Skip to content

¡Tayto!

El fin de semana pasado nos dio por ahí y llevamos al las niñas a su primer parque temático... o casi ;-)

Nadie puede negar que los irlandeses son ingeniosos y originales para según qué cosas; a falta de franquicias tipo Disney Parks o Legoland, se les ha ocurrido explotar una de las marcas más conocidas en el mundo mundial... irlandés, claro: Mr Tayto.

Por supuesto, Tayto Park no pretende llegar a ser un parque temático, más bien se queda en "parque con unos cuantos extras". Pero la verdad es que está gracioso, como parque es muy agradable y aunque hay que pagar entrada, luego una vez dentro puedes hacer tu propio picnic si quieres, lo cual está bastante bien.

Entre los "extras" cabe destacar que tienen una buena zona de juegos para los niños (no quiero llamarla "de columpios" porque columpios precisamente es lo que no hay), otra zona con animales (algunos más corrientes, como conejos, y otros más exóticos, como avestruces o búfalos), y la posibilidad de visitar la fábrica de patatas fritas. Cuando nosotros fuimos a la fábrica, era domingo y la línea de producción estaba cerrada, pero aun así pudimos hacer el recorrido donde van explicando con carteles y vídeos cada paso en la fabricación, y mirar por las ventanitas para ver las distintas partes de la fábrica. También hay otra zona ambientada como un campamento indio, con distintas actividades para niños en cada tienda, y por supuesto, el rincón para hacerse fotos con Mr Tayto en persona :-D

Además, tuvimos la suerte de que nos salió un día estupendo de sol, así que disfrutamos un montón. La comida en el restaurante estuvo bastante bien (dentro de lo que son esos sitios, no esperéis alta cocina), y la verdad es que las instalaciones son chulas y están muy bien cuidadas. Y el remate final, cuando ya íbamos de vuelta hacia el aparcamiento... ¡una bolsa de patatas fritas gratis para cada uno! Las niñas se fueron felices, comiendo patatas y canturreando la canción de Mr Tayto (que no hemos encontrado en Youtube, y mira que la hemos buscado...)

Y con esto y un bizcocho...

... se acabó la temporada de Navidad 2010-2011, espero que el roscón estuviera bueno y que los Reyes Magos se portaran bien este año ;-)

Irlanda ya sabéis que no les pilla de camino a sus majestades, así que por aquí no han pasado. Pero aun así, el día de hoy se considera también el último de la temporada navideña, cuando se empiezan a quitar todos los adornos y terminan las vacaciones de los niños. Aquí a tal día como hoy se le llama little Christmas, o también women´s Christmas, aquí os dejo un extracto de la explicación que da la wikipedia:

Women's Christmas

Little Christmas is also called Women's Christmas (Irish: Nollaig na mBan), and sometimes Women's Little Christmas. The tradition, still very strong in Cork and Kerry is so called because of the Irish men taking on all the household duties for the day. Most women hold parties or go out to celebrate the day with their friends, sisters, mothers, and aunts. Bars and restaurants serve mostly women and girls on this night. Children often buy presents for their mothers and grandmothers.
The tradition is not well documented, but one article from The Irish Times (January 1998), entitled On the woman's day of Christmas, describes both some sources of information and the spirit of this occasion.

No está mal, ¿verdad? Un día de descanso para nosotras para variar, el año que viene habrá que pensarlo con tiempo y celebrarlo :-D

Un lustro

La palabra lustro siempre me ha parecido muy curiosa; de pequeña no sé de dónde saqué la idea (yo diría que de los cómics de Mortadelo y Filemón) de que un lustro equivalía a una barbaridad de años... luego me enteré de que eran sólo cinco.

O tal vez es que cuando eres una niña pequeña, cinco años te parecen tanto como media vida, y luego a medida que te vas haciendo mayor los años pasan cada vez más deprisa.

El caso es que exactamente un lustro, o "sólo" cinco años, es el tiempo que ha pasado desde que llegamos Fredi y yo, cargados de maletas, a esta isla verde que llaman Irlanda. Y en cierto modo sí que se siente como media vida ;-)

Embarazos en Irlanda V: el plan de parto

Muchas veces hemos comentado las diferencias entre Irlanda y España con respecto a todo el tema de embarazos y partos: como siempre pasa con las comparaciones, hay algunos aspectos en los que España está claramente mejor (o mucho mejor, en algunos casos), pero hay otros en los que considero que está mejor Irlanda.

Continue reading "Embarazos en Irlanda V: el plan de parto"

Embarazos en Irlanda IV: la baja por maternidad

Aprovecho que he estado hace poco rellenando los papeles de la baja por maternidad para contaros un poco cómo funciona el tema aquí en Irlanda.

La normativa irlandesa a este respecto ha evolucionado mucho en los últimos años, cosa que por desgracia en España no parece haber pasado: desde que nosotros nos mudamos a Irlanda a finales de 2005, la duración de la baja por maternidad ha pasado de ser de 18 semanas a 26, con su correspondiente prestación, más la posibilidad de coger a continuación hasta 16 semanas de baja sin remunerar. Si uno lo compara con las 16 semanas que se conceden en España (por mucho que vengan seguidas de la famosa hora de lactancia, que todo el mundo que conozco convierte en un mes adicional), se ve que hay bastante diferencia...

Continue reading "Embarazos en Irlanda IV: la baja por maternidad"

Embarazos en Irlanda III: seguimiento mes a mes

Con este post retomamos el tema de los embarazos en Irlanda, que parece que ahora está otra vez muy de moda ;-)

El seguimiento del embarazo en este país se hace a través de un esquema combinado, llamado Maternity and Infant Care Scheme, por el que los chequeos se van alternando entre el GP (algo así como el médico de familia) y el hospital elegido para dar a luz. Los chequeos que se llevan a cabo en la consulta del GP son gratuitos, y los del hospital varían de precio dependiendo de si se va por privado, semiprivado o público: por público son también gratuitos, y por privado y semiprivado se paga una cantidad fija por todo el seguimiento (esta cantidad será mayor o menor dependiendo de una serie de factores, como el consultant que se elija, por ejemplo). Continue reading "Embarazos en Irlanda III: seguimiento mes a mes"

Invierno

Desde que cambiamos la hora el otro día parece que de repente se nos ha echado encima el invierno :-(

Y es que vaya semanita que llevamos: de un día para otro, más oscuridad (ya salimos de trabajar casi de noche), y mucho, muuucho más frío... y eso que no estamos todavía oficialmente en invierno, que como todo el mundo sabe, no empieza hasta el 1 de noviembre...

- ¿Cómooo? ¿El 1 de noviembreee?
- ¿O era el 1 de diciembre?
- Pero... pero...
Continue reading "Invierno"

Tres años y un día

Hace exactamente tres años y un día, Fredi y yo llegamos a Irlanda.

Y qué os voy a contar que no hayáis leído ya... sólo repetir que está siendo una experiencia muy enriquecedora, que estamos muy contentos de haber "dado el salto", y que cada pasito que vamos dando lo vamos disfrutando en familia ;-)

Se acabó el verano

Ahora ya sí, definitivamente :-(

Entre ayer y hoy, Irlanda ha vuelto a su cielo gris habitual: frío, lluvia, viento... Pero bueno, al menos septiembre se va dejándonos muy buen sabor de boca: tres fines de semana seguidos, ¡tres! de buen tiempo, algo casi inaudito en Irlanda.

Y puede que no los hayamos aprovechado al cien por cien, pero al menos hemos podido darnos unos cuantos paseos chulos con Irene: al parque, a la playa (bueno, más bien a caminar a la orilla del mar, en Sandymount Strand, aunque algún valiente vimos metiendo los pies e incluso bañándose), de picnic a los lagos de Glendalough, ¡y hasta hemos montado en descapotable!

Ahora, a preparar la nueva casa para el invierno, que ya mañana nos dan las llaves.

Minivacaciones III y IV: más Irlanda del Norte

Pues resulta que de las minivacaciones en Irlanda del Norte sólo os había contado la mitad (días uno y dos); con un poco de retraso pero aquí van las fotos de los dos últimos días:

El sábado amanecimos en Derry (o Londonderry, según si estás hablando con un irlandés "republicano" o uno "loyalista", o sea, británico), que es la segunda ciudad en importancia de Irlanda del Norte. La noche anterior sólo habíamos visto un poquillo del recinto amurallado, en busca de un sitio para cenar (y por cierto, acabamos cenando "de tapas" en el sitio más extraño que os podáis imaginar), con la idea de a la mañana siguiente dar un buen paseo y conocerlo bien... pero ante la lluvia persistente que caía decidimos cambiar de opinión, montarnos en el coche e irnos derechitos al castillo de Dunluce.



Este castillo (Dunluce Castle) es una fortaleza medieval enclavada en la roca de un acantilado, que nos pareció impresionante a pesar de estar en ruinas. Impresionantes también, y preciosas, eran las vistas desde el castillo, y no menos impresionante fue el chaparrón que nos cayó mientras estábamos visitándolo, menuda carrera nos tuvimos que dar para resguardarnos :-D



Después de Dunluce nos fuimos a otro sitio también precioso pero mucho menos conocido: el Mussenden Temple & Downhill house. Es un templete circular situado al borde mismo de un acantilado; lo mandó construir un noble (que además era obispo de Derry) en el siglo XVIII, junto con un palacete muy cerca de allí.



Se notaba que tanto el templete como el palacete fueron grandiosos en su tiempo; hoy en día el palacete está casi totalmente en ruinas, pero el templete se conserva, aunque sin ninguna decoración en su interior. Aquí tenéis a Irene disfrutando de las vistas al mar:



Al caer la noche nos fuimos para Enniskillen, donde dormimos, y el domingo nuestra idea era coger un ferry por el lago Erne hasta la isla de Devenish (Devenish Island, en la versión inglesa vienen unas fotos muy chulas). Es una islita donde se encuentran los restos de una antigua abadía medieval. Pero una vez más los horarios turísticos irlandeses nos la jugaron: llegamos a coger el ferry como a las once de la mañana y resultó que sólo había uno al día y que no zarpaba hasta las dos o así... no quisimos esperar, nos conformamos con sacar una foto desde la orilla:



Ya de vuelta a casa, paramos por el camino a conocer Newgrange, que lo teníamos pendiente desde aquel intento fallido del año pasado. Esta vez cumplimos con la norma y nos dirigimos como niños buenos al centro de visitantes, desde donde nos montaron en un autobusito para llevarnos a ver el monumento propiamente dicho.



Y la verdad es que nos gustó, acabamos el viaje con buen sabor de boca... y con esto y un bizcocho damos por terminada la serie de mini-vacaciones de este año :-)

Riverdance (gracias Inés)

Iba a escribir un post contando que el sábado fui con unos amigos a ver Riverdance al Gaiety Theatre, pero ¡Inés se me ha adelantado y ha clavado justo lo que pensaba yo decir! Sólo tenéis que sustituir la palabra Jovellanos por Gran Teatro (que de grande no tiene nada, por cierto) y voilá :-)

Sólo un par de comentarios más: el espectáculo está muy chulo, yo pensaba que se me iba a hacer monótono pero no fue así ni mucho menos, y además me trajo muy buenos recuerdos de hace tiempo, allá por los años de universidad, cuando escuché por primera vez la famosa melodía de Riverdance en el programa Diálogos 3 de Ramón Trecet (pero qué bueno era ese programa... y según la web programación de Radio 3, !todavía existe!)

Mini-vacaciones II: recorrido por la costa

El viernes amanecimos en Belfast, desayunamos y nos montamos de nuevo en el coche, esta vez para coger la carretera de la costa y hacer un recorrido por los lugares más típicos de Northern Ireland (sorry por poner referencias en inglés, pero como siempre, hay mucha más información, debe de haber irlandeses a montones escribiendo para la Wikipedia...)

La primera parada fue en Carrigfergus, donde vimos el castillo, que está super bien ambientado, con sus cañones apuntando al mar (me parecieron muy curiosos los raíles que tenían para orientarlos)



También quisimos ir a ver los Gasworks, unos antiguos hornos de carbón que se utilizaron para el suministro de gas hasta los años sesenta, y que por la foto que vimos parecían chulísimos... pero sólo llegamos hasta la puerta, porque el maravilloso horario de apertura del museo era algo así como de dos a cinco de la tarde, ¿a quién se le ocurre?

Total, que dimos Carrickfergus por visto y nos fuimos hacia un sitio al que yo le tenía muchísimas ganas desde hace años: Carrick-a-Rede rope bridge: un puente de cuerda situado a unos 25 metros de altura que da acceso a la islita de Carrick, ¡precioso!



Estaba nublado y a ratos llovía, pero nos encantó de todas formas.






Y de allí fuimos también a la Calzada del Gigante (Giant´s Causeway), pero fue una pena porque como estaba el día lluvioso, no pudimos caminar mucho por allí porque estaba todo muy resbaladizo... en fin, ya repetiremos la visita en otra ocasión, que bien lo merece.



Mini-vacaciones I: de paseo por Belfast

Como de costumbre, tuvo que venir alguien de visita para sacarnos de casa y hacernos turistear un poco por Irlanda... esta vez fueron nuestros amigos Pilar e Isidro los que nos dieron la alegría de venir desde Cáceres la semana pasada, y el destino elegido fue Irlanda del Norte, que ya desde hacía tiempo queríamos conocer pero nunca encontrábamos el hueco.

Planeamos un viaje de cuatro días, haciendo noche en tres lugares distinto y con bastantes sitios apuntados para ver cada día, pero sabiendo que igual no podíamos llegar a verlos todos, más que nada porque no sabíamos cómo se iba a tomar Irene el viaje, si se iba a cansar mucho, etc. El caso es que Irene aguantó fenomenal el ritmo, y aunque al final se nos quedaron un par de cosillas en el tintero (bien por falta de tiempo o por falta de coordinación con los incomprensibles horarios de apertura irlandeses), en general el viaje estuvo fenomenal, vimos la mar de cosas chulas... sólo que alguna de ellas bajo la lluvia :-D

Pero empecemos por el principio: el jueves por la mañana lo preparamos todo y salimos de casa camino de Belfast, la capital de Irlanda del Norte y nuestra primera parada. Habíamos reservado alojamiento en un lugar muy céntrico con la idea de dar un paseo andando por la ciudad, y eso fue lo que hicimos, aquí hay unas cuantas de las cosas que vimos:

El ayuntamiento (Belfast City Hall)



La universidad de Queens (Queen´s University)



Un monumento que nos pareció chulo (según la Wikipedia, se llama Albert Memorial Clock)



También vimos el jardín botánico (Botanic Gardens), un par de catedrales y un montón de iglesias, tanto católicas como protestantes, prácticamente una cada tres pasos. Nos hubiera gustado ver también el museo del del Titanic y alguna otra cosa más, pero yendo con Irene preferíamos pasear por la calle que era más entretenido para ella, a los museos ya volveremos en otra ocasión.

Y además, ¡había que llegar al hotel a tiempo para ver el partido! Nada menos que la semifinal de la Eurocopa, España-Rusia. Yo del partido no puedo comentar mucho porque no soy muy futbolera, pero como buena españolita me llevé un alegrón cuando me enteré de que había ganado nuestra selección, ¡quién lo iba a decir! :-D

¿Verano? ¿Dónde?

Esta mañana, como comentaba Rafa, ha amanecido típico irlandés: a Irene y a mí nos ha tocado correr hasta el coche para no mojarnos mucho, y lo mismo al llegar a la guardería. Pero no le he dado mayor importancia porque esto es Irlanda, y en Irlanda el verano nunca se sabe cuándo va a llegar ni cuándo se va a ir.

Es curioso porque luego miro el calendario y casi me parece mentira, ¡pero si es que estamos en julio! Este verano no tiene nada que ver con todos los que yo he conocido en mi vida... porque haciendo cuentas, es mi tercer año en Irlanda pero los veranos han sido veraniegos (uno porque fue excepcionalmente bueno y otro porque me lo pasé en España con Irene, básicamente). Pero más curioso todavía es que no echo mucho de menos el calor, ni la piscinita (aunque me da pena que Irene no la pueda disfrutar, se lo pasaría bomba chapoteando con sus primos), y sobre todo no tengo esa sensación de ser casi la única pringada trabajando mientras todos los demás están planeando vacaciones, o disfrutándolas, o contando qué tal les fue. Aquí no parece que el mundo se paralice tanto en verano como España, lo cual se agradece.

Nosotros de momento ya hemos tenido nuestras mini-vacaciones (ya escribiré los posts turísticos correspondientes) y nos lo hemos pasado bomba a pesar de lo que nos ha llovido, que no ha sido poco. Supongo que al final todo se basa en aquello del "al mal tiempo buena cara", y ya que no se puede hacer nada por que el tiempo mejore, habrá que inventarse formas nuevas de disfrutar del verano :-D