Skip to content

Vacuna de los seis meses... y pico

Ayer ¡por fin! fuimos a ponerle a Alicia la vacuna de los seis meses. Y digo por fin porque llevábamos ya desde noviembre intentándolo (sí, Alicia dentro de nada ya cumple los diez meses, ¡cómo pasa el tiempo!), y no había manera, entre mocos, catarros y alguna que otra gastroenteritis (vaaale, y una boda en Irlanda del Norte ;-)), no habíamos encontrado un hueco en el que estuviera sana una semana seguida para poder vacunarla.

Pero ahora ya lo hemos conseguido, ya estamos al día otra vez... la pobre se llevó tres pinchazos en las piernitas y de paso le pedí al GP que la pesara, vestida y todo para no entretenernos mucho, y la báscula dijo 9.600. No sé cuánto habrá que quitar de la ropa y el pañal pero aun así yo creo que está muy bien, esta niña es redondita como su hermana mayor :-D

Redondita pero muy ágil, tengo que añadir. Ya se pone "en posición de salida" para gatear, aunque cuando quiere avanzar de verdad todavía lo hace arrastrándose en modo comando. Y ya sabe cambiarse de posición desde boca abajo a sentada, hoy es la primera vez que la hemos visto hacerlo. Por supuesto, en la cuna-parque ya no aguanta ni un par de minutos quieta, su rato favorito es cuando la dejamos en el suelo a su aire para investigar... y cuando toca investigar los juguetes de su hermana mayor, está especialmente encantada :-D

Wellness Week

Esta semana en mi empresa estamos "celebrando" lo que han llamado la Wellnes Week, una serie de actividades relacionadas con la salud. Yo me apunté a casi todo lo que se podía una apuntar, y la verdad es que me está resultando bastante útil...

El lunes tuve cita con el fisioterapeuta para que me diera unos cuantos consejos, que sé que cojo muy malas posturas al trabajar y cuando estoy con las niñas, y luego mi cuerpo se resiente... el chaval era muy majo, aparte de explicarme bastantes cosas le echó un vistazo a mi columna vertebral y me confirmó que efectivamente, notaba mucha tensión acumulada en la zona del cuello y los hombros, y me recomendó pedir cita con la masajista para el día siguiente (Ah, pero ¿también ha venido una masajista? Y yo que creía que ya me había apuntado a todo...)

El martes tocaba cita con la enfermera para charlar otro rato y hacer unos cuantos análisis básicos (tensión muy bien, colesterol muy bien, lo que fuera que miraron en la orina también muy bien :-)), y de paso coger una pila de folletos sobre temas variados. Y cómo no, también fui a ver a la masajista, y vi un poco las estrellas con el masaje que me dio, luego me sentía como si me hubieran pegado una paliza, pero sé que en realidad me vino la mar de bien... de todas formas, los nudos de tensión de mi trapecio no han desaparecido ni mucho menos, han mejorado algo pero todavía están ahí, así que algo más habrá que hacer... las opciones son practicar yoga, pilates o natación, aparte de aplicar calor para relajar los músculos, bien sea dándome un baño bien calentito o poniéndome la mantita eléctrica (la señora decía una bolsa de agua caliente pero yo soy más moderna), según ella cuando me siente por la noche a ver la tele... la pena es que yo nunca me siento a ver la tele, la poca que veo suele ser mientras estoy planchando :-D

Y hasta aquí la primera parte de nuestra semana de la salud en el trabajo. Para hoy no ha habido nada pero el resto de los días sí: mañana un seminario de una horita sobre cómo reconocer y manejar el estrés, y el viernes otro seminario sobre primeros auxilios e incendios en casa. Y por cierto, hablando de estrés, en uno de los folletos que cogí donde la enfermera vi una frase que me encantó, aquí os la dejo:

God put me on this earth to achieve a certain number of things - right now I am so far behind I will never die.
Dios me puso en este mundo para que pudiera conseguir un cierto número de cosas - ahora mismo voy tan atrasada que no me voy a morir nunca.

A vueltas con el time management

A ver, tengo exactamente 25 minutos para escribir este post antes de que se acabe mi hora del lunch, a ver qué tal me sale.

Una vez más, me he puesto manos a la obra con el tema de intentar organizarme mejor, mi ya famosa "lucha contra el caos" de la que tanto hablo. Hasta ahora he tenido en mi vida épocas más caóticas y otras menos, pero en general siempre desde que puedo recordar he tenido la sensación de que tengo muchas cosas que hacer y me falta tiempo... ¿Os suena conocido?

Después de unos poquitos años leyendo y escuchando cosas aquí y allá, poniendo en práctica algunas cosas y proponiéndome otras muchas, quiero hacer un resumen de dónde estoy ahora mismo y lo que quiero conseguir, para luego poder ver los progresos que vaya haciendo mes a mes. Empecemos:

1) El objetivo: organizar mejor mi forma de administrar el tiempo y realizar tareas para:
a) Poder dedicar más tiempo a mi familia, mi crecimiento personal y otras cosas prioritarias en mi vida (las cosas importantes, que no urgentes...)
b) Conseguir mejores resultados y menos estrés, en el trabajo y en casa
c) Conseguir llevar al día todo tipo de asuntos cotidianos, desde el orden en casa hasta mis emails personales.

2) Las herramientas: pongo aquí sólo libros que he leído (o webs que consulto) y que puedo recomendar porque me resultan muy útiles; estoy segura de que hay much@as más (y acepto sugerencias) pero de momento me apoyo en éstos, aparte de en multitud de conversaciones y la experiencia personal de lo que me funciona o no:

- Getting Things Done, de David Allen, para muchos la biblia de la productividad (ya os buscaré el título en español, creo que es algo así como "organízate con eficacia"). Es un muy buen punto de partida para adquirir conceptos sobre organización.
- Not Enough Hours, de Owen Fitzpatrick, basado en su programa de RTE (la radio televisión irlandesa). Me temo que sería difícil conseguir este libro desde fuera de Irlanda, a mí me gusta mucho su manera de plantear las cosas. Si alguien lo quiere leer (en inglés), se lo puedo prestar.
- Zen To Done, de Leo Babauta, está basado en GTD (se recomienda leer antes el GTD, el primer libro de esta lista), aportando simplicidad al sistema y haciéndolo más utilizable en la práctica.

Hasta aquí los libros, ahora pasamos a las webs:

- Zen Habits, el blog de Leo Babauta, autor de Zen To Done y varios libros más, está lleno de buenos consejos para la vida en general, que se pueden resumir todos en una sola palabra: simplifica.
- FlyLady, un portal lleno de consejos y rutinas para organizarse mejor en casa, y de paso en la vida.

Y ya se me acabó el tiempo por hoy, seguiremos con este tema próximamente...

Alicia, nueve meses y un día

Alicia cumplió ayer nueve meses, ¡ya está hecha una mayor!

Y se va pareciendo mucho a Irene, o esa impresión nos da a nosotros... también influye el que ahora es cuando está empezando a ponerse más ropa heredada de su hermana, que lo que teníamos de seis meses era casi todo de verano (Irene nació en diciembre y Alicia en mayo), y que tiene la carita igual de redonda y el pelo igual de cortito que Irene a su edad.

Hace un par de semanas fuimos a la Public Health Nurse a la revisión de los ocho meses, que básicamente consiste en un chequeo y una prueba de audición; la prueba de audición según la enfermera salió muy bien, aunque Alicia a veces miraba para donde no era, principalmente porque su hermana mayor estaba jugando a las cocinitas en un rincón y aunque la pobre intentaba no hacer ruido alguno se le escapaba de vez en cuando :-)

Y por lo demás, todo estupendo: Alicia ya sabe ponerse a gatas y balancearse para alante y atrás, pero cuando tiene que desplazarse sigue haciéndolo al "estilo comando", arrastrando la barriguilla e impulsándose con los brazos, ¡a veces con uno solo mientras lleva un juguete en la otra mano!

Le encaaanta jugar con Irene, y a Irene le encanta también, le elige los juguetes e incluso le presta algunos suyos, incluido Nico. Pero el juego favorito de Alicia ahora mismo es destrozar, normalmente torres hechas con sus barrilitos o sus cubos apilables, o en su defecto las construcciones de Lego de Irene :-D

En cuanto a las comidas, últimamente hemos avanzado mucho: se va acostumbrando a texturas más rugosas en los purés, ya no tienen que estar muy pasaditos, y también le va gustando comer con las manos. Con la fruta sigue poniendo cara de asco pero al menos ahora sí que se la come, y poco a poco vamos metiendo más variedad de alimentos. A ella le encanta coger la cuchara y metérsela ella en la boca, pero todavía no intenta coger la comida del plato, cualquier día de estos seguro que empieza...

Situaciones embarazosas

Imagínate: estás en una reunión con tu jefe, intentando explicarle una cosa que él no acaba de entender muy bien, y te pregunta si le puedes dibujar un esquema para visualizarlo mejor. Tú te levantas, te vas hacia la pizarra y empiezas a hacer unos garabatos para intentar ilustrar tu idea... pero el rotulador que has cogido no pinta casi nada y prácticamente no se ve lo que estás pintando, así que te vas a la mesa a por otro rotulador, este sí que pinta estupendamente, y terminas tus garabatos. Tu jefe por fin entiende lo que le estabas explicando, y todos contentos.

Hasta que, terminada ya la reunión, coges el borrador, lo pasas por encima de los garabatos de la pizarra... ¡y no se borran! Momento en el cual tu jefe mira el rotulador y dice: shit, it´s a permanent marker.

Tres segundos eternos de silencio. Y luego los dos os ponéis a intentar borrar los dichosos garabatos con todo lo que se os ocurre: el dedo, un kleenex, un poco de agua... y nada. Tu jefe se va a buscar otra solución y vuelve con un limpiacristales, pero nada. Al final os volvéis cada uno a vuestro sitio, quedando en que el primero de los dos que vea a alguno de los de la limpieza le pida consejo.

Pero yo por supuesto tenía otra idea en mente: pedirle consejo a Google. Y como era de esperar, Google no me ha decepcionado. ¿Sabéis cómo se quitan las marcas de rotulador indeleble de una pizarra tipo Velleda? Pues se pinta encima con un rotulador de los adecuados para pizarra, y después se borra todo junto, increíble pero cierto (post original aquí, por ejemplo).

Lo malo (¿o no?) es que al final no he podido comprobar la eficacia de esta solución, porque para cuando he llegado otra vez a la sala de reuniones, mi jefe ya salía con cara triunfante y un bote de quién sabe qué limpiador en la mano :-D

ACTUALIZACIÓN: efectivamente el truco funciona, también para marcas que se hicieron con el rotulador adecuado pero llevan en la pizarra tanto tiempo que ya no se borran. Acabo de dejar mi pizarra del trabajo limpita limpita :-)