Skip to content

Posts que siempre quise escribir... El parto

Y por fin una noche, cuatro días después de salir de cuentas, llegaron las contracciones... era el 15 de diciembre de 2006, Fredi me ha ayudado a reconstruir una cronología aproximada:
01:00 Empiezo a despertarme a cada rato con molestias irregulares. Me imagino que son contracciones, pero sé que la primera fase del parto, la "preparatoria" (en inglés lo llaman pre-labour), hasta que empiezas a dilatar, puede durar muchas horas o incluso días. Sigo durmiendo (o al menos lo intento, me cuesta porque me pongo muy contenta de pensar que igual estoy ya de parto, pero intento descansar todo lo posible)

05:00 Me levanto al baño por enésima vez y descubro que tengo diarrea. Bien, eso normalmente es signo de que el parto ya anda cerca.

07:00 Fredi se despierta, le cuento que parece que hoy va a ser el día y nos levantamos tranquilamente. Mis contracciones van empezando a ser más regulares, cada quince minutos o así, pero aún no me duelen, son más bien molestias.

08:00 Fredi le manda un mail al jefe diciendole que estamos de parto y pidiéndole las vacaciones. Empezamos a cronometrar las contracciones, que son cada diez minutos y todavía flojitas; cada vez que viene una me levanto y me pongo a andar pasillo arriba y abajo, respirando como me han enseñado :-)

Nuestros padres desayunan con nosotros, y luego se van para dejarnos nuestro espacio. Pasamos el día "tranquilamente" en casa, yo intentando respirar y moverme durante las contracciones, y descansar todo lo posible (y comer y beber un poquito) entre ellas. La frecuencia va aumentando un poco, pero la intensidad aumenta menos de lo que yo esperaba: todavía no puedo decir que me duelan realmente (¿no tendrían que ir siendo más fuertes ya?)

18:00 Las contracciones llevan ya varias horas estancadas en 6-7 minutos, y no aumentan de intensidad, así que cogemos las bolsas y salimos andando para el hospital; bajamos los cinco pisos por las escaleras, para ir ayudando al bebé a bajar, y en menos de cinco minutos nos plantamos en la recepción del Rotunda. Seguimos tranquilos mientras esperamos a que me reconozcan.

Tras esperar un poquito, me hacen pasar y la matrona de urgencias, una chica irlandesa muy sonriente, me pregunta: How can I help you? (¿en qué puedo ayudarte?). Yo contesto: I think I´m in labour (creo que estoy de parto), y ella me mira de arriba a abajo sonriendo y me suelta: You´re too happy to be in labour! (¡muy contenta vienes tú para estar de parto!). Luego pasa a reconocerme para ver si realmente estoy de parto, y yo medio me espero que me diga que no he dilatado nada de nada y que me vuelva para casa, pero no: ¡estoy de entre tres y cuatro centímetros! Me quedo :-)

Me ponen un monitor durante veinte minutos o así para hacer un registro de mis contracciones y los latidos del bebé. En ese tiempo, la matrona aprovecha para leer mi plan de parto y comentar conmigo cada punto: en principio todo le parece bien, y por supuesto me consultarán cada decisión que haya que tomar en el momento. También llama por teléfono al ginecólogo (que no es el mío porque es fin de semana, es otro el que está "de guardia") para que sepa que tendrá que venir dentro de unas horitas.

18:30 Subimos al paritorio: lo colocamos todo donde podemos y nos preparamos para una tarde-noche interesante. Anka, una matrona alemana, es quien va a estar con nosotros de momento: comentamos otra vez el plan de parto, hablamos de que quiero mantenerme activa todo lo que pueda (le parece muy bien, en Alemania muchas mujeres dan a luz así), ella me trae una birthing ball por si la quiero utilizar y me comenta que puedo darme paseos por los pasillos si me apetece. Fredi y yo nos damos un par de paseos, y cada cuarto de hora Anka comprueba el bienestar del bebé con un pequeño monitor manual en mi tripa.

19:30 Anka comprueba la dilatación y resulta que sigo estando de cuatro centímetros: no hemos avanzado nada en dos horas. Nos propone romper el saco anmiótico para que la presión del bebé ayude a continuar la dilatación, porque ahora mismo no parece que esté haciendo suficiente presión. Nos parece razonable y aceptamos; a partir de ahora las contracciones serán más fuertes.

Progresivamente voy notando cómo se intensifican las contracciones. Entre una y otra me siento en la birthing ball y descanso, pero cuando vienen siento el impulso de levantarme y moverme de un lado para otro.

20:00 El turno de Anka llega a su fin, y en el turno de noche entran Encarna y Bea, ¡españolas, qué alegría! Bea es de Salamanca y Encarna de Murcia. Las dos son más o menos de nuestra edad y muy simpáticas, nos ponemos a charlar y enseguida nos sentimos un poquito más "en casa".

21:00 A mí ya no me dejan comer, sólo beber agua (aunque no importa porque ya lo tenía previsto y me alimenté bien antes de salir de casa), pero Fredi no ha cenado y tiene hambre: Bea trae té con tostadas para el futuro papi :-)

21:30 Las chicas miden de nuevo la dilatación: seis centímetros. El bebé parece estar colocándose bien y las contracciones se van haciendo más fuertes. Me preguntan: ¿Sientes ya las contracciones en la espalda, o sólo en la tripa? A mí esa pregunta me resulta superextraña, les contesto que sólo en la tripa... de momento las llevo bien.

23:00 Deberían haber medido la dilatación otra vez, pero por no molestar mucho piden permiso para esperar una hora más y se lo dan. Nosotros estamos de acuerdo. Seguimos charlando, monitorizando cada quince minutos y dando paseítos por la habitación y los pasillos.

Fredi va llamando de vez en cuando a la familia para informar de cómo van las cosas En un momento en que Fredi está fuera llamando y yo estoy sola con Encarna, me viene una contracción especialmente fuerte: empiezo a sentir muchísima presión, como si me estuviera haciendo caca y no pudiera aguantarme. Me asusto un poco y le pregunto a Encarna si es normal, y me dice que sí, que a partir de ahora todas las contracciones van a ser así.

Empiezo a entender aquello de "sentir las contracciones en la espalda": a medida que el bebé va bajando, va haciendo presión en la pelvis y en la parte baja de la espalda. Y si antes sentía el impuso de moverme cuando venía una contracción, ahora es que directamente no puedo estarme quieta: instintivamente me pongo una mano delante y otra detrás, y camino de un lado para otro susurrando "uuuuuuuuuuuuhhhhh", ¡no lo puedo evitar! Más que dolor lo que siento es presión, mucha presión, muchas ganas de ir al baño.

00:00 Las contracciones son muy fuertes, pero en principio todo parece normal. Yo empiezo a sentirme cansada, durante las contracciones me flojean las piernas. Pregunto si puede quedar mucho y me contestan que quizá tres, cuatro o cinco horas más. Intento descansar un poco en la cama, pero cuando vienen contracciones tengo que levantarme, así que pruebo a ponerme de pie, reclinada sobre unas almohadas colocadas sobre de la cama.

00:15 Empiezo a sentir mucha quemazón por ahí abajo; pregunto si no será que ya viene el bebé, pero las chicas me contestan que todavía queda mucho, que lo que siento es que los tejidos se van abriendo, pero que todavía se tienen que abrir más.

00:20 De pronto siento un "pum", y les digo que algo ha explotado por ahí abajo. Bea dice que es posible que sea líquido amniótico que haya caído y lo mira; de repente cambia completamente el tono de voz y me ordena volver a apoyarme en la cama como estaba antes. A mí no me lo dicen en el momento, pero ¡ya asoma la cabecita de Irene y una de sus manitas!

Bea me dirige: Empuja, empuja... ya no empujes más. ¡Y ya está, ya ha nacido Irene! La oigo llorar y me la enseñan, estoy que no me lo creo. A todos nos ha pillado de sorpresa el que llegara con tanta rapidez, ¡bienvenida! Animado por las chicas, Fredi corta el cordón umbilical.

Ya más tranquilos todos, me ayudan a tumbarme en la cama y me ponen a Irene en brazos; la pongo al pecho pero no parece que tenga hambre. Tenemos que esperar a que llegue el señor doctor, que al final no ha estado en el parto por pasar todo tan deprisa (aunque sinceramente, estando las comadronas no le echamos de menos para nada). Mientras descanso me traen un té con tostadas que me sienta de maravilla :-)

01:00 Llega el señor doctor y se presenta, muy amable y sonriente. Charlamos un rato, me da un par de puntos y reconoce a la peque: todo perfecto.

02:00 Subimos por fin a la habitación, ¡a descansar! Ha sido un día muuuy largo, y por los pelos Irene ha nacido el día 16 en lugar del 15. Ya somos una familia de tres :-D

Trackbacks

No Trackbacks

Comments

Display comments as Linear | Threaded

Carlota on :

*Anda, el pre-labour es lo que me decían a mí, ¡los pródromos!
En esas andaba yo a las 4 y media (de 1cm y según la matrona en los interminables pródromos) de la mañana y a las 9 y media ¡ya había nacido Jimena! Si es que esto de los partos es impredecible, igual te tiras días como que se precipita todo y no llega el médico o llega como la mía con los pelos de recién sacada de la cama y las legañas todavía en los ojos ;-D

Ociore on :

*Yo también nací por los pelos un 29 de agosto, en lugar de un 28. ;-) Será que la media-noche es la hora mágica?.

Bea on :

*@Carlota: eeeso, los pródromos, y mira que me lo habías dicho, pero no me salía el nombre en español :-)

@Ociore: pues algo me suena de que nacen más bebés por la noche y de madrugada, pero a lo mejor es sólo una impresión... yo siempre me imaginaba que me pondría de parto por la noche, y en cierto modo así fue.

Carlota on :

*Yo sí que me puse por la noche, jeje, y curiosamente nunca lo había pensado de otra manera... ¿le pasará a todas las mujeres igual? ¿pensaremos todas que nos pondremos de parto por la noche?

Reena on :

*Jo, pero qué bonito y qué tranquila que estabas. Parece que entonces no te dolió mucho, no?

Tendré en cuenta este post para cuando me toque a mí (aunque no sé donde andarán mis favoritos de aquí a allá jajaja)

Add Comment

Enclosing asterisks marks text as bold (*word*), underscore are made via _word_.
Standard emoticons like :-) and ;-) are converted to images.

To prevent automated Bots from commentspamming, please enter the string you see in the image below in the appropriate input box. Your comment will only be submitted if the strings match. Please ensure that your browser supports and accepts cookies, or your comment cannot be verified correctly.
CAPTCHA

Pavatar, Gravatar, Favatar, MyBlogLog, Pavatar author images supported.
Form options