Skip to content

La teoría de las ventanas rotas

Hace ahora más o menos dos años que empecé a interesarme por los temas de desarrollo personal y productividad, no sólo en el trabajo sino también en casa, y a fin de cuentas, en la vida. En gran parte la afición me llegó gracias a conocer a Gleb, una de las personas más interesantes que he conocido nunca, y a quien tengo la gran suerte de tener como amigo y compañero.

Y la verdad es que este tema de la productividad me parece muy interesante: si os dais cuenta todos nos estamos quejando siempre de que no tenemos tiempo (yo la primera, ¿eh?), cuando seguramente si empleáramos un poco de ese tiempo en pararnos a pensar y organizarnos, podríamos utilizar mucho más racionalmente el tiempo restante, nos sentiríamos mucho mejor y además conseguiríamos muchas más cosas...

... o esa es la teoría, al menos. En la práctica, en mi caso, me da mucha rabia porque en todo este tiempo no he conseguido avanzar más que un poquito... En el trabajo he podido aplicar unas cuantas de las cosas que he aprendido y he visto claramente los resultados: me organizo bastante mejor y eso tiene un efecto positivo para mí y para mi entorno. Pero en casa parece que nunca encuentro ese rato tranquilo para ponerme manos a la obra, y es que al principio estaba cansada porque madrugaba mucho y llegaba muy tarde del trabajo, luego me quedé embarazada y estaba más cansada todavía (aparte de que había otras cosas en qué pensar), y luego ya nació Irene y para qué os voy a contar, esto es un no parar :-)

Y claro, vamos cayendo en la inercia de dejar cosas para mañana... y así llegamos al título de este post, la teoría de las ventanas rotas, que es lo que quería explicaros.

Según la Wikipedia (sólo en inglés esta vez, sorry), la idea proviene de un estudio realizado a principios de los ochenta sobre el vandalismo callejero: si en un edificio hay una ventana rota y nadie viene a repararla, con el tiempo los gamberros irán rompiendo más, y al final seguramente acaben entrando y destrozándolo todo o quedándose de "okupas". O por ejemplo en una calle: si nadie limpia la acera, la basura poco a poco se va acumulando, y la gente deja de tener cuidado y empieza a tirar basura también, porque total, ya está todo sucio...

Es decir, una vez que se pierde el cuidado por algo, una vez que "se le pierde el respeto", ese algo no hace más que deteriorarse, y lo que es peor, empezamos a ver ese deterioro como su estado natural. ¿Se entiende la idea? Pues ahora esa teoría la podemos aplicar a lo que queramos: al servicio de autobuses de Dublín, a la pila de platos que se acumula en el fregadero, o al desarrollo de software como hace Dave Cheong en este artículo (que por cierto fue lo primero que yo leí sobre la teoría de las ventanas rotas)

Pero lo bueno de todo esto es que podemos darle la vuelta: en vez de dejar que los platos sucios se vayan acumulando, podemos fregarlo todo de una vez y dejar la pila reluciente, y a partir de ahí lo que habrá será una resistencia natural a dejar que se ensucie. Si fregamos cada vez que haya algo que fregar, aunque sean sólo uno o dos platos, estaremos utilizando la inercia a nuestro favor, aprovechando la propia tendencia de las cosas a seguir como están. Con un pequeño esfuerzo inicial, ¡habremos conseguido un gran resultado!

Así que hala, ya sabéis, a mantener las ventanas relucientes :-D

Trackbacks

No Trackbacks

Comments

Display comments as Linear | Threaded

Carlota on :

*Espero que Irene esté ya totalmente recuperada, ya sabíamos que iba a ser así o al menos nos lo imaginabamos, pero resulta tan duro verlas ponerse malitas...
Bueno, un besito y a arreglar todas las ventanas!!

José Manuel on :

*Me ha encantado el principio de las ventanas rotas. ¿Dónde puedo leer más al respecto?
El problema es que yo aplico otro: No empieces una cosa si no estás seguro de terminarla. O sea, Si hay que arreglar un radiador, no lo arreglo si veo que no puedo terminar, o que tengo otras tareas a medias. No inicio una cosa nueva sin terminar las otras, porque al final se acumula mucho trabajo que te imposibilita seguir. Blanca aplica otro principio: Yo empiezo las cosas, y ya veremos si se terminan. Yo no digo que sea peor que el mío, eso hace que consiga hacer muchas cosas -por ejemplo, para hacer un pastel, se salta el paso de ir metiendo las cosas en el lavavajillas y recoger la cocina, así al final, la cocina puede estar patas arriba y ya es tarde para recoger porque otras tareas piden su hora, pero el pastel está muy bueno- y que queden otras como piedras que impiden seguir.

Bea on :

*@Carlota: sí, Irene ya está totalmente recuperada, ahora mismo tan tranquila jugando con sus Megabloks :-) A ver si hay suerte y no se ponen malitas ni Jimena ni ella en unos cuantos meses...

@Jose: buscando en Google he encontrado el estudio completo aquí: http://www.cptedsecurity.com/broken_windows_theory.htm. Y sobre desarrollo personal y demás, ya iré poniendo más links.

Rafa on :

*Me ha gustado lo de la teoría esa de las ventanas rotas... creo que cuando pones ilusión en algo y mantienes en buen estado sin que se convierta en una obsesión haces que todo el mundo participe de esa alegría y colabore.

Hombre, siempre hay quien gusta de romper algo bello que los demás cuidan...

Add Comment

Enclosing asterisks marks text as bold (*word*), underscore are made via _word_.
Standard emoticons like :-) and ;-) are converted to images.

To prevent automated Bots from commentspamming, please enter the string you see in the image below in the appropriate input box. Your comment will only be submitted if the strings match. Please ensure that your browser supports and accepts cookies, or your comment cannot be verified correctly.
CAPTCHA

Pavatar, Gravatar, Favatar, MyBlogLog, Pavatar author images supported.
Form options