Skip to content

Año nuevo, ¡coche nuevo!

¡Esta semana hemos estado de estreno!

Llevábamos tiempo pensando en que nos vendría bien cambiar uno de los coches, el más viejo de los dos, por algo más grande, pero no acabábamos de decidirnos... así que el otro día cuando el 307 de Fredi empezó a hacer extraños, y en el taller le dijeron que iba a costar bastante arreglarlo, decidimos tomarlo como una señal del cielo y lo cambiamos por un monovolumen. Le echamos el ojo a un Citroën C4 Picasso de segunda mano con muy buena pinta, y allá que nos lanzamos: al día siguiente ya teníamos el papeleo arreglado, el coche viejo se quedó en el taller y me volví para el trabajo conduciendo "el autobús", como yo lo llamo :-D

Así que ahora ya tenemos sitio para llevar gente en el coche sin que tengan que ir hechos un cuatro entre las dos niñas... ayer hicimos la prueba con nuestra amiga María, y la verdad es que el coche es la mar de cómodo, y las niñas van entusiasmadas porque ahora su asiento está más alto y pueden ver muchas más cosas por la ventanilla. Los dos asientos extras de la tercera fila todavía no los hemos probado, ya habrá ocasión más adelante.

Me resulta curioso que hayamos cambiado de coche precisamente a primeros de año, y sin planificarlo, más bien por casualidad... me ha recordado que oí una vez que en el mundo simbólico, el coche representa la vida de uno, así que esto no deja de ser otra versión del año nuevo, vida nueva ;-)

(Por cierto, de momento siento que mi coche nuevo/vida nueva me queda un poco grande, pero poco a poco me voy acostumbrando :-))