Skip to content

Picnic improvisado

Este fin de semana hemos disfrutado en Dublín de muy buen tiempo, y aún hasta hoy todavía dura, ojalá que siga durando. Me encanta esta sensación de primavera-verano: no hace el calor abrasador que se sufre a estas alturas en casi toda España, se nubla a ratos y hay brisilla, pero la temperatura es estupenda y apetece andar por la calle, dar un paseo por el parque...

Y eso fue justo lo que pensamos unos cuantos amigos y nosotros el domingo, después de haber quedado juntos a comer por el centro. La excusa era llevar a los niños a los columpios de St Stephen´s Green, pero no sabría decir quién se lo pasó mejor, si ellos o nosotros, los mayores. El caso es que acabamos montando un picnic improvisado y quedándonos toda la tarde por allí, charlando, jugando en el césped, y sobre todo disfrutando del inesperado buen tiempo. Al llegar a casa yo me sentía como si volviera de vacaciones :-D

Gracias a todos por el buen rato que pasamos, chicos, y sobre todo a María por juntarnos a todos. Si lo hubiésemos planeado más no nos habría salido mejor.

El futuro cole de Irene

¡Irene empieza el cole este curso que viene, en septiembre! Esto a los que estéis en España os sonará un poco raro... ¿pero cómo es que no ha empezado el cole todavía, si ya tiene cuatro años y medio?

Pues por dos cosillas en las que Irlanda funciona de manera distinta a España: para empezar, aquí sólo hay dos cursos de educación infantil, "junior infants" y "senior infants", antes de empezar la primaria, con lo que no empiezan el cole con tres años, sino con cuatro. Y además, tienen que tener los cuatro años cumplidos en septiembre, al empezar el curso, porque en lugar de hacer el corte por año natural como se hace en España, en Irlanda se guían por el calendario escolar. Y como Irene nació en el mes de diciembre, resulta que va a ser una de las mayores de su clase, en vez de ser de las más pequeñas como le pasaría en España (donde ya llevaría dos años en el colegio, por cierto)

Bueno, el caso es que la semana pasada tuvimos la primera reunión con el equipo directivo del colegio y algunos profesores, y la verdad es que estamos muy contentos con el colegio. Es un Educate Together, las instalaciones están nuevas (sólo lleva cuatro años funcionando), y nos gustó mucho su estilo educativo. También organizaron otro día en el que podían ir los niños a conocer el cole, ver la que va a ser su clase, conocer a la maestra... Irene al principio estuvo un poco timidilla, y eso que había varios amiguitos suyos de la guarde allí también; luego ya cogió un poco de confianza, u acabó feliz de la vida :-)

La habitación de Irene y Alicia

Desde hace un par de semanas, la habitación de Irene se ha convertido en la de Irene y Alicia :-D

A las dos les hace mucha ilusión compartir habitación. Pensábamos que a lo mejor tardarían un poco en adaptarse, porque las dos llevan ritmos distintos, pero qué va: Irene es siempre la primera que se duerme y la última que se despierta, pero es que su hermana tiene ventaja porque aún duerme siesta... bueno, la duerme los días de diario en la guarde, aquí en casa se queda en la cuna pero hay demasiadas distracciones y poco sueño. Luego por el día les encanta ponerse a leer cuentos, a pintar en la pizarra o a jugar a cualquier otra cosa.

Y otra novedad en la habitación de Irene y Alicia es la banda sonora: la última vez en España, su tita Sara les regaló un radio CD muy chulo, y ahora nos despertamos todas las mañanas con música (en español, por supuesto). La verdad es que ayuda mucho a que se espabilen por la mañana antes de ir a la guarde, y empezamos el día las tres de buen humor, cantando y bailando. ¡Gracias, tita Sara, qué buen regalo!

Aquí debería poner fotos, pero el caso es que no tengo ninguna reciente, sorry, en cuanto me acuerde las hago... de todas maneras ahora la habitación está un poco provisional, digamos que le falta decoración. El siguiente paso es abrirle el lateral de la cuna "transformers" a Alicia para que pueda entrar y salir ella sola, cualquier día de estos lo haremos y a ver qué pasa...

De la soleada España... al Irish Wheather

Hace unos días que hemos vuelto, por segunda vez en pocas semanas, de pasar unas minivacaciones en la "soleada España", que la llaman... y la verdad es que ha sido un poco shock el volver al clima irlandés después de haber estado disfrutando de unos días de verano :-(

Si es que a veces parece que estamos casi en mundos distintos. Hace ocho días, en un termómetro callejero de Cáceres vimos treinta y seis grados. algo completamente normal estando ya a finales de mayo... y hoy a mediodía, ¿qué temperatura marcaba el termómetro de mi coche en Dublín? Nueve grados y medio, ¡¡¡más de veinticinco grados de diferencia!!! Eso sin contar la lluvia, el viento, y mi querido "hace sol pero al mismo tiempo llueve". No me extraña que mi garganta se haya vuelto a resentir...

Así que de momento adiós a la manga corta, al menos para las niñas y para mí (nuestro chicarrón del norte lleva manga corta todo el año, así que no le cuento). Pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde, y dicen los meteorólogos que este año vamos a tener ola de calor en junio y julio, lo cual quiere decir que a lo mejor hasta tenemos verano este año, ¡bieeeen!

Por cierto, el viajecito a España estuvo bastante bien, quitando la tupa de kilómetros que nos metimos (Madrid - Cáceres - Sevilla - León - Madrid), y que los señores de Aer Nostrum nos deleitaron con una cola eterna para facturar a la ida y un señor retraso en el vuelo de vuelta. Pero por lo demás, lo pasamos muy bien en la boda de mi hermano (el sitio era impresionante, la verdad), y disfrutamos mucho con ambas partes de la familia. Las niñas, por supuesto, fueron las que mejor se lo pasaron, aunque también estaban felices después de volver a la guarde para contar sus aventuras :-D

Trabajo y necesidades

Aquí os dejo una cita de Louis Cattiaux que me ha gustado mucho, viene muy al hilo de mis esfuerzos (no siempre exitosos) por simplificar en la vida...
El trabajo que aumenta las necesidades es vano.
El que las disminuye es sagrado.
El mundo practica el primero.
Los sabios ayudan al segundo.

¡Feliz cumpledosaños, Alicia!

La señorita Alicia ha cumplido hoy dos años, ¡felicidades mi niña!

Y yo diría que ha pasado un día estupendo... no sé hasta qué punto se daba cuenta de que lo especial del día, pero le ha gustado encontrarse dos globos en su cunita al despertarse esta mañana, uno por cada año que cumplía. Luego en la guarde le hicieron una fiesta de cumpleaños, con tarta y helado incluidos, y las cuidadoras le regalaron una tarjeta de felicitación.

Y ya en casa, Irene le ha dado su regalo de parte de todos: ¡la casita Lego de Winnie Pooh! Enseguida la han juntado con otras piezas de Duplo que ya tenían, y menuda fiesta han acabado montando en el salón :-D

Lo único que no ha habido hoy es tarta, eso y las velitas lo dejamos para el fin de semana. Pero vamos, que ni la cumpleañera ni su hermana mayor se han quedado sin postre, como os podréis imaginar, que aún tenemos stock de huevos de Pascua de chocolate...

Familia

Sobre la familia se pueden decir muchas cosas. Muchas suenan a tópico, como el "familia no hay más que una", pero no por ser tópicos dejan de ser verdad...

La familia es ese algo que siempre está ahí, queramos o no; de ella hemos heredado nuestra forma de ver las cosas y desde ella hemos aprendido a desenvolvernos por el mundo. A veces nos ha decepcionado, o nos hemos rebelado contra ella, pero en el fondo ella forma parte de nosotros tanto como nosotros formamos parte de ella.

Por supuesto, nuestra idea de la familia va cambiando con el tiempo. De pequeños, constituye todo nuestro mundo; luego crecemos y vamos abriendo caminos, saliendo de casa y conociendo otros lugares, otras costumbres, otras formas de vivir y entender las cosas... y eso a veces, curiosamente, nos hace ver a nuestra propia familia con otros ojos, casi como desde fuera, y ver cosas que antes no veíamos por estar mirándolas desde dentro. Y aunque de mayores hagamos las cosas a nuestra manera, y a veces la familia parezca que quede muy lejos, en alguna parte dentro de nosotros sigue siendo el punto de referencia, seamos conscientes o no de ello.

Otra cosa que se puede decir de la familia es que no existe la familia perfecta, las cosas nunca son como en las películas. Sus miembros discuten, a pesar de que (o precisamente porque) se quieren, y mucho. Pero no siempre es fácil arreglar estos conflictos, que a veces son grandes y duran años, o incluso generaciones enteras. Es duro ver una familia dividida y enfrentada; todos conocemos historias en las que los unos no se hablan con los otros... Yo hubo un tiempo en que me temí que eso le pasara a mi propia familia, y estoy inmensamente agradecida de que el tiempo y el diálogo consiguieran cerrar las heridas. Dentro de muy poco estaremos todos juntos de celebración, una alegría que hace unos pocos años no me habría atrevido a soñar.

Así que un respeto a la familia... ¡que al fin y al cabo no hay más que una! :-D

De vuelta (por ahora)

Este blog se había quedado mudo otra vez, y por más días de lo habitual...

Una de las excusas que puedo poner es que hemos estado de viaje relámpago por España (con booda y sorpresita incluidas); otra es que preparar la ropa para las maletas fue ya en sí una odisea, gracias a la triple combinación viaje a España / cambio de temporada de invierno a verano / cambio de talla de las dos niñas. Y ahora que ya vamos recuperándonos del cansancio atrasado, toca preparar la próxima, ¡en diez días a volar de nuevo a España!

Pero vamos, que en resumen, es lo de siempre: siempre hay cosas que hacer, y el blog se va quedando para lo último, momento en el que por supuesto surge algo más urgente... hasta que simplemente ya no quedan fuerzas, o ganas, para sentarse a escribir.

Muchos posts escribo mentalmente, y luego se me quedan en el tintero, porque nunca llego a encontrar ese "momento ideal" en que ponerlos por escrito. Mi nuevo propósito es que eso deje de pasar, o pase cada vez menos, otra nueva faceta de mi lucha contra el perfeccionismo... pero siempre me anima pensar que hay unos pocos incondicionales que leen lo mucho o poco que escribo: a los que siempre estáis a la escucha, una vez más y de todo corazón, gracias.

Maestra por un día

O más bien por una horita a la semana :-)

Una de las cosas buenas que tiene mi empresa es que dedica fondos para obras benéficas, supongo que por multitud de razones. En parte será por el hecho de ser una empresa americana, y es buena política para ellos lo de "give back to the community", o sea, servir de ayuda a la región donde ponen sus oficinas. Pero creo que también tiene que ver con el hecho de estar en Irlanda: por lo que yo he visto, los irlandeses son muy dados a colaborar en diversas obras benéficas, no sólo económicamente (recaudando fondos a través de colectas y rifas varias) sino también dedicando tiempo y esfuerzo como voluntarios.

El caso es que en mi empresa todos colaboramos con una pequeña cantidad que nos deducen de nuestra nómina (creo que son como cuatro euros o así), y hay un comité llamado de "Community Relations", que selecciona las ONGs a las que donar ese dinero y otras cantidades que dona la compañía. Una de esas instituciones es Barretstown (maravilloso lugar, ya hablé de ellos en este otro post); otras son de ayuda a indigentes, por ejemplo, y otra parte del dinero va a proyectos de educación.

Y ahí, ahí quería yo llegar, a los proyectos de educación :-D

Continue reading "Maestra por un día"

Hasta luego, Lucila

Tenías noventa y siete años. Creciste en un mundo totalmente distinto al nuestro, en un pueblecito escondido entre montañas, en una época en la que la vida no era nada fácil; los lujos eran pocos y el trabajo mucho, como mucha era la nieve que caía durante el invierno, dejando a veces el pueblo incomunicado durante meses. Pero tú, mujer fuerte y sencilla como buena valdeonesa, sabías pasar por la vida no sólo superando las dificultades, sino también ayudando y acogiendo por el camino a todo aquel que lo necesitaba.

Y así fueron pasando los años: tus hijas crecieron, llegaron los nietos, y también éstos crecieron y te dieron bisnietos... y el mundo mientras tanto ha ido cambiando. Tus bisnietos crecerán usando teléfonos móviles, internet y Skype; podrán viajar en avión a lugares remotos, aprender idiomas, y conocer gente de todas las razas y culturas. Podrán algún día formar su propia familia, tener sus propios hijos, nietos y bisnietos. Y todo eso lo podrán hacer gracias a ti, que tres generaciones antes, estuviste en este mundo abriéndoles camino. Como decía mi abuela con gran sabiduría, "aquellos tiempos trajeron éstos..."

La verdad es que no puedo decir que te conociera muy a fondo, ni que tuviéramos la oportunidad de pasar mucho tiempo juntas. Pero agradezco el tiempo que he podido compartir contigo, y lo que sí puedo decir es que me habéis enseñado mucho sobre la vida, tú y aquel pueblecito perdido en las montañas al que hoy has vuelto para descansar por fin.

Hasta luego Lucila, y gracias. Te echaremos de menos.

Y San Patricio... a la española

Este año San Patricio ha caído en jueves, y aunque no hemos hecho puente (al menos yo), más o menos nos ha cundido; es como si esta semana hubiera tenido dos viernes y dos domingos :-D

Además nos ha hecho hasta buen tiempo y todo, cosa rara en estas fechas... Normalmente para San Patricio en Irlanda todavía hace bastante frío, pero esta vez parece que la primavera ha llegado a su hora y las temperaturas se han vuelto más suaves. Incluso hemos podido hacer unas hamburguesas y unos pinchos en la barbacoa, y de ahí lo de celebrar la fiesta más bien a la española, con buena comida en lugar de con pintas de Guinness.

A ver si hay suerte y el invierno ya no vuelve, que oficialmente estamos en primavera y los días ya son más largos que las noches.

¿Cuántos dálmatas?

El otro día Irene estaba eligiendo un DVD para ver en casa, y se quedó mirando la portada de 101 Dálmatas, ya no recuerdo si era del DVD o del cuento de Disney que también tiene. El caso es que cuando yo le dije el título de la película, "ciento un dálmatas", no lo debió de entender bien, o a lo mejor es que estaba intentando contar los perritos que aparecían allí en la portada, el caso es que ella a mí me lo repitió como "sí, quiero esa... cinco dálmatas".

Por supuesto, cuando luego se lo conté a su papi, el comentario fue "así me gusta, hija mía, ya contando en binario..."

Carnavales a la irlandesa

Me debo de estar haciendo vieja o algo, porque mira que voy a escribir un post repetido, o tripitido...

Hoy es miércoles de ceniza y como ya sabemos, acaban de terminar los carnavales... Como ya sabemos los españoles, quiero decir, porque aquí en Irlanda los carnavales no existen; la única tradición que realmente existe es comer tortitas el martes de carnaval, el ya famoso Pancake Tuesday, tradición que por supuesto hemos adoptado en nuestra casa porque las tortitas nos encantan :-D

Esta vez hemos tenido el honor de degustar unas tortitas caseras riquísimas que nos ha hecho la tita Cristina, que ha venido a vernos el fin de semana con la tita Mamen y el primito Andrés. Los cuatro días que han estado con nosotros la verdad es que nos han cundido mucho; no hemos ido a hacer turismo pero hemos disfrutado de buen tiempo, hemos hecho algunas compritas (GAP es visita obligada), y hemos charlado un montón, para variar. Los niños también se lo han pasado estupendamente: Andrés estaba encantado con sus primitas, sobre todo con Irene, supongo que por ser la mayor y hacerle más caso, aunque Alicia también le daba juguetitos para que se entretuviera.

Muchas gracias, hermanas, por la visita, ahora toca vuelta al trabajo con las pilas recargadas... semana de tres días, ¡yujuyujuuu!