Skip to content

IT Hillwalking

De este fin de semana no tengo nada que contar porque ha sido un asquito: todo lluvia y viento (y eso que en teoría ya estamos en verano), pero como tenía pendiente contar cosas de la semana pasada, pues ahí van...

El viernes pasado fue un día cortito en la oficina: para celebrar la llegada del verano, se habían organizado unas cuantas actividades deportivo-sociales para todos los del departamento que quisieran participar. Las opciones eran:

- Ir a jugar al golf por equipos, o bien
- Hacer una mini ruta de senderismo, y luego por la noche
- Ir al canódromo a cenar/beber/apostar/etc.

A mí como lo del golf no se me da nada bien (o más bien no sé como se me da, porque no he jugado en la vida, pero dada mi gran habilidad para los deportes en general... prefiero dejarlo), me apunté corriendo a lo de la ruta de senderismo (hillwalking lo llamaban, literalmente, pasearse por una colina). Luego me enteré de que al golf no se había apuntado ni una sola chica, estábamos todas apuntadas al hillwalking :-D

A mí además me apetecía un montón lo del senderismo, porque entre unas cosas y otras hacía ya unos cuantos años que no salía a andar por el monte... en mis tiempos en Cáceres me apuntaba con mi amiga Ame a las excursiones de la vocalía de montañismo del club Cabezarrubia, que organizaba el incombustible Orencio, casi siempre por la sierra de Gredos. Yo no estaba muy entrenada y para mí eran casi siempre una paliza (empezando porque nos levantábamos a las cinco de la mañana para coger el autobús...), pero lo pasábamos genial y a mí me encantaba. Luego me fui a vivir a Madrid y nunca pude sacar tiempo para nada parecido, ni tampoco al llegar a Dublín.

Por eso la salida del viernes me hacía tanta ilusión: la marcha la organizaba mi compañero Joe, que es un fenómeno de la mountain bike el tío, y se conoce muy bien la zona de las Wicklow mountains adonde íbamos. Y para allá que fuimos, en varios coches, y una vez que estuvimos todos juntos nos pusimos a caminar.

La ruta era más o menos ésta, ¡y empezaba cuesta arriba! Como siempre en estas marchas, la gracia es subir a algún lugar bonito y luego bajar... y claro, si yo hace años ya me consideraba poco entrenada, imaginadme ahora, ¡completamente oxidada! La primera subida fue un buen susto para mis piernas, a las pobres les costaba seguir el ritmo, pero en seguida el paso se normalizó y empecé a disfrutar un montón del paseo. Subimos a la "montaña" de Maulin (a cualquier cosa lo llaman montaña, 570 metros de altura), desde donde había unas vistas bien chulas, aquí tenéis el Sugar Loaf con el mar al fondo:



Luego estuvimos bajando un ratito y cuando la gente ya se había confiado, ¡hala, a subir otra vez! Nos metimos por un bosque y fuimos a salir a una ladera con más vistas chulas:



La foto no parece gran cosa pero cuando estás allí la caída impresiona... sobre todo cuando te dicen que un compañero tuyo se pasea por esas laderas ¡en bici!

Ya para terminar, seguimos la marcha por el bosque y bajamos hasta un claro donde nos encontramos con la cascada de Powerscourt, muy chula también, pero ya en un lugar más turístico (se puede llegar en coche y hay merenderos y demás)



Y ahí fue cuando empezó a chispear (al fin y al cabo esto es Irlanda), pero ya no importaba porque estábamos llegando a donde estaban los coches y ya nos íbamos para casa.



El paseo estuvo fenomenal, a mí se me hizo hasta un poco corto, y eso que tardamos más de lo que se había planeado en un principio (básicamente porque los de delante tenían que pararse a cada rato a esperanos a los rezagados :-)). Luego mis compañeros se fueron a terminar el día en el canódromo pero yo ya había dicho que mejor no, que una vez que entrara en casa y me sentara ya no iba a haber quien me levantara :-D

Uno de esos días

Ya sé que normalmente hablo maravillas de mi trabajo… peo hoy no es uno de esos días, hoy es uno de los otros.

Hoy es uno de esos días en que ciertas situaciones, ciertos proyectos, ciertas personas, consiguen que acabes HASTA EL MOÑO y te pilles un buen rebote. Y mira que hace años que no me pillo un rebote por cuestiones de trabajo: recuerdo una época en que aquello era el pan de cada día pero afortunadamente ya quedó atrás, muy atrás, y a lo mejor me ha sentado tan mal porque ya se me había olvidado lo que se sentía (rabia y frustración, básicamente)

Pero no os asustéis, que no es nada grave, la tormenta pasará y espero que pronto. Y no es que todo esto haya aparecido de la noche a la mañana, ha sido más o menos progresivo en estas dos últimas semanas; hoy es simplemente el día en que ha caído la gota que ha colmado el vaso.

En fin, hoy es uno de esos días en que, como decía Felipe, el amigo de Mafalda (¿o era Manolito?), lo malo de uno son los demás. Pero por suerte son sólo algunos de los demás, no todos, por suerte ninguno de los que me tocan de cerca, y por suerte yo ya no me quedo calladita tragándome la rabia y la frustración: estoy aprendiendo a tomar las acciones necesarias, por supuesto de manera tranquila y sin perder las formas, como debe ser.

Y cuando salga de aquí dentro de un rato pienso olvidarme de todo esta historia, porque al fin y al cabo es sólo trabajo… que esto sea lo peor que nos pase en la vida :-)

Detallitos

Ayer en el trabajo me dieron otra de esas pequeñas sorpresas-alegrías que me hacen sentir que merece la pena estar aquí.

Resulta que en estas últimas semanas nos han hecho una auditoría a los de mi equipo; la auditoría ha sido interna pero el informe de evaluación irá tanto a los jefes internos (a todos los niveles hasta el CEO) como a los auditores externos (unos tales Ernst&Young :-))

Y resulta que el informe va a ser muy favorable, les ha gustado nuestra forma de hacer las cosas y les parecemos un equipo competente y eficiente... eso ya para mí es un premio en sí mismo (siempre sienta bien que le reconozcan a uno el buen trabajo), pero además mis jefes para celebrarlo nos han concedido un día libre a todos los miembros del equipo, no está mal, ¿no?

Ahora a ver cuándo me toca coger a mí el día :-D

Hasta arriba de trabajo

Aprovecho la pausa del desayuno para dar señales de vida, que ya hace tiempo que no escribo.

Ya estamos de vuelta en Irlanda y yo ando muy liada en el trabajo, porque resulta que el plazo de entrega para mis dos proyectos se ha adelantado una semana, y ahora tengo que tenerlo todo preparado para el lunes 10 (que por cierto, curiosamente, es el único lunes que me tocará trabajar en marzo, entre bank holidays y vacaciones varias)

Así que como de costumbre tengo muchas cosas que contar, como la boda de Los Morenos y lo andarina que se nos ha vuelto Irene, pero tendrán que esperar a la semana que viene :-(

El sobre



Hoy durante una reunión me he acordado de una idea curiosa que me contaron hace tiempo... (aviso: hay que echarle un poco de imaginación para poder visualizarlo)

Según una antigua compañera de trabajo mía, la carrera profesional de un informático (en este caso un desarrollador de software, pero lo mismo es aplicable a otras áreas y también a otras profesiones) se puede representar gráficamente como algo parecido a la parte de atrás de un sobre, donde está la solapa, contando los años desde abajo hacia arriba. La superficie entera del sobre representa las horas de trabajo, que se reparten de distinta manera a medida que van pasando los años:

- Al principio te pasas todo el día programando, o "picando código", como nos gusta decir a nosotros (la parte de abajo del sobre)
- Pasa el tiempo y sigues programando casi todo el rato, pero ya de vez en cuando te invitan a alguna que otra reunión (el extremo inferior de la solapa)
- Sigue pasando el tiempo y cada vez dedicas menos horas a programar y más a asistir a reuniones, (la solapa se va haciendo más ancha), hasta que...
- Llega un momento en que ya no picas nada de nada de código y sólo te dedicas a ir a reuniones de alto nivel (la parte de arriba del todo de la solapa)

¿Se entiende? Mi idea era hacer un dibujito para explicarlo mejor pero he acabado dándome por vencida después de un buen rato intentántolo con el MacBook Pro (el programita para dibujar es demasiado "pro", ya sé que suena a sacrilegio pero ¡echo de menos el Paintbrush!); el sobre que os he puesto despista un poco, imagináoslo mejor sin las dos rayas de la parte de abajo.

No digo que para todos los programadores la trayectoria tenga que ser así, pero en general me parece una representación gráfica bastante buena, y hoy que he asistido por primera vez a una reunión un poquito más de alto nivel (sobre un proyecto a largo plazo que se irá desarrollando en fases) me he acordado del sobrecito. Por cierto, no sé de dónde sacó esta chica la idea, igual alguien ha desarrollado toda una teoría sobre ello... he intentado buscar en Google pero por "+envelope +time +meetings" no me viene nada :-D

Dos añitos trabajando en Irlanda

Hoy hace exactamente dos años de mi primer día de trabajo en Irlanda.

Es curioso, el primer "aniversario" se me pasó completamente, se ve que estaba distraída con otros temas :-D

Muchas cosas han pasado en estos dos años, pero tengo la suerte de poder ir yendo a trabajar con ilusión todos los días (aunque con más o menos pereza, claro, pero ¿y quién no?), y seguir aprendiendo cosas nuevas continuamente. Creo que ya lo he dicho cuchucientas veces en este blog pero lo vuelvo a repetir: ¡de este trabajo no me sacan ni con agua caliente!

¡Fiestaaaaaaaaaaaa!

Esta noche tenemos la fiesta de Navidad de mi departamento :-)

Sí, ya sé que es muy pronto, que todavía estamos en noviembre, pero para mí casi mejor porque así puedo ir y no me coincide con las vacaciones, que este año tocan las dos últimas semanas de diciembre. Y además, que conste que otros celebraron su fiesta de Navidad incluso antes todavía... curiosamente, en el mismo sitio donde se va a celebrar la mía.

En la oficina se nota ya ambiente de viernes, y hoy aún más todavía, porque además es fiesta en Estados Unidos (el puente de acción de gracias), y como la central de nuestra empresa está en California, siempre estamos más relajados cuando es fiesta allí; supongo que no faltará mucho para empezar a ver gente desfilar hacia la puerta, que hay que pasar por casa para arreglarse antes de ir a la fiesta... incluso algunos ya han quedado para tomarse unas pintitas de precalentamiento antes de la fiesta oficial :-D

La verdad es que el fin de semana promete... ¡y mañana quedada de Spaniards!

Clase magistral de economía

Creo que estamos todos de acuerdo en que históricamente estamos viviendo un momento de incertidumbre económica, a nivel mundial según muchos expertos, pero también a nivel nacional, y esto se aplica tanto para España como para Irlanda.

Aquí en Irlanda, por ejemplo, el gobierno ya está alertando de que el sistema público de pensiones no va a aguantar como para pagar la jubilación a todos los que estamos trabajando actualmente... esto ya lo sabían desde hace bastante tiempo, y de hecho llevan años aconsejando a los ciudadanos que se hagan su propio plan de pensiones privado, pero ahora que el problema es realmente evidente están poniendo mucho más énfasis todavía.

Las empresas, por supuesto, también lo saben, y la mayoría cuentan con un plan de pensiones en su paquete de beneficios sociales; en la mía, por ejemplo, estamos obligados a contribuir a la pensión con un 5% de nuestra nómina (lo cual a muchos les parecerá una burrada), pero a cambio la empresa contribuye con otro 7% del sueldo a la pensión de todos los empleados. En otros sitios lo que hacen es que el empleado puede contribuir o no, en más o menos cantidad, y la empresa responde con otro tanto. A mí me parece que todas esas medidas están muy bien, porque ya se sabe que esto de prever para el futuro es una de las cosas que siempre andamos dejando "para mañana"... hasta que de repente un día el mañana nos pilla desprevenidos.

Pero parece ser que todavía existe otro problema, y es que por mucho que la empresa nos ponga un plan de pensiones y "nos obligue" a guardar para mañana, resulta que luego la mayoría de nosotros no nos preocupamos de mirar adónde se está yendo el dinero: qué tipo de inversión es, si es más o menos segura, etc. Por eso mi empresa decidió traer a un economista para que nos diera una charla sobre o importante que es planificar para el futuro. Pero no a un economista cualquiera: nos ha traído nada más y nada menos que al señor David McWilliams.

David McWilliams, como bien dice la Wikipedia, es un economista y comunicador irlandés muy conocido. Yo había leído unos cuantos de sus artículos semanales en el Irish Independent (si llegas pronto a la oficina te puedes llevar el periódico gratis), y había visto las dos miniseries de televisión basadas en sus libros, The Pope´s Children el año pasado y The Generation Game hace unas cuantas semanas; en general me gusta mucho cómo explica las cosas, consigue hacer entender los fenómenos económicos de una forma entretenida y sencilla. Y a Fredi, que anda mucho más metido que yo en estos temas, le gusta también un montón, qué pena que se haya perdido la charla de hoy...

Yo la verdad es que estaba ilusionada con la charla de hoy, porque estaba segura de que iba a ser muy interesante, pero no me esperaba que fuera a ser tan divertida. Nada de powerpoints ni de cifras macroeconómicas: el tío se ha pasado tres cuartos de hora contándonos anécdotas, historias que reflejan la sociedad tal y como es ahora mismo (en concreto la irlandesa pero muuuchas cosas se pueden aplicar a la española), para hacernos ver que no nos podemos dormir en los laureles, que tenemos que mirar un poquito más allá y preocuparnos un poco por asegurar nuestro futuro, porque nadie lo va a hacer por nosotros.

Muy interesante, sí señor.

Fun day at work

Hoy en el trabajo hemos tenido un fun day, es decir, algo así como un dí­a de diversión, o más bien medio dí­a, desde la hora de comer hasta las cuatro que es la hora a la que salimos los viernes.

Y seá¡ una americanada, pero la verdad es que está gracioso; habí­a un montón de juegos y competiciones por equipos, camisetas gratis para todos, almuerzo gratis (hamburguesa o perrito en modo takeaway), agua y refrescos, y golosinas tipo algodón de azúcar, palomitas y chocolatinas. Los juegos estaban repartidos por toda la sala: un par de twisters, un conecta cuatro gigante, un jenga gigante, un puzzle con el mapa de Irlanda (al que casi nadie le hizo mucho caso...), una mesa de poker, un futbolí­n, una petanca, un karaoke y alguna cosilla más.

(Inciso: ya veis que, como casi siempre, pongo los enlaces a la wikipedia en inglés porque viene más información; si el artículo está en otros idiomas los enlaces aparecen en la zona izquierda del artí­culo, un poco hacia abajo, a veces veréis enlace a español pero muchas veces no lo habrá, una pena)

Pero lo mejor han sido las competiciones por equipos, sobre todo las que han sido al aire libre menos los dardos y el ping-pong. Yo he participado con mi equipo en la three legged race (carrera a tres pies) y en la egg and spoon race (carrera de la cuchara y el huevo), y tengo que decir que no me ha salido tan mal como me temía (lo vi un poco crudo cuando vi que era la única con zapatos, todo el mundo vení­a preparado con sus deportivas). Y luego nos hemos reido un montón con la sack race (la carrera de sacos, madre mí­a, lo que cansaba solamente verlo), y la prueba más dura de todas, la tug of war, el tí­pico juego de tirar de la soga. Ha estado muy bien porque habí­a muchos equipos de IT, nuestro departamento, y aunque el nuestro concretamente no es que haya llegado muy lejos, lo hemos pasado muy bien animando a los demás... además parece ser que hay un viejo pique entre IT y planning, otro departamento, por la tug of war, y hemos acabado rabiando un poco porque planning ha ganado y se ha llevado la copa por cuarto año consecutivo :-(

Total, que ha sido un dí­a chulo, congeniando con los compañeros, y para colmo hemos tenido la inmensa suerte de que ¡hoy es verano en Dublí­n! Está haciendo un dí­a estupendo, esperemos que dure para todo el fin de semana.

Vuelta al trabajo: ¡prueba superada!

Bueeeno, pues se acabó la baja maternal, hoy ha tocado volver al trabajo.

Y la verdad es que todo ha ido sorprendentemente bien, mejor incluso de lo que yo me esperaba. El madrugón no me ha costado nada (he ganado media horita de sueño con respecto al año pasado, ahora me levanto a las seis), pero me ha dolido en el alma tener despertar a Irene, pobrecita, a las siete... aunque ella, después del atontamiento inicial, se ha puesto de muy buen humor.

El maravilloso clima irlandés nos ha regalado esta mañana, justo a la hora de salir de casa, un chaparrón de campeonato, pero como íbamos en coche no nos ha importado demasiado :-D

Primero hemos ido a dejar a Irene en la guarde; ha sido la primera de su clase en llegar, a las ocho menos cuarto, pero daba igual que no hubiera más niños porque nada más ver a las cuidadoras se ha puesto muy contenta, le ha echado los brazos a la que más conoce, a Emma, y se ha ido con ella, y cuando yo me despedí se me quedó mirando pero tan feliz, sin protestar ni un poquito. A mí me ha parecido muy buena señal y me he quedado muy tranquila, la verdad.

Luego Fredi me ha dejado en el trabajo, donde me he tomado el día con muuucha calma (ya sabéis, el take it easy que le llaman), poniéndome al día con los emails, leyendo algo de documentación y dejando que todo fuera volviendo poco a poco a mi memoria. Ha sido muy curioso: me ha costado recordar algunos comandos que antes tecleaba quince mil veces al día, de tanto que hacía que no los usaba. Y así se me ha pasado el día bastante bien, aunque hacia las tres he tenido un ratillo un poco malo porque me ha entrado sueño, a ver si resulta que el take it easy es demasiado easy para mí...

En cuanto han dado las cinco he salido "escopetá" a buscar a Irene a la guarde, y me la he encontrado cansadilla porque había dormido muy poco durante el día, pero igual de contenta que siempre. Fredi ha venido a buscarnos a las dos, y al llegar a casa Irene la pobre se ha quedado dormidita al pecho, como cuando era más chiquitita... la hemos llevado a la cuna y la tía ¡ha dormido casi una hora! Luego un ratito de juego, el baño, la cena y otra vez a la cunita :-)

Total, que yo creo que para ser el primer día ha estado muy bien, sin agobios, sin prisas, cansados como es lógico pero eso era de esperar. Cuando nos queramos dar cuenta ya estaremos metidillos en la rutina, en el día a día, y todo será más fácil, ¡prueba superada!

Entrega de notas

Hoy era el día de entrega de notas en el colegio de mis sobrinos, en Cáceres; aquí en León también era hoy, así que supongo que lo habrá sido en los colegios de toda o casi toda España.

Y mira qué casualidad, hoy tambiéna mí me han dado las notas :-D

Resulta que ayer recibí un SMS de mi jefe diciendo que ya habían salido los resultados de las evaluaciones anuales, que tenía buenas noticias y que quería charlar un ratito conmigo por teléfono, así que quedamos en que esta mañana hablaríamos por Skype. El tema de las evaluaciones supongo que es más o menos igual en todas las empresas: cada año se revisan los objetivos alcanzados por cada trabajador, y eso sirve como base para posibles subidas de sueldo o de nivel; en nuestra empresa es curioso porque la evaluación consiste en que tú mismo te evalúas, exponiendo en qué has trabajado y lo que has conseguido durante el último año, y luego tu superior la revisa contigo hasta que los dos quedáis de acuerdo. Y como yo iba a estar de baja maternal en la fecha en que había que redactar la evaluación, tuve que dejarla hecha antes de irme, en noviembre, y lógicamente sólo abarcaba seis meses porque los otros seis me los iba a pasar sin trabajar.

Total, que ya lo habíamos dejado todo preparado, a la espera de entregarlo en junio a los superiores y demás, y yo me esperaba buenos resultados porque entre otras cosas ya me lo había comentado mi jefe extraoficialmente.

Me esperaba buenos resultados. Pero no tanto.

Me medio esperaba un aumento de categoría, que efectivamente me han dado, y me esperaba un aumento de sueldo pero no sabía de cuánto (al final ha sido de un 12%). Pero lo que no me esperaba es que valoraran mi trabajo con un 5 sobre 5, lo cual según su baremo significa que "continuamente excedo las expectativas de mi puesto". Y todo esto teniendo en cuenta que en realidad sólo he trabajado la mitad del año, ¡que la otra mitad he estado de baja maternal! Y que ahora cuando vuelva tendré una hija a la que cuidar, que ya no podré quedarme después de la hora aunque quiera, y que de vez en cuando tendré que faltar porque ella esté enferma o cualquier otra cosa.

Igualito que en la empresa media española, ¿eh?

En fin, qué os voy a decir que no os haya contado ya... aparte de que, como diría mi buen amigo Raúl, de este trabajo no me sacan ni con agua caliente :-D

Preparando la "vuelta al cole"

Hoy hemos vuelto a ir Irene y yo a mi empresa de visita :-)

Quería pasar por allí para ir empezando ya a tomar contacto otra vez, porque cuando volvamos de las vacaciones (¿os había dicho que Irene y yo nos vamos a España los meses de junio y julio? Fredi se quedará de rodríguez e irá y vendrá unas cuantas veces, más detalles en un próximo post) ...como iba diciendo, que cuando volvamos de las vacaciones sólo quedaran tres semanas para incorporarme de nuevo al trabajo.

Todos los viernes el equipo se toma un descansillo de tres a cuatro para hacer una reunión informal en la cantina, tomar un poco de tarta y charlar, y he aprovechado para hacerles la visita en ese rato, como ya hice la última vez. Me ha hecho ilusión ver a mis compañeros y a mis jefes y charlar un rato con ellos...

... Pero más ilusión todavía me ha hecho el que me tuvieran preparadas dos minirreuniones semiinformales para hablar ya de temas de trabajo. Una ha sido con uno de mis compañeros, al que resulta que ahora han ascendido, está formando un equipo nuevo, y que ¡me ha propuesto pasarme a formar parte de su equipo! Me he sentido muy halagada, y he quedado en pensarlo... pero es que después he tenido la otra minirreunión, esta vez con mi jefe, ¡que lo que quería era convencerme para que me quedara donde estoy, en B2B! Me he quedado alucinada, todavía quedan tres meses para que vuelva, y no sólo lo están deseando sino que casi casi se están peleando por mí :-D

No sé, días como hoy me hacen recordar por qué dejé mi cuchitrabajo en España en busca de algo mejor... y también dar gracias porque lo encontré ;-)

Se acabó el trabajar (de momento)

Bueeeno, pues hoy ha sido mi último día en el trabajo por una temporadita.

Ha sido un día raro. Bueno, en realidad toda la semana ha sido rara: por un lado, Fredi ha estado trabajando unos días también en Citywest, el mismo parque empresarial donde estoy yo, y hemos podido comer y volver para casa juntos en el bus.

Y por otro lado, me he pasado toda la semana intentando cerrar temas, reuniendo información para hacer el "handover" a mis compañeros (o sea, traspasarles mis tareas sin acabar) y haciéndome a la idea de que voy a estar ¡ocho meses! sin pisar la oficina. Y ya sabéis, siempre se juntan cosas para última hora, y siempre hay cosas que te gustaría terminar pero no hay manera de tenerlas a tiempo... aunque la verdad es que estoy muy contenta, incluso ha habido tiempo para pasar hoy a producción una pequeña herramienta web en la que he estado trabajando :-D

Total, que hoy en realidad no he trabajado casi nada, como era de esperar: hoy ha sido el día de cerrar todo lo cerrable, traspasar lo traspasable, hacer una buena limpia en el correo y despejar el escritorio... y por supuesto... ¡celebrar la despedida!

Lo hemos celebrado saliendo a comer fuera todo el equipo (¡a cuenta de la empresa!), incluido mi jefe y el jefe de mi jefe. Hemos ido a una tienda/restaurante nuevo que han abierto los de Avoca, y que la verdad es que está fenomenal (la tienda un poco bastante pija, pero total, no íbamos para comprar...) La comida estaba buenísima, sobre todo los postres: mi mousse de chocolate estaba de verdad im-presionante.

Pero antes de eso me ha tocado pasar un poco de vergüenza, no en el restaurante, sino antes, en la oficina: he tenido ese típico momento en que TODO el departamento de informática (CIO incluido) se reúne alrededor de tu cubículo y se te queda mirando... y te empiezas a poner colorada y no sabes adónde mirar porque sabes lo que se te viene encima... tu jefe suelta un discursito, te da una bolsita con regalos de parte de todos... y ¡entonces te toca hablar a ti! Bueno, salí como pude del paso (la verdad es que ya me imaginaba que iba a pasar esto), le di las gracias quince mil veces a todo el mundo y abrí los regalitos: una mantita para Irene, unos jaboncitos y tal para su mamá, y un par de vales de ésos que sirven para comprar casi de todo en un montón de tiendas :-)

Y así se ha pasado el día, superrápido, y cuando me he ido a dar cuenta ya estaba recogiendo para irme a casita... en fin, creo que nadie se lo ha creído mucho cuando he dicho que lo voy a echar de menos, pero yo creo que sí lo voy a hacer, por lo menos al principio, hasta que llegue Irene y se nos olvide todo el resto del mundo ;-)

De mudanza

Os escribo desde mi nuevo escritorio, tres cubículos más acá de donde estaba el antiguo :-)

Hoy ha habido reorganización de planta en el trabajo, y unos cuantos hemos tenido que movernos de sitio; para mí ha sido fácil porque hace relativamente poco que llegué y no tenía casi nada que trasladar, pero otra gente tenía muuuchas cosas acumuladas de años y años y ha tardado un poquillo más. Ha estado muy bien porque los ordenadores no hemos tenido que moverlos nosotros, ha venido gente a cambiarlos de sitio y también a configurar los teléfonos, ¡ha sido superrápido!

Mi nuevo sitio es un pelín peor que el antiguo, tiene algo menos de luz, pero es lógico que me lo hayan asignado a mí porque al fin y al cabo dentro de tres semanas me voy para no volver hasta agosto del año que viene (¡¡ocho meses sin pisar la oficina!!). Y en vista de que ya no me queda mucho por aquí, el calendario de pared para guiris que me consiguió mi hermano lo he dejado donde estaba, y a partir de ahora será Paul quien disfrute cada día de las fotos typical Spanish de las distintas regiones españolas (este mes, Barcelona)

Bueno, ya sólo quedan dos horitas de viernes, ¡buen fin de semana!