Skip to content

Navidades con la framily II: Nochebuena y Navidad

Ya sé que las Navidades a estas alturas se han quedado atrás y que ahora toca mirar hacia adelante, pero se me quedó pendiente contar cómo las hemos pasado este año con la Framily, y quería hacer al menos un pequeño resumen. El resumen, al menos para mí, es que han sido unas fiestas bastante atípicas pero aun así entrañables a su manera, y creo que las recordaremos toda la vida...

...Empezando por nuestra ya habitual habilidad para meternos en camisas de once varas. Sólo después de "organizar" una cena de Nochebuena para seis personas (las niñas no contaban, que se fueron a dormir prontito, a su hora), o más bien después de quedar en que quedábamos para cenar y dormir todos en nuestra casa, nos dimos cuenta de que Fredi trabajaba de tardes-noches esa semana, así que una vez más los "invitados" tuvieron que venir a poner la mesa ellos mismos y poco menos que hacerse la comida y todo (no, pero casi), menos mal que son framily y hay confianza... al final acabamos cenando bastante tarde porque la cosa se complicó, pero cenamos bien y hasta sacamos los turrones como colofón final: literalmente los sacamos y tal cual los volvimos a guardar, que ya no nos cabía nada más después del postre sorpresa de Kinder bueno y galletas :-D

El día de Navidad amanecimos sin prisas y nos dedicamos a vaguear un poco; Santa se había pasado a dejar regalitos para las niñas pero Irene ni se había dado cuenta, y hubo que volver a su cuarto para enseñarle el paquete, pero una vez que lo abrió fue la niña más feliz del mundo: ¡una caja de Lego Duplo!

A la hora de comer pusimos de nuevo a prueba la capacidad de nuestro salón: si ya una vez habíamos comprobado que cabemos más de veinte personas para comer de pie, esta vez conseguimos estar nueve adultos más Irene sentados a la mesa. Una vez más comimos hasta decir basta, y una vez más los turrones se marcharon igual que vinieron... Y acabamos pasando la tarde-noche tranquilamente entre juegos varios, tanto las pequeñas (Irene, Alicia y su amiguita Dana) como los mayores, incluida una partida de Munchkin hasta altas horas de la madrugada (juego curioso el Munchkin este) que contra todo pronóstico me encantó, yo que creía que no iba a dar pie con bolo... y realmente no lo daba, pero con el descuido casi hasta gano y todo :-D

Total, que fueron una Nochebuena y Navidad bastante atípicas pero divertidas, y para Nochevieja y Año nuevo la idea era hacer más de lo mismo pero llenando la casa más todavía... detalles en el próximo y último capítulo.

De bicho en bicho y tiro porque me toca

Ya pasó otra semana más y seguimos sin mucho tiempo para aburrirnos, ¡y eso que apenas salimos de casa! Pero es que este invierno se nos está haciendo laaargo laaargo...

Estos días atrás hemos tenido otro microbio nuevo que añadir a la colección, esta vez para variar ha sido un tummy bug (un virus gastrointestinal); Alicia empezó vomitando el jueves por la noche y a partir del viernes tuvo también algo de diarrea aunque no muy grave, y nosotros tres no llegamos a tener vómitos ni diarrea pero sí que estábamos más cansados que de costumbre (Irene durmió siesta el sábado y el domingo, todo un récord) y andábamos ccon el estómago raro, comiendo muy poco porque no teníamos nada de hambre. El domingo por la noche a Irene le dio además un poco de fiebre, así que en vista del panorama, decidimos que el lunes por la mañana iríamos todos juntitos en familia al GP.

Y como suele pasar en estos casos, por ley de Murphy o efecto demo que lo llaman, Irene y Alicia se levantaron el lunes bien felices y contentas, como dos rosas, y nosotros dos estábamos mejor también. Pero de todas maneras fuimos al GP para asegurarnos y efectivamente, lo peor ya había pasado pero Alicia todavía no estaba del todo bien, y como estas cosas son bastante contagiosas, quedamos en que Irene podía volver a la guarde pero Alicia se quedaría en casa hasta el miércoles para acabar de recuperarse.

Y en esas estamos, el pobre Fredi lleva dos días haciendo doblete, cuidando a Alicia por el día y yendo a trabajar por la noche (por casualidad le tocaba ese turno esta semana), y durmiendo a ratos sueltos cuando yo estoy en casa o Alicia se echa una siesta. Mañana ya es el último día y luego todo volverá a la normalidad... hasta la próxima ;-)

Pero bueno, al menos ya parece que el frío ha remitido y volvemos a vivir en la Irlanda de siempre (con la diversión añadida de los cortes de agua nocturnos, pero no nos quejamos que luego el agua vuelve cada mañana), y poco a poco los días se van haciendo más largos, parece que ya se va viendo la luz al final del túnel...

Todo es relativo

De vez en cuando hay un día de esos en los que parece que todo te sale mal... bueno, en realidad no es que TODO te salga mal, pero te desanimas porque te han salido mal unas cuantas cosas y sólo te fijas en esas, en lugar de fijarte en las que han salido bien. Cuando tienes un día de esos, lo mejor que puedes hacer es respirar hondo... y acordarse de que todo es relativo.

Llegaba yo hoy a casa dándole vueltas a varias cosas que me están pasando en el trabajo (ando un poco frustrada porque tengo mil tareas pendientes y parece que avanzo a paso de tortuga), y Fredi llegaba despotricando del maravilloso clima irlandés y su igualmente maravilloso sistema de transporte público... pero pronto se nos olvidó todo eso porque al ir a abrir el grifo para preparar la cena de las niñas, ¡zas! Vimos que nos habían cortado el agua. Inmediatamente cambió nuestra visión de las cosas, o al menos la mía: me di cuenta una vez más de cómo damos por supuestas tantas comodidades que tenemos hoy en día, comodidades que no existían hace unas pocas décadas pero que hoy en día consideramos poco menos que imprescindibles.

Pero todavía el día me tenía otra sorpresa preparada, el enterarme por casualidad de que un conocido del trabajo está pasando por una enfermedad muy grave... y de nuevo toda la perspectiva ha vuelto a cambiar, ahora ya no me importa tanto que nos hayan cortado el agua (aunque sigue siendo un engorro, que conste), porque no puedo por menos que estar agradecida por mi vida tal y como es ahora mismo. Como dicen por ahí, que esto sea lo peor que nos pase ;-)

¡Feliz cumpleochomeses, Alicia!

¡Alicia ha cumplido hoy ocho meses!

Además de papá, mamá e Irene, la han felicitado la tita Mamen y la prima Ana, que han estado hasta hoy pasando unos días con nosotros en Dublín... aunque de Dublín esta vez han visto poco las pobres, ¡lo que sí han visto muchísimo es nieve, nieve y más nieve! :-D

Alicia la nieve la ha visto por la ventana, desde el martes lleva metidita en casa porque no se le acababa de quitar el catarro dichoso y el GP nos volvió a recetar antibióticos, a ver si hay suerte y de estta vez ya se le cura del todo. Y la verdad es que aparte de los moquitos y alguna que otra tos de vez en cuando, tú la ves y está como una rosa, risueña y llena de energía... Sentada ya aguanta bastante tiempo jugando sin ayuda y sin cansarse demasiado, pero ya no se pone a dar vueltas como una croqueta porque no le hace ninguna falta, ahora está perfeccionando la técnica del pre-gateo (palabra que me acabo de inventar, digamos que casi-gatea, se arrastra sin levantar la tripa del suelo pero la tía llega adonde quiere, y va cogiendo velocidad...), y le encanta investigar todo lo que se le pone al alcance, especialmente los juguetes de su hermana mayor. A su hermana mayor a veces le parece bien y a veces no ;-)

Hablando de hermana mayor, a Alicia le encanta jugar con Irene, se pone contentísimas cuando está con ella, e Irene la cuida muchísimo, le lleva juguetitos, le hace mimitos... Por supuesto, Alicia ha crecido y espabilado un montón en estos tres meses desde que volvimos de España; no tenemos datos "oficiales" de cuánto pesa o cuánto mide, pero la semana pasada la sentamos en la báscula de casa y nos dio el peso aproximado de 9,3kg, que no está nada mal. Ya le han salido los dos dientecitos de abajo, y ahora anda por ahí mordiendo todo lo que pilla... comer en general come bastante bien, los cereales estupendamente y el puré de verduras casi siempre también, pero la fruta... ¡ay, la fruta! Vaya caras de asco que pone cuando la prueba, esperemos que se le pase pronto y le coja afición a comer fruta como buena García que es.

¿Y para dormir? Pues la verdad es que no estamos teniendo grandes problemas, Alicia es bastante todoterreno para esas cosas y se duerme con bastante facilidad (gracias a su amiguito Monki, compañero de sueños), y aunque luego las siestas que duerme son un poco cortas, y todavía no hemos llegado al punto de dormir toda la noche de un tirón, la verdad es que no nos quejamos, duerme a gusto y se despierta de buen humor (no como su madre, que dirían algunos... :-D)



Mal empezamos...

Nada más y nada menos que con nueve días de retraso: ¡FELIZ 2010!

Este año no ha hecho más que empezar (twenty-ten, me gusta mucho cómo suena en inglés), y yo ya voy con un retraso importante en el blog... para no variar, hay mucho que contar y nunca parece un buen momento para escribir, se me acumula el trabajo.

Pero ahora que ya se han acabado definitivamente las vacaciones de Navidad, volvemos a la carga. ¿Que si esta vez no he hecho propósitos de año nuevo? Pues lo mío a decir verdad es un propósito continuo, más que New Year Resolutions, lo mío son All Year Resolutions... pero una vez más voy a hacer el intento, tal vez twenty-ten sea el glorioso año en que consiga vencer en mi lucha contra el caos :-D

Navidades con la framily I: los preparativos

Este año las Navidades han sido un poco diferentes para nosotros, nos hemos quedado a pasarlas en Dublín... y digo han sido porque aquí en Irlanda no hay Reyes Magos, así que ya se acabó todo, el lunes vuelta a la vida real :-)

Pero empecemos por el principio: como ya dije, este año habíamos decidido no viajar a España por Navidad, y como varios de nuestros amigos iban a estar también por aquí todas las vacaciones o parte de ellas, se nos ocurrió que sería buena idea organizar en casa las celebraciones de Nochebuena/Navidad y Nochevieja/Año Nuevo. Por primera vez no íbamos a estar con el resto de la familia en estas fechas tan señaladas... pero tampoco íbamos a estar solos, nos iba a acompañar nuestra segunda familia aquí en Irlanda, lo que a nosotros nos gusta llamar la framily.

El término framily es bastante reciente pero no nos lo hemos inventado nosotros, ya aparece en unos cuantos diccionarios (aquí, aquí y aquí, por ejemplo): se refiere simplemente a nuestro círculo de personas más cercano, a los que consideramos de la familia aunque no lo sean por lazos de sangre. Viviendo tan lejos de la "familia oficial" como nos pasa a nosotros, esta "familia de amigos" se convierte en nuestro punto de apoyo para el día a día, con ellos nos reunimos a comer los domingos, a ellos les llamamos cuando necesitamos un favor.

Total, que nos apetecía celebrar estas fechas con la framily, y como para nosotros pasar la noche fuera no era viable por las niñas, lo más fácil era invitar a todo el mundo a venir a casa. Decoraciones de Navidad la verdad es que no pusimos muchas (somos un poco sosos, qué le vamos a hacer), básicamente un par de portales de belén para jugar Irene (uno de marionetas de dedo de Imaginarium, otro de imanes de nevera), y un árbol de Navidad "vago", con las lucecitas de fibra óptica ya incorporadas, que no teníamos intención de decorar... hasta que llegó Irene y quiso darle su toque personal:



Ptóximo episodio: Nochebuena y Navidad.