Historial de versiones

Las circunstancias excepcionales que hemos vivido este último año han hecho que muchos de nosotros nos planteemos reinventarnos, ya sea por necesidad, a raíz de cambios en nuestra vida y en nuestro entorno, o simplemente por haber tenido más tiempo para reflexionar, echar un vistazo sincero a nuestra vida y cuestionarnos la posibilidad de cambiar de rumbo.

La palabra «reinvención» a mí me sonaba un poco radical, y la verdad es que me daba bastante respeto (por no decir miedo). Hasta que recordé lo que me dijo una vez mi buena amiga Bea: que a lo largo de nuestra historia vamos viviendo en realidad muchas vidas; cada vez que pasamos página, es una vida nueva.

Y me di cuenta de que yo ya me había reinventado, y más de una vez.

Life cycles of man and woman.

Habiendo estudiado informática, lo que me vino a la mente fue comparar cada una de esas reinvenciones con un «cambio de versión» en mi vida. Cada cambio significativo ha sido un avance, un aprendizaje, que he podido incorporar a esa versión siguiente de mí misma. Algunos de esos acontecimientos los he elegido yo, y otros no. Unos han sido más grandes que otros, al igual que un sistema operativo o aplicación a veces se actualiza a una versión «mayor» o «menor» (si esto te suena a chino, aquí hay más información sobre el versionado de software).

Así que me puse manos a la obra, y me construí mi propio historial de versiones:

  • V0 (versión cero) – Llego a este mundo (concretamente a Cáceres, España) el 10 de marzo de 1978.
  • V1.0 Decido estudiar Ingeniería Informática – la primera decisión «de verdad» de mi vida.
    • V1.1 – Me echo novio.
    • V1.2 – Acabo la universidad y me mudo a Madrid a buscar trabajo.
    • V1.3 – Consigo mi primer trabajo, en una consultora.
    • V1.4 – Cambio de trabajo, mi proyecto asignado no sale adelante y me despiden.
    • V1.5 – Encuentro otro trabajo, en otra consultora.
    • V1.6 – Me intereso por la traducción, y hago un curso de experto universitario en traducción español-inglés.
  • V2.0 – Me caso y me voy a vivir a Dublín, Irlanda.
    • V2.1 – Consigo mi primer trabajo en Irlanda, de analista-programadora, en una empresa estupenda (nada de consultoras).
    • V2.2 – Nace mi hija Irene – me convierto en madre.
    • V2.3 – Pierdo mi segundo embarazo en un aborto espontáneo.
    • V2.4 – Nace mi hija Alicia.
    • V2.5 – Hago un curso de Programación Neurolingüística (PNL).
  • V3.0 Decido hacer una pausa en mi carrera laboral, y pasar más tiempo con mis hijas.
    • V3.1 – Hago un curso de profesora de español como segunda lengua.
    • V3.2 – Nace mi hija Eva.
  • V4.0 Me separo de mi marido (más adelante me divorcio).
    • V4.1 – Empiezo a trabajar en otra empresa estupenda, como analista de sistemas.
    • V4.2 – Me compro mi propia casa para vivir con mis hijas.
    • V4.3 – Me paso de informática a un puesto de business, dentro de la misma empresa.
    • V4.4 – Me adapto a trabajar desde casa y modificar la rutina de custodia compartida.

Así que ya lo veis: al menos tres reinvenciones, tres grandes cambios, con sus pequeños cambios graduales entre medias… Curiosamente, el primer cálculo me salió de tal manera que acababa en la versión 4.3, a mis 43 años 🙂

Espero que este ejemplo os anime a pensar en vuestra propia experiencia, en cómo ya habéis avanzado de versión un montón de veces, enfrentándoos a retos grandes y pequeños, y en cómo los habéis superado y habéis ido aprendiendo de todos ellos… eso os dará confianza para enfrentaros a lo que sea que venga después, y seguir evolucionando.

Mientras tanto yo, como no podía ser de otra manera, estoy ya trabajando en mi cuarta reinvención, preparando la versión 5.0.

8 pensamientos sobre "Historial de versiones"

  1. Hola Bea, todos nos reinventamos, algunos menos y otros más. Comprender que el cambio es la esencia de la vida quizá es lo más duro de aprender. Pensar que no estás anclado a un sitio, o a un trabajo, o una vida, quizá es lo más maravilloso y terrible del mundo. El cambio da miedo, mucho, pero te libera, te hace más fuerte.

    Por cierto, irónicamente, a todo esto, yo me hice funcionario… Terror al cambio tenía yo y busqué cambiar para que «casi» nada cambiara…

    Me alegro que tu blog siga adelante, el mío languidece después de años. A ver si es un acicate para continuarlo.
    Un abrazo muy fuerte.

  2. Hay que seguir cambiando y adaptándose a las circunstancias, bien sea por decisión propia o porque no queda otra. Vamos llenando nuestra vida de nuevas páginas, reinventándonos por el camino. Siempre adelante.

    Y al final nos quedará un bonito libro de recuerdo 🙂

    Estoy deseando conocer la versión 5.0 😉

  3. Me encanta tu historial de versiones, y haber estado un poquito en casi todas… ¡y las que nos quedan!

  4. Es curioso visto así.
    No me había parado a pensar de esa manera y, si lo reflexiono, a mí, que no me gustan para nada los cambios, que llevo fatal adaptarme a situaciones y rutinas nuevas, he pasado por muchas versiones de mi vida. Muchísimas! Y aquí sigo adaptándome a nuevas situaciones; algunas escogidas por mí, otras, como dice Bea P. porque no me queda más remedio…..
    Vivir es eso, supongo. Pasar por todas las fases del duelo y tirar p’alante. Y entre medias percibir, apreciar y disfrutar de los buenos ratos, que de los malos ya tenemos bastante.

    • Exactamente Rocío, y también sirve para que cuando nos venga un cambio nuevo, nos acordemos de que ya hemos superado con éxito muchos otros cambios, y sepamos que podemos afrontar lo que nos echen 🙂

Responder a binarybea Cancelar respuesta