Skip to content

Año nuevo, ¡coche nuevo!

¡Esta semana hemos estado de estreno!

Llevábamos tiempo pensando en que nos vendría bien cambiar uno de los coches, el más viejo de los dos, por algo más grande, pero no acabábamos de decidirnos... así que el otro día cuando el 307 de Fredi empezó a hacer extraños, y en el taller le dijeron que iba a costar bastante arreglarlo, decidimos tomarlo como una señal del cielo y lo cambiamos por un monovolumen. Le echamos el ojo a un Citroën C4 Picasso de segunda mano con muy buena pinta, y allá que nos lanzamos: al día siguiente ya teníamos el papeleo arreglado, el coche viejo se quedó en el taller y me volví para el trabajo conduciendo "el autobús", como yo lo llamo :-D

Así que ahora ya tenemos sitio para llevar gente en el coche sin que tengan que ir hechos un cuatro entre las dos niñas... ayer hicimos la prueba con nuestra amiga María, y la verdad es que el coche es la mar de cómodo, y las niñas van entusiasmadas porque ahora su asiento está más alto y pueden ver muchas más cosas por la ventanilla. Los dos asientos extras de la tercera fila todavía no los hemos probado, ya habrá ocasión más adelante.

Me resulta curioso que hayamos cambiado de coche precisamente a primeros de año, y sin planificarlo, más bien por casualidad... me ha recordado que oí una vez que en el mundo simbólico, el coche representa la vida de uno, así que esto no deja de ser otra versión del año nuevo, vida nueva ;-)

(Por cierto, de momento siento que mi coche nuevo/vida nueva me queda un poco grande, pero poco a poco me voy acostumbrando :-))

Manos a la obra

Primer post de 2012, ¡feliz año nuevo! (O ya no tan nuevo, ejem, pero todavía prometedor...)

Aquí volvemos a la carga con un puñado de buenos propósitos, o más bien, de buenas costumbres que quiero adquirir este año. Según los expertos, se tarda alrededor de treinta días en conseguir que un determinado comportamiento se convierta en costumbre. Así que muy al estilo de FlyLady, que propone un "hábito del mes" para cada mes del año, me he propuesto ir cogiendo buenas costumbres una por una, despacito y con buena letra.

¿Y cuál es mi "hábito del mes" para enero? Pues vuelvo a la carga con una de mis asignaturas pendientes, el levantarme temprano y a la misma hora todos los días , y digo todos los días, sábados y domingos incluidos. Antes de que empecéis a decir que estoy como una cabra (podéis decirlo igual, que no me importa), os dejo el link a otro experto que explica un poco la idea que quiero seguir.

Por mi experiencia de las épocas en que he conseguido seguir esto, puedo decir que una vez que se coge la costumbre es mucho más fácil levantarse por la mañana, el cuerpo sabe que ya es hora de levantarse, y además dispones de tiempo para hacer cosas para las que no encuentras hueco en otro momento (como escribir este post). El problema es cuando pasas malas noches por cualquier razón y tu sueño se interrumpe a menudo, por ejemplo en mi caso, cuando las niñas eran bebés y se despertaban varias veces cada noche. Pero ahora que las niñas son mayorcitas estoy haciendo otro intento, me parece que vale la pena.

Ya os contaré a final de mes cómo ha salido el experimento, de momento os dejo con este dicho popular:
Early to bed and early to rise makes and man healthy, wealthy and wise