Skip to content

Eliminator Day

No sé si seguirá siendo así, pero en tiempos el verano era la época del año en la que aparecían en televisión los típicos programas de pruebas chorras, como el Gran Prix o Humor Amarillo, donde los participantes se pegaban todo tipo de batacazos divertidos.

Pues bien, ayer tuvimos nuestra propia versión de lo mismo en mi empresa: para que os hagáis una idea, lo llamaron "ELIMINATOR DAY" :-D

Otros años habíamos hecho carreras de sacos y cosas así, pero este año han tirado la casa por la ventana y la verdad es que ha sido una gozada... había hasta una furgoneta de helados gratis, y encima salió una tarde preciosa, qué más podíamos pedir.
Continue reading "Eliminator Day"

Primer día de cole

Hoy Irene ha tenido su primer día de colegio, ¡¡¡bieeeeeennnn!!!

Aquí en Irlanda los niños empiezan el colegio con cuatro años, y tienen que ser cuatro años cumplidos, lo cual para los niños de diciembre como Irene significa empezar dos cursos más tarde que en España. Pero al fin ha llegado el gran día, y tanto a ella como a nosotros nos hace mucha ilusión.

Las celebraciones empezaron ayer con la ceremonia de "graduación" en la guarde: Irene y sus amigos se vistieron con la típica toga y bonete (¿se llama así?) de las películas americanas, y salieron al escenario a cantar. Luego, uno por uno los fueron llamando para darles el diploma y un regalito, y enseñarnos el dibujo que ha hecho cada uno con lo que quiere ser de mayor... el dibujo de Irene es una princesa, vamos a tener que seguir trabajando en este tema :-D

La suerte es que todos los amiguitos que estaban ayer en la graduación van a ir al mismo colegio que Irene: Álex, Georgia, Sebastian, Arvind y Patrick, y alguno o alguna más que ya no está en la guarde pero en algún momento estuvo. No todos están en la misma clase que ella, pero algunos sí, y a los demás los verá durante el recreo.

Hoy, por ser el primer día, la hemos llevado nosotros al cole, y mañana también lo haremos, pero a partir del lunes ya irá con las cuidadoras de la guarde. La forma en que organizan aquí la entrada al cole (por lo visto en todos los colegios) es formando una fila por cada clase, y esperando a que la maestra diga que ya se puede pasar. Su clase está mezclada entre junior infants (los de cuatro años) y senior infants (de cinco), lo cual yo creo que es positivo, y el poco rato que estuve en la clase me dio la sensación de que se lo estaba pasando bien, así que prueba superada ;-)

Otro gran éxito del cole es la lunch box, o como decía hoy mi madre, "la lonchera", donde todos los días hay que poner un bocadillo (o lo que sea de comer) para el recreo. De momento hoy ha vuelto vacía, debe de ser que le ha gustado el menú, a ver qué tal de ahora en adelante.

En resumen, que Irene ha pasado un día estupendo y nosotros estamos muy contentos de verla crecer feliz. Y a todo esto, Alicia ya va haciendo sus pinitos también: además de llevar fenomenal el tema del potty, hoy nos ha enseñado la última de sus habilidades, ¡saltar con los dos pies a la vez! (parece una tontería pero no lo es, os lo aseguro)

Pañales fuera, segunda ronda

Bueno, pues yo diría que Alicia ya está oficialmente en "potty training", después de un primer intento interrumpido por la varicela. Lo curioso es que ni ahora ni la vez anterior nos han pedido en la guarde que empecemos nosotros con un intensivo de fin de semana, así que hemos empezado en plan más progresivo, a quitar el pañal a ratos cada vez más largos, sobre la marcha.

Por supuesto, hay escapes de vez en cuando (en la guarde son muy finos y lo llaman "accidentes"), peor en general parece que lo controla bastante bien, aunque aún le falta el reflejo de querer ir al potty cuando ve que tiene ganas de hacer pis. Y otra cosa que no la emociona especialmente es lo de llevar braguitas de niña mayor, está claro que es más cómodo y seguro llevar un pañal :-D

Pero espero que, con ayuda de premios y pegatinas, dentro de no mucho esté controlado el tema del potty. Seguiremos informando.

Se acabó la cuarentena

Bueno, pues después de diez días de cuarentena en casa, Alicia ya no es contagiosa, ¡adiós varicela!

La verdad es que la pobre le salieron un montón de granitos, muchos más de los que recuerdo que le salieran a Irene. Fiebre no ha tenido prácticamente nada, y aunque los primeros días estaba mimosina, no parecía que le picara demasiado, así que tampoco ha estado tan mal... por cierto, cuánto han avanzado los ungüentos para la varicela, este Poxclin en formato mousse es mucho más práctico y menos engorroso que la loción de calamina de hace unos años.

En fin, que físicamente como digo no ha estado tan mal, pero luego estaba el tema de no poder salir a la calle, por no andar por ahí contagiando a la gente, que se supone que la varicela es contagiosa hasta que se secan todos los granitos. Alicia y yo nos hemos quedado en casita todo este tiempo, a veces con Irene y Papá y a veces las dos solas, y la verdad es que la pobre ha aguantado como una campeona, a pesar de estar acostumbrada a mucha más actividad... Los días de diario yo he podido trabajar desde casa (cómo agradezco tener el portátil) y ella se ha dedicado a ver mucha tele y jugar con todo en general, pero sobre todo con los Lego. Papá también se ha quedado un par de días trabajando desde casa, e Irene ha ido a la guarde, aunque con un horario más flexible.

Este fin de semana también ha sido casero, lógicamente, pero mañana ya volvemos a la normalidad: Papá y Mamá a la oficina, Irene y Alicia a la guarde. Y otra cosa que empieza mañana es la "reeducación", que los mimos y privilegios de estar malita ya se acabaron, como el de comer todos los días con plato, vaso y cuchara de su color favorito, naranja :-D

¡Tayto!

El fin de semana pasado nos dio por ahí y llevamos al las niñas a su primer parque temático... o casi ;-)

Nadie puede negar que los irlandeses son ingeniosos y originales para según qué cosas; a falta de franquicias tipo Disney Parks o Legoland, se les ha ocurrido explotar una de las marcas más conocidas en el mundo mundial... irlandés, claro: Mr Tayto.

Por supuesto, Tayto Park no pretende llegar a ser un parque temático, más bien se queda en "parque con unos cuantos extras". Pero la verdad es que está gracioso, como parque es muy agradable y aunque hay que pagar entrada, luego una vez dentro puedes hacer tu propio picnic si quieres, lo cual está bastante bien.

Entre los "extras" cabe destacar que tienen una buena zona de juegos para los niños (no quiero llamarla "de columpios" porque columpios precisamente es lo que no hay), otra zona con animales (algunos más corrientes, como conejos, y otros más exóticos, como avestruces o búfalos), y la posibilidad de visitar la fábrica de patatas fritas. Cuando nosotros fuimos a la fábrica, era domingo y la línea de producción estaba cerrada, pero aun así pudimos hacer el recorrido donde van explicando con carteles y vídeos cada paso en la fabricación, y mirar por las ventanitas para ver las distintas partes de la fábrica. También hay otra zona ambientada como un campamento indio, con distintas actividades para niños en cada tienda, y por supuesto, el rincón para hacerse fotos con Mr Tayto en persona :-D

Además, tuvimos la suerte de que nos salió un día estupendo de sol, así que disfrutamos un montón. La comida en el restaurante estuvo bastante bien (dentro de lo que son esos sitios, no esperéis alta cocina), y la verdad es que las instalaciones son chulas y están muy bien cuidadas. Y el remate final, cuando ya íbamos de vuelta hacia el aparcamiento... ¡una bolsa de patatas fritas gratis para cada uno! Las niñas se fueron felices, comiendo patatas y canturreando la canción de Mr Tayto (que no hemos encontrado en Youtube, y mira que la hemos buscado...)

Doble déjà vu

Veranito, planes de viaje, se va acercando el gran día... y de pronto aparecen los dichosos granitos de la varicela, y adiós vacaciones :-(

¿Os suena? A mí sí, y por partida doble.

Y os preguntaréis, ¿cómo es que nos ha podido pasar esto TRES veces si sólo tenemos dos niñas? Pues porque la última vez no fue realmente varicela (cosa que ya creíamos y hoy se ha confirmado), debió de ser otro virus que fastidió menos, sólo un par de días en lugar de ocho o diez.

Esta vez sí que es varicela, Alicia ha sido la "afortunada" de contraerla (y la verdad es que la tía está como una rosa, a no ser por un puñado de granitos por el cuerpo). Y esta vez ha tocado decirle adiós a una semanita en el Algarve, con amigos y alguna que otra visitilla familiar. Pero repito, que esto sea lo peor que nos pase... la verdad es que nos lo hemos tomado a risa, con esta ya somos especialistas en autosabotearnos las vacaciones :-D

Pasadlo fenomenal, chicos, y daros un bañito a nuestra salud. Nosotros disfrutaremos del Irish weather esta semana ;-)

El mundo paralelo

El calendario dice que estamos a mediados de julio... y a mí, que ya me he acostumbrado a vivir en Irlanda, me cuesta darme cuenta de que estamos en verano. Básicamente es una estación que aquí no existe, es como un mundo paralelo donde la primavera continúa hasta que llega el otoño :-)

Por un lado supongo que debería darme pena, sobre todo por las niñas, porque el verano es una época que se disfruta mucho. Recuerdo con mucho cariño los veranos de cuando era pequeña, con mi familia en la casa de El Casar. Y mientras seguí siendo estudiante todo siguió siendo genial, pero luego acabé la carrera y me fui a trabajar a Madrid, y ahí ya los veranos dejaron de ser tan interesantes: para empezar, ya no tenía tres meses enteros de vacaciones, sino uno escaso, y todo el resto del verano me tocaba "cocerme" en el metro, en el trabajo, por la calle, o en casa (sin aire acondicionado, un ventilador y va que chuta). Los tres meses de verano se pasaban, o bien lamentando no haber cogido todavía las vacaciones, o bien lamentando el haber vuelto ya.

En cambio, en Irlanda no me importa tener que trabajar, y no me importar no estar de vacaciones (todavía), entre otras cosas porque no se paraliza el país tanto como pasa en España. Aprovechamos los días que hace bueno lo mejor que podemos, y a nuestra manera disfrutamos también del verano, aunque sin agobios ni calores excesivos. Cuando nos toque salir de vacaciones ya nos pondremos las gafas de sol y el bañador este año toca una semanita en el Algarve :-D

Adiós bebé...

En esta casa ya no hay bebés, ¡Alicia se nos ha hecho mayor!

A partir de cumplir los dos años, la edad ya se deja de contar en meses, y para mí tiene bastante sentido. Alicia está ahora en esa época de grandes cambios, de querer hacerlo todo ella sola (y luego frustrarse cuando no lo consigue), de dejar de ser un bebé y empezar a ser una niña. Atrás quedaron la cuna (o parte de ella) y la trona, y las siestas poco a poco van siendo menos necesarias, de hecho en fin de semana raro es que consigamos que duerma algo, a no ser que vayamos a algún sitio en coche.

En la guarde ya está en la clase de toddlers, por supuesto, y al parecer no le costó nada cambiar. Juega mucho con su hermana Irene y aprende un montón de ella, la verdad es que es una gozada ver lo bien que se llevan las dos. Irene ayuda a Alicia en todo lo que puede, y Alicia a veces se deja ayudar, pero a veces no. Ella sola se pone las zapatillas, el pijama, y a veces también acierta a ponerse la chaqueta, aunque otras veces se la pone al revés... Habla mucho (ya se la va entendiendo bastante), le gusta mucho mirar cuentos y hacer puzzles, y la tele también le gusta pero no aguanta mucho sin ponerse a hacer otra cosa. Ya sabe abrir y cerrar puertas, y si por ella fuera se lavaría sola las manos, aunque mejor la supervisamos por lo que pueda pasar... De vez en cuando se sienta en el potty y hay sorpresa, hoy por ejemplo ha conseguido hacer caca, ¡bien por Alicia!

Tiene el pelo ya un poco largo, le hacemos moñitos y está graciosísima, tiene una cara de pilla... y si sólo fuera la cara... en general se porta más o menos bien pero de vez en cuando se le cruzan los cables y nos lía una buena, y es que tiene una energía inagotable, por la noche nos dormiría a todos antes de quedarse dormida ella :-D

Pitch and putt

Como ya viene siendo tradicional, el otro día en el trabajo se organizó una salida de grupo para celebrar que ya estamos en verano; otros años se ha dado a elegir entre golf por equipos y senderismo, y lo que solía pasar era que casi todos los chicos se iban a jugar al golf y casi todas las chicas salíamos a pasear :-)

Este año han querido ser originales y buscar algo a lo que pudiéramos ir todos juntos... la elección no ha sido demasiado original pero ha resultado bastante bien: pitch and putt.

El juego es prácticamente como el golf pero con distancias más cortas, por lo que en lugar de tardar cuatro o cinco horas en recorrer todo el campo, se tardan sólo dos. Otra ventaja es que no hay que ser socio para jugar, ni tener palos propios, y es un poco más informal, para jugar con niños o con gente inexperta. Total, que era un buen candidato para jugar con los compañeros, no se esperaba que todo el mundo jugara bien ni mucho menos... y menos mal, porque entre mi habilidad habitual para los deportes y que era la primera vez que tocaba un palo de golf, yo iba concienciada de que iba a dar la nota :-D

Pero bueno, eso no me impidió pasar un buen rato, y además mis compañeros de equipo tuvieron mucha paciencia conmigo. Mis tiros eran de lo más irregulares, algunos completamente desastrosos y de vez en cuando alguno medio decente, pero al menos no perdí ninguna pelota (mis compañeros habían comprado dos de más, por si acaso). Tenía que ser todo un poema mirarme ahí dándole con el palo de golf al aire, mientras la pelota seguía en su sitio tan tranquila; más de una vez me costó siete u ocho intentos el llegar a golpearla... y luego ya en el green, me costaba ajustar la fuerza, a veces impulsaba demasiado la pelota y otras veces demasiado poco. Me gustaría decir que durante el juego fui aprendiendo un poco y ya hacia el final me salían mejor los tiros, pero no estoy segura del todo, no sé si salían algo mejor o a mí me importaba ya algo menos, el sentido del ridículo tuve que dejarlo por el camino ;-)

El caso es que lo pasé bastante bien, esto del pitch and putt me lo apunto para cuando las niñas sean un poquito más mayores, y salgamos a jugar los cuatro. Y para terminar el día, cómo no, cita en un pub para picar algo y tomar unas pintas. El lugar elegido fue The Village, y estuvo bastante bien, había actuación en directo y el único incordio es que los altavoces estaban altísimos, además de que teníamos los músicos casi al lado, por lo que no había manera de hablar entre nosotros. Pero una vez que uno se resignaba a hablar poco y bailar mucho, la verdad es que se estaba estupendamente :-D


Picnic improvisado

Este fin de semana hemos disfrutado en Dublín de muy buen tiempo, y aún hasta hoy todavía dura, ojalá que siga durando. Me encanta esta sensación de primavera-verano: no hace el calor abrasador que se sufre a estas alturas en casi toda España, se nubla a ratos y hay brisilla, pero la temperatura es estupenda y apetece andar por la calle, dar un paseo por el parque...

Y eso fue justo lo que pensamos unos cuantos amigos y nosotros el domingo, después de haber quedado juntos a comer por el centro. La excusa era llevar a los niños a los columpios de St Stephen´s Green, pero no sabría decir quién se lo pasó mejor, si ellos o nosotros, los mayores. El caso es que acabamos montando un picnic improvisado y quedándonos toda la tarde por allí, charlando, jugando en el césped, y sobre todo disfrutando del inesperado buen tiempo. Al llegar a casa yo me sentía como si volviera de vacaciones :-D

Gracias a todos por el buen rato que pasamos, chicos, y sobre todo a María por juntarnos a todos. Si lo hubiésemos planeado más no nos habría salido mejor.

El futuro cole de Irene

¡Irene empieza el cole este curso que viene, en septiembre! Esto a los que estéis en España os sonará un poco raro... ¿pero cómo es que no ha empezado el cole todavía, si ya tiene cuatro años y medio?

Pues por dos cosillas en las que Irlanda funciona de manera distinta a España: para empezar, aquí sólo hay dos cursos de educación infantil, "junior infants" y "senior infants", antes de empezar la primaria, con lo que no empiezan el cole con tres años, sino con cuatro. Y además, tienen que tener los cuatro años cumplidos en septiembre, al empezar el curso, porque en lugar de hacer el corte por año natural como se hace en España, en Irlanda se guían por el calendario escolar. Y como Irene nació en el mes de diciembre, resulta que va a ser una de las mayores de su clase, en vez de ser de las más pequeñas como le pasaría en España (donde ya llevaría dos años en el colegio, por cierto)

Bueno, el caso es que la semana pasada tuvimos la primera reunión con el equipo directivo del colegio y algunos profesores, y la verdad es que estamos muy contentos con el colegio. Es un Educate Together, las instalaciones están nuevas (sólo lleva cuatro años funcionando), y nos gustó mucho su estilo educativo. También organizaron otro día en el que podían ir los niños a conocer el cole, ver la que va a ser su clase, conocer a la maestra... Irene al principio estuvo un poco timidilla, y eso que había varios amiguitos suyos de la guarde allí también; luego ya cogió un poco de confianza, u acabó feliz de la vida :-)

La habitación de Irene y Alicia

Desde hace un par de semanas, la habitación de Irene se ha convertido en la de Irene y Alicia :-D

A las dos les hace mucha ilusión compartir habitación. Pensábamos que a lo mejor tardarían un poco en adaptarse, porque las dos llevan ritmos distintos, pero qué va: Irene es siempre la primera que se duerme y la última que se despierta, pero es que su hermana tiene ventaja porque aún duerme siesta... bueno, la duerme los días de diario en la guarde, aquí en casa se queda en la cuna pero hay demasiadas distracciones y poco sueño. Luego por el día les encanta ponerse a leer cuentos, a pintar en la pizarra o a jugar a cualquier otra cosa.

Y otra novedad en la habitación de Irene y Alicia es la banda sonora: la última vez en España, su tita Sara les regaló un radio CD muy chulo, y ahora nos despertamos todas las mañanas con música (en español, por supuesto). La verdad es que ayuda mucho a que se espabilen por la mañana antes de ir a la guarde, y empezamos el día las tres de buen humor, cantando y bailando. ¡Gracias, tita Sara, qué buen regalo!

Aquí debería poner fotos, pero el caso es que no tengo ninguna reciente, sorry, en cuanto me acuerde las hago... de todas maneras ahora la habitación está un poco provisional, digamos que le falta decoración. El siguiente paso es abrirle el lateral de la cuna "transformers" a Alicia para que pueda entrar y salir ella sola, cualquier día de estos lo haremos y a ver qué pasa...

De la soleada España... al Irish Wheather

Hace unos días que hemos vuelto, por segunda vez en pocas semanas, de pasar unas minivacaciones en la "soleada España", que la llaman... y la verdad es que ha sido un poco shock el volver al clima irlandés después de haber estado disfrutando de unos días de verano :-(

Si es que a veces parece que estamos casi en mundos distintos. Hace ocho días, en un termómetro callejero de Cáceres vimos treinta y seis grados. algo completamente normal estando ya a finales de mayo... y hoy a mediodía, ¿qué temperatura marcaba el termómetro de mi coche en Dublín? Nueve grados y medio, ¡¡¡más de veinticinco grados de diferencia!!! Eso sin contar la lluvia, el viento, y mi querido "hace sol pero al mismo tiempo llueve". No me extraña que mi garganta se haya vuelto a resentir...

Así que de momento adiós a la manga corta, al menos para las niñas y para mí (nuestro chicarrón del norte lleva manga corta todo el año, así que no le cuento). Pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde, y dicen los meteorólogos que este año vamos a tener ola de calor en junio y julio, lo cual quiere decir que a lo mejor hasta tenemos verano este año, ¡bieeeen!

Por cierto, el viajecito a España estuvo bastante bien, quitando la tupa de kilómetros que nos metimos (Madrid - Cáceres - Sevilla - León - Madrid), y que los señores de Aer Nostrum nos deleitaron con una cola eterna para facturar a la ida y un señor retraso en el vuelo de vuelta. Pero por lo demás, lo pasamos muy bien en la boda de mi hermano (el sitio era impresionante, la verdad), y disfrutamos mucho con ambas partes de la familia. Las niñas, por supuesto, fueron las que mejor se lo pasaron, aunque también estaban felices después de volver a la guarde para contar sus aventuras :-D

¡Feliz cumpledosaños, Alicia!

La señorita Alicia ha cumplido hoy dos años, ¡felicidades mi niña!

Y yo diría que ha pasado un día estupendo... no sé hasta qué punto se daba cuenta de que lo especial del día, pero le ha gustado encontrarse dos globos en su cunita al despertarse esta mañana, uno por cada año que cumplía. Luego en la guarde le hicieron una fiesta de cumpleaños, con tarta y helado incluidos, y las cuidadoras le regalaron una tarjeta de felicitación.

Y ya en casa, Irene le ha dado su regalo de parte de todos: ¡la casita Lego de Winnie Pooh! Enseguida la han juntado con otras piezas de Duplo que ya tenían, y menuda fiesta han acabado montando en el salón :-D

Lo único que no ha habido hoy es tarta, eso y las velitas lo dejamos para el fin de semana. Pero vamos, que ni la cumpleañera ni su hermana mayor se han quedado sin postre, como os podréis imaginar, que aún tenemos stock de huevos de Pascua de chocolate...

De vuelta (por ahora)

Este blog se había quedado mudo otra vez, y por más días de lo habitual...

Una de las excusas que puedo poner es que hemos estado de viaje relámpago por España (con booda y sorpresita incluidas); otra es que preparar la ropa para las maletas fue ya en sí una odisea, gracias a la triple combinación viaje a España / cambio de temporada de invierno a verano / cambio de talla de las dos niñas. Y ahora que ya vamos recuperándonos del cansancio atrasado, toca preparar la próxima, ¡en diez días a volar de nuevo a España!

Pero vamos, que en resumen, es lo de siempre: siempre hay cosas que hacer, y el blog se va quedando para lo último, momento en el que por supuesto surge algo más urgente... hasta que simplemente ya no quedan fuerzas, o ganas, para sentarse a escribir.

Muchos posts escribo mentalmente, y luego se me quedan en el tintero, porque nunca llego a encontrar ese "momento ideal" en que ponerlos por escrito. Mi nuevo propósito es que eso deje de pasar, o pase cada vez menos, otra nueva faceta de mi lucha contra el perfeccionismo... pero siempre me anima pensar que hay unos pocos incondicionales que leen lo mucho o poco que escribo: a los que siempre estáis a la escucha, una vez más y de todo corazón, gracias.