Skip to content

Blogoterapia

Dicen por ahí que las redes sociales acabaron matando a los blogs. Supongo que hasta cierto punto es verdad, pero en mi caso no creo que se vaya a cumplir.

Está claro que en internet, como en todo, las modas tienen mucha importancia: hace unos años estuvo la moda de los blogs, y la moda de ahora son las redes sociales. Pero aunque personalmente me gusta de vez en cuando distraerme un rato con Facebook o Google Buzz (cuenta de Twitter no tengo, yo creo que me resultaría estresante), y me ha hecho ilusión reencontrarme con viejos amigos a través del networking, en el fondo la verdad es que los considero un poco gastatiempo.

El blog a mí personalmente me aporta mucho más, me da la oportunidad de expresar mis ideas y sentimientos. Síii, ya lo séee, en teoría en esos otros sitios se puede hacer más o menos lo mismo, pero no exactamente. Cada vez me doy más cuenta de que cuando escribo escribo para mí, y si otros me leen, estupendo, pero si no me lee nadie tampoco pasa nada. De hecho, muchos posts se me quedan a medias, los empiezo como borrador y no los llego a terminar, así que al final no se publican... pero ese proceso de escribir, de buscar lo que quiero decir (y muchas veces no saber realmente lo que quiero o siento hasta que no lo veo por escrito), me resulta muy enriquecedor. Y además, de regalo, estoy creando un álbum de recuerdos para toda la familia :-D

Quizá me gusta tanto escribir aquí porque es una de mis actividades más creativas, yo que no sé pintar, dibujo fatal, ni sé tocar ningún instrumento, en tiempos bailaba pero ya hace años que no y tampoco me dedico a cantar... a no ser que cuente como cantar el hacer mi propia versión de los éxitos de Glee mientras hago cosas por casa ;-)