Skip to content

Interesting times

We are living interesting times...

Nos está tocando vivir tiempos... llamémoslos "interesantes".

Creo que a nadie ya se le escapa que desde hace unos meses estamos viviendo un momento de cambio histórico a nivel mundial, en algunos casos agravado a nivel nacional, como sucede por desgracia con "mis dos países", España e Irlanda.

Son tiempos de incertidumbre: el doom and gloom, el pesimismo, los rumores y las malas noticias abundan por todas partes, y a nada que nos descuidemos es fácil dejarse llevar por el desánimo... ¿Qué nos deparará el mañana? Concretamente para los que vivimos en Irlanda, una bonita subida de impuestos, que hay que arrimar el hombro y sacar al país de la deuda en que se ha metido. ¿Qué nos deparará la semana que viene? Habrá que esperar a la semana que viene para saberlo...

Pero no me gusta estar así, no me gusta vivir en el pesimismo, así que prefiero rebuscar en la sabiduría popular para encontrar otra manera de ver las cosas. Y me ha venido la mente la frase aquella de que los chinos utilizan la misma palabra para crisis que para oportunidad... gracias a San Google he encontrado la representación gráfica de estas dos palabras:

Chino simplificado:
危机 (Crisis)
机会 (Oportunidad)

Chino tradicional:
危機 (Crisis)
機會 (Oportunidad)

El detalle está en que el último ideograma de crisis es el primero para oportunidad, luego no es que sean exactamente lo mismo, más bien es que una da lugar a la otra: en cada crisis podemos encontrar una oportunidad.

Según yo lo veo, la palabra crisis es una palabra pasiva: una crisis es algo que se te viene encima y que tú no puedes controlar. Pero la palabra oportunidad es una llamada a la actividad, a reaccionar a lo que está pasando, a hacer algo al respecto. Así que, como siempre, la decisión es nuestra: podemos elegir ver estos "tiempos interesantes" como una crisis mundial de la que nosotros somos simples víctimas, o podemos elegir verlos como una oportunidad, un toque de atención, el empujón que necesitamos para replantearnos nuestra vida y empezar a tomar decisiones conscientes y responsables, aprender de nuestros errores y adaptarnos a los nuevos tiempos.

No va a ser fácil, ni cómodo, pero quiero pensar que en unos cuantos años miraremos atrás y nos sentiremos orgullosos.


ACTUALIZACIÓN: aclaro mi última frase ya que puede dar lugar a confusión...

Como le contesto a Rafa en los comentarios, no me refiero a que el país (o el mundo) vaya a mirar hacia atrás con orgullo, sino cada uno de nosotros, por haber salido adelante tras nuestro cachito de crisis particular. Desde luego, por los políticos no doy un duro ni creo que lo haga nadie ya a estas alturas.

No sé, es mi opinión, yo por ejemplo me siento orgullosa de haber aprendido a valerme por mí misma después de salir de la comodidad de mi casa en España. Y con esto me siento más o menos igual: me están sacando de la "comodidad" que me había construido aquí en Irlanda, y voy a tener que trabajarlo un poco más para salir adelante, pero será un esfuerzo del que en unos años espero sentirme orgullosa. Prefiero tomarme todo esto como un aprendizaje personal; cada uno por supuesto que se lo tome como quiera.