Skip to content

Más verano... y más varicela

Curioso, hace más o menos dos años estaba escribiendo un post muy muy parecido...

Como ya comentaba el otro día, estos días en Irlanda está siendo verano. El peor día de calor fue el domingo; ayer lunes ya refrescó un pelín pero aún sigue haciendo bastante bueno, e Irene lo está disfrutando mucho en la guarde, con un montón de actividades al aire libre.

Pero Alicia la pobre no está teniendo oportunidad de disfrutarlo demasiado... el domingo empezó a no encontrarse bien, se la notaba tontina y tenía algo de fiebre, y como ya sabíamos que había antecedentes cercanos de varicela, estábamos sobre aviso. El caso es que por más que mirábamos, no veíamos granitos, y a la mañana siguiente tampoco, así que como Alicia parecía estar más animada, la llevamos a la guarde. Pero nada, cuando la recogimos por la tarde tenía fiebre otra vez, así que nos fuimos directos al GP. El diagnóstico fue doble: varicela y placas en la garganta.

Así que en esas estamos, a loción de calamina, antibiótico y Calpol, aunque la verdad es que Alicia no parece estar muy mal, durante el día se distrae y juega como siempre (lo único es que está comiendo muy poquito, porque también le han salido pupitas dentro de la boca, y además la garganta seguro que no ayuda). Lógicamente, no puede volver a la guarde hasta que se le seque el último granito, lo que puede llegar a durar de una semana a diez días; esta mañana nos hemos turnado entre Fredi y yo para quedarnos en casa con ella, y a partir de mañana será Fredi el que se quede, que puede cogerse más días libres que yo.

Y para variar, nos vamos a perder un viaje a España gracias a la señora varicela, esta vez no para una boda sino para una primera comunión, la del primito Alberto. Supongo que es en parte casualidad, pero también me ha hecho pensar que este tipo de enfermedades deben de ser típicas de esta época del año, algo tendrá el calor que nos revoluciona a todos, incluidos los virus :-D

Pero en fin, qué le vamos a hacer, estas cosas son así. Como yo siempre digo, que esto sea lo peor que nos pase. Y sobre todo, espero que no le hayamos "pegado" la varicela a nadie, especialmente a los más pequeñajos de la framily, pero tampoco a los adultos que no la hayan pasado antes, que sufrirla de mayor dicen que es puñeterillo...

El día que nació Alicia (un año después)

Mi niña pequeñita ya lo es un poco menos, mañana cumple su primer añito, ¡¡¡bieeennn!!!

Y creo que es una buena ocasión para recordar cómo fue el día de su nacimiento... hasta ahora no me había animado a escribir sobre este parto, que fue un poco más largo y complicado que el de Irene (supongo que con Irene nos tocó la suerte del principiante :-D), al principio quizá un poco por desilusión de que no hubiera salido tal y como pensábamos que sería. Y luego más adelante, para cuando terminé de convencerme de que eso en realidad era lo de menos y de que no tenía importancia porque al fin y al cabo todo había salido bien, ya andaba tan liada con las dos niñas en casa que nunca sacaba el tiempo para sentarme a escribir.

Así que allá va, tirando de recuerdos y de los emails que escribimos en aquellos días, aquí va el relato del día que nació Alicia:
Continue reading "El día que nació Alicia (un año después)"

Pasito a pasito

Se me pasan los días y sigo sin escribir tan a menudo como quisiera, pero al menos quiero contaros cómo nos está yendo últimamente, y el título de este post nos viene que ni pintado.

Alicia está aprendiendo a andar a pasos agigantados, ¡y le encanta! Ya es toda una profesional del cruising, y aunque todavía no se atreve a soltarse, si le das el correpasillos y la encaminas un poco se te planta en un minuto en la otra punta de la casa :-D. Aparte de eso, la verdad es que está preciosa, y es graciosísima, superexpresiva señalando lo que quiere, agarrando todo lo que se le pone por delante e intentando decir ya sus primeras palabras.

Irene también va haciendo sus pinitos, aunque por supuesto en otras cosas, como pintar, escribir letras... ¡y aprender gaélico! La tía, ya sabe contar del uno al diez, unos cuantos colores y otras palabras sencillas como madra (perro). Nosotros hacemos lo posible por seguirle el ritmo y aprender nosotros también las palabras (le hemos pedido a su cuidadora de la guarde que nos haga una chuleta), pero la verdad es que nos resulta superdifícil, y yo que creía que los idiomas se me daban bien... en fin.

Y en cuanto a nosotros, estoy muy contenta porque pasito a pasito también vamos avanzando, estamos consiguiendo reducir un poco el caos en casa. Aún queda mucho por hacer, por supuesto, y yo calculo que tardaremos meses en acabar de ponerlo todo en orden, pero poco a poco vamos consiguiendo cambiar costumbres y rutinas y mantenernos un poquito más al día. Lo único malo de momento es que yo al menos, al dedicar más tiempo a la casa (y a descansar y tomarme tiempo para mí, todo hay que decirlo), estoy dedicando mucho menos tiempo al "mundo virtual", o sea, el blog, el correo electrónico, las redes sociales y demás. Supongo que la lección que sacaremos de todo esto será aprender a llevar al día lo imprescindible para poder dedicar nuestro tiempo a lo más importante... escuchar música.

¡Feliz cumpleoncemeses, Alicia!

La señorita Alicia García ha cumplido hoy once meses, ¡bieeennn!

Un mesecito más y ya estaremos celebrando su primer cumpleaños... para entonces yo creo que ya sabrá andar solita o poco menos; de momento ya domina el arte de ponerse de pie y volverse a sentar, siempre con ayuda de algún mueble (o persona), y dar algún que otro pasito al estilo cruising (otra palabra que echo de menos en el idioma español, es caminar de lado apoyándose en los muebles). Y de paso ya ha empezado a gatear propiamente, aunque sólo cuando va despacito, en cuanto le entran las prisas vuelve a su vieja táctica comando :-D

Otra nueva costumbre que tiene ahora es la de señalar con el dedo lo que quiere, ¡y no parar hasta conseguirlo! Es gracisísimo verla levantar el dedito en dirección a algo y decir "uh, uh, uh"... ahora las manos las utiliza un montón, también ha aprendido a decir adiós, a hacer los cinco lobitos (cuando le da la gana), y a dar cosas en la mano, aunque luego no siempre quiere soltarlas.

En cuanto a las comidas estamos un poco más despistados; ahora parece que le ha venido otra racha de molestias con los dientes y come más bien poquito... Dichosos dientes, mira lo que incordian, ¡y de momento Alicia no tiene más que dos! El día que le salgan los otros, le van a salir todos juntos.
'
Pero vamos, que aunque algún día coma poquito no os preocupéis que la muchacha tiene reservas, ¿eh? Se nota que es una niña mucho más activa que su hermana mayor, y no para quieta ni un momento (salvo para dormir), pero aun así también se la ve bien rellenita y bien sana :-)

Feliz cumplediezmeses, Alicia

Alicia ha cumplido hoy (ups, a estas horas ya no es hoy, es ayer...) diez mesecitos, y quiero aprovechar para contaros su última hazaña, ¡ya intenta ponerse de pie!

Y de hecho lo consigue apoyándose en los muebles, solo que un poco a lo bruto y haciendo equilibrios, porque todavía no pone los pies planos en el suelo y es un poco difícil sostenerse... pero poco a poco va avanzando (en esta última semana a pasos agigantados), y seguro que cualquier día la tenemos tranquilamente paseándose por toda la casa :-)

Vacuna de los seis meses... y pico

Ayer ¡por fin! fuimos a ponerle a Alicia la vacuna de los seis meses. Y digo por fin porque llevábamos ya desde noviembre intentándolo (sí, Alicia dentro de nada ya cumple los diez meses, ¡cómo pasa el tiempo!), y no había manera, entre mocos, catarros y alguna que otra gastroenteritis (vaaale, y una boda en Irlanda del Norte ;-)), no habíamos encontrado un hueco en el que estuviera sana una semana seguida para poder vacunarla.

Pero ahora ya lo hemos conseguido, ya estamos al día otra vez... la pobre se llevó tres pinchazos en las piernitas y de paso le pedí al GP que la pesara, vestida y todo para no entretenernos mucho, y la báscula dijo 9.600. No sé cuánto habrá que quitar de la ropa y el pañal pero aun así yo creo que está muy bien, esta niña es redondita como su hermana mayor :-D

Redondita pero muy ágil, tengo que añadir. Ya se pone "en posición de salida" para gatear, aunque cuando quiere avanzar de verdad todavía lo hace arrastrándose en modo comando. Y ya sabe cambiarse de posición desde boca abajo a sentada, hoy es la primera vez que la hemos visto hacerlo. Por supuesto, en la cuna-parque ya no aguanta ni un par de minutos quieta, su rato favorito es cuando la dejamos en el suelo a su aire para investigar... y cuando toca investigar los juguetes de su hermana mayor, está especialmente encantada :-D

Alicia, nueve meses y un día

Alicia cumplió ayer nueve meses, ¡ya está hecha una mayor!

Y se va pareciendo mucho a Irene, o esa impresión nos da a nosotros... también influye el que ahora es cuando está empezando a ponerse más ropa heredada de su hermana, que lo que teníamos de seis meses era casi todo de verano (Irene nació en diciembre y Alicia en mayo), y que tiene la carita igual de redonda y el pelo igual de cortito que Irene a su edad.

Hace un par de semanas fuimos a la Public Health Nurse a la revisión de los ocho meses, que básicamente consiste en un chequeo y una prueba de audición; la prueba de audición según la enfermera salió muy bien, aunque Alicia a veces miraba para donde no era, principalmente porque su hermana mayor estaba jugando a las cocinitas en un rincón y aunque la pobre intentaba no hacer ruido alguno se le escapaba de vez en cuando :-)

Y por lo demás, todo estupendo: Alicia ya sabe ponerse a gatas y balancearse para alante y atrás, pero cuando tiene que desplazarse sigue haciéndolo al "estilo comando", arrastrando la barriguilla e impulsándose con los brazos, ¡a veces con uno solo mientras lleva un juguete en la otra mano!

Le encaaanta jugar con Irene, y a Irene le encanta también, le elige los juguetes e incluso le presta algunos suyos, incluido Nico. Pero el juego favorito de Alicia ahora mismo es destrozar, normalmente torres hechas con sus barrilitos o sus cubos apilables, o en su defecto las construcciones de Lego de Irene :-D

En cuanto a las comidas, últimamente hemos avanzado mucho: se va acostumbrando a texturas más rugosas en los purés, ya no tienen que estar muy pasaditos, y también le va gustando comer con las manos. Con la fruta sigue poniendo cara de asco pero al menos ahora sí que se la come, y poco a poco vamos metiendo más variedad de alimentos. A ella le encanta coger la cuchara y metérsela ella en la boca, pero todavía no intenta coger la comida del plato, cualquier día de estos seguro que empieza...

De bicho en bicho y tiro porque me toca

Ya pasó otra semana más y seguimos sin mucho tiempo para aburrirnos, ¡y eso que apenas salimos de casa! Pero es que este invierno se nos está haciendo laaargo laaargo...

Estos días atrás hemos tenido otro microbio nuevo que añadir a la colección, esta vez para variar ha sido un tummy bug (un virus gastrointestinal); Alicia empezó vomitando el jueves por la noche y a partir del viernes tuvo también algo de diarrea aunque no muy grave, y nosotros tres no llegamos a tener vómitos ni diarrea pero sí que estábamos más cansados que de costumbre (Irene durmió siesta el sábado y el domingo, todo un récord) y andábamos ccon el estómago raro, comiendo muy poco porque no teníamos nada de hambre. El domingo por la noche a Irene le dio además un poco de fiebre, así que en vista del panorama, decidimos que el lunes por la mañana iríamos todos juntitos en familia al GP.

Y como suele pasar en estos casos, por ley de Murphy o efecto demo que lo llaman, Irene y Alicia se levantaron el lunes bien felices y contentas, como dos rosas, y nosotros dos estábamos mejor también. Pero de todas maneras fuimos al GP para asegurarnos y efectivamente, lo peor ya había pasado pero Alicia todavía no estaba del todo bien, y como estas cosas son bastante contagiosas, quedamos en que Irene podía volver a la guarde pero Alicia se quedaría en casa hasta el miércoles para acabar de recuperarse.

Y en esas estamos, el pobre Fredi lleva dos días haciendo doblete, cuidando a Alicia por el día y yendo a trabajar por la noche (por casualidad le tocaba ese turno esta semana), y durmiendo a ratos sueltos cuando yo estoy en casa o Alicia se echa una siesta. Mañana ya es el último día y luego todo volverá a la normalidad... hasta la próxima ;-)

Pero bueno, al menos ya parece que el frío ha remitido y volvemos a vivir en la Irlanda de siempre (con la diversión añadida de los cortes de agua nocturnos, pero no nos quejamos que luego el agua vuelve cada mañana), y poco a poco los días se van haciendo más largos, parece que ya se va viendo la luz al final del túnel...

¡Feliz cumpleochomeses, Alicia!

¡Alicia ha cumplido hoy ocho meses!

Además de papá, mamá e Irene, la han felicitado la tita Mamen y la prima Ana, que han estado hasta hoy pasando unos días con nosotros en Dublín... aunque de Dublín esta vez han visto poco las pobres, ¡lo que sí han visto muchísimo es nieve, nieve y más nieve! :-D

Alicia la nieve la ha visto por la ventana, desde el martes lleva metidita en casa porque no se le acababa de quitar el catarro dichoso y el GP nos volvió a recetar antibióticos, a ver si hay suerte y de estta vez ya se le cura del todo. Y la verdad es que aparte de los moquitos y alguna que otra tos de vez en cuando, tú la ves y está como una rosa, risueña y llena de energía... Sentada ya aguanta bastante tiempo jugando sin ayuda y sin cansarse demasiado, pero ya no se pone a dar vueltas como una croqueta porque no le hace ninguna falta, ahora está perfeccionando la técnica del pre-gateo (palabra que me acabo de inventar, digamos que casi-gatea, se arrastra sin levantar la tripa del suelo pero la tía llega adonde quiere, y va cogiendo velocidad...), y le encanta investigar todo lo que se le pone al alcance, especialmente los juguetes de su hermana mayor. A su hermana mayor a veces le parece bien y a veces no ;-)

Hablando de hermana mayor, a Alicia le encanta jugar con Irene, se pone contentísimas cuando está con ella, e Irene la cuida muchísimo, le lleva juguetitos, le hace mimitos... Por supuesto, Alicia ha crecido y espabilado un montón en estos tres meses desde que volvimos de España; no tenemos datos "oficiales" de cuánto pesa o cuánto mide, pero la semana pasada la sentamos en la báscula de casa y nos dio el peso aproximado de 9,3kg, que no está nada mal. Ya le han salido los dos dientecitos de abajo, y ahora anda por ahí mordiendo todo lo que pilla... comer en general come bastante bien, los cereales estupendamente y el puré de verduras casi siempre también, pero la fruta... ¡ay, la fruta! Vaya caras de asco que pone cuando la prueba, esperemos que se le pase pronto y le coja afición a comer fruta como buena García que es.

¿Y para dormir? Pues la verdad es que no estamos teniendo grandes problemas, Alicia es bastante todoterreno para esas cosas y se duerme con bastante facilidad (gracias a su amiguito Monki, compañero de sueños), y aunque luego las siestas que duerme son un poco cortas, y todavía no hemos llegado al punto de dormir toda la noche de un tirón, la verdad es que no nos quejamos, duerme a gusto y se despierta de buen humor (no como su madre, que dirían algunos... :-D)



La función de Navidad

Con un par de días de retraso pero ahí va el relato de la primera función de Navidad de las niñas.

Fredi y yo llegamos a la guarde a eso de las cuatro, cuando estaba programada la obra de teatro de Irene; las cuidadoras y los niños habían estado preparando la clase desde varios días antes, con escenario, decorado, patio de butacas y todo, estaba bien chula... En total eran unos ocho niños o así, y allí estábamos todos los padres armados con cámaras de todo tipo (los había muy profesionales con cámaras reflex y videocámaras, nosotros con nuestra cámara digital normalita íbamos que chutábamos)

La obra por una vez no era la típica representación del portal de Belén; trataba de unos niños que tenían muchas ganas de que nevara durante las Navidades para poder hacer un muñeco de nieve. Irene y su amigo Álex estaban en pijama, era la hora de irse a dormir, y ella decía (un poco bajito, eso si) su frase estelar, que llevábamos ensayando más de dos semanas: But we´re not tired! (¡Pero si no estamos cansados!). Después todos los niños se echaban a dormir, y cuando se levantaban se ponían muy contentos porque estaba nevando, se ponían su gorro, guantes y bufanda, y salían a jugar y a cantar. Las canciones nos las sabíamos todos porque también nos había tocado ensayarlas un montón: Frosty the Snowman, Let it Snow y We wish you a merry Christmas.

Después tocaba la representación de Alicia: las cuidadoras habían vestido a todos los bebés con túnicas de angelitos, estaban salaísimos. Cuando llegamos, la mayoría de las madres fueron a sentarse con sus bebés, así que Irene y yo fuimos a sentarnos con Alicia; luego nos repartieron sonajeros, maracas y panderetas, y entre todos cantamos Jingle Bells al ritmo de la música... todos menos Alicia que se dedicó principalmente a chupar y morder su sonajero :-D

Y luego ya para terminar la fiesta, nos sirvieron a todos unas cosillas para picar, y allí estuvimos un rato charlando con otros papis y mamis mientras Irene se hartaba de gominolas con sus amigos. En total, un día para recordar, cuando podamos subiremos las fotos y vídeos a Flickr. Y por si alguien pregunta: sí, me llevé un pañuelito por si las lágrimas, pero no me hizo falta ;-)

¡Feliz cumpletresaños, Irene!

Irene cumple hoy tres años, ¡¡¡FELICIDADES MI NIÑA!!!

Nos espera un día movidito, porque ademásn de las celebraciones de cumple, también hoy es la función de Navidad en la guarde, así que Fredi y yo hemos pedido medio día libre en el trabajo para venir a aplaudir a nuestras niñas :-D

Más detalles esta noche...

Croquetita García

No quería pasasr un día más sin escribir un poquito sobre Alicia, o como podríamos llamarla ahora, Croquetita García :-D

Hacía ya unas cuantas semanas que, en teoría, Alicia sabía darse la vuelta para los dos lados, pero el problema es que no sabía que sabía darse la vuelta para los dos lados, más bien le salía de casualidad, sobre todo de boca abajo a boca arriba. Pero de un tiempo a esta parte, desde que ha descubierto todo lo que sabe hacer, está encantada de la vida: se dedica a rodar y rodar para todos lados, y por supuesto ya no se la puede dejar sola ni un segundo en ninguna parte, salvo en la cuna-parque (que de momento le gusta porque la ha usado poco, no la hemos sacado hasta hace un par de días). Sentada en el suelo también se lo pasa bomba, aunque después de un ratito ella sola ya empiezan los desequilibrios...

Y luego en el cambiador es especialmente peligrosa, no ya porque sólo aguante boca arriba unos segundos y luego se de la vuelta a la velocidad del rayo, sino porque acto seguido se arrastra hasta el borde para asomarse y averiguar lo que se ve más abajo. Pero lo mejor es cuando llega la hora de dormir: en cuanto la ponemos en la cuna se acurruca con su Monki (amigo de Nico, nos vino recomendado ;-)), y se queda durmiendo de costado como una mayor; claro que cuando se despierta por la noche te la puedes encontrar en cualquier postura y en cualquier esquina de la cuna :-D

ACTUALIZACIÓN: estoy por cambiarle el apodo de Croquetita García a Gusanito García, tendríais que verla avanzando por el pasillo :-D

En servicios mínimos

No, no me he declarado en huelga ni muchísimo menos: este blog está en servicios mínimos básicamente por falta de tiempo :-D

Así que allá vamos, resumen rápido de la semana: de lunes a viernes hemos estado a lo nuestro, en la guarde/el trabajo todo el día y por las tardes un ratito juntos, cena, baño y a la cama.

Y del fin de semana esta vez sí que nos hemos enterado, la verdad es que ha estado muy bien. El sábado tuvimos la fiesta infantil de Navidad de mi empresa (sí señores, al final la Navidad nos ha acabado atrapando, y mira que hemos intentado esquivarla...), y las dos niñas se lo pasaron bomba; Irene al principio estaba un poco timidilla y al castillo flotante no se quiso ni acercar (cierto que los que estaban dentro eran niños un poco más mayores), pero disfrutó un montón jugando con su amiguita Laia, viendo los payasos y guiñoles, y sobre todo pintándose la cara como si fuera... ¡un león! Fue ella quien pidió ser un león (mariposa no, mariposa en la guarde, yo, A LION) y luego iba por ahí diciéndole a la gente: ¡¡¡groarrr!!!

A todo esto, Alicia no tenía muy claro lo que estaba pasando pero había tanta gente y era todo tan interesante que daba igual :-D. Luego llegó la hora de ir a ver a Santa y recibir un regalito cada una, y no estuvo del todo mal, Irene no se quiso acercar demasiado a Santa pero sí estuvo simpática y recogió el regalo, ¡el año pasado ni siquiera conseguimos que entrara en la caseta! A Alicia le encantó su regalo, tenía muchos botones con sonidos de animales, ¡más entretenimiento para toda la tarde! Y al final, como era de esperar, las dos cayeron rendidas en el coche de vuelta a casa.

Así que el domingo lo dedicamos a levantarnos tarde (las ocho, ¡halaaa!), descansar un poco y a dar una vueltita por Liffey Valley, que teníamos un par de recados que hacer, y ahí sí que conseguimos esquivar bastante bien el mogollón navideño, nos fuimos justo cuando aquello empezaba a ponerse imposible. Y con esto y un bizcocho ya estamos otra vez a lunes, y yo como siempre tengo mil ideas para escribir aquí pero poco tiempo que dedicarle, ¡sorry! Ya vendrán tiempos mejores ;-)

Vaya semanita

No he tenido mucho tiempo de aburrirme, no: primera semana completa de trabajo, lo cual quiere decir primera semana completa de Alicia en la guarde todo el día.

Y como era de esperar, se me ha hecho un poco durillo, principalmente por el cansancio hasta que coja de nuevo el ritmo. Pero también porque el ambiente en la oficina ha cambiado un poco desde que yo me fui, y aunque a mi entorno directo no ha afectado mucho, sí que noto que necesito un poco de tiempo para acostumbrarme. También resulta que me han asignado unas tareas que no son las que yo creía que iba a estar haciendo, pensaba que iba a estar trabajando en proyectos y en su lugar me voy a encargar de temas de soporte, pero en cuanto se me pase el susto yo creo que la cosa va a ir bien :-D

Y luego por supuesto, sigo en lucha contra el caos, de lo que espero poder escribir un poco más dentro de poco. Las niñas siguen tan bien como siempre: Alicia está muy contenta en la guarde (lo cual es un alivio y un descanso para mí), e Irene también, y aunque me da rabia verlas poco tiempo entre semana, al menos esos dos ratitos por la tarde-noche y por la mañana los disfruto mucho.

También disfrutamos mucho los fines de semana, aunque hagamos lo que hagamos siempre se pasan volando... este finde nos hemos quedado en casa porque Fredi estaba de guardia en el trabajo, pero tampoco nos ha dado tiempo a aburrirnos, hoy hasta hemos tenido fiesta en casa :-)

Primeros días de trabajo y guarde, ¡prueba superada!

¡Qué bien que ya es viernes, qué corta se me ha hecho la semana!

Al final ha sido buena idea lo de volver al trabajo en jueves, os lo recomiendo si alguna vez cogéis una baja maternal. Alicia ha tenido tres días para irse acostumbrando a la guarde; lunes y martes ha estado un poco empachosina porque todavía arrastraba el catarro, pero el miércoles ya volvía a ser ella, toda sonrisas, y estuvo en la guarde tres horas la mar de a gusto, incluso se echó una buena siesta allí.

El jueves por la mañana yo me esperaba que fuera a ser un caos pero sorprendentemente salió todo bien: ¡Irene amaneció a las cinco y media de la mañana! Por suerte de muy buen humor, y se vistió ella solita (haciéndose un poco la remolona por el camino, pero había tiempo de sobra). A las siete desperté a Alicia y nos preparamos para ir a la guarde, las dos se quedaron allí bien contentas y yo pude llegar al trabajo poco después de las ocho, ¡bien!

En el trabajo ya se sabe, el primer día se va leyendo emails y charlando con la gente... por la tarde cuando pasé a buscar a las niñas, las dos estaban muy contentas pero totalmente agotadas, así que al llegar fue directamente cena, baño/ducha y a la camita (y sus papis tres cuartos de lo mismo, por cierto). Y hoy también ha ido todo más o menos bien, curiosamente se han cambiado los papeles: a Irene ha habido que despertarla y Alicia se ha despertado sola. Al trabajo he llegado a las ocho y media pero bueno, los viernes son siempre un poco más relajados...

Y ahora llega el fin de semana, a ver si lo aprovechamos bien y descansamos mucho, que la semana que viene promete ser durilla ;-)