Skip to content

Batiendo récords

Creo que esta vez he batido un nuevo récord: ¡¡¡la última entrada del blog es de octubre!!! ¡¡¡Casi seis meses sin escribir!!! :-(

Y cuanto más tiempo pasa, más lo voy dejando... pero no, no estoy dispuesta a dejar morir este blog, de hecho tengo grandes planes para él, lo que pasa es que los planes los hago en mi cabeza y nunca los llego a pasar a un papel (o a un post).

Pero ya está bien, esto no puede ser. Con el permiso de mis buenos amigos los Txemas, les robo la frase:

ASÍ NO PODEMOS SEGUIR (ya lo veníamos diciendo desde hace tiempo)

Es hora de tomar medidas. Watch this space...

El placer de la lectura

Una de las cosas que tengo que agradecer a mi familia es el haberme contagiado la afición por la lectura. Desde pequeña siempre me ha encantado leer, y tengo la suerte de que a Fredi le pasa lo mismo (o incluso más diría yo, de hecho él lee mucho más que yo, y mucho más deprisa). Con estos antecedentes, supongo que no es ninguna sorpresa que a Irene y Alicia les encanten los libros también, pero la verdad es que nos hace mucha ilusión :-D

Casi todas las noches sacamos un rato para leer cuentos juntos antes de ir a dormir, y como ahora Irene ya sabe leer (ha avanzado una barbaridad en estos últimos meses), le encanta leer en voz alta para nosotros, y sobre todo para Alicia. A Alicia le da un poco de pena no saber leer todavía, pero se consuela diciendo que cuando empiece a ir al cole, aprenderá a leer ella también…

Una cosa que nos está resultando muy curiosa es ver el proceso de aprender a leer en inglés, que es totalmente distinto a como aprendimos nosotros en español. Empezaron el curso pasado aprendiendo los sonidos, con el sistema de Jolly Phonics, y a leer cuentos muy sencillitos, de una frase en cada página. Pero este año, con las bases ya bien asentadas, el progreso está siendo espectacular, o eso nos parece a nosotros (ya vamos por el nivel cuatro en los libros de lectura del cole, ¡bien!)

Luego nosotros en paralelo le estamos enseñando a leer en español también, con el apoyo añadido del Instituto Cervantes los sábados por la mañana. Los libros en mayúsculas los entiende perfectamente, y los de letras de imprenta “normales” también, pero curiosamente los que están escritos con letra de caligrafía, como la que hacíamos nosotros cuando aprendimos a escribir, le cuestan un montón, no reconoce bien las letras… es muy curioso ver cómo las cosas se pueden enseñar y aprender de mil formas distintas.

Pero lo más importante es que le está cogiendo mucha afición a la lectura, que cuando tiene un rato libre, a veces se coge un libro y se pone ella a leer por su cuenta, y lo mismo hace Alicia inventándose la historia a partir de los dibujos, o repitiendo lo que recuerda de la última vez que le leímos el cuento (tiene buena memoria la muchacha, ¿a quién habrá salido? ;-)). Y así es como tiene que ser, buena gana de obligar a un niño a leer si no le apetece, tiene que salir de ellos…

Para terminar, aquí os dejo un artículo relacionado que me pareció interesante, sobre los niños y la lectura.

El reto

Parece ser que en este mundo no sólo están los Facebookeros, también hay Googlepluseros, e incluso gente que no es ninguna de las anteriores pero que tiene acceso a internet y lee este humilde blog. Así que a petición popular, pongo también aquí el reto que me dio por lanzaros hace unos días.

El planteamiento inicial es bien sencillo: no comprar nada hasta 2013.

Challenge: Buy Nothing Until 2013

Y ahora después del shock, vienen los matices. ¿Cómo que no comprar nada? ¿Nada de nada? Pero algo tendremos que comer, ¿no? Pues sí, y si leéis el artículo entero veréis que en realidad no se trata de no comprar absolutamente nada, sino de pensárnoslo tres veces antes de comprar cada cosa: ¿por qué quiero comprar esto? ¿Realmente lo necesito? ¿Puedo pasar sin él? ¿Hay otras alternativas? Se trata de un ejercicio para tomar conciencia, y ya de paso, reducir el consumismo.

Me alegra mucho ver que este tema ha hecho surgir el debate; varios me habéis dicho que conseguirlo es imposible, o que no es práctico, o que no vais a ser capaces de cumplirlo. Yo lo que digo es que no tiene por qué ser blanco o negro, todo o nada; avanzar un cincuenta por ciento siempre es mucho mejor que no avanzar en absoluto, y el objetivo aquí (como en todo en la vida) debería ser progresar, no alcanzar la perfección.

Por cierto, para quien todavía tenga ganas de intentarlo, aquí va un segundo artículo siguiendo con el tema: la guía de supervivencia sin compras.

The Buy-Nothing Holiday Survival Guide

Ay, Facebook, Facebook…

Me parece que me voy a tener que tomar esto de Facebook un poco más en serio.

Como seguramente sabéis, yo tengo cuenta de Facebook pero la verdad es que no le hago mucho caso; me hace ilusión encontrar gente conocida, o que me encuentren, pero luego no invierto tiempo en postear, ni en mirar lo que postea la gente, me da una pereza inmensa después de pasar toda la jornada laboral delante de un ordenador.

Seguramente los únicos posts que hayáis visto míos son los que manda automáticamente Kiva cada vez que hago una donación. Y es verdad que un par de vosotros me habéis preguntado qué es eso de Kiva, y alguno hasta os habéis animado a probarlo (¡gracias!). Pero vamos, que no le daba yo mucha importancia, pensaba que la gente no le estaba prestando mucha atención.

Hasta esta mañana. Tenía un rato libre en el trabajo y me conecté para ver si tenía saldo en Kiva, y al ver que sí tenía, lo reinvertí en un par de préstamos. Y cuál sería mi sorpresa cuando ni media hora después, en el desayuno, dos de mis compañeros me preguntaron qué era eso de Kiva que pongo en Facebook de vez en cuando… eso me hizo darme cuenta de dos cosas: primero, que hay bastante gente que se conecta a Facebook desde el trabajo (o igual es que hoy en concreto tenían poco que hacer, como me pasaba a mí), y segundo, ¡que la gente lee lo que pongo, incluso mis compañeros de trabajo!

Sinceramente, tenía la impresión de que un alto porcentaje de las cosas que se ponen en Facebook son “chorradas” (sin ánimo de ofender, que sé que hay de todo), y por eso no me había motivado mucho a usarlo, pero ahora sí que estoy un poco más animada a escribir, no porque lo que vaya a decir sea sumamente importante (mucha gente lo considerará una chorrada también), sino porque tal vez consiga despertar la curiosidad de más gente, hacerles pensar, ¡y además en dos idiomas! En tiempos también tenía el blog ligado a mi cuenta de Facebook, para que lo que escribiera en el blog apareciera también allí, pero creo que ahora ya no funciona… De todas formas, de momento no tengo pensado traducir las entradas del blog, eso lo dejo para más adelante.

Ya veremos qué tal va, para empezar hoy en Facebook os he dejado un reto, para todo el que quiera aceptarlo ;-)

Gracias, Miliki

A Irene y Alicia les gusta mucho escuchar música, y por las mañanas, para ayudarlas a espabilarse, normalmente les ponemos algún CD (¿a quién se parecerán? Su padre y yo nos despertamos con la radio...)

Así además aprovechamos y les ponemos canciones infantiles españolas, y la verdad es que con la tontería, ya se saben un montón. Muchas de las canciones tradicionales nos suenan a nosotros también, pero las que más conocemos y más cantamos son, desde siempre, las de los payasos de la tele.

Continue reading "Gracias, Miliki"

Actitudes

Aquí tenemos una prueba más de que la inspiración puede llegarnos de los sitios más insospechados. Me voy de comida con unas amigas del trabajo, y en el servicio del restaurante me encuentro un cartel con esta reflexión de Charles R. Swindoll:
The longer I live, the more I realize the impact of attitude on life. Attitude, to me, is more important than facts. It is more important than the past, the education, the money, than circumstances, than failure, than successes, than what other people think or say or do. It is more important than appearance, giftedness or skill. It will make or break a company... a church... a home. The remarkable thing is we have a choice everyday regarding the attitude we will embrace for that day. We cannot change our past... we cannot change the fact that people will act in a certain way. We cannot change the inevitable. The only thing we can do is play on the one string we have, and that is our attitude. I am convinced that life is 10% what happens to me and 90% of how I react to it. And so it is with you... we are in charge of our Attitudes.
Y aquí va mi traducción libre:
Cuanto más vivo, más me doy cuenta del impacto que tiene la actitud en nuestra vida. La actitud es, para mí, más importante que los hechos. Es más importante que el pasado, la educación, el dinero, las circunstancias, los fracasos, los éxitos, lo que los demás piensen, digan o hagan. Es más importante que las apariencias, el talento y las habilidades. Hará que florezca o que se hunda una empresa, una iglesia… un hogar. Y lo extraordinario es que podemos elegir la actitud con la que queremos afrontar cada día. No podemos cambiar el pasado, ni el que la gente se comporte de una manera determinada; no podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos hacer es jugar la única carta que tenemos, que es nuestra actitud. Estoy convencido de que mi vida es un diez por ciento lo que me pasa, y un noventa por ciento el cómo reacciono a ello. Y lo mismo se aplica a ti… somos dueños de nuestras propias actitudes.

Por enésima vez

Y aquí estoy, dando señales de vida una vez más, reviviendo el blog por enésima vez...

¿Cuánto me durará este nuevo impulso? No lo sé con certeza pero espero que mucho, una vez más os doy las gracias por estar ahí a la escucha :-)

Tengo muchas ganas de remodelar el blog, de darle otro aire, de probar cosas nuevas... Me apetece menos escribir sobre lo que nos pasa en el día a día, aunque de vez en cuando algo contaré, pero sobre todo me apetece compartir con vosotros esos detalles que me voy encontrando por la vida y que me hacen pararme a pensar, y me invitan a plantearme las cosas de otra manera. Algunas veces me repetiré, o llegaré a la misma idea por varios caminos distintos, algo que me está pasando mucho últimamente (cada vez entiendo mejor aquella frase de que todos los caminos conducen a Roma)

Pido disculpas por adelantado si me pongo muy "mística": no es mi intención dar lecciones a nadie, ni pretendo que todo el mundo esté de acuerdo conmigo, ni mucho menos; lo que sí pretendo es despertar un poco la conciencia (¿o consciencia?) de quien quiera y le apetezca aceptar este reto.

La vida nos habla de muchas maneras distintas, a través de personas y cosas con las que nos vamos "tropezando". Sé que mucha gente piensa que la mayoría de lo que nos pasa son casualidades, que la vida sucede por casualidad (y si uno es informático/a como yo, tenderá a pensar que las cosas "funcionan" de pura chiripa ;-)). Pero cuanto más me fijo, más me parece que no es así, que hay una razón para todo, aunque la mayoría de las veces nunca llegamos a saber cuál es la razón que se esconde detrás. Por supuesto, no tengo pruebas científicas de que esto sea cierto, ni tengo intención de buscarlas, aunque entiendo que el método científico sea muy importante para ciertas personas.

Así pues, la forma que se me ha ocurrido de dar gracias a la vida por esos regalitos que me va dando es compartirlos con quien quiera disfrutarlos también. Sin compromiso, ¿eh? Cada uno que escoja lo que le sirva y le funcione personalmente.

Piedras y más piedras

Otro par de mesecitos sin escribir... curiosamente, buscando otra cosa me he encontrado con esta entrada antigua del blog, y me ha hecho gracia ver que lo que escribí sigue siendo hoy tan cierto como lo era hace dos años:
Lo sé, lo sé, últimamente se me ve muy poco por aquí... mi frecuencia de actualización del blog ha vuelto a bajar (¡y eso que me encanta escribir!), el correo electrónico lo utilizo lo mínimo imprescindible, y de sitios como Facebook o Buzz ya ni hablamos...
Pues bueno, pues para todo el que se pregunte qué es lo que he andado haciendo últimamente, os diré que ando liada colocando piedras:

Continue reading "Colocando piedras"

Por cierto, lo que traía en la cabeza hoy también va de piedras pero en otro sentido, es una frase con la que me topé el otro día en un libro y que me encantó:
Las circunstancias son como las piedras: puedes aprovecharlas para construir algo hermoso con ellas, o quejarte de su peso y dejar que te inmovilicen.

(El libro entero, "Dar cracias a la vida" de John Demartini, todavía no lo he leído, pero algún día lo haré, lo pongo a la cola de lecturas pendientes)

Así que esta vez, digamos que no sólo estoy colocando piedras, ya de paso aprovecho para construir algo con ellas :-D

Tres añitos

Alicia ha cumplido hoy tres añitos, ¡¡¡bieeeeeeeeeeeeeennn!!!

Su hermana Irene ha tenido la idea de despertarla esta mañana con tres globos de colores, uno por cada año, y le han encantado, estaba superfeliz :-D. Por lo visto, luego en la guarde también se lo ha pasado muy bien, hicieron una fiesta de cumpleaños, y Alicia repartió entre sus compañeros los chupachups que habíamos llevado (nosotros haciendo patria, con los chupachups españoles).

Y por la tarde ya en casa, ¡a contestar al teléfono! O más bien al skype... Por cierto, qué inventazo lo de poder hacer videoconferencia desde el móvil, aunque se vea la imagen más pequeñita merece la pena, es mucho más cómodo (sobre todo cuando andas corriendo detrás de dos personajillos intentando que entren en cámara y se las vea bien). Entre llamada y llamada les dio un poco de tiempo a jugar con los regalitos: una sillita de bebé de Peppa Pig (que la otra pobre ya estaba moribunda), y una baraja de cartas de los pitufos.

Y luego ya lo de siempre: cenar (hoy con postre de chocolate, eso sí), lavar los dientes, ducha, cuento y a la cama... el fin de semana ya lo celebraremos con tarta, amiguitos y demás :-D

Volvemos a la carga

Creo que esta vez he batido el récord: casi tres meses sin escribir en el blog.

Pero aquí vuelvo, y esta vez sin hacer promesas, no sea que luego no las llegue a cumplir... Me encantaría escribir más, pero por alguna razón no lo estoy haciendo. Creo saber más o menos las razones/excusas, aunque en realidad no importan demasiado: lo que importa es que le tengo cariño a este blog y quiero mantenerlo, aunque no sea "perfecto", que nunca lo fue. Lo que importa es que, cuando escribo, lo disfruto un montón.

Pero es muy fácil perder comba, y en cuanto empiezan a pasar los días y las semanas, la bola se va haciendo más grande, más cosas hay que contar y más pereza da contarlas... ¿Y cómo se sale ahora de aquí? Pues dándose cuenta de que no hace falta contarlo absolutamente todo, que no hace falta cumplir con ninguna expectativa, ni siquiera la mía propia.

Así que siguiendo el consejo de la buena amiga FlyLady, aquí vuelvo a la carga. El consejo al que me refiero es éste, os pongo el original en inglés, que me encanta:
Just jump in, don´t try to catch up!
Que así a grandes rasgos podría traducirse como "no intentes ponerte al día con lo que está por hacer, ponte manos a la obra con lo de hoy y ya está" (como véis, la frase queda el triple de larga y no es tan convincente, pero espero que pilléis la idea).

P.D.- Se me había olvidado que hoy es miércoles, "anti-procrastination day", el día perfecto para volver a escribir :-D

Año nuevo, ¡coche nuevo!

¡Esta semana hemos estado de estreno!

Llevábamos tiempo pensando en que nos vendría bien cambiar uno de los coches, el más viejo de los dos, por algo más grande, pero no acabábamos de decidirnos... así que el otro día cuando el 307 de Fredi empezó a hacer extraños, y en el taller le dijeron que iba a costar bastante arreglarlo, decidimos tomarlo como una señal del cielo y lo cambiamos por un monovolumen. Le echamos el ojo a un Citroën C4 Picasso de segunda mano con muy buena pinta, y allá que nos lanzamos: al día siguiente ya teníamos el papeleo arreglado, el coche viejo se quedó en el taller y me volví para el trabajo conduciendo "el autobús", como yo lo llamo :-D

Así que ahora ya tenemos sitio para llevar gente en el coche sin que tengan que ir hechos un cuatro entre las dos niñas... ayer hicimos la prueba con nuestra amiga María, y la verdad es que el coche es la mar de cómodo, y las niñas van entusiasmadas porque ahora su asiento está más alto y pueden ver muchas más cosas por la ventanilla. Los dos asientos extras de la tercera fila todavía no los hemos probado, ya habrá ocasión más adelante.

Me resulta curioso que hayamos cambiado de coche precisamente a primeros de año, y sin planificarlo, más bien por casualidad... me ha recordado que oí una vez que en el mundo simbólico, el coche representa la vida de uno, así que esto no deja de ser otra versión del año nuevo, vida nueva ;-)

(Por cierto, de momento siento que mi coche nuevo/vida nueva me queda un poco grande, pero poco a poco me voy acostumbrando :-))

Manos a la obra

Primer post de 2012, ¡feliz año nuevo! (O ya no tan nuevo, ejem, pero todavía prometedor...)

Aquí volvemos a la carga con un puñado de buenos propósitos, o más bien, de buenas costumbres que quiero adquirir este año. Según los expertos, se tarda alrededor de treinta días en conseguir que un determinado comportamiento se convierta en costumbre. Así que muy al estilo de FlyLady, que propone un "hábito del mes" para cada mes del año, me he propuesto ir cogiendo buenas costumbres una por una, despacito y con buena letra.

¿Y cuál es mi "hábito del mes" para enero? Pues vuelvo a la carga con una de mis asignaturas pendientes, el levantarme temprano y a la misma hora todos los días , y digo todos los días, sábados y domingos incluidos. Antes de que empecéis a decir que estoy como una cabra (podéis decirlo igual, que no me importa), os dejo el link a otro experto que explica un poco la idea que quiero seguir.

Por mi experiencia de las épocas en que he conseguido seguir esto, puedo decir que una vez que se coge la costumbre es mucho más fácil levantarse por la mañana, el cuerpo sabe que ya es hora de levantarse, y además dispones de tiempo para hacer cosas para las que no encuentras hueco en otro momento (como escribir este post). El problema es cuando pasas malas noches por cualquier razón y tu sueño se interrumpe a menudo, por ejemplo en mi caso, cuando las niñas eran bebés y se despertaban varias veces cada noche. Pero ahora que las niñas son mayorcitas estoy haciendo otro intento, me parece que vale la pena.

Ya os contaré a final de mes cómo ha salido el experimento, de momento os dejo con este dicho popular:
Early to bed and early to rise makes and man healthy, wealthy and wise

Felices fiestas

Me acerco diez minutos al ordenador para desearos unas muy felices fiestas :-)

Este año estamos repitiendo Navidades en Irlanda, pero esta vez los abuelos Alfredo y Maripaz, y la tita Sara, han venido a celebrarlas con nosotros. La cena de Nochebuena la hemos hecho tempranito, para poder disfrutarla todos juntos, y después de cantar villancicos en español y en inglés, y ponerse moradas a turrón de chocolate, las niñas ya está soñando con los angelitos... o más bien con Santa, que esta noche se pasará a dejarnos un par de cosillas ;-)

Por cierto, muchas gracias a los que nos han mandado felicitaciones, en forma de tarjeta, email o SMS... contestaré, tarde pero lo haré, en serio. Y también tarde, pero postearé las historias que se me han quedado en el tintero en diciembre, que son unas cuantas...

Muchos besos y lo dicho, felices fiestas.

Para que noviembre exista

Si me descuido se me pasa un mes entero sin escribir en el blog... y encima noviembre, con la rabia que me da que desaparezca este mes.

Hoy uno de mis "fans" (¡gracias Alberto!) me ha dado hoy una colleja virtual para que espabile y escriba, y supongo que es justo lo que necesitaba. Sonará extraño pero pienso muy a menudo en escribir un post, de hecho lo redacto mentalmente, pero luego el paso que me falla es el de sentarme a teclearlo... tantas horas frente al ordenador de lunes a viernes no ayudan a que me apetezca acercarme a otro teclado en mi tiempo libre.

¿Y qué hemos estado haciendo en este mes de noviembre, que ya se nos acaba? Pues lo empezamos de vacaciones en España, primero cinco días en Cáceres y luego otros cinco en León. A pesar del ajetreo habitual, nos cundió bastante el tiempo, conseguimos desconectar del trabajo, que falta nos hacía (diez días sin tocar un teclado, ¡¡¡bieeeennn!!!), y además nos hizo un tiempo estupendo, así que volvimos con las pilas cargadas... pero al llegar a Irlanda se nos descargaron otra vez con el frío, la lluvia y la oscuridad :-(

Desde entonces vamos renqueando, tratando de ponernos al día una vez más, pero muy muy despacio, o al menos así me lo parece a veces. Aunque también es verdad que nos tomamos (me tomo) las cosas con más calma que antes, que al fin y al cabo el mundo no se hunde porque haya ropa sin planchar.

En fin, que cada vez que volvemos de vacaciones para mí es como si fuera principio de curso, o año nuevo, una de esas ocasiones en las que empiezas desde cero con tus mejores intenciones. El primer día siempre es genial, porque hay tanto por hacer que no importa por dónde empieces, pero luego ya se va pasando la euforia inicial y cuesta más seguir al pie del cañón... la clave es ir encontrando el equilibrio, soluciones intermedias como decía alguien muy sabio, y en esas estamos, ensayando equilibrismo :-D