Skip to content

Vida social

Desde que llegamos a Irlanda hace algo más de tres años, nuestra vida social ha ido cambiando bastante: pasamos de prácticamente no tener vida social al principio (sólo un par de amigos y muchas horas de charla... pero sin salir de casa), a ir poco a poco conociendo más gente, que contactaba con nosotros bien a través de los blogs o a través de Spaniards.

Después llegó, también gracias a Spaniards y a sus foros irlandeses, la era de las quedadas: empezamos a quedar todos los últimos sábados de mes con otros españoles en Dublín como nosotros, y de repente ¡se disparó nuestra vida social! Curiosamente esto pasó justo antes de que naciera Irene, y no pudo ser un momento más oportuno, porque de haberlo dejado para un mes más tarde ya seguro que no hubiéramos encontrado tiempo. En los meses siguientes, poco a poco fuimos formando una especie de "pandilla", un grupo de amigos más o menos de la misma edad y del mismo estilo. Seguíamos yendo a las quedadas mensuales de Spaniards, pero también empezamos a quedar para hacer otras cosas juntos: comer en casa de unos, tomar café en casa de otros, salir a dar una vuelta... sin olvidar otra opción que se volvió también muy popular: echar una mano en las mudanzas :-)

Nosotros por cierto también nos mudamos, nos fuimos del centro cuando yo acabé mi baja maternal, y eso hizo que nuestra vida social voliviera a cambiar: acostumbrados a ir andando a todas partes, de pronto teníamos que coger siempre el coche y tardar en llegar de media hora en adelante, parecía que nos íbamos de excursión el día entero... pero además, como procurábamos respetar los horarios de Irene, y teníamos que volver pronto a casa para bañarla, darle la cena y acostarla, al final entre una cosa y otra los fines de semana se nos volvieron muy cortos.

Ahora Irene ha cumplido ya dos años, Alicia viene en camino, y nosotros nos hemos ido metiendo en un estilo de vida más familiar, que supongo que es lo que toca en esta etapa de la vida: cuando llega el fin de semana solemos quedar con algunos amigos, pero también disfrutamos de tiempo en casa los tres juntos, o nos quedamos por el barrio dando un paseo, o invitamos a alguien a comer en casa o a tomar café... ¿y las quedadas? Pues a las quedadas ya, lamentablemente, no solemos ir.

No solemos ir desde hace ya bastante, pero ayer sábado, aprovechando que venían Elena y David con su pequeño Alberto de visita a Dublín, hicimos una excepción. Nos pasamos por el Bia Bar como en los viejos tiempos, y la verdad es que lo pasamos tan bien como en los viejos tiempos... pero también nos dimos cuenta de que ya somos un poco "las viejas glorias", que ya hemos dado paso a la siguiente generación de Spaniards en Dublín, que además ya no quedan sólo un sábado al mes sino todos los sábados, y eso nos deja buen sabor de boca. Spaniards sigue siendo un punto de encuentro y de referencia para muchos, y nos alegramos mucho de que sea así ;-)