Skip to content

Ay, Facebook, Facebook…

Me parece que me voy a tener que tomar esto de Facebook un poco más en serio.

Como seguramente sabéis, yo tengo cuenta de Facebook pero la verdad es que no le hago mucho caso; me hace ilusión encontrar gente conocida, o que me encuentren, pero luego no invierto tiempo en postear, ni en mirar lo que postea la gente, me da una pereza inmensa después de pasar toda la jornada laboral delante de un ordenador.

Seguramente los únicos posts que hayáis visto míos son los que manda automáticamente Kiva cada vez que hago una donación. Y es verdad que un par de vosotros me habéis preguntado qué es eso de Kiva, y alguno hasta os habéis animado a probarlo (¡gracias!). Pero vamos, que no le daba yo mucha importancia, pensaba que la gente no le estaba prestando mucha atención.

Hasta esta mañana. Tenía un rato libre en el trabajo y me conecté para ver si tenía saldo en Kiva, y al ver que sí tenía, lo reinvertí en un par de préstamos. Y cuál sería mi sorpresa cuando ni media hora después, en el desayuno, dos de mis compañeros me preguntaron qué era eso de Kiva que pongo en Facebook de vez en cuando… eso me hizo darme cuenta de dos cosas: primero, que hay bastante gente que se conecta a Facebook desde el trabajo (o igual es que hoy en concreto tenían poco que hacer, como me pasaba a mí), y segundo, ¡que la gente lee lo que pongo, incluso mis compañeros de trabajo!

Sinceramente, tenía la impresión de que un alto porcentaje de las cosas que se ponen en Facebook son “chorradas” (sin ánimo de ofender, que sé que hay de todo), y por eso no me había motivado mucho a usarlo, pero ahora sí que estoy un poco más animada a escribir, no porque lo que vaya a decir sea sumamente importante (mucha gente lo considerará una chorrada también), sino porque tal vez consiga despertar la curiosidad de más gente, hacerles pensar, ¡y además en dos idiomas! En tiempos también tenía el blog ligado a mi cuenta de Facebook, para que lo que escribiera en el blog apareciera también allí, pero creo que ahora ya no funciona… De todas formas, de momento no tengo pensado traducir las entradas del blog, eso lo dejo para más adelante.

Ya veremos qué tal va, para empezar hoy en Facebook os he dejado un reto, para todo el que quiera aceptarlo ;-)

Pitch and putt

Como ya viene siendo tradicional, el otro día en el trabajo se organizó una salida de grupo para celebrar que ya estamos en verano; otros años se ha dado a elegir entre golf por equipos y senderismo, y lo que solía pasar era que casi todos los chicos se iban a jugar al golf y casi todas las chicas salíamos a pasear :-)

Este año han querido ser originales y buscar algo a lo que pudiéramos ir todos juntos... la elección no ha sido demasiado original pero ha resultado bastante bien: pitch and putt.

El juego es prácticamente como el golf pero con distancias más cortas, por lo que en lugar de tardar cuatro o cinco horas en recorrer todo el campo, se tardan sólo dos. Otra ventaja es que no hay que ser socio para jugar, ni tener palos propios, y es un poco más informal, para jugar con niños o con gente inexperta. Total, que era un buen candidato para jugar con los compañeros, no se esperaba que todo el mundo jugara bien ni mucho menos... y menos mal, porque entre mi habilidad habitual para los deportes y que era la primera vez que tocaba un palo de golf, yo iba concienciada de que iba a dar la nota :-D

Pero bueno, eso no me impidió pasar un buen rato, y además mis compañeros de equipo tuvieron mucha paciencia conmigo. Mis tiros eran de lo más irregulares, algunos completamente desastrosos y de vez en cuando alguno medio decente, pero al menos no perdí ninguna pelota (mis compañeros habían comprado dos de más, por si acaso). Tenía que ser todo un poema mirarme ahí dándole con el palo de golf al aire, mientras la pelota seguía en su sitio tan tranquila; más de una vez me costó siete u ocho intentos el llegar a golpearla... y luego ya en el green, me costaba ajustar la fuerza, a veces impulsaba demasiado la pelota y otras veces demasiado poco. Me gustaría decir que durante el juego fui aprendiendo un poco y ya hacia el final me salían mejor los tiros, pero no estoy segura del todo, no sé si salían algo mejor o a mí me importaba ya algo menos, el sentido del ridículo tuve que dejarlo por el camino ;-)

El caso es que lo pasé bastante bien, esto del pitch and putt me lo apunto para cuando las niñas sean un poquito más mayores, y salgamos a jugar los cuatro. Y para terminar el día, cómo no, cita en un pub para picar algo y tomar unas pintas. El lugar elegido fue The Village, y estuvo bastante bien, había actuación en directo y el único incordio es que los altavoces estaban altísimos, además de que teníamos los músicos casi al lado, por lo que no había manera de hablar entre nosotros. Pero una vez que uno se resignaba a hablar poco y bailar mucho, la verdad es que se estaba estupendamente :-D


¿Año bisiesto?

Hace un par de meses vi una película que me encantó; objetivamente no es que sea una gran maravilla pero es justo el tipo de película que a mí me gusta: comedia romántica totalmente previsible, lo que los de aquí llamarían una chick flick :-D

El título original en inglés es Leap Year, que uno podría pensar que han traducido al español como Año bisiesto... pero noooooooo, eso sería demasiado fácil: Tenías que ser tú.

En fin, la peli me gustó mucho por varias cosas, la historia como digo era completamente previsible (que nadie se espere un gran peliculón) pero me gustaron los actores, la música también, y además estaba rodada en Irlanda, con lo cual los paisajes son una auténtica maravilla. Yo tenía curiosidad por un castillo que sale en una de las escenas, y también por una leyenda irlandesa que cuentan de ese castillo, así que me puse a tirar del hilo, y aunque el relato de la leyenda de Diarmuid and Grainne es más o menos veraz, resulta que el castillo... ¡no existe, está hecho por ordenador!

Más aún, gracias a este post me he enterado hoy de que ninguno de los paisajes está rodado donde se supone que se sitúa la acción, salvo Dublín, que se distingue claramente además. Pero a pesar de eso (y de que el acento irlandés de Matthey Goode suene un poco raro a veces), me sigue encantando la película y sigo pensando que los paisajes son una maravilla, habrá que ir a visitar los rincones que aún no conozco...

Y contra todo pronóstico...

¡¡¡HEMOS GANADO EL MUNDIAL!!!

No me lo puedo creer... reconozco que nunca tuve grandes esperanzas de que la selección llegara muy lejos este año y fíjate, me tengo que comer mis palabras con patatas :-D

Y me alegro un montón, por España entera, por la economía (a ver si es verdad que de ésta se recupera un poco), pero sobre todo porque por una vez los españoles hemos dejado de ser los pupas, hemos dejado a un lado nuestros complejos y hemos tenido la confianza suficiente para seguir adelante y conquistar el mundo por un día. Todo ello sin perder la compostura y jugando limpio, que es más de lo que se puede decir de otros equipos (esa patada en el pecho todavía me está doliendo…)

Enhorabuena de todo corazón, chicos, hoy me siento más que nunca orgullosa de ser española. A ver si esta inyección de confianza y alegría nos da por fin el empujoncito que necesitamos.

P.D.- Por supuesto, Fredi y las niñas han vuelto a llevar con gran orgullo su camiseta de la selección... yo no la he llevado porque no tengo pero me ha dado igual, mi sonrisa de oreja a oreja ya lo decía todo :-)

¿Varicela exprés?

Bueno, pues o la varicela de Alicia ha sido muuuy muuuy leve... o lo que ha tenido no ha sido varicela.

El caso es que los granitos que le salieron nunca llegaron a evolucionar a ampollitas, y a partir del segundo día de antibiótico ella ya estaba tan contenta como siempre, lo único era que seguía sin comer casi nada porque le dolía la boca. Así que el jueves, en vista de que los pocos granitos que tenía ya estaban desapareciendo, y que ya comía mucho mejor, la volvimos a llevar al GP, que dijo que sí que había sido varicela pero muy leve, que ya estaba bien y que el lunes podría ir a la guarde normalmente.

Y si Alicia ya está bien, eso significa que ¡podemos irnos a España! Al final va a ser un viaje más corto de lo que teníamos pensado, nos vamos mañana lunes y volvemos el domingo, pero al menos podremos ir :-D

Cuatro años de bloguera

¡Binary Words cumple hoy cuatro años!

Una vez más tengo que decir que me alegro mucho de haberme convertido en bloguera: ya tenemos cuatro años de recuerdos aquí guardados, y si ahora me hace ilusión releer algún post de vez en cuando, seguro que me hará mucha más dentro de quince o veinte años (espero no avergonzar mucho a las niñas con las anécdotas que cuento de ellas :-D)

Pero este blog para mí no es solamente un almacén de recuerdos: se ha convertido en mi forma de expresión, en un lugar donde recopilar mis reflexiones, mis citas y textos favoritos, e información variada que espero que pueda resultar útil para alguien en algún momento... También ha resultado ser un buen punto de encuentro, a través del que han surgido nuevas amistades y se han retomado algunas de las antiguas.

Y ahora empiezo este quinto año con la cabeza llena de proyectos para el blog: quiero escribir más sobre temas de productividad (ahora que vuelvo otra vez a la vida real y empieza una nueva lucha contra el caos), seguramente volveré a cambiar la plantilla de formato (para que la gente no me deje comentarios en la entrada que no es), y como siempre, tengo varios posts pendientes que se me han ido quedando en el tintero, la famosa serie de posts que siempre quise escribir y nunca tuve tiempo. Espero encontrar un huequito para todas esas cosas, y una vez más, ¡gracias por leerme! ;-)

Warming party

¡Lo conseguimos! Ayer al fin tuvimos la warming party en nuestra nueva casa, con sólo tres meses de retraso ;-)

Después de la mudanza
habíamos dicho que quedaba pendiente una fiesta como Dios manda, una vez que la casa dejara de ser un caos... y bueno, aprovechando que las zonas de caos ya están bastante controladas (y se van reduciendo poquito a poco), y que yo todavía no me encuentro demasiado grande ni pesada para juergas, ayer sábado invitamos a unos cuantos amigos a comer-merendar con nosotros.

Y como era de esperar, lo pasamos fenomenal, aunque esta vez no nos faltaron los retos: para empezar, no podíamos recurrir a nuestra solución habitual de hacer barbacoa, porque el pronóstico del tiempo era malo malísimo y por cierto se cumplió al pie de la letra: frío, viento, lluvia y hasta algo de nieve ya por la noche. Así que tuvimos que apañárnoslas dentro de casa con una comida tipo buffet libre (forma fina de decir que comimos todos de pie porque no había suficientes sillas :-D)

Total, que pusimos al límite la capacidad de nuestro salón, ¡más de veinte personas! Pero aún nos faltaba otro reto sorpresa, el "más difícil todavía": cuando ya estábamos todos acomodados (más o menos) y empezando a comer, ¡plaf! ¡Se fue la luz! En toda la zona, aparentemente, no sólo nuestra casa. Y al principio no nos preocupamos demasiado porque todavía había mucha claridad fuera y no hacía demasiada falta la electricidad, pero a medida que pasaba el tiempo y la luz no volvía (o volvía unos segundos para volver a marcharse, como hizo un par de veces), ya nos pusimos a sacar velas y a pensar cómo íbamos a hacer para la hora del café, porque claro, no tenemos ni cafeteras ni kettles que vayan a pilas... y sí, nuestra cocina es de gas, pero la bomba que trae el gas hasta la casa debe de ser eléctrica, porque después de unos minutos el gas también dejó de funcionar. Y un rato después hasta el agua del grifo parecía que empezaba a dejar de llegar...

...Pero al final tuvimos mucha suerte y justo a la hora del café, ¡plaf! ¡Volvió la luz! Pudimos disfrutar sin problemas de la merienda, y al final fue un día como los que nos gustan a nosotros: buena comida y buena conversación. Irene también se lo pasó bien, aunque andaba un pelín pachuchilla (estos días anda un poco afónica, la pobre, pero ya se le va pasando), y es que además de sus amigas habituales, Jimena y Laia, tuvimos también la visita de Dana (¡bienvenida Dana!), que tiene tres mesecitos, y de Álex y Robin, dos gemelas de casi cinco añitos que se lo pasaron bomba coloreando con Irene y Jimena. Cada vez más niños en casa... bueno, mejor dicho, niñas ;-)

Coleccionando amigos

Ayer, después de varios meses haciéndome la remolona y "aprovechando que no tenía nada que hacer" (más bien todo lo contrario, pero ya sabéis, es dura la vuelta de vacaciones), finalmente me abrí una cuenta de Facebook.

Me había estado haciendo la remolona porque ya tengo unas cuantas cuentas en unos cuantos sitios que en teoría sirven para cosas distintas pero también son un poco más de lo mismo, redes sociales: Plaxo, LinkedIn, Flickr, Xing (antiguamente Neurona), y por supuesto, Spaniards ;-)

La idea que hay detrás de todas estas webs me parece estupenda: compartir información, mantener el contacto aunque estés lejos. Pero el problema es que si no controlas un poco acaban siendo un gastatiempo: una vez que te conectas se te pueden ir las horas... Y resulta que el tiempo no es algo que a mí me sobre precisamente, yo con mi ración diaria de blogs para leer (sólo los imprescindibles, no os vayáis a creer) y un ratito de Skype para charlar con la familia, ya voy sobrada la mayoría de los días.

Aun así, me di de alta en Facebook por buscar a un par de personas difíciles "de encontrar" de otra manera, y la verdad es que me llevé una agradable sorpresa con la cantidad de gente conocida que me encontré... Así que, aunque sólo sea para echar un vistazo rápido cinco minutos al día, creo que es una buena idea para mantener el contacto con cierta gente (sobre todo ahora que hace siglos que no aparezco por el MSN Messenger, y que no me esperen allí que ya me mudé a Mac y ahora no uso de esas cosas)

Pero eso sí, tengo el firme propósito de no caer en la tentación de ponerme a "coleccionar amigos", o sea, de ponerme a añadir a mi red social a cuanta más gente mejor, aunque no los conozca de nada o casi nada. Cada uno es libre de administrar su red como quiera; la mía va a ser sólo otra forma de decir ¡hola! a los amigos de vez en cuando :-)

Riverdance (gracias Inés)

Iba a escribir un post contando que el sábado fui con unos amigos a ver Riverdance al Gaiety Theatre, pero ¡Inés se me ha adelantado y ha clavado justo lo que pensaba yo decir! Sólo tenéis que sustituir la palabra Jovellanos por Gran Teatro (que de grande no tiene nada, por cierto) y voilá :-)

Sólo un par de comentarios más: el espectáculo está muy chulo, yo pensaba que se me iba a hacer monótono pero no fue así ni mucho menos, y además me trajo muy buenos recuerdos de hace tiempo, allá por los años de universidad, cuando escuché por primera vez la famosa melodía de Riverdance en el programa Diálogos 3 de Ramón Trecet (pero qué bueno era ese programa... y según la web programación de Radio 3, !todavía existe!)

WiiFiteando

Perdonad que estos días esté actualizando menos a menudo (¿menos aún?) el blog: últimamente me he sumado a la fiebre de Wii Fit y no dejo pasar una tarde-noche sin dedicar un ratillo a WiiFitear :-D

La idea es picarnos Fredi y yo para hacer algo de ejercicio todos los días, y de paso reírnos un rato. A mí en principio no me llamaba mucho la atención y por eso no lo había probado hasta ahora, pero la verdad es que una vez que empiezas es muy entretenido. Entre los ejercicios hay un poco de todo: los de yoga y tonificación son los más "serios" (sobre todo los de tonificación que son matadores algunos, al menos para gente tan en baja forma como nosotros), mientras que los de equilibrio y aeróbic son más tipo jueguitos (y qué mala que soy en algunos, madre mía :-D)

Pero a fuerza de practicar vamos consiguiendo progresos, y a medida que practicamos más, más jueguitos se van desbloqueando, y más complicados van siendo los ejercicios... Está claro que no es como ir al gimnasio pero a mí me está gustando mucho, desde luego es mejor opción que repanchingarse a ver la tele, y estoy segura de que la Wii Fit está consiguiendo levantar del sofá a mucha gente como nosotros.

Barbacoa y fútbol con los Spaniards

El sábado pasado Fredi celebraba su cumpleaños, ¿y qué mejor plan que una barbacoa, un partido de la selección y los amigos Spaniards? Bueno, en realidad para mí lo del fútbol es opcional, pero es buena excusa para juntarnos los de siempre... a hacer lo de siempre, comer y charlar :-)

El día amaneció precioso y aunque luego se torció un poco, no llegó a diluviar, lo cual ya es bastante; los invitados empezaron a llegar a media mañana, encabezados por Jimena, sus papis y su abuelo, a quien agradecemos de todo corazón que se hiciera cargo de la barbacoa (encendió las brasas en un momento, ¡con lo que nos cuesta a nosotros conseguirlo siempre!), y comimos prontito para que luego diera tiempo a ver el partido tranquilamente con el café (lo de tranquilamente es un decir, claro). El partido yo no sé si estuvo bien o mal, dicen que un poco aburrido, pero ¡ganó España! y siempre en compañía se disfruta más. Pero sin duda las que más disfrutaron, con diferencia, fueron Irene y Jimena, que se montaron su propia fiesta en el jardín :-D

IT Hillwalking

De este fin de semana no tengo nada que contar porque ha sido un asquito: todo lluvia y viento (y eso que en teoría ya estamos en verano), pero como tenía pendiente contar cosas de la semana pasada, pues ahí van...

El viernes pasado fue un día cortito en la oficina: para celebrar la llegada del verano, se habían organizado unas cuantas actividades deportivo-sociales para todos los del departamento que quisieran participar. Las opciones eran:

- Ir a jugar al golf por equipos, o bien
- Hacer una mini ruta de senderismo, y luego por la noche
- Ir al canódromo a cenar/beber/apostar/etc.

A mí como lo del golf no se me da nada bien (o más bien no sé como se me da, porque no he jugado en la vida, pero dada mi gran habilidad para los deportes en general... prefiero dejarlo), me apunté corriendo a lo de la ruta de senderismo (hillwalking lo llamaban, literalmente, pasearse por una colina). Luego me enteré de que al golf no se había apuntado ni una sola chica, estábamos todas apuntadas al hillwalking :-D

A mí además me apetecía un montón lo del senderismo, porque entre unas cosas y otras hacía ya unos cuantos años que no salía a andar por el monte... en mis tiempos en Cáceres me apuntaba con mi amiga Ame a las excursiones de la vocalía de montañismo del club Cabezarrubia, que organizaba el incombustible Orencio, casi siempre por la sierra de Gredos. Yo no estaba muy entrenada y para mí eran casi siempre una paliza (empezando porque nos levantábamos a las cinco de la mañana para coger el autobús...), pero lo pasábamos genial y a mí me encantaba. Luego me fui a vivir a Madrid y nunca pude sacar tiempo para nada parecido, ni tampoco al llegar a Dublín.

Por eso la salida del viernes me hacía tanta ilusión: la marcha la organizaba mi compañero Joe, que es un fenómeno de la mountain bike el tío, y se conoce muy bien la zona de las Wicklow mountains adonde íbamos. Y para allá que fuimos, en varios coches, y una vez que estuvimos todos juntos nos pusimos a caminar.

La ruta era más o menos ésta, ¡y empezaba cuesta arriba! Como siempre en estas marchas, la gracia es subir a algún lugar bonito y luego bajar... y claro, si yo hace años ya me consideraba poco entrenada, imaginadme ahora, ¡completamente oxidada! La primera subida fue un buen susto para mis piernas, a las pobres les costaba seguir el ritmo, pero en seguida el paso se normalizó y empecé a disfrutar un montón del paseo. Subimos a la "montaña" de Maulin (a cualquier cosa lo llaman montaña, 570 metros de altura), desde donde había unas vistas bien chulas, aquí tenéis el Sugar Loaf con el mar al fondo:



Luego estuvimos bajando un ratito y cuando la gente ya se había confiado, ¡hala, a subir otra vez! Nos metimos por un bosque y fuimos a salir a una ladera con más vistas chulas:



La foto no parece gran cosa pero cuando estás allí la caída impresiona... sobre todo cuando te dicen que un compañero tuyo se pasea por esas laderas ¡en bici!

Ya para terminar, seguimos la marcha por el bosque y bajamos hasta un claro donde nos encontramos con la cascada de Powerscourt, muy chula también, pero ya en un lugar más turístico (se puede llegar en coche y hay merenderos y demás)



Y ahí fue cuando empezó a chispear (al fin y al cabo esto es Irlanda), pero ya no importaba porque estábamos llegando a donde estaban los coches y ya nos íbamos para casa.



El paseo estuvo fenomenal, a mí se me hizo hasta un poco corto, y eso que tardamos más de lo que se había planeado en un principio (básicamente porque los de delante tenían que pararse a cada rato a esperanos a los rezagados :-)). Luego mis compañeros se fueron a terminar el día en el canódromo pero yo ya había dicho que mejor no, que una vez que entrara en casa y me sentara ya no iba a haber quien me levantara :-D

The time traveler´s wife

Hace poco he terminado de leer una novela que me ha encantado: The time traveler´s wife (La mujer del viajero en el tiempo). Os recomiendo leerla si podéis, es una historia muy muy rara pero muy muy bonita.

Y también es una historia que hace pensar, al menos a mí. Creo que en gran parte me ha impactado tanto por el momento de mi vida en que me he ido a tropezar con el libro, que curiosamente llevaba meses (¿o años?) en la estantería muerto de risa cuando me dio por cogerlo un día y empezar a leer... el tema principal, como habréis adivinado, es el tiempo: cómo se van desarrollando los acontecimientos en la vida de una persona (de una pareja, de una familia), y cómo todo lo que va pasando a lo largo de los años se va convirtiendo en parte de su historia. La gracia en este caso es que el protagonista a veces se ve transportado en el tiempo, y aparece en su propio pasado o futuro sin poder controlarlo, con lo que digamos que los capítulos de su vida se van escribiendo fuera de orden... por ejemplo, el día que conoció a la que más adelante sería su esposa no fue el mismo día que ella le conoció a él :-)

En la vida real, la única forma que tenemos de viajar en el tiempo es ponernos a mirar fotos antiguas y recordar cómo vivíamos en otros tiempos... También cada uno de nosotros vamos poco a poco escribiéndo capítulos de nuestra vida, solo que en orden, uno detrás de otro; y como en el libro, unos capítulos son más alegres y otros un poco más tristes, pero todos contribuyen a que a día de hoy seamos quienes somos... como decía mi abuela, aquellos tiempos trajeron éstos.

Así que cada vez que toque escribir un capítulo de esos no tan alegres, es bueno recordar que cada experiencia es un aprendizaje, y que ser quienes somos hoy es un paso necesario para convertirnos en quienes debemos ser.

(Por cierto, buscando y rebuscando por internet me he enterado de que ya se está rodando la película The time traveler´s wife, se estrenará el año que viene... no sé yo qué tal saldrá pero bueno, habrá que ir a verla. Y por cierto también, aviso: si no queréis que os revienten TODO el argumento tanto del libro como de la película, por favor NO miréis en la wikipedia :-))

Operación blog: replanteamiento

Bueno, pues en vista del éxito obtenido con la Operación Blog, he decidido replantearme todo el asunto.

Está visto que no es realista la idea de escribir todos los días, porque hay días (últimamente muchos) que simplemente no dan de sí lo suficiente, así que voy a reducir un poquito mis expectativas: voy a concentrarme en escribir, aparte de los posts habituales de "día a día", al menos uno a la semana de los que tengo en la cola de "ideas para posts", y así al menos voy avanzando algo, aunque sea más despacio de lo que me gustaría.

Así que hala, allá vamos...