Skip to content

Creatividad

En mi trabajo, todas las semanas tenemos una reunión de equipo para ponernos al día de lo que andamos haciendo cada uno. Hay buen ambiente en el grupo, y aunque se hable principalmente de trabajo, de vez en cuando hay bromas o comentarios sobre otros temas, como supongo que pasa en todas partes, y nos reímos un rato.

El caso es que el otro día a nuestro jefe, en parte porque salió el tema por casualidad, y en parte por hacer la reunión un poco más amena y entretenida, se le ocurrió pedirnos a todos que además de nuestro habitual update de qué habíamos hecho durante la semana, contáramos qué talento o habilidad teníamos que los demás no sabían. Yo estaba justo al lado de mi jefe, pero la ronda empezó en dirección contraria, así que fui la última en hablar. Había un poco de todo: gente a la que se le daban bien los deportes, instrumentos musicales, cocina, pintura... y cuando me llegó el turno, me dio pena contar "mi talento" en tiempo pasado: "hace años bailaba, pero ahora ya no..."

La verdad es que echo de menos bailar. Por supuesto, ya no me pondría unas zapatillas de puntas para destrozarme los dedos de los pies, pero sí que iría a alguna clase de baile chula, del tipo que fuera, simplemente para pasar un buen rato y "mover el esqueleto", como diría un amigo mío. Pero en fin, siendo realistas, de momento me conformo con cantar y bailar por casa mientras hago las tareas domésticas ;-)

¿Y por qué echo de menos bailar? Creo que por dos razones: una es la que acabo de mencionar, que "se mueve el esqueleto", se hace ejercicio, algo esencial para mantener la salud física. Y la otra es que es una actividad creativa, que yo veo como esencial para mantener la salud mental (esto último no sé si está demostrado científicamente, pero es lo que yo creo)

Todos necesitamos hacer algo creativo en la vida, algo que nos obligue a pensar y actuar de forma distinta. Para unos será algo relacionado con "las artes" de siempre, ya sea en versión tradicional o digital: pintura, literatura, música, danza... Para otros, puede ser algo completamente distinto, como la jardinería o la cocina, o incluso programar aplicaciones (para los más frikis :-D). En realidad no importa cuál sea la actividad, lo que importa es que nos saca de nuestra cuadrícula, nos ayuda a liberar el estrés del día a día y nos hace sentirnos bien con nosotros mismos.

Por cierto, a falta de baile, mi actividad creativa favorita en estos tiempos es pasar tiempo con Irene y Alicia, seguida de cerca por escribir este blog.