Skip to content

Mi primera papilla, chispas

(El que no entienda el título que pinche aquí, que o bien es muy joven o tiene muy mala memoria televisiva :-D)

En vista de que a Alicia ya sólo le quedan dos semanas para cumplir los seis meses y empezar a ir a la guarde, el sábado empezamos con la alimentación complementaria, o sea, con las primeras papillas, ¡yupiii!

Su hermana Irene empezó con papilla de frutas
pero a Alicia le ha tocado probar primero los cereales, y hemos empezado al estilo típico irlandés, con papilla de arroz (el famoso baby rice), por aquello de que tiene un sabor suavecito y no lleva gluten. La verdad es que no teníamos ni idea de cómo de espesa había que hacer esa primera papilla, pero luego resultó que daba igual: a Alicia le gustaron todas las texturas que le dimos a probar, desde casi líquida hasta bastante más espesa, echaba a mano a la cuchara y se la llevaba a la boca que era un gusto... luego el que realmente llegara a tragarse la papilla o le rebosara por todos lados de la boca ya era otro tema :-)

Especialmente divertido fue el rato que su hermana mayor le estuvo dando de comer en la trona... por supuesto, acabaron las dos embadurnadas hasta las orejas, pero se lo pasaron en grande por el camino :-D

Ahora Alicia lleva ya tres días con su papillita de arroz por las tardes, y parece que le va cogiendo un poco más el tranquillo; también hemos probado a dejar la mezcla más líquida y dársela con un biberón, y se lo toma también enterito sin problemas, así que de momento parece que la operación baby rice está siendo todo un éxito, ¡bien por Alicia!

El despertar de los músculos

Ayer por fin me estrené en el gimnasio nuevo... y hoy, lógicamente, tengo agujetas.

Digamos que se me han despertado los músculos; no los de las piernas, que más o menos los he tenido siempre en uso, sino sobre todo los de los brazos, aunque también los pectorales y los abdominales. Nunca he sido una persona de brazos fuertes, de hecho una de las cosas que peor llevo es lo de hacer flexiones, no me salen ni a la de tres, se me ocurrió comentárselo al monitor... y mira tú por donde, me ha puesto un programa de ejercicios para fortalecer el tren superior, con flexiones incluidas :-D

En principio tengo dos semanas para probar el programa de ejercicios, a ver qué tal me va. De momento, la primera impresión que me llevé del gimnasio fue muy buena, es pequeñito pero tiene un poco de todo, el ambiente es tranquilo y el monitor parece que sabe bastante, y personaliza mucho los ejercicios. A ver si no me pasa como cuando me apunté al gimnasio en Madrid, que me aburrí enseguida de las máquinas y las pesas, la única que me gustaba era la máquina de remo. Si es que yo soy más de ir a clases: yoga, pilates... pero bueno, todo es cuestión de probar, y si me aburro de las máquinas siempre me puedo dar un chapuzoncito en la piscina.

Pañales fuera III: ¡sin escapes!

Este fin de semana pasado hemos vuelto a retomar la operación fregona (capítulos anteriores aquí y aquí), después de que durante las largas vacaciones en España la cosa flojeara un poco, y la verdad es que está yendo más o menos bien (mejor en la guarde que en casa, pero bueno, todo se andará). El balance diario hasta ayer ha sido de dos o tres "accidentes" en la guarde más el de propina en casa, pero hoy por primera vez no ha habido ni un escape en todo el día, ¡bien por Irene!

Por supuesto seguimos con el sistema de pegatinas, y ahora además de por usar el potty, Irene gana una pegatina por cada vez que se viste sola, ¡si es que ya es una mayor! Ayer le dieron una pegatina también en la guarde, donde sigue la mar de contenta, y me cuentan que poco a poco va volviendo a hablar algo en inglés, después del curso intensivo de dos meses de español que ha tenido este año :-D

Fin de semana casero

Después de todo el ajetreo que tuvimos el fin de semana pasado, esta semana nos la hemos tomado con calma y nos hemos quedado por el barrio, en parte porque todavía hay muchas cosas que hacer en casa, y en parte porque Fredi, Irene y Alicia andan con catarro (yo ya lo pasé la primera, ahora les toca a ellos toser y moquear)

Por suerte, en el barrio también va habiendo cada vez más cosillas: en septiembre por fin abrieron el esperadísimo Londis de la esquina, con "sólo" un año de retraso sobre el calendario previsto, y nos ha venido de maravilla, ¡ya podemos ir a comprar leche en pijama! :-D (que no digo que lo vayamos a hacer, que conste)

Y otra novedad importante es que pronto abrirán lo que Irene y yo llamamos la puerta del bosque: un acceso peatonal desde Adamstown a los terrenos del Finnstown House Hotel; tienen un minibosque que están arreglando para hacer una ruta de paseo y puede quedar muy chulo, a ver cuándo lo terminan. Además cuando abran la puerta nos vendrá genial, porque nos hemos apuntado al gimnasio del hotel, y así tardaremos cinco minutos en llegar en lugar de veinte como se tarda ahora, que hay que dar toda la vuelta por la carretera principal...

Por cierto, llevamos ya un año viviendo en esta casa y seguimos igual de contentos que el primer día, tanto con el barrio como con el piso (a pesar de sus detalles de Irish Inside, que alguno tiene). Como dicen los de Ikea al menos aquí en Irlanda, home is the most important place in the world, aunque me gusta más el eslógan que tenían hace años en España: bienvenido a la república independiente de tu casa ;-)

¡Que vivan los novios!

Dentro de poco hará tres años que empezaron las ya legendarias quedadas de Spaniards en Dublín, de las que he hablado tantas veces en este blog. De aquellas quedadas salieron muy buenas amistades, que hoy en día perduran y esperemos que duren muchos años más; son las personas que ahora consideramos nuestra familia en Irlanda, o como nos gusta llamarlo, nuestra framily.

Y también de aquellas primeras quedadas de Spaniards, para algunas personas surgió el amor: dos parejas nuevas nacieron de aquel grupo, y nos alegra un montón ver que les va tan bien juntos... por casualidades de la vida, tanto esas dos parejas como otra más del grupo se han ido a casar ahora en octubre, con sólo unos días de diferencia entre ellos :-D

Rafa e Inés, Migue y Enri, Carlota y Jorge: ¡FELICIDADES! Aquí tenéis una vieja bendición de vuestra tierra adoptiva...
May love and laughter light your days,
and warm your heart and home.
May good and faithful friends be yours,
wherever you may roam.
May peace and plenty bless your world
with joy that long endures.
May all life's passing seasons
bring the best to you and yours!

Más señales de vida (ahora desde Dublín)

Buf, que se me acumula el trabajo, voy a escribir unos cuantos posts al estilo Twitter para poner esto un poco al día...

Mini-post para contaros que ya estamos de vuelta en Irlanda: llegamos el martes por la noche, las niñas vinieron muy entretenidas en el vuelo (Alicia durmió poco e Irene nada), y llegamos a casa los cuatro agotados pero felices. Irene está supercontenta de haber vuelto a su cuarto, a sus juguetes y a la guarde, y ya poco a poco va volviendo el inglés a su mente después de dos meses de usar sólo el español... Alicia la pobre se adapta a todo y es feliz en todas partes, así que está aquí igual de risueña que estaba en España, y eso que hace más frío y llueve...

Pero bueno, eso es lo que toca en octubre, ¿no? Frío y lluvia, que el verano ya se fue. Ahora toca volver poco a poco a la rutina diaria, y cómo no, luchar contra el caos que reina en casa :-D

Cuatro años de bloguera

¡Binary Words cumple hoy cuatro años!

Una vez más tengo que decir que me alegro mucho de haberme convertido en bloguera: ya tenemos cuatro años de recuerdos aquí guardados, y si ahora me hace ilusión releer algún post de vez en cuando, seguro que me hará mucha más dentro de quince o veinte años (espero no avergonzar mucho a las niñas con las anécdotas que cuento de ellas :-D)

Pero este blog para mí no es solamente un almacén de recuerdos: se ha convertido en mi forma de expresión, en un lugar donde recopilar mis reflexiones, mis citas y textos favoritos, e información variada que espero que pueda resultar útil para alguien en algún momento... También ha resultado ser un buen punto de encuentro, a través del que han surgido nuevas amistades y se han retomado algunas de las antiguas.

Y ahora empiezo este quinto año con la cabeza llena de proyectos para el blog: quiero escribir más sobre temas de productividad (ahora que vuelvo otra vez a la vida real y empieza una nueva lucha contra el caos), seguramente volveré a cambiar la plantilla de formato (para que la gente no me deje comentarios en la entrada que no es), y como siempre, tengo varios posts pendientes que se me han ido quedando en el tintero, la famosa serie de posts que siempre quise escribir y nunca tuve tiempo. Espero encontrar un huequito para todas esas cosas, y una vez más, ¡gracias por leerme! ;-)