Skip to content

Maestra por un día

O más bien por una horita a la semana :-)

Una de las cosas buenas que tiene mi empresa es que dedica fondos para obras benéficas, supongo que por multitud de razones. En parte será por el hecho de ser una empresa americana, y es buena política para ellos lo de "give back to the community", o sea, servir de ayuda a la región donde ponen sus oficinas. Pero creo que también tiene que ver con el hecho de estar en Irlanda: por lo que yo he visto, los irlandeses son muy dados a colaborar en diversas obras benéficas, no sólo económicamente (recaudando fondos a través de colectas y rifas varias) sino también dedicando tiempo y esfuerzo como voluntarios.

El caso es que en mi empresa todos colaboramos con una pequeña cantidad que nos deducen de nuestra nómina (creo que son como cuatro euros o así), y hay un comité llamado de "Community Relations", que selecciona las ONGs a las que donar ese dinero y otras cantidades que dona la compañía. Una de esas instituciones es Barretstown (maravilloso lugar, ya hablé de ellos en este otro post); otras son de ayuda a indigentes, por ejemplo, y otra parte del dinero va a proyectos de educación.

Y ahí, ahí quería yo llegar, a los proyectos de educación :-D

Continue reading "Maestra por un día"

Hasta luego, Lucila

Tenías noventa y siete años. Creciste en un mundo totalmente distinto al nuestro, en un pueblecito escondido entre montañas, en una época en la que la vida no era nada fácil; los lujos eran pocos y el trabajo mucho, como mucha era la nieve que caía durante el invierno, dejando a veces el pueblo incomunicado durante meses. Pero tú, mujer fuerte y sencilla como buena valdeonesa, sabías pasar por la vida no sólo superando las dificultades, sino también ayudando y acogiendo por el camino a todo aquel que lo necesitaba.

Y así fueron pasando los años: tus hijas crecieron, llegaron los nietos, y también éstos crecieron y te dieron bisnietos... y el mundo mientras tanto ha ido cambiando. Tus bisnietos crecerán usando teléfonos móviles, internet y Skype; podrán viajar en avión a lugares remotos, aprender idiomas, y conocer gente de todas las razas y culturas. Podrán algún día formar su propia familia, tener sus propios hijos, nietos y bisnietos. Y todo eso lo podrán hacer gracias a ti, que tres generaciones antes, estuviste en este mundo abriéndoles camino. Como decía mi abuela con gran sabiduría, "aquellos tiempos trajeron éstos..."

La verdad es que no puedo decir que te conociera muy a fondo, ni que tuviéramos la oportunidad de pasar mucho tiempo juntas. Pero agradezco el tiempo que he podido compartir contigo, y lo que sí puedo decir es que me habéis enseñado mucho sobre la vida, tú y aquel pueblecito perdido en las montañas al que hoy has vuelto para descansar por fin.

Hasta luego Lucila, y gracias. Te echaremos de menos.

Y San Patricio... a la española

Este año San Patricio ha caído en jueves, y aunque no hemos hecho puente (al menos yo), más o menos nos ha cundido; es como si esta semana hubiera tenido dos viernes y dos domingos :-D

Además nos ha hecho hasta buen tiempo y todo, cosa rara en estas fechas... Normalmente para San Patricio en Irlanda todavía hace bastante frío, pero esta vez parece que la primavera ha llegado a su hora y las temperaturas se han vuelto más suaves. Incluso hemos podido hacer unas hamburguesas y unos pinchos en la barbacoa, y de ahí lo de celebrar la fiesta más bien a la española, con buena comida en lugar de con pintas de Guinness.

A ver si hay suerte y el invierno ya no vuelve, que oficialmente estamos en primavera y los días ya son más largos que las noches.

Carnavales a la irlandesa

Me debo de estar haciendo vieja o algo, porque mira que voy a escribir un post repetido, o tripitido...

Hoy es miércoles de ceniza y como ya sabemos, acaban de terminar los carnavales... Como ya sabemos los españoles, quiero decir, porque aquí en Irlanda los carnavales no existen; la única tradición que realmente existe es comer tortitas el martes de carnaval, el ya famoso Pancake Tuesday, tradición que por supuesto hemos adoptado en nuestra casa porque las tortitas nos encantan :-D

Esta vez hemos tenido el honor de degustar unas tortitas caseras riquísimas que nos ha hecho la tita Cristina, que ha venido a vernos el fin de semana con la tita Mamen y el primito Andrés. Los cuatro días que han estado con nosotros la verdad es que nos han cundido mucho; no hemos ido a hacer turismo pero hemos disfrutado de buen tiempo, hemos hecho algunas compritas (GAP es visita obligada), y hemos charlado un montón, para variar. Los niños también se lo han pasado estupendamente: Andrés estaba encantado con sus primitas, sobre todo con Irene, supongo que por ser la mayor y hacerle más caso, aunque Alicia también le daba juguetitos para que se entretuviera.

Muchas gracias, hermanas, por la visita, ahora toca vuelta al trabajo con las pilas recargadas... semana de tres días, ¡yujuyujuuu!

Alicia, casi 22 meses

Tal y como dicen los dibujitos de Lilypie aquí a la derecha, Alicia se va acercando peligrosamente a la barrera de los dos años. De hecho, mentalmente para mí es ya como si los tuviera, la prueba es que ya he dejado de contar su edad en meses... ¡Alicia ya no es un bebé, es una niña! (snif)

Y entre lo espabilada que es ella y lo mucho que le enseña y ayuda su hermana mayor, está aprendiendo mucho y muy deprisa. Ya sabe, por ejemplo, subir y bajar las escaleras de casa andando, agarrándose a la barandilla y/o a nuestra mano, y también se sube y se baja sin problemas a otros sitios, como el sofá... o el balancín de Ikea de Irene, para poder mirar por la ventana tranquilamente :-D

Comer come más o menos de todo (salvo alguna vez que le da por ser tiquismiquis), y sabe usar la cuchara y el tenedor, pero le resulta mucho más interesante comer con las manos, ¡hasta lentejas la hemos pillado comiendo con las manos alguna vez! Ahora le están saliendo los colmillos y la pobre ve las estrellas de vez en cuando, esperemos que se pase pronto porque también es un incordio a la hora de dormir. Y hablando de dormir, poco a poco la siesta va empezando a desaparecer; de momento sólo se queda sin dormirla algún día suelto de vez en cuando, pero ya se ve que le va haciendo cada vez menos falta.

Por lo demás, sus aficiones son leer cuentos, desvestir muñecas (e intentar vestirlas luego, todavía sin demasiado éxito), y en general imitar todo lo que hace su hermana mayor, incluido sentarse a hacer pis (sólo que Irene lo hace de verdad, y Alicia se sienta en el potty vestida y todo, por hacerle compañía). También le encanta lavarse los dientes, o más bien morder las cerdas del cepillo, y bañarse sola o con su hermana, pero siempre que no haya que mojar el pelo, ¡eso lo odia con toda su alma!

Cuando llegamos de la guarde por las tardes, lo primero que hace Alicia es sentarse en el sofá y pedir cli-cla, o sea, una película. Vocabulario ya tiene un montón, unas palabras son en inglés y otras en español, y por supuesto todas las pronuncia a su manera, pero cada vez se la va entendiendo mejor, y ya sabe encadenar dos o tres palabras para formar una frase sencilla. Curiosamente, su amigo inseparable de peluche tiene varias pronunciaciones: muchas de las veces lo llama titi, porque es su teddy, su peluche para dormir; otras veces es poki, pero ya cada vez su pronunciación se va acercando más a su verdadero nombre: ¡Mlonki!

Y por lo demás, su sonrisa es encantadora pero tiene cara de pilla, y si sólo fuera la cara... ;-)

¿Primavera?

Pues sí, increíble pero cierto, según el calendario Celta ya estamos en primavera :-)

Aunque si uno mira por la ventana, tampoco es que lo parezca mucho... Cierto es que hace menos frío (lo cual es fácil con el inviernito que hemos tenido), pero el viento y la lluvia hacen que los días sean todavía de los de querer quedarse en casa. Eso sí, poquito a poco los días van haciéndose más largos: esta tarde todavía había claridad a las cinco y media cuando salí de trabajar, ¡todo un avance!

Por lo demás, no hay grandes novedades, aunque sí unos cuantos posts pendientes de escribir (para variar). Este fin de semana ha sido tranquilito: el sábado fuimos al Cervantes, para la clase habitual de Irene, y luego nos quedamos a un cuentacuentos que habían organizado, que no estuvo mal pero se nos hizo algo corto (nos contaron UN único cuento). El domingo nos tomamos la mañana de descanso (que falta nos hacía) y por la tarde fuimos a comprar zapatos para las niñas: Irene volvió encantada con los suyos, pero a Alicia no le hizo ninguna gracia eso de que le quitaran sus deportivas e intentaran ponerle otras... total, que montó un pequeño numerito, pero a los de la zapatería no pareció importarles, estarán más que acostumbrados.

A todo esto, resulta que tenemos a la mitad de la familia con antibióticos, Alicia y yo concretamente, nada grave pero un poco incordio. Esperemos que la otra mitad no se solidarice y pille el mismo catarro que nosotras ;-)

Reconectando

Diez días sin escribir post, y eso que este año iba a escribir más a menudo :-(

Pero el caso es que yo, como mucha otra gente en estos tiempos, trabajo precisamente delante de un ordenador, y cuando por fin lo apago después de pasarme todo el día tecleando, llego a casa y lo último que me apetece es volverme a conectar.

Así que ahora poco a poco voy intentando vencer esa resistencia, reconectarme un ratito al final del día para mis asuntos personales. Lo malo es que me da una pereza terrible, en parte porque sé que me resulta muy fácil luego liarme y acabar quedándome con el portátil hasta las mil... como solución intermedia a veces abro el correo desde el móvil, lo cual está genial para leer emails pero no para contestarlos, ¡que da más pereza todavía!

Pero bueno, poco a poco vamos saliendo adelante con el correo, y un poquito también con el calendario y los contactos. Eso sí, de Facebook ya ni hablamos...

Crónica de unas Navidades caseras

Ya todo ha vuelto a la normalidad y las Navidades parecen estar muy lejos, pero no quiero que me pase como con las vacaciones de verano (ese maravilloso viaje a Gales que todavía no os he contado), así que voy a hacer al menos un rápido resumen en este post.

Este año las Navidades han sido muy muy caseras... Caseras pero en Dublín, que es a lo que de un tiempo a esta parte llamamos "casa". Tuvimos mucha suerte de no tener que viajar esta vez, dado el caos que reinaba en el aeropuerto de Dublín (y en muchos otros aeropuertos europeos) los días previos a Nochebuena, por culpa de la nieve y el frío. Por suerte nuestros amigos, los Jimenas, pudieron llegar a visitarnos sin contratiempos, y un par de días después de Navidad la nieve desapareció como por arte de magia.

Llegaron el mismo día de Nochebuena, y tanto esa noche como el día de Navidad (Santa incluido) los pasamos "en framilia" con los Jimenas; Jimena concretamente había llegado un poco pachuchilla a Dublín, con algo de fiebre y catarro, y ya se sabe cómo son estas cosas... por turnos lo fueron pillando las cuatro niñas de la casa, así que se lo pasaban bien pero no salíamos mucho (o casi nada), porque siempre había al menos una que no estaba al cien por cien. Aun así, pudimos llevar a Jimena e Irene junto con su amiguita Laia a ver el espectáculo de Disney sobre hielo, que las tres disfrutaron muchísimo (y nosotros también, o al menos yo :-D)

Luego ya para Nochevieja y Año Nuevo nos juntamos unos cuantos más en casa, incluidos Alan y sus papis que se quedaron a dormir. La Nochevieja estuvo graciosa: como de costumbre nos tomamos las uvas con las campanadas de la Puerta del Sol, a pesar de que aquí para entonces aún eran las once, y dimos así la primera bienvenida al 2011; luego hacia la medianoche, en vista de que la televisión irlandesa no tenía pinta de hacer programa especial ni nada parecido, cambiamos a la BBC para ver los fuegos artificiales de Londres (chulísimos), y darle la segunda bienvenida al año. Y por último volvimos a Televisión Española y su programa de recortes de actuaciones antiguas, nos echamos unas risas reconociendo gente y viendo las pintas que tenían en los 60, los 70, los 80...

El día de Año Nuevo, por si no había sido suficiente comilona la noche anterior, repetimos (¡había que vaciar la nevera!), e Irene, Jimena y "los tres Als" (Alicia, Aldara y Alan) pudieron jugar también con Dana, que vino a comer con sus papis y su hermanita Erin. Y al día siguiente, ¡más charla con los amigos y más de comer! Pero bueno, al fin y al cabo, es lo que se suele hacer en estas fechas tan señaladas...

Por suerte el lunes día 3 era fiesta aquí en Irlanda, con lo que tuvimos algo de margen antes de volver a la vida normal (ya sabéis que aquí lo de los Reyes Magos no se estila ;-))

Y con esto y un bizcocho...

... se acabó la temporada de Navidad 2010-2011, espero que el roscón estuviera bueno y que los Reyes Magos se portaran bien este año ;-)

Irlanda ya sabéis que no les pilla de camino a sus majestades, así que por aquí no han pasado. Pero aun así, el día de hoy se considera también el último de la temporada navideña, cuando se empiezan a quitar todos los adornos y terminan las vacaciones de los niños. Aquí a tal día como hoy se le llama little Christmas, o también women´s Christmas, aquí os dejo un extracto de la explicación que da la wikipedia:

Women's Christmas

Little Christmas is also called Women's Christmas (Irish: Nollaig na mBan), and sometimes Women's Little Christmas. The tradition, still very strong in Cork and Kerry is so called because of the Irish men taking on all the household duties for the day. Most women hold parties or go out to celebrate the day with their friends, sisters, mothers, and aunts. Bars and restaurants serve mostly women and girls on this night. Children often buy presents for their mothers and grandmothers.
The tradition is not well documented, but one article from The Irish Times (January 1998), entitled On the woman's day of Christmas, describes both some sources of information and the spirit of this occasion.

No está mal, ¿verdad? Un día de descanso para nosotras para variar, el año que viene habrá que pensarlo con tiempo y celebrarlo :-D

Año nuevo, vida nueva

Igual es un poco tarde, que ya estamos a día cuatro, pero ¡¡¡FELIZ AÑO 2011!!!

Aún estamos en esos maravillosos primeros días del año en los que todo es posible, nos proponemos cambios y los empezamos con gran energía... normalmente para luego quemarnos y acabar abandonando a los pocos días o semanas.

¿Y qué me hace pensar que este año va a ser diferente? Pues que creo que por fin estoy aprendiendo la lección más importante, la de que hay que cuidarse uno (y quererse) antes de poder cuidar a los demás... sé que suena egoísta pero es la única manera de poder mantener un buen ritmo en esta maratón que es la vida ;-)

¿Mis propósitos de año nuevo? Son los típicos, para qué nos vamos a engañar: pasar más tiempo con la familia (y haciendo cosas más interesantes), escribir más a menudo en el blog, comer mejor, descansar más y hacer más ejercicio, cuidar las cosas verdaderamente importantes y deshacerme del caos de una vez por todas... sí, ya lo sé, la lista es larga y llevará tiempo, pero paso a paso, sin prisa, que para eso tengo todo un año :-D

Blanca Navidad

¡Esta noche es Nochebuena, y mañana Navidad! Guau, otro año ya, va a ser verdad que cuanto mayor te haces más rápido se te pasa el tiempo...

Estos días me estoy acordando mucho de lo que recuerdo de las Navidades de cuando era pequeña, sobre todo porque este año nos toca quedarnos en Irlanda otra vez, y cuando veo los anuncios u oigo hablar a la gente de las tradiciones y recuerdos de Navidad, me doy cuenta de que son taaan distintas a las nuestras, que me sorprende, y tengo curiosidad por ver que pensarán las niñas de todo esto dentro de unos años.

Continue reading "Blanca Navidad"

Otra semana rara

Esta semana ha sido también un poco rara, igual que la pasada... mucho trabajar desde casa (dejó de nevar pero el hielo acumulado fue peor), un poco de estrés con un proyecto del trabajo que ya parece más encaminado, menos mal, y a todo esto ¡las Navidades ya están a la vuelta de la esquina!

Como siempre, tengo mucho y poco que decir a la vez, lo dejaré en que ha estado bien como experiencia lo de trabajar desde casa unos días, aunque luego me ha encantado reencontrarme cara a cara con mis compañeros... y esta noche por cierto nos vamos de juerga, tenemos la fiesta de Navidad del departamento :-D

Por lo demás todo bien, las niñas ensayando sus respectivas obras de Navidad en la guarde; el sábado pasado tuvimos la fiesta para niños de mi empresa y se lo pasaron pipa, en gran parte porque también estaba su amiguita Laia... bueno, también estaba Santa que les dio unos regalitos, y había castillo flotante, y un montón de cosas más, la verdad es que estuvo muy bien.

Aprovecharemos ahora que el frío y la nieve nos han dado un respiro (aunque dicen que van a volver, snif) para ir organizando cosillas de Navidad; este año nos toca quedarnos en Irlanda, de nuevo serán unas fiestas "framiliares"... seguiremos informando.

Nieve, nieve y más nieve

Parece que este año el invierno ha llegado con fuerza... ¡y con adelanto! Hoy ya estamos en diciembre, pero las nevadas empezaron en la madrugada del sábado, todavía en noviembre, yo nunca había visto nevar tan pronto.

Y nada, como era de esperar, se nos ha colapsado el país: el sábado todavía la cosa estaba más o menos bien, fuimos al centro como de costumbre a llevar a Irene al Cervantes, aunque nos cuidamos muy mucho de volver a casa antes de que se hiciera de noche y empezara a helar otra vez. El domingo lo pasamos básicamente en casita, con algún que otro paseo para salir a ver la nieve, y para cuando llegó el lunes ya la cantidad de hielo y nieve era considerable.

Y todo esto de la nieve está muy bien y es muy bonito (a mí siempre me ha encantado, será por la falta de costumbre) hasta que tienes que coger el coche, en un país que no está nada preparado para estas cosas (por mucho que este año estén mejor preparados que el pasado). El lunes me esperé a que saliera el sol y las carreteras estuvieran ya bien trilladas, y a eso de las nueve y media me fui para el trabajo, pero el pronóstico para la tarde era bastante malo y todos nos volvimos pronto para casa. En vista del panorama, tanto ayer como hoy me he quedado trabajando desde casa, aprovechando que ahora tengo portátil, y lo mismo han hecho casi todos mis compañeros, hasta hemos hecho concurso de fotos a ver en qué barrio había caído más nieve :-D

Por cierto, nuestro barrio tengo que decir que no es de los peores, hay bastante nieve pero no es exagerado como en otras zonas; el pobre Fredi sí que está yendo a la oficina estos días y hoy a punto estuvo de volverse en el tren porque no veía nada claro el poder venir en su propio coche... por suerte luego no ha habido problemas.

En fin, nos prepararemos para seguir así el resto de la semana, que dicen que la ola de frío va para largo... al menos las niñas pueden seguir yendo a la guarde, que está literalmente a un minuto andando, y disfrutar de la nieve por el camino :-D