Skip to content

Familia

Sobre la familia se pueden decir muchas cosas. Muchas suenan a tópico, como el "familia no hay más que una", pero no por ser tópicos dejan de ser verdad...

La familia es ese algo que siempre está ahí, queramos o no; de ella hemos heredado nuestra forma de ver las cosas y desde ella hemos aprendido a desenvolvernos por el mundo. A veces nos ha decepcionado, o nos hemos rebelado contra ella, pero en el fondo ella forma parte de nosotros tanto como nosotros formamos parte de ella.

Por supuesto, nuestra idea de la familia va cambiando con el tiempo. De pequeños, constituye todo nuestro mundo; luego crecemos y vamos abriendo caminos, saliendo de casa y conociendo otros lugares, otras costumbres, otras formas de vivir y entender las cosas... y eso a veces, curiosamente, nos hace ver a nuestra propia familia con otros ojos, casi como desde fuera, y ver cosas que antes no veíamos por estar mirándolas desde dentro. Y aunque de mayores hagamos las cosas a nuestra manera, y a veces la familia parezca que quede muy lejos, en alguna parte dentro de nosotros sigue siendo el punto de referencia, seamos conscientes o no de ello.

Otra cosa que se puede decir de la familia es que no existe la familia perfecta, las cosas nunca son como en las películas. Sus miembros discuten, a pesar de que (o precisamente porque) se quieren, y mucho. Pero no siempre es fácil arreglar estos conflictos, que a veces son grandes y duran años, o incluso generaciones enteras. Es duro ver una familia dividida y enfrentada; todos conocemos historias en las que los unos no se hablan con los otros... Yo hubo un tiempo en que me temí que eso le pasara a mi propia familia, y estoy inmensamente agradecida de que el tiempo y el diálogo consiguieran cerrar las heridas. Dentro de muy poco estaremos todos juntos de celebración, una alegría que hace unos pocos años no me habría atrevido a soñar.

Así que un respeto a la familia... ¡que al fin y al cabo no hay más que una! :-D

Un día diferente

Hoy mis compañeros de trabajo y yo hemos vivido un día diferente: hoy nada de ir a la oficina, ¡nos han llevado de excursión a Barretstown!

La idea era que todos recargáramos pilas con una de esas cosas que llaman team building activities, actividades "para construir equipo"; suena muy a americanada y seguramente lo es, pero yo creo que es una idea muy buena, ¡y funciona!

Continue reading "Un día diferente"

Embarazos en Irlanda V: el plan de parto

Muchas veces hemos comentado las diferencias entre Irlanda y España con respecto a todo el tema de embarazos y partos: como siempre pasa con las comparaciones, hay algunos aspectos en los que España está claramente mejor (o mucho mejor, en algunos casos), pero hay otros en los que considero que está mejor Irlanda.

Continue reading "Embarazos en Irlanda V: el plan de parto"

Embarazos en Irlanda IV: la baja por maternidad

Aprovecho que he estado hace poco rellenando los papeles de la baja por maternidad para contaros un poco cómo funciona el tema aquí en Irlanda.

La normativa irlandesa a este respecto ha evolucionado mucho en los últimos años, cosa que por desgracia en España no parece haber pasado: desde que nosotros nos mudamos a Irlanda a finales de 2005, la duración de la baja por maternidad ha pasado de ser de 18 semanas a 26, con su correspondiente prestación, más la posibilidad de coger a continuación hasta 16 semanas de baja sin remunerar. Si uno lo compara con las 16 semanas que se conceden en España (por mucho que vengan seguidas de la famosa hora de lactancia, que todo el mundo que conozco convierte en un mes adicional), se ve que hay bastante diferencia...

Continue reading "Embarazos en Irlanda IV: la baja por maternidad"

Embarazos en Irlanda III: seguimiento mes a mes

Con este post retomamos el tema de los embarazos en Irlanda, que parece que ahora está otra vez muy de moda ;-)

El seguimiento del embarazo en este país se hace a través de un esquema combinado, llamado Maternity and Infant Care Scheme, por el que los chequeos se van alternando entre el GP (algo así como el médico de familia) y el hospital elegido para dar a luz. Los chequeos que se llevan a cabo en la consulta del GP son gratuitos, y los del hospital varían de precio dependiendo de si se va por privado, semiprivado o público: por público son también gratuitos, y por privado y semiprivado se paga una cantidad fija por todo el seguimiento (esta cantidad será mayor o menor dependiendo de una serie de factores, como el consultant que se elija, por ejemplo). Continue reading "Embarazos en Irlanda III: seguimiento mes a mes"

Posts que siempre quise escribir... La lactancia materna

Éste es otro de los temas sobre los que llevo mucho tiempo queriendo escribir y no encontrando el momento.

Una de las primeras decisiones a las que se enfrenta una futura madre es la de dar o no dar el pecho a su bebé... Cuando iba a nacer Irene yo había decidido intentarlo (al igual que la inmensa mayoría de las madres, al menos las que yo conozco), y me hacía muchísima ilusión, pero no confiaba del todo en que fuera a salir bien, supongo que porque conocía de muchos casos cercanos en los que se había tenido que recurrir al biberón más o menos pronto.

Continue reading "Posts que siempre quise escribir... La lactancia materna"

Buenas noticias, malas noticias

Hasta a los blogs más optimistas les toca de vez en cuando repartir malas noticias...

Número Dos ya no va a venir a vivir con nosotros, algo salió mal por el camino y el pobre no lo pudo superar. Primero pensamos que nos habíamos equivocado con las fechas y que era más pequeñito de lo que habíamos calculado, pero en realidad lo que pasaba es que había dejado de crecer; el jueves una ecografía nos lo confirmó.

Así que de momento vamos a seguir siendo tres en casa: Papá, Mamá e Irene, que es nuestra alegría y nuestra medicina para los malos ratos. Y no os preocupéis, de verdad, que el mal ratillo ya lo pasamos el jueves, pero después ya lo hemos ido asimilando, y la verdad es que si nos paramos a pensar, ha ocurrido de la mejor manera posible: muy al principio del embarazo, y no con el primero sino con el segundo, cuando ya tenemos una niña preciosa para recordarnos que es posible, que ya lo hemos conseguido una vez, y que lo volveremos a conseguir, sin ninguna duda.

Y ya está, ahora lo que toca es mirar para alante... Gracias por vuestro apoyo y vuestras palabras de ánimo :-)

Embarazos en Irlanda II: opciones

El sistema sanitario irlandés es dificilillo de entender, es una mezcla muy rara de sanidad pública y privada, y es muy fácil despistarse intentando averiguar cómo funciona... de hecho, cuando me puse a escribir este post me di cuenta de que ni yo misma lo tenía claro, así que pedí ayuda: gracias a Bea, una de las comadronas que me atendió cuando nació Irene, ahora os puedo contar un poco cómo va el tema, ¡gracias Bea!

Continue reading "Embarazos en Irlanda II: opciones"

Embarazos en Irlanda I: dos rayitas

Hace ya tiempo que tengo pendiente escribir una miniguía sobre este tema, basada sobre todo en mi propia experiencia, por si sirve de ayuda a alguien (y de paso a ver si consigo animar a alguna amiga Spaniard a unirse al club de mamis en Irlanda ;-))

Andábamos por abril de 2006 cuando Fredi y yo vimos aparecer las dos rayitas en el Predictor, ¡Yupiiiii! Estamos embarazados... ¿y ahora qué hacemos?

No teníamos ni idea de por dónde empezar; llevábamos seis meses en Irlanda y nunca habíamos necesitado ir al médico, sabíamos que teníamos seguro médico por la empresa pero nunca habíamos hecho uso de él... Pues bien, para ahorraros un poco de todo ese despiste inicial, aquí están los pasos que hay que seguir:

Lo primero que hay que hacer es ir a ver a un GP (General Practicioner) para confirmar que en efecto estás embarazada. El GP sería más o menos el equivalente al médico de familia, en el sentido de que es el punto de partida desde el que luego si hace falta te mandan a un especialista, pero de entrada hay que ir siempre al GP. ¿Y cómo se busca un GP? Pues a diferencia de como funcionan los médicos de cabecera en España, no te corresponde uno por zona, simplemente te buscas uno y ya está. Yo en aquellos tiempos no conocía ese link y lo que hice fue preguntarle a un compañero de trabajo, y él me indicó un GP cerca de mi casa.

Una vez en el GP, te toca pagar unos 50€ por la consulta (otra diferencia con respecto al sistema español), pero es sólo la primera visita, a partir de ahí puedes rellenar un formulario del sistema público de salud que te da derecho al seguimiento gratuito del embarazo por parte del GP, y esto incluye: seis revisiones antenatales, un chequeo de la madre y el bebé a las dos semanas de nacer, y otro chequeo del bebé a las seis semanas. La idea es repartir un poco la tarea entre el ginecólogo y el GP, de manera que se alternen las visitas al uno y al otro y así se descongestionen un poco los hospitales de maternidad, que es donde están la mayoría de los ginecólogos. En algunos centros de salud además del GP hay una comadrona, con lo cual el servicio es mucho más completo.
(ACTUALIZACIÓN: más información sobre el Maternity and Infant Care Scheme)

Otra decisión que hay que tomar es en qué hospital quieres dar a luz, pues allí es donde te van a hacer también un seguimiento desde el embarazo (normalmente desde la semana 12 o 14). Yo fui a Rotunda entre otras cosas porque me caía al ladito de casa, pero no hay obligación de ir a ninguno determinado por zona; las tres maternidades que yo conozco en Dublín son:

- The Rotunda Hospital, en el centro (al norte del Liffey)
- The National Maternity Hospital, más conocido como Holles Street, también más o menos céntrico (al sur del Liffey)
- The Coombe Women & Infants University Hospital, hacia el sur, en Dublín 8.

Todos estos hospitales son públicos, pero cuentan también con servicios semiprivados y privados, con lo que hay varias opciones con distintos precios; y para terminar de completar el abanico, también existen servicios llevados únicamente por comadronas, para las mujeres con embarazo de bajo riesgo que quieren dar a luz en su casa, o bien dar a luz en el hospital pero luego irse a casa unas horas después del parto... todo esto lo explicaré más en detalle en el próximo capítulo.

ACTUALIZACIÓN: Además de los tres hospitales públicos que menciono más arriba, existe también en Dublín una clínica privada con maternidad, el Mount Carmel Hospital. El único comentario que he oído sobre ellos es que no tienen unidad de cuidados intensivos, (UCI o UVI), por lo que si hay cualquier complicación al final acabas en una ambulancia camino de la maternidad pública más cercana. Sinceramente, no creo que ésta sea una muy buena opción, por muy bonitas que sean las habitaciones :-)

Los niños aprenden lo que viven

Prácticamente desde que nació Irene tengo la costumbre de hablarle mucho (en español, por supuesto), en parte porque me sale solo, pero también porque leí que es muy bueno para los bebés, para que se vayan acostumbrando a los sonidos y las palabras; así que empecé a hablarle de bien pequeñita, sólo para que oyera mi voz, aun sabiendo que no me entendía nada...

... y ahora que los meses han pasado casi sin darme cuenta, ¡resulta que ya lo entiende casi todo! Dicen que cuando un bebé empieza a hablar en realidad las palabras no las está aprendiendo en ese momento, sino que ya las conoce de antes; ahora con Irene estoy comprobando que es verdad, y me estoy quedando alucinada de lo rápido que aprende.

Y claro, lo que aprende es lo que ve a su alrededor, lo que vive en casa... a fin de cuentas, lo que nosotros le enseñamos, incluso aunque se lo enseñemos sin darnos cuenta, porque es como una esponjita que lo absorbe todo... Pensando en esto me he acordado de un texto que tenía guardado hace años y que hace poco rescaté al pasar por Madrid, la verdad es que hace pensar:

Si los niños conviven con las críticas, aprenden a condenar.
Si los niños conviven con la hostilidad, aprenden a pelear.
Si los niños conviven con el miedo, aprenden a ser cobardes.
Si los niños conviven con la compasión, aprenden a compadecerse de sí mismos.
Si los niños conviven con el ridículo, aprenden a ser tímidos.
Si los niños conviven con los celos, aprenden lo que es la envidia.
Si los niños conviven con la vergüenza, aprenden a sentirse culpables.
Si los niños conviven con la tolerancia, aprenden a ser pacientes.
Si los niños conviven con el estímulo, aprenden a estar seguros de sí mismos.
Si los niños conviven con el elogio, aprenden a apreciar.
Si los niños conviven con la aprobación, aprenden a gustarse a sí mismos.
Si los niños conviven con la aceptación, aprenden a encontrar el amor en el mundo.
Si los niños conviven con el reconocimiento, aprenden a tener un objetivo.
Si los niños conviven con la generosidad, aprenden a ser generosos.
Si los niños conviven con la sinceridad y el equilibrio, aprenden lo que son la verdad y la justicia.
Si los niños conviven con la seguridad, aprenden a tener fe en sí mismos y en quienes les rodean.
Si los niños conviven con la amistad, aprenden que el mundo es un bello lugar donde vivir.
Si los niños conviven con la serenidad, aprenden a tener paz mental.

¿Con qué están conviviendo tus hijos?

Dorothy L. Nolte

Vaya responsabilidad, ¿eh? :-)

Posts que siempre quise escribir... La preparación al parto

Bueno, para que os hagáis una idea de cuánto lleva el borrador de este post aquí empezado, que sepáis que el título original era Un mes después... ayer, cuando me mandaron el enlace al reportaje digital El parto es mío, recordé que todavía lo tenía sin publicar, aquí lo tenéis:
Continue reading "Posts que siempre quise escribir... La preparación al parto"

Posts que siempre quise escribir y nunca tuve tiempo

Bueno, bueno, ya veis que casi nunca escribo, pero hoy parece que me han dado cuerda ;-)

Hoy tenía muchas cosas que contar. Y hay otras muchas que hace tiempo que tengo pendientes, pero son posts tan extensos que nunca encuentro tiempo para acabarlos, y me había dicho a mí misma "de hoy no pasa", pero ya son las doce y pico de la noche y mucho me temo que hoy tampoco va a poder ser (que luego Irene pasa factura).

Pero al menos quería mencionarlos aquí para que sepáis que quedan pendientes: quiero contaros, antes de que empiecen a borrarse los recuerdos, cómo fue el nacimiento de Irene: cómo me preparé para el parto y cómo salió todo al final, y también cómo me ha ido (o mejor dicho, cómo me va) con la lactancia materna, que es una experiencia maravillosa pero que cuesta bastante, sobre todo al principio, hasta que todo se pone en marcha.

Ahora soy inmensamente feliz de ver a Irene tan crecidita, y me siento muy orgullosa del camino que hemos recorrido juntos los tres hasta ahora... y eso que todavía como quien dice no hemos visto nada, que tenemos toda la vida por delante, una vida en la que los tres vamos aprendiendo día a día. En cada etapa hay algo nuevo que conquistar: superadas las dificultades de los primeros meses, el reto ahora es la hora de dormir; dentro de nada serán las primeras papillas, y luego vendrá mi vuelta al trabajo... y me alegro de tener este blog para que quede todo grabado, y un día dentro de muchos años podamos leerlo y recordar cómo fueron estos años de tantas vivencias.

Ahora Irene me reclama, y ella es lo primero, pero mañana sin falta sigo escribiendo...

¡Feliz día del padre!

Y hoy en España (¿y quizás en todo el mundo hispanohablante?) se celebra San José, el día del padre :-)

Desde aquí mi felicitación a todos los felices papás, en especial a los que, como Fredi, se han estrenado este año:

¡Felicidades, Jose!
¡Felicidades, Jorge!
¡Felicidades, Óscar!
¡Felicidades, Víctor!

Y por supuesto... ¡¡¡FELICIDADES FREDIIIIIII!!! ;-)