repetirlas bastante, así que he pensado ponerlas también en el blog. Que nadie se ofenda, que no es nada personal, pero...

- EL EMBARAZO NO ES UNA ENFERMEDAD: no estoy enferma, estoy embarazada, puedo hacer vida normal (o casi). Cierto es que hay que descansar, pero también hay que mantenerse activa (dentro de lo razonable) para llevar mejor el embarazo y estar en forma cuando llegue el momento.

- LA BAJA MATERNAL NO SON VACACIONES: esto va sobre todo por mis compañeros de trabajo, que lo dicen en broma pero no sé hasta que punto se dan cuenta de que no es así. Supongo que los que tienen hijos lo tienen un poco más claro, pero aun así no está de más recordárselo :-)

Ali-semana 25

Una semanita más, ya entramos en la 25.

Alicia sigue estupendamente: el otro día estuvimos en el GP y pude escuchar su corazoncito latiendo :-)

Y en cuanto a mí, ya me voy notando un pelín más grande, y me cuesta un pelín más de trabajo ponerme los calcetines (parece una tontería pero no lo es, ¡hay que rodear la barriga!), pero todavía no es grave, sigo haciendo vida normal... vamos, lo que suele ser vida normal trabajando fuera de casa y teniendo una hija de dos años, o sea, básicamente no parar. El pobre GP me decía que al llegar a casa todos los días me tumbara y pusiera los pies en alto un buen rato... sí sí, en eso mismo estaba yo pensando :-D

... Y hola a la guarde nueva

Año nuevo, vida nueva: se acabaron las vacaciones de Navidad y toca volver al cole, los mayores al trabajo y los peques a la guarde. Y estos días además, ¡Irene estrena guarde!

La idea era aprovechar la semanita y pico en España para cambiar un poco de aires, y luego volver directamente a la guarde nueva. El primer día fue el viernes pasado, sólo una horita para ir tomando contacto, y parece que a Irene le gustó bastante el sitio: no protestó en ningún momento, sólo se la veía como extrañada, y aunque estaba un poco tímida y se dedicaba sobre todo a observar, no hubo ningún problema en que yo saliera de la clase un buen rato.

El segundo día, el lunes, se quedó dos horas y le tocó comer allí, pero ya sabéis que Irene no suele tener problema ninguno para comer, y menos si le ponen pasta con queso y tomate, así que mejor imposible. Y el tercer día de adaptación, ayer martes, estuvo allí desde las nueve... en teoría hasta las dos, pero cuando pasé a buscarla resulta que todavía seguía dormida (ningún problema con la siesta tampoco), y tocó esperar un rato más a que se despertara :-)

Hoy yo ya tenía que volver a trabajar, así que para Irene ha sido el primer día de guarde a tiempo completo (desde las ocho menos algo hasta las cinco y algo). Esta mañana cuando la dejé desayunando en la clase parecía otra vez extrañada, como diciendo ¿pero entonces es aquí donde me vas a dejar? Eso sí, protestar no protestó nada, y al parecer el día lo ha pasado muy bien, lo único es que no se ha dormido durante la siesta (pero en casa también hay días que no quiere dormir siesta y acaba no durmiéndola, así que no tiene importancia). Cuando hemos ido a recogerla Fredi y yo estaba jugando tranquilamente, se ha puesto supercontenta al vernos, se ha despedido toda sonriente y ¡hala, hasta mañana!

Eso sí, la pobre estaba agotadita... y yo también, que para eso ha sido mi primer día de vuelta al trabajo, así que corto y cierro, mañana será otro día.

Ali-semana 24... ¿24 ya?

Varias personas me han preguntado últimamente que tal llevo este segundo embarazo... y a lo mejor se sorprenden cuando les digo que va todo tan bien que casi siempre se me olvida que estoy embarazada :-D

Ahora en serio, lo que pasa es que esta vez no estoy teniendo tanto tiempo para estar "de contemplación" como la vez anterior, lógicamente entre otras cosas porque ya tenemos a Irene, que con sus dos añitos está hecha todo un personaje... ¡y a veces un terremoto! Antes tenía todo el tiempo del mundo para leer sobre embarazos y bebés, sentarme tranquilamente a descansar con los pies en alto, etc. Ahora en casa todo es actividad, siempre hay algo a lo que jugar o alguna tarea que hacer, y cuando saco un ratito para leer (que no son muchos), normalmente leo sobre niños de dos añitos, que son nuestro reto actual.

Así que confío en acordarme cuando llegue el momento de todo lo que leí en su día sobre bebés :-)

También es verdad que, habiendo pasado ya una vez por esa experiencia, a la segunda no parece que vaya a ser tan complicado, al menos ya sabes a lo que te enfrentas... o no, porque ahora nuestro mundo no será sólo el nuevo bebé sino también su hermanita mayor, que ya veremos qué tal le parece compartir el protagonismo con la recién llegada.

Lo que sí está claro es que el 2009 que ahora empieza va a ser otro año de aventuras y nuevos retos (otro más, ya van unos cuantos), y lo estamos empezando con mucha ilusión y energía... seguramente porque no tenemos ni idea del lío en el que nos estamos metiendo :-D

Pero como ya he dicho otras veces sobre esto de ser papis, si te paras a pensarlo detenidamente nunca te parece un buen momento, así que ¡adelante!